Pacto por la movilidad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Pacto por la movilidad
Aspiramos a una sociedad que ponga la vida por encima de todo. Que todos los sectores de la población, por su forma de movilidad, entiendan lo que significa poner la vida humana por encima de todo. Queremos pasar de una sociedad en la que los automovilistas tocan el claxon cuando alguien “les” estorba, en vez de pisar el freno, a una sociedad en la que cooperamos para evitar muertes en accidentes de tránsito.
Por Zoon Peatón
17 de junio, 2015
Comparte

Por: Roberto Remes Tello de Meneses (@GoberRemes

En los años noventa se puso en boga llamar ecológico a todas las acciones y políticas, a partir de que el cuidado del medio ambiente entró en la agenda pública. Como los políticos no estaban dispuestos a emprender todo lo necesario en materia ambiental, bastaba con llamar ecológico cualquier cosa que fuera inaugurada. Con esta lógica tuvimos taxis ecológicos, cuyo mérito era estar pintados de verde y saltar de la gasolina con plomo a “MagnaSIN”; periférico ecológico, con méritos ambientales aún desconocidos, en el caso de Puebla; parques ecológicos, que representaban el último reducto de preservación del suelo de conservación, en medio de urbanizaciones atroces.

No muy lejos de ese síndrome nos hallamos en este momento con la agenda de movilidad. Cada vez más políticos hablan del tema, ya lo compraron y ahora están dispuestos a tomar las mismas acciones basadas en el modelo del automóvil, pero adoptando la bicicleta como fetiche y el discurso de la movilidad como símbolo del progreso sin que en la práctica tomen las decisiones necesarias. Recién una senadora elogió en Instagram una banqueta angosta, flanqueada por una barda sin entradas ni comercios. Otro político develó el monumento al Rey Peatón justo en el centro de una pasarela peatonal.

Las leyes de movilidad se están poniendo de moda. Los estados comienzan a reemplazar su legislación en materia de tránsito y transporte público por la legislación relativa a la movilidad; los contenidos de estas leyes, sin embargo, están muy lejos de convertirse en una herramienta de fomento o en una estructuración de derechos específicos en materia de movilidad y a favor de los actores más vulnerables.

Los automovilistas defienden ser automovilistas montados tanto en el escepticismo respecto a cualquier otra forma de movilidad, como en una perspectiva “conservadora” de la realidad. Los usuarios del transporte público, a la vez peatones que llegan con dificultad a las paradas del camión, están muy lejos de tener voz. El transporte público genera resonancia mediática no por la calidad del servicio, sino por la cantidad de accidentes que provoca o simplemente porque al automovilista le estorba su comportamiento anárquico.

Las consecuencias de una mala gestión de la movilidad afectan en realidad a ricos y a pobres, así en los pobres sea además una fuente de inequidad y miseria. De un lado estamos en una inercia en la que los políticos prefieren seguir haciendo pasos a desnivel que cuestan cientos de millones de pesos, que adoptando una estrategia de mejora del transporte público.

La única excepción a este esquema son las recientes construcciones de “metrobuses” o “berretés” en las grandes ciudades, en las que, sin embargo, los políticos están poco dispuestos a escuchar a los especialistas. Las rutas se deciden primero con criterios políticos, luego con técnicos; las estaciones, sus accesos, sus logotipos, los colores politizados de los autobuses, las terminales, y demás decisiones, se toman en los escritorios de los gobernadores. El financiamiento se decide con un enfoque a la infraestructura y no a las necesidades reales.

Sólo se subsidia la infraestructura, nunca la operación, y por lo tanto los autobuses siempre van llenos, se deterioran, tardan en pasar, y toda mejora a un corredor de transporte se basa no en reglas o incentivos sino en negociación política. No podemos establecer incentivos reales a una operación eficiente, mucho menos de alta calidad. Los funcionarios se forman en la ventanilla de los concesionarios para rogarles una transformación, en vez de que sean éstos los que la pidan en las oficinas de gobierno, porque los incentivos se encuentran al revés.

Todas las semanas tenemos muertes en las calles, peatones, ciclistas, pasajeros tanto de vehículos de transporte público como particulares. La muerte y la vialidad van acompañadas. Peatones y ciclistas generan su propia ecuación de seguridad vial, cruzan o transitan por donde se sienten más seguros para hacerlo, lo cual constantemente nos lleva a siniestros en los que, sin juicio, se declara culpable absoluto al muerto o al herido.

¿Cómo transformar más allá del discurso? ¿Cómo cohesionar las acciones y políticas en vez de continuar con la fragmentación? ¿Cómo hacer que las acciones públicas vayan en la dirección correcta, atiendan los problemas de movilidad de fondo y no sus síntomas, respondan a una lógica de “pacto social” y no de inmediatez? Justo tenemos que construir un nuevo pacto social desde la perspectiva de la movilidad.

En el 2º Congreso de Peatones, los integrantes de la Liga Peatonal acordamos empujar la construcción de un Pacto por la Movilidad. Pongámonos de acuerdo como actores directos e indirectos de la movilidad. Objetivos, criterios, políticas deberían ser trazados desde la sociedad, en sus distintos roles, forzando a que el gobierno corrija el rumbo y encuentre también los incentivos para adoptar las políticas adecuadas en vez de seguir tomando decisiones superficiales y en la dirección equivocada.

El pacto por la movilidad es la necesidad de encontrar los puntos de acuerdo en nuestra sociedad en materia de movilidad. Hay un contexto específico para cada persona y cada grupo de usuarios. Sí, los que estamos a favor de una movilidad sustentable vamos a expresar nuestros puntos de vista y plantear que los peatones o ciclistas podamos movernos con libertad, seguridad, comodidad, sin que nuestras conductas generen un estigma; pero también vamos a entender qué están necesitando los usuarios del automóvil, de la motocicleta, de aquellos cuya productividad depende de múltiples viajes en auto a lo largo del día, de quienes forman parte de la economía del automóvil directa o indirectamente.

Queremos que los usuarios del transporte público hablen, que los que se dedican a la logística hablen, que los que manejan carga hablen, que conozcamos todas las perspectivas y encontremos puntos de convergencia y colaboración.

Aspiramos a una sociedad que ponga la vida por encima de todo, pero que todos los sectores de la población, por su forma de movilidad, entiendan lo que significa poner la vida humana por encima de todo. Queremos pasar de una sociedad en la que los automovilistas tocan el claxon cuando alguien “les” estorba, en vez de pisar el freno, a una sociedad en la que cooperamos para evitar muertes en accidentes de tránsito.

Si hemos de construir formas de movilidad efectivas, eficientes, asequibles, accesibles, ambientalmente sustentables, respetuosas de la vida humana, tenemos que ponernos de acuerdo como sociedad.

La Liga Peatonal estará contactando a distintas organizaciones relacionadas directa e indirectamente con la movilidad para generar consensos. La primera etapa consiste en identificar a los actores, posteriormente en contactarlos y trabajar con ellos con base en una metodología que permita empezar a construir las convergencias en la materia. No tenemos prisa, dada la profundidad del tema, aunque nos entusiasma la idea de suscribir el Pacto por la Movilidad en nuestro siguiente congreso, en la primavera de 2016.

@ZoonPeaton

 @LigaPeatonal

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.