Movilidad: sincronía y ritmo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Movilidad: sincronía y ritmo
Teóricamente, sabemos que si instrumentamos un proyecto de transporte masivo a la par que se mejora la alimentación por bicicleta y autobús, se instalan parquímetros en el área de influencia, se mejoran las condiciones para el acceso peatonal y se instrumentan políticas que favorezcan la densificación cerca de las estaciones, nuestro proyecto será más exitoso que si sólo hacemos un nuevo metrobús. ¿Por qué esa simultaneidad no está ocurriendo?
Por Zoon Peatón
21 de octubre, 2015
Comparte

Por: Roberto Remes Tello de Meneses (@GoberRemes)

Movilidad en la Ciudad de México.

Movilidad en la Ciudad de México.

 

El problema

Si el ritmo de crecimiento de lo que mejoramos es superior al ritmo de deterioro significa que vamos bien. Sin embargo, si el ritmo de desarrollo de las mejoras va por detrás de la agenda del olvido, entonces no tenemos cómo transformar nuestras sociedades.

En la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, en 2007, se realizaban aproximadamente 30.6 millones de tramos de viaje en un solo día, sin considerar viajes peatonales. Supongamos un simple crecimiento de 2% al año, significa 612 mil viajes. ¿Estamos mejorando la forma en que se desempeñan 612 mil viajes al año? Y si el crecimiento fuera de 5% al año, esto significa 1.5 millones. ¿Tenemos ese ritmo de mejora?

Sabemos que hasta el momento las encuestas origen destino en México no han abordado el tema peatonal, así que estadísticamente sólo haremos especulaciones. 21.7 millones de viajes se realizan en modos de transporte público. De estos, 6.6 millones tienen algún tipo de transbordo entre modos de transporte; el resto, 15.1 millones no implican un transbordo, lo que supone 30.2 millones de tramos de viaje peatonales, sin excluir a los afortunados vecinos de una parada o estación de transporte público. A estos 30 millones de viajes habría que añadir tanto los que no usan ningún modo de transporte, como los que excluimos por tener algún transbordo y que caminan al primer modo o desde el último.

¿Cuántos metros lineales recorren estos peatones? ¿Son cada día mejores o cada día peores? Hace unos días crucé encima del cofre de un BMW dos veces porque bloqueaba por completo el paso peatonal. En Insurgentes y San Antonio hay una obra que se roba por completo la banqueta. En Metrópoli Patriotismo hicieron un carril vehicular sobre el área peatonal para acceder al estacionamiento. En Liverpool Insurgentes nos invadieron unas extrañas jardineras para evitar la instalación de ambulantes, tras las obras de la línea 12 del metro. En la esquina del Metro Eugenia se instaló hace unos meses un nuevo puesto de comida que se convierte en un punto ciego para el cruce de peatones. ¿Sigo?

La agenda de movilidad considera un recetario muy completo: cobrar por el uso del automóvil, ampliar la cobertura del transporte público, mejorar las áreas peatonales, fomentar el uso de la bicicleta. En esto muchos estamos de acuerdo.

Las calles peatonales nos gustan, las plazas renovadas, las ciclovías, los metrobuses, los parquímetros, nos parecen fundamentales a “losdelamovilidad”, como nos ha definido un jocoso microblog. Pero cada día tenemos más autos incomodando el paso peatonal, cada día se respetan menos los derechos de paso de los peatones, cada cierto tiempo un nuevo proyecto vial nos amenaza en algún rincón del país, sean puentes peatonales, autopistas urbanas, ampliación de vías, pares viales, semaforización pro auto, y hasta las falsas renovaciones del transporte público que lo único que hacen es reemplazar un microbús mediano viejo por uno nuevo, pomposamente llamado “midibús”, con el mismo sistema de operación.

Salvo los casos de León y Ciudad de México, los metrobuses han sido un fracaso. Se imponen con resistencia de muchos actores, se afectan por decisiones políticas, se acelera su instrumentación por las mismas razones, y al final impactan sólo un mínimo porcentaje de los viajes locales.

En síntesis, en movilidad no estamos mejorando las cosas a un ritmo superior de lo que las empeoramos. ¿Qué hacer?

La solución

La solución está en la sincronía de las políticas públicas y en su ritmo de instrumentación. Necesitamos mecanismos para acelerar el ritmo, pero también para lograr esa sincronía. Hoy esos mecanismos no existen, las políticas van aisladas.

Teóricamente, sabemos que si instrumentamos un proyecto de transporte masivo a la par que se mejora la alimentación por bicicleta y autobús, se instalan parquímetros en el área de influencia, se mejoran las condiciones para el acceso peatonal y se instrumentan políticas que favorezcan la densificación cerca de las estaciones, nuestro proyecto será más exitoso que si sólo hacemos un nuevo metrobús. ¿Por qué esa simultaneidad no está ocurriendo?

He trabajado en la administración pública más de 15 años, algunos de mis jefes me han dicho: enfócate a dos problemas y trata de sacarlos adelante. ¿Se dan cuenta de la fragmentación de la política pública que ello representa? Esa es la razón por la que el deterioro en la movilidad va más rápido que las soluciones.

Los parquímetros han sido de gran ayuda para gestionar el espacio vial en las zonas que se han instrumentado. Sin embargo, todavía tienen muchas desviaciones: estacionamiento ilegal no sancionado y una necesidad no satisfecha: quien ya no puede llegar en auto por los parquímetros no tiene una alternativa real en otros modos. Vaya, 6,600 Ecobicis podrán evitar 40,000 viajes en auto todos los días, pero cualquier nueva autopista urbana dará cabida a más vehículos por más kilómetros.

Cuando la Carta Mexicana de los Derechos del Peatón rechaza las “islas peatonales” como solución de lo peatonal se refiere justo a lo incompleto de las políticas. Necesitamos simultaneidad y proyectos articulados entre sí, y eso sólo puede lograrse con la estructuración de planes integrales. Todo debe irse concatenando: cada política de movilidad entre las otras, pero también las políticas de desarrollo urbano, el fomento al empleo, la economía local, la salud, la educación, la formación de capacidades, el turismo, la cultura, las finanzas públicas, el gobierno mismo.

Carta Mexicana de los derechos de peatón

México, supuestamente, cuenta con un Sistema Nacional de Planeación, establecido por el artículo 26 constitucional y regulado por la Ley de Planeación. Sin embargo, en la práctica, nuestro sistema de planeación es simplemente una entelequia y un glosario que impone un código de lenguaje para la planeación, pero no una articulación de políticas. Si el Presidente de México puede iniciar un sexenio firmando un “Pacto por México” en el que, sin mayor estudio, se acuerda construir tres trenes desarticulados entre sí, cuyas estaciones quedarán a su vez desarticuladas de su entorno, es porque seguimos sin planear el desarrollo.

 

Pongamos sobre la mesa, de manera georreferenciada, todos los proyectos posibles, de tal suerte que construyamos e instrumentemos las acciones de gobierno a partir de su articulación. Generemos criterios comunes entre estas acciones, partiendo por supuesto de la inclusión y el respeto a las garantías. ¿Saben qué creo que ocurrirá en la movilidad? Que al final de cuentas nos encontraremos con que las banquetas son un gran hilo conductor.

Bienvenidos los metrobuses, bienvenidos los trenes, bienvenidas muchas otras acciones, pero si nos ponemos de acuerdo en favorecer la integración de toda la infraestructura con la última milla, es decir, con la caminata, tenemos mayores posibilidades de lograr un ritmo de instrumentación superior al del deterioro, y una sincronía entre las políticas públicas. Y tal visión: sincronía y ritmo, será el detonante de una transformación acelerada.

 

* Roberto Remes Tello de Meneses es urbanista. Creador del reypeatón.mx y director de @ciudadhumanamx.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.