Violencia disfrazada de salud mental y derechos humanos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Yo También. Discapacidad con todas sus letras
Por Yo También
Yo También, discapacidad con todas sus letras, es una plataforma de contenidos sobre discapacida... Yo También, discapacidad con todas sus letras, es una plataforma de contenidos sobre discapacidad, inclusión y accesibilidad. Creemos que hay dos vías para impulsar la inclusión y abatir la discriminación: la educación y la información. Nosotros nos enfocamos justo en la comunicación, opinión y y la investigación de temas relevantes relacionados con la discapacidad. Nuestra página es yotambien.mx (Leer más)
Violencia disfrazada de salud mental y derechos humanos
En México aún se avalan las psicocirugías y terapias electroconvulsivas (con anestesia), prácticas que tendrían que ser abolidas. Otro cambio más pertinente, en materia de Salud Mental, sería reformar la misma Ley General de Salud y proponer una armonización al marco legal.
Por Ilse Rebeca Gutiérrez Ramírez
31 de julio, 2020
Comparte

Los internamientos involuntarios en instituciones psiquiátricas, el sometimiento a prácticas clínicas sin autorización de la persona usuaria, la psiquiatrización de las infancias desde los espacios educativos públicos, así como la patologización de las personas usuarias de sustancias psicoactivas, entre otras violaciones graves, pretendían ser legales bajo la perspectiva de una iniciativa de ley que estuvo a punto de dictaminarse en comisiones en el Senado de la República.

Desde el mes de noviembre del año 2019, la senadora Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre, del grupo parlamentario del Partido de Trabajo, presentó esta iniciativa de Proyecto de Ley, para impulsar la propuesta de Ley General de Salud Mental.

La propuesta de ley no sólo se situaba desde un modelo médico–asistencialista, situación que era suficiente para declararla inadmisible a la luz de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, además violentaba explícitamente los derechos humanos utilizando como argumento una visión falseada de los mismos para justificar prácticas que vulneran la dignidad y la vida de la población.

Existen opciones viables si lo que se busca es generar mecanismos para proteger y salvaguardar el bienestar integral de las y los habitantes; sin embargo, por sí misma, una iniciativa de Ley General de Salud Mental es ineficiente e inconsistente. En su lugar son necesarias otras reformas o derogaciones, por ejemplo de Leyes Estatales de Salud Mental, como la de la Ciudad de México, en donde se sigue estigmatizando a personas usuarias de drogas y avalando tratamientos sin consentimiento informado. En México aún se avalan las psicocirugías y terapias electroconvulsivas (con anestesia)1, este tipo de prácticas tendrían que ser abolidas. Otro cambio más pertinente, en materia de Salud Mental, sería reformar la misma Ley General de Salud y proponer una armonización al marco legal.

Necesitamos aterrizar prácticas bajo un modelo de salud mental comunitaria que consiste en atender directamente a la población con un trato respetuoso, además de retomar saberes tradicionales y herramientas en beneficio de la autonomía y la vida en comunidad. Un ejemplo de esto son los grupos de apoyo mutuo y la educación.

En la iniciativa no se tomaron en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad psicosocial, locas, neurodivergentes, usuarias de servicios de salud mental, y/o con experiencias psiquiátricas, anulando la capacidad de toma de decisión sobre sí, así como el derecho a vivir autónomamente en comunidad. En el desarrollo de la propuesta de ley no se realizó consulta alguna a la sociedad civil ni a quienes directamente nos afectaba la iniciativa del Partido del Trabajo, quienes dejaron de lado tajantemente el “nada de nosotras y nosotros sin nosotras ni nosotros”, que es el lema de la Convención sobre los Derechos de Personas con Discapacidad.

Pese a que representantes del Partido del Trabajo afirmaron en diversas ocasiones que la iniciativa era una propuesta de “avanzada”, parece que ignoraron en su redacción acuerdos internacionales de derechos humanos como la Convención citada. Cada frase de la iniciativa expresaba contradicciones entre modelos sobre discapacidad que, aterrizados en la práctica, abrían las puertas a actos de tortura, violencia y vulneración de derechos en diversos contextos que, de inicio ya existen.

La iniciativa de Ley resultaba burda e incongruente en el contexto contemporáneo, debido a que intentaba establecer parámetros para definir nuestras vidas sin tomarnos en cuenta, resultando irónico que al mismo tiempo celebremos el Orgullo Loco en México (movimiento que reivindica a la locura y sus diversas manifestaciones, promoviendo la vida en libertad y autonomía).

Con indignación, alzamos la voz una vez más como las personas principalmente afectadas con esta iniciativa y nos afirmamos desde la necesidad de plantear un modelo de salud mental comunitaria desde el respeto a los derechos humanos, sin estigma.

Hacemos un llamado general a cuestionar prácticas coercitivas, violatorias y de tortura que afirman engañosamente estar a favor de salvaguardar los derechos humanos.

Nada de nosotras ni nosotros sin nosotras ni nosotros.

* Ilse Rebeca Gutiérrez Ramírez es experta por experiencia en salud mental, activista por los derechos de personas con discapacidad integrante de SinColectivo y Orgullo Loco México.

 

Este texto fue publicado originalmente en Yo También.

 

 

1 Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Informe de seguimiento ISP-10/2018 del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura sobre los Hospitales Psiquiátricos que dependen del Gobierno Federal, Ciudad de México y Estados de la República Mexicana. (2019).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.