Hablemos de obligaciones, municipio de Ahome - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Hablemos de obligaciones, municipio de Ahome
¿Cómo vamos a educar a la gente a comportarse “correctamente” en la ciudad, si nuestras ciudades no están diseñadas correctamente para las personas?
Por Marcela Brown
4 de marzo, 2020
Comparte

“Al peatón se le cuida y se le diseña; no se le educa”.

Paco De Anda Orellana

 

A mediados de enero, las direcciones de Tránsito Vial y de Medio Ambiente y Desarrollo Urbano del municipio de Ahome en Sinaloa, anunciaron la posibilidad de arrancar una campaña de educación vial a ciclistas y peatones a través de un programa de difusión para evitar accidentes en la vía pública.

“La idea es poco a poco ir mediando en el tema, ya que como gobierno tenemos esa responsabilidad”, mencionó Solangel Sedano Fierro, directora de Medio Ambiente y Desarrollo Urbano.

Los titulares de dichas dependencias también añadieron que trabajarán en coordinación para dar a conocer a los ciclistas la Ley de Movilidad y la aplicación del Reglamento en el Estado de Sinaloa y el Municipio de Ahome, “ya sea a través de pláticas y distribución de folletos informativos”.

Y no solo eso, sino que remataron pidiendo apoyo y participación de la ciudadanía para que atiendan las reglas de vialidad, también pidieron el apoyo de los medios de comunicación a fin de sumarse a dichas acciones de “educación vial” y evitar con ello posibles accidentes.

Aunque pareciera ser una estrategia plausible, hay algo que está mal y no se puede dejar pasar así como así; se tratan de declaraciones de las autoridades municipales de Ahome y el tema impactará en la visión de movilidad urbana del municipio (y en los paradigmas que existen en torno al tema en la actualidad).

No es la primera vez que un gobierno local intenta lanzar una campaña de educación vial (¿no se saben otra?) para intentar reducir los accidentes viales y con ello, las muertes ocasionadas por estos. Sin embargo, tal y como es casi una costumbre ya, lo hacen en el sentido equivocado. Intentan “educar” limitando a los usuarios más vulnerados en las vías: peatones y ciclistas.

Durante el 2015, los estados de Veracruz y Chihuahua intentaron sancionar la conducta de peatones a través de sus reglamentos de tránsito, limitándoles a usar solo lo que éstos consideraban como “espacio público para caminar” y violentando con ello sus derechos y posición de jerarquía en la vía pública, al establecer en dichos documentos que éstos debían caminar únicamente por las banquetas, cruzar solo por los cruces peatonales y hacerlo de manera rápida para no entorpecer el tránsito vial.

Pero, ¿cómo se puede obligar a una persona a caminar únicamente por la banqueta, cuando ésta ni siquiera existe o se encuentra en mal estado? ¿Cómo exigirle a una persona en silla de ruedas que use únicamente las banquetas si estas no cuentan con las condiciones suficientes para brindarle seguridad y confort durante su trayecto? ¿Cómo les pedimos a los adultos mayores que transiten de acuerdo a nuestras necesidades, cuando ellos tienen las suyas? ¿Cómo vamos a educar a la gente a comportarse “correctamente” en la ciudad, si nuestras ciudades no están diseñadas correctamente para las personas?

No podemos obligar a las y los peatones a utilizar de una forma la infraestructura de la ciudad, si antes no trabajamos en que esta obedezca al tránsito de las y los usuarios vulnerados. La activista y escritora Jane Jacobs lo llegó a mencionar (a su manera): “no hay ninguna lógica que pueda ser impuesta a la ciudad; la gente la hace, y es a ella, no a los edificios (o a los carros), a la que hay que adaptar nuestros planes“.

En ese sentido, al ver el interés del gobierno municipal de Ahome acerca de hablar de obligaciones y responsabilidades, no se pueden dejar de lado aquellas que verdaderamente tienen una repercusión en la movilidad de la ciudad: las obligaciones y responsabilidades que tienen las autoridades locales de brindar infraestructura peatonal y ciclista en óptimas condiciones a las y los usuarios de la vía.

La Ley de Movilidad Sustentable del Estado de Sinaloa lo señala en su artículo 2 : “las autoridades en el ámbito de sus competencias, deberán orientar sus acciones a garantizar el ejercicio del derecho a la movilidad, atendiendo a los principios previstos en la ley”.

En ese mismo artículo, la ley establece al derecho a la movilidad como “el derecho de toda persona y de la colectividad de disponer de un sistema de desplazamientos de calidad, accesible, continuo, eficiente, seguro, sustentable, suficiente y tecnológicamente innovador, que garantice su desplazamiento en condiciones de igualdad y equidad, y le permita satisfacer sus necesidades, contribuyendo así a su pleno desarrollo”.

En cuanto a las atribuciones y responsabilidades de las autoridades respecto al tema, la Ley hace mención de ello en el Título Segundo, Capítulo I “De las autoridades y sus competencias”, donde se desglosan las responsabilidades del Ejecutivo Estatal y del Municipal. Son facultades del Ejecutivo Estatal las siguientes: Formular y ejecutar las políticas de movilidad del Estado; celebrar convenios con la Federación, los municipios u otros Estados para la implementación de acciones, obras e inversiones en materia de movilidad; promover la movilidad urbana sustentable, respetando los derechos humanos; establecer políticas y acciones para reducir y prevenir los hechos de tránsito y el mejoramiento de la infraestructura para la movilidad, entre otras”.

Respecto a las atribuciones y responsabilidades del municipio, la Ley menciona que es de su competencia el: “Formular, conducir y evaluar la política municipal en materia de movilidad sustentable, en concordancia con la política estatal y nacional; Promover y priorizar en la población a través de los programas de adopción de nuevos hábitos de movilidad urbana sustentable y prevención de hechos de tránsito encaminados a mejorar las condiciones en que se realizan los desplazamientos de la población, lograr una sana convivencia en las calles.

Respetar el desplazamiento del peatón y su preferencia, prevenir conflictos de tránsito y desestimular el uso del automóvil particular, en el ámbito de su competencia; Generar la infraestructura para el uso intensivo del transporte público y no motorizado, así como difundir el reconocimiento y respeto de la jerarquización de la movilidad que prevé la Ley General y la presente Ley, acorde con los programas y campañas establecidas por el Estado, en el ámbito de su respectiva competencia”, entre otras.

Y, aunque la Ley también establece las obligaciones de todos los usuarios de la vía pública, es necesario resaltar varios puntos importantes respecto a lo anterior, debido a que la actuación y el alcance que pudieran tener los usuarios respecto al tema nunca se compararán con el impacto que tienen las acciones y los recursos de las autoridades responsables.

Tal como se puede apreciar en la Ley, son el Municipio y el Estado los principales responsables en proporcionar seguridad vial a todos los usuarios, destacando la prioridad que tienen los peatones y ciclistas de acuerdo a la pirámide de la jerarquía de movilidad a través de los medios que sean necesarios (principalmente a través de la infraestructura), ya que son los usuarios más vulnerados y los medios de movilidad considerados como los más sustentables y benéficos para las ciudades.

¿Qué significa esto? Significa que, antes de limitar la movilidad de peatones y ciclistas a infraestructura que no responde a sus necesidades, es necesario que las autoridades tengan clara su responsabilidad de trabajar en dotar de calles más seguras para la ciudadanía, (re)diseñándolas para garantizar la seguridad vial de todas las personas.

Tanto el municipio de Ahome, como muchos otros del país, no cuentan con la infraestructura para priorizar los medios de movilidad urbana sustentable, provocando el uso desmedido del automóvil trayendo graves consecuencias sociales, económicas y ambientales.

No es casualidad que tan solo durante el 2018, en Sinaloa murieron más de 8 mil 300 personas a causa de los accidentes de tránsito, de las cuales 755 víctimas corresponden al municipio de Ahome.

Sin embargo, estas cifras pudieron haberse evitado a través de una atención a tiempo de las problemáticas a las que se enfrentan tanto el municipio como el Estado, en materia de movilidad.

Aún estamos a tiempo de hacerlo, de que las autoridades se comprometan realmente y vayan más allá de solo campañas de educación vial, pues con esa acción no se atenderá jamás el problema de raíz, ni se cumplirán las metas que se plantean las autoridades municipales acerca de reducir los siniestros viales, ni las muertes producidas por éstos.

Un buen ejemplo de qué es lo que se puede hacer para reducir los percances viales y las muertes de los usuarios en la vía pública, es la estrategia Visión Cero, la cual surgió en Suecia y está siendo impulsada por la sociedad civil organizada en México, con la finalidad de que sea adoptada como una política de seguridad vial en el país.

Dicha estrategia establece el principio de cero muertes o lesiones de por vida en colisiones de tráfico, reconociendo que el error humano existe y que por lo tanto, el sistema vial de las ciudades debe estar diseñado para minimizar el impacto de esos errores, trabajando desde el diseño de la infraestructura, así como también en la reducción de las velocidades.

En resumen: nadie debería morir por un error y el sistema de movilidad en su conjunto (leyes, reglamentos, infraestructura), necesita estar alineado a estos preceptos.

Eso queremos: seguridad vial para todas y todos. Queremos aspirar a una visión de ciudad en la que se contemplen cero muertes o fatalidades en las vialidades. Eso es lo que necesitamos autoridades de Ahome, y es su responsabilidad conseguirlo para beneficio de todas las personas.

* Marcela Brown (@marrowng) es Licenciada en Arquitectura, estudiante de la Licenciatura en Gestión Territorial y maestrante en Planeación Estratégica y Prospectiva. Se especializa en Políticas Públicas, Participación Ciudadana y temas de ciudad. Actualmente dirige Jane’s Walk en Ciudad Victoria y es Gestora de la Zona Norte en la Coordinación de Comunicación de Liga Peatonal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.