Bienvenido al Norte y a su naciente ciudadanía organizada - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Bienvenido al Norte y a su naciente ciudadanía organizada
Hace décadas la gente se organizaba para construir sus iglesias o para resolver problemas barriales comunes (en algunas ciudades aún sucede). Hace algunos años esa camaradería se nos olvidó y en el norte sucedió quizá derivado del miedo y de la inseguridad. Poco a poco regresaron nuestras ganas de recuperar, cuidar y de abrazar lo público.
Por Zoon Peatón
7 de octubre, 2015
Comparte

Por: Dana Corres (@Dana_Corres)

El contexto que configura el norte del país está marcado por acentos cantados, gorditas, clima caluroso, auge en su industria, diseño de ciudad completamente gringo y sí, violencia por narcotráfico. Hay que hablar, sin embargo, también de su gente y de lo que hoy en el norte se va configurando, poco a poco en temas de peatonalidad y de espacio público.

Saltillo, Coahuila. A menos de hora y media de Monterrey, esta ciudad norteña, al igual que muchas otras, dio la cara de manera contundente a la inseguridad. ¿Cómo? Con colectivos ciclistas que decidieron retomar sus calles en paseos nocturnos. Poco a poco jóvenes ávidos de sentirse libres en sus ciudades y gente de más edad, gente ya en el retiro, retomó la bicicleta y se animó a salir a sus calles.

Estas historias de bicicleta se repiten en prácticamente todas las ciudades norteñas azotadas por balaceras. La bicicleta los rescató y los sacó de nuevo a las calles. En este ir y venir, descubrieron que querían andar en bicicleta no sólo en las noches, sino que también querían pedir ciclovías. Tras una visita de la Liga Peatonal para difundir la Carta Mexicana de los Derechos del Peatón, el Consejo Ciudadano de Saltillo (conformado en su mayoría por adultos mayores con nostalgia por el viejo Saltillo) decidieron organizar una caminata. Para sorpresa mía, el centro de Saltillo se me desveló bellísimo: su centro colonial, sus banquetas (únicas del Norte) anchas, su catedral, su manantial en la parte más alta de la ciudad. ¿Por qué nunca nadie me había dicho que Saltillo era tan bonito? Tras los años más cruentos de inseguridad, hoy en Saltillo se respiran aires más tranquilos y las noches de verano suelen ser cálidas. El Centro vive tiempos de recuperación y es gracias a ello que las caminatas son posibles. Esta primer caminata albergó a más de 100 personas escuchando historias y leyendas sobre su ciudad.

Dice el Consejo Ciudadano que esta caminata es la primera de muchas.

Llevamos casi 5 millones de años como seres erguidos, caminando. Hace más de 10 mil años que vivimos organizados en ciudades. Aprendemos a caminar antes del año de edad, es uno de los momentos más celebrados para un niño: el aprender a caminar. Caminar nos significa independencia. Cuando caemos enfermos o sufrimos alguna discapacidad, caminar es de las cosas que más nos pesa no poder hacer. Hoy, quienes más padecen nuestras ciudades, son precisamente los caminantes con discapacidad, y los caminantes de corta y más avanzada edad… Hace poco más de 100 años que existen los automóviles y entonces… entonces toda nuestra dinámica de 5 millones de años caminando y de más de 10 mil años de ciudades cambió para siempre. Se nos dijo que caminar disfrutando, caminar despreocupados, caminar por caminar, estaba mal. Se nos dijo que teníamos que aprender a respetar a los autos y se nos cambió –por completo- la configuración de la calle. Quienes tuvieron esta idea dijeron que tenía que ser así y que teníamos que aprender a respetar al automóvil. A partir de la invención del coche nos creamos una epidemia (porque sí, esta epidemia no se creó sola): 1.2 millones de personas al año mueren en incidentes viales según la OMS. ¿La estamos atendiendo como atenderíamos a cualquier otra epidemia?

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Torreón, Coahuila. A 3 horas de Saltillo, Torreón mantiene un antagonismo histórico con la capital del estado. Una se siente más bonita que la otra y viceversa. Una dice que la otra le envidia. Lo que sí les puedo decir es que ambas, en sus centros históricos, son bellísimas. Cada una a su modo. Ambas pueden presumir de banquetas anchas y arboladas y de edificios de pocos pisos que muestran majestuosidad. Ambas ciudades tienen su encanto. Este noviembre 2015, Moreleando cumple su tercer aniversario. Tres años después, 30 negocios nuevos sobre la calle, una Morelos que goza de ser peatonal una vez al mes, Distrito Colón (la organización de bares y restaurantes nuevos del centro) y casi 20 mil personas caminándola ese sábado mensual; Moreleando sigue siendo un hit. Hoy, el gobierno municipal se plantea la recuperación de la calle pero difícilmente podrán imponer condiciones. Gracias a la organización de Moreleando, vecinos y comerciantes saben cómo quieren ver su calle. Nadie mejor que los mismos vecinos para conocer su barrio y su calle. Moreleando los dejó contentos. Tal como lo probó la peatonalización de Madero en el DF, ellos saben que apostarle a la movilidad sustentable deja dinero, recupera el espacio público y hace a los laguneros felices. Hoy los gobiernos municipales de La Laguna se topan de frente en temas de movilidad con una ciudadanía organizada, capaz y que sabe más de movilidad que los mismos funcionarios. El Paseo Morelos se antoja paulatino pero en completa gobernanza.

Monterrey, Nuevo León. Hoy el Barrio Antiguo luce algo abandonado. La calle de Morelos, presumida por funcionarios por su aparente intervención y mejora. Y es así, pero luce abandonada y los bolardos que en teoría protegen a los peatones ya se hayan abollados o de plano completamente doblados en el piso: los automovilistas han hecho de las suyas y se estacionan en las banquetas. ¿Rescate del barrio antiguo?

Estas tres ciudades tienen algo en común: pueden presumir de tener algunas de las banquetas más bellas del país. Por ahí de 1930, con Mosaicos El Gallo y en medio de mucha prosperidad económica, las ciudades norteñas pudieron darse el lujo de engalanar sus banquetas puesto que eran los espacios para echar el novio y presumir las mejores prendas los domingos. Triste es ver que las banquetas más recientes en estos tres centros históricos no han resistido los embates del tiempo. Algunas yacen descuidadas y otras más ya han sido reemplazadas por las banquetas de cemento, comunes y corrientes. Lejos han quedado ya los lujos para los caminantes.

Unas calles más allá del Barrio Antiguo, también enclavado en el centro, en las calles Francisco Naranjo y Allende, se encuentra el Barrio del Nejayote. Corre 2014. Heriberto García es nuevo en el vecindario. Llega al barrio con su marido y se instalan con ideas de renovar esta vieja propiedad que han comprado; el centro de Monterrey presume de frentes angostos y extensiones largas hacia atrás. Lucero Montes, su amiga, en otro tiempo y en otro espacio, aprende a la técnica trencadís con sus amigas, experimenta con niños y con el espacio público para que ellos hagan cosas con trencadís. En un reencuentro de amigos Heriberto y Lucero van caminando y sufriendo las banquetas, subiendo y bajando, subiendo y bajando. “¿Y si lo hacemos en las banquetas”. Semanas después, entre ires, venires y organización, enchulan su banqueta un día en la tarde ante la mirada curiosa de sus vecinos desde las ventanas y en su camino a la tienda. Un vecino le dice “uy, me hubiera dicho que iba a quedar tan bonita y los dejó hacerlo en mi banqueta”.

Es semana santa de 2014 y allí surge Caminando en Mi Barrio. Lo más bello de este experimento no es de ninguna manera las banquetas (que son bellísimas); es la organización vecinal. Entre risas, Heriberto me cuenta “antes, nomás los vecinos me decían que buenos días y buenas tardes y me echaban miradas de rayo gentrificador. A partir de hacer banquetas pasó algo muy curioso: ya estaba yo tomando tequila en una casa y en la otra y en la otra…”. Cuentan cómo en su barrio podía haber hasta balaceras y nunca llegaba la policía, pero no fuera por rescatar su barrio con murales y banquetas trencadís porque llega la policía por ‘actos de vandalismo’. Los vecinos hoy se conocen, se saludan y son amigos. El barrio empieza lentamente un proceso de regeneración y son cada vez más vecinos los que quieren hacer su barrio más bello. La banqueta más reciente (la novena) fue la de doña Aurelita, una de las señoras más longevas de Monterrey y presume ser quien fundó uno de los primeros kínder de Monterrey. Doña Aurelita decidió qué quería en su banqueta: flores y libros, porque es de las cosas que más le gustan. En septiembre, el Nejayote auspició su primer festival con talleres, música y por supuesto, banquetas.

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Foto: Dana Corres

Fotos: Dana Corres

Fotos: Dana Corres

Estos procesos de organización vecinal tampoco son nuevos. Hace décadas la gente se organizaba para construir sus iglesias o para resolver problemas barriales comunes (en algunas ciudades aún sucede). Hace algunos años esa camaradería se nos olvidó y en el norte sucedió quizá derivado del miedo y de la inseguridad. Poco a poco regresaron nuestras ganas de recuperar, cuidar y de abrazar lo público.

Experiencias como Moreleando, como Saltillo y como El Nejayote nos demuestran que no todo está perdido y que sí hay muchos mexicanos haciendo de éste un mejor lugar para vivir.

Proyecto Banqueta Coqueta

 

 

 

@ZoonPeaton

@Liga Peatonal

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.