Movilidad urbana a escala humana - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Movilidad urbana a escala humana
La movilidad por medio de automóviles privados ha roto la convivencia con el uso de la ciudad como lugar de reunión, mercadeo y de intercambio de ideas. El equilibrio que han tenido las ciudades desde sus orígenes ha sido alterado, provocando con esto cambios no deseables para las relaciones humanas.
Por Zoon Peatón
3 de septiembre, 2015
Comparte

Por: Fabián García Estrada (@mexarq)

En las ciudades, la pérdida del sentido humano ha provocado una serie de problemas principalmente sociales, ambientales, económicos y de deterioro de la identidad colectiva. Un diagnóstico preliminar permite entender el fenómeno y hacer evidente la problemática primordialmente desde el punto de vista de la movilidad urbana, en donde las ciudades han renunciado a su vocación humana y se han dejado invadir por el automóvil privado. Lo importante en nuestro tiempo es valorar la ciudad con su disposición humana, mostrar estrategias para intentar reconquistarla y mejorar la calidad de vida a través de la creación de infraestructura que priorice la movilidad no motorizada principalmente la peatonal, el transporte público de calidad, así como el refuerzo del uso mixto a través del ordenamiento del uso del suelo para obtener un equilibrio y evitar traslados innecesarios.

En el universo de la movilidad existen diferentes escalas, la escala que nos ocupa es la del ser humano, la del peatón, la de la bicicleta; de tal manera que estas permiten tener una interacción directa entre las personas, generando y reforzando con esto el tejido social, tan importante para la subsistencia de las ciudades.

Esta preocupación surge de la observación de lo que ha estado pasando en las ciudades desde hace varias décadas. La pérdida de espacio humano con su consecuente deterioro social están haciendo cada vez más invivibles las ciudades; ahora en vez de disfrutarlas se padecen.

Faltas al reglamento de Tránsito

Es pertinente y de alguna manera urgente tomar cartas en el asunto. Las políticas de los gobiernos se han enfocado a impulsar el desarrollo urbano centrado en el automóvil, este esquema es excluyente de la gran mayoría de la población y a su vez tiene consecuencias negativas para la interacción social y la tolerancia. Si pretendemos tener ciudades sustentables debemos empezar a actuar de manera inmediata rompiendo paradigmas lo que nos permitirá subsistir como entes socializados y tener acceso a una mejor calidad de vida.

Debemos analizar el fenómeno de la movilidad urbana principalmente desde el punto de vista humano, su interacción social y la relación que tiene con los actuales usos de suelo para poder hacer evidente la necesidad de un cambio en los esquemas de proyectar y hacer ciudad. La valoración de la disposición humana de las ciudades es necesaria para poder hacer comunidad y propiciar los cambios culturales y acceder así a tan anhelada mejoría de calidad de vida.

En el siglo XX las ciudades han cedido su espacio vital a los automóviles, a la transportación veloz. Para lograrlo han absorbido grandes extensiones de terreno. Con esto el ser humano ha sido reducido al mínimo espacial para su movilidad y para interactuar entre sí, olvidando con esto que es así como se hace ciudad, cultura y sociedad.

La movilidad por medio de automóviles privados ha roto la convivencia con el uso de la ciudad como lugar de reunión, mercadeo y de intercambio de ideas. El equilibrio que han tenido las ciudades desde sus orígenes ha sido alterado, provocando con esto cambios no deseables para las relaciones humanas. Las ciudades de hoy resultan difíciles de vivir y de moverse a través de ellas. Los tiempos que pasamos en el transporte cada vez son mayores debido a los largos trayectos entre un origen y destino, tanto es así que han aumentado los niveles de frustración y contaminación haciendo que la calidad de vida disminuya. Las ciudades de hoy son ciudades totalmente inhumanas.

Los seres humanos dentro de estos esquemas urbanos ya no interactúan entre si. Salen de sus hogares para subirse al automóvil y posteriormente bajarse al llegar a su destino, mientras la ciudad pasa ante sus ojos como una película que les es ajena. A los habitantes que no tienen auto les es prácticamente imposible trasladarse dentro de las grandes extensiones de la ciudad a menos que en ella exista un sistema de transporte público eficiente, que de cualquier modo no hace viable los traslados por el gasto de tiempo y recursos invertidos en esa movilidad a distancia.

En términos generales la problemática específica se basa en el desarrollo de las ciudades de manera horizontal y con usos de suelo dispersos en donde se prioriza el uso del automóvil privado para trasladarse, olvidando por completo la interacción entre sus habitantes que es necesaria para generar un tejido social en donde el ser humano sea el centro del desarrollo urbano.

En los países emergentes como el caso de México el problema se agrava seriamente ya que las políticas sociales de bajo espectro no son llevadas a cabo de manera contundente. Nuestra cultura junto con la falta de educación cívica y vial hace aún más difícil la implementación de cambios contundentes en la manera de entender la ciudad, su espacio público y su movilidad.

Las estrategias para lograr mejores condiciones de la ciudad y acercarse lo más posible a un sistema autosuficiente, evitando el desperdicio energético que implica una movilidad desordenada y no propicia para la condición humana se basan en regresar a la escala humana. La creación de infraestructura adecuada en el espacio público y la compactación de la ciudad son medidas para ser más sustentables y humanas nuestras comunidades

Existen ciudades que sirven como referente para entender la apropiación que ha tenido el hombre sobre el territorio en las últimas décadas. El caso de Copenhague en Dinamarca es de resaltar ya que es una de las ciudades que con la mejora del espacio público, ha experimentado un notable desarrollo ecológico, económico y social. En un inicio las primeras calles peatonales rescatadas de los autos hacían más fácil el acceso al centro, su principal propósito era atraer a los ciudadanos para que compraran. De forma gradual se desarrolló la idea de utilizar el espacio público como lugar social y de recreo. Se documentó la conexión entre la calidad de la ciudad y el carácter de la vida en ella. Paulatinamente se construyeron cada vez más calles peatonales y nuevas plazas, con la ampliación de las banquetas y dotándolas de mobiliario urbano se fue logrando una mejora considerable.

COPENHAGEN

Las iniciativas de política urbana han significado un aumento en la calidad de vida. En efecto no se trata de una versión renovada de las ciudades antiguas, se trata de un fenómeno nuevo.

En todas partes del mundo encontramos ciudades que han luchado por incitar a sus habitantes a volver a utilizar el espacio público en muchos casos con éxito como en Portland, Curitiba, Medellín y Quito. Estos ejemplos nos sirven como punto de partida para experimentar resultados palpables y poder generar nuevas propuestas.

Medellín, Colombia

Medellín, Colombia

Entonces es evidente la necesidad de adoptar el nuevo paradigma de movilidad. Buscar la recuperación del espacio público a través de su uso intensivo en nuestros traslados a pie o en bicicleta, sin embargo todo esto no funciona mientras los usos de suelo no sean mixtos; es decir que muchos de nuestros destinos se encuentren a poca distancia. Generemos pues una cultura de lo local, un arraigo potente que nos vuelva a dar identidad como colectividad social.

 

@ZoonPeaton

@LigaPeatonal

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.