Cannabis medicinal: al fin hay reglamento - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Yo También. Discapacidad con todas sus letras
Por Yo También
Yo También, discapacidad con todas sus letras, es una plataforma de contenidos sobre discapacida... Yo También, discapacidad con todas sus letras, es una plataforma de contenidos sobre discapacidad, inclusión y accesibilidad. Creemos que hay dos vías para impulsar la inclusión y abatir la discriminación: la educación y la información. Nosotros nos enfocamos justo en la comunicación, opinión y y la investigación de temas relevantes relacionados con la discapacidad. Nuestra página es yotambien.mx (Leer más)
Cannabis medicinal: al fin hay reglamento
Un gran logro, sin duda, pero aún falta un largo camino que pasa por evitar la precarización de las familias, capacitar al personal médico y facilitar el cultivo de la planta.
Por Katia D'Artigues / Yo También
15 de enero, 2021
Comparte

Hace ya 3 años, en el 2017, se aprobó una ley que permitía el uso de la cannabis de manera medicinal en México. Pero como muchas cosas en México: a pesar de que ya era ley y estaba publicada, no había manera de tener cannabis legal en el país porque la secretaría de Salud no lo había reglamentado.

Esta semana eso cambió: ya hay un reglamento. Y esto fue gracias a que la Suprema Corte de la Nación ordenó en septiembre que la secretaría de Salud, a través de Cofepris, la reglamentara tras un amparo que ganó un joven con discapacidad múltiple: Carlos Avilés Garfias.

Junto a Carlos está siempre su madre, la infatigable Margarita Garfias.  A ella -fundadora de la asociación Familias y Retos Extraordinarios “Bienvenidos a Holanda”– le debemos esto al igual que a muchas otras madres de personas con discapacidad que necesitan esta medicina que les ha cambiado la vida.

El reglamento no es ideal, pero como nos lo dijo en una entrevista a bote pronto en esta edición es un primer gran paso que, primero, los sacaría de la ilegalidad y la posible criminalización, que puede romper estigmas y avanzar en investigación médica.

¿Qué falta? Mucho. De entrada, en este país en el que faltan las medicinas aún más básicas y en medio de una pandemia, lograr garantizar el derecho de todos los y las pacientes a medicamentos de calidad y que los provea el Estado, para no precarizar aún más a una familia que de por sí lucha contra la pobreza al tener más gastos por el solo hecho de la falta de apoyos al tener un hijo con discapacidad.

Faltará también capacitación por parte de los médicos y, lo ideal: reconocer el derecho al cultivo personal para uso médico, que se hace -con o sin reglamento- todos los días.

Pero como dice la misma Margarita: falta menos.

Este texto fue publicado originalmente en Yo También.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.