Las niñas y niños de ahora - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Las niñas y niños de ahora
Las niñas y los niños pueden ayudar a gestionar las ciudades. No sólo que participen en proyectos aislados de urbanismo, sino que conformen un consejo que ayude a tomar decisiones de la ciudad.
Por Zoon Peatón
28 de enero, 2016
Comparte

Por: Itsi Alveano (@mamabicicletera)

Las ciudades de ahora están pensadas por y para los adultos. Las calles son para los adultos, el ancho de los carriles de circulación está diseñado para que los adultos circulen en sus vehículos rápidamente, en Monterrey, Torreón y Oaxaca incluso está prohibido que niñas y niños jueguen en la calle. Las casas son para los adultos con espacios enormes para los autos de los adultos, pero sin jardín suficiente para que jueguen las niñas y niños. Las escuelas (de cualquier nivel) son para los adultos porque las manijas de sus puertas están a la altura de la mano del adulto. Las plazas son para los adultos porque bancas y mesas tienen una altura óptima para la ergonomía de ellos y además tienen letreros en las zonas verdes que dicen “prohibido pisar el césped” (que es el lugar favorito de juego de niñas y niños). Puedo seguir así todo el día, describiendo todas las cosas para los adultos y aún no he encontrado en la ciudad algo que esté pensado para la niñez. ¡Incluso los juegos infantiles están pensados en el adulto! Para que esté tranquilo de ver a su pequeño seguro tras unas rejas que lo “protegen” de coches en la calle.

Niños tras las rejas. // Foto: Itsi Alveano / Liga Peatonal

Niños tras las rejas. // Foto: Itsi Alveano / Liga Peatonal

La ciudad está diseñada para los adultos y no hay cabida en ella para las niñas y los niños.

Yo tengo un sueño que cada vez más personas compartimos: que las y los niños sean tomados en cuenta sobre lo que pasa en las ciudades; que niñas y niños puedan jugar en las calles, ir a comprar chuchulucos o leche a la tiendita que está a dos cuadras; que puedan ir solos a la escuela; que disfruten de un rico pan en la dulce compañía de un abuelito en una plaza pública; que sin importar su edad puedan estar en la calle, en especial a partir de los 80 cm de altura (2 años), pues los años más importantes de una persona son los seis primeros.

El planteamiento es el siguiente: que las niñas y los niños ayuden a gestionar las ciudades. No sólo que participen en proyectos aislados de urbanismo, sino que conformen un consejo que ayude a tomar decisiones de la ciudad. Hay pequeños pasos, tenemos que esforzarnos no por darles el permiso para hablar sino más bien estar convencidos de que necesitamos su ayuda, de que lo que tienen que decir puede ayudar a resolver un problema determinado; las y los niños en general brindan soluciones sencillas, realizables, económicas.

Papas y niños tomando decisiones sobre el entorno escolar. // Foto: Itsi Alveano / Liga Peatonal

Papas y niños tomando decisiones sobre el entorno escolar. // Foto: Itsi Alveano / Liga Peatonal

Los adultos hacen comentarios como “el niño se tiene que preparar para ser una persona que tomará decisiones importantes” o dicen “la responsabilidad de enseñar al niño es de los padres” y olvidan que muchas veces son los niños quienes nos enseñan más de la vida de lo que nosotros podemos enseñarles. ¿Conocen el experimento del bombón? Se trata de un reto en donde el niño decide si comerse un bombón inmediatamente o, a cambio de esperar un tiempo, recibir otro bombón. Ni las niñas ni los niños esperan el tiempo suficiente para que les sea dado otro bombón, y eso es porque les gusta vivir el presente, además no confían en el tiempo. Para ellos el futuro es una posibilidad y no una certeza, por lo que intentan obtener ya, inmediatamente, todo lo que es posible, sin confiar en las garantías del mañana. El niño y la niña toma la decisión de qué tanto pelear para levantarse, toma la decisión de empezar por la comida que les gusta más, decide no saludar si no siente la confianza, toma la decisión de no quedarse con dudas y preguntar pese a lo innecesaria de la pregunta, toma la decisión de dar afecto y de pedir cuando lo necesita.

Arreglando la bicicleta. // Foto: Itsi Alveano / Liga Peatonal

Arreglando la bicicleta. // Foto: Itsi Alveano / Liga Peatonal

Alcaldes de diferentes municipios de México y jefe del Distrito Federal: los exhorto a que en su administración incluyan a niñas y niños en las decisiones que se tomen para la gestión de la ciudad. Una forma de su inclusión es conformar un consejo de los niños y las niñas que tengan sesiones con el alcalde y se aborden las problemáticas de las ciudades desde su mirada. Que ese consejo de las y los niños sea la voz de todos los que necesitan que sus ciudades sean un lugar para jugar. El juego del niño y la niña debe ser libre y sin vigilancia pues sólo de esta forma es un juego de calidad y le permitirá tener aprendizaje.

 

@ZoonPeaton

@LigaPeatonal

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.