Peatones en Ciudad Victoria: una mayoría invisible - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Peatones en Ciudad Victoria: una mayoría invisible
En México, la movilidad refleja la desigualdad en la que la mayoría de sus ciudades se encuentran inmersas, afectando principalmente a la población más vulnerable.
Por Marcela Brown
21 de noviembre, 2019
Comparte

No hay ninguna lógica que pueda ser impuesta a la ciudad; la gente la hace, y es a ella, no a los edificios, a la que hay que adaptar nuestros planes“.

Jane Jacobs

 

Actualmente, mientras ciudades como París, Pontevedra o Copenhague gozan de calles seguras, accesibles y, sobre todo, pensadas para las personas (gracias a la implementación de políticas enfocadas en impulsar la movilidad urbana sustentable), en México, la movilidad refleja la desigualdad en la que la mayoría de sus ciudades se encuentran inmersas, afectando principalmente a la población más vulnerable.

Si bien, aunque en los últimos años las ciudades mexicanas han registrado un avance en políticas de movilidad, con mayor diversificación y gestión de recursos para financiamiento, los esfuerzos siguen sin ser suficientes para marcar una tendencia clara en todo el país, provocando que las consecuencias de este problema continúen sin ser solucionadas de raíz.

Ciudad Victoria, al igual que sus homólogas, ha priorizado las condiciones de movilidad de los sectores de la población más privilegiada que tienen la oportunidad de elegir entre los distintos medios para movilizarse, esto a través de las políticas públicas de movilidad urbana, las cuales son financiadas por la mayor parte del presupuesto municipal destinado a obra pública.

Y aunque actualmente la ciudadanía reclame que ni siquiera la infraestructura automovilística cuenta con las condiciones óptimas para la movilidad de este medio de transporte, quienes vivimos en esta ciudad podemos notar que la mayoría de las exigencias van dirigidas a pedir el “recarpeteo” o pavimentación de las calles, dejando de lado el espacio más importante para que todas las personas nos movamos de manera segura y tranquila: las banquetas.

Es por ello por lo que hoy habitamos una ciudad que parece olvidar que, en el espacio público, así como en los entornos urbanos y regionales rurales, el peatón es primero. Donde el caminar, que es la forma más sana, económica y sostenible de transportarse, también ha sido por años el más despreciado por autoridades, planeadores y por algunos ciudadanos que no terminan de reconocer el problema, o simplemente se encuentran inmersos en el desinterés o la apatía.

Como resultado, podemos percibir la precariedad de las condiciones en las que se encuentra la infraestructura peatonal, aunado al poco respeto que existe hacia los andantes del espacio público, quienes día con día sufrimos –me sumo, porque yo también lo vivo- faltas de respeto, atropellos, violencia y/o violaciones hacia nuestro derecho a caminar por la ciudad, de manera segura y tranquila.

Sin olvidar mencionar que las madres que pasean con sus hijos en sus carriolas, los adultos mayores, los infantes y las personas con discapacidad la tienen todavía más difícil a la hora de realizar sus viajes, pues la ciudad, como otras más, no está pensada para los peatones, los cuales, irónicamente, en alguna parte de nuestro día -incluso desde el momento en que bajas de tu carro o bicicleta-, lo somos; lo somos la mayoría, una mayoría invisible.

Y es que no ha quedado claro el papel fundamental que tenemos los peatones en Ciudad Victoria. Porque, a pesar de que existe mucha gente que trabaja en lograr una transformación positiva de la capital tamaulipeca desde la academia, el gobierno, la iniciativa privada o la sociedad civil, el impulso de la movilidad urbana sustentable de la ciudad sigue siendo insuficiente -por no decir ausente- en la agenda pública, e incluso, en la agenda político-electoral (¿cuándo se ha escuchado que la infraestructura peatonal sea una promesa de campaña?).

Ante este escenario se puede decir con toda seguridad que es urgente modificar la forma en cómo se han diseñado e implementado las políticas públicas en materia de movilidad, pero para ello requerimos de un proceso de sensibilización tanto de las autoridades, como de la sociedad civil, pues para que las políticas públicas puedan ser efectivas y estables en el tiempo necesitan ser legítimas ante la ciudadanía y contar con su apoyo para darles factibilidad social.

Por ello, también se requieren estrategias urbanas que ayuden en la promoción de proyectos piloto que puedan ser replicables y que incluyan a la ciudadanía en su diseño e implementación.

Debido a lo anterior, a través de la Organización No Gubernamental (ONG) Jane’s Walk Ciudad Victoria, hemos puesto en marcha la primera estrategia urbana impulsada por la sociedad civil para peatonalizar una vialidad del centro de la ciudad de manera temporal.

El proyecto, denominado “7 Peatonal”, consistió en una completa apertura de la calle “Porfirio Díaz” (también conocida como “7”) a los peatones que normalmente transitan por allí para realizar compras o llegar a sus lugares de trabajo, este domingo 17 de noviembre en un horario de 09:00 a 14:00 horas, desde el bulevar “Praxedis Balboa” hasta la avenida José María Morelos.

Figura 1. Croquis del proyecto “7 Peatonal”.

Lo anterior, con el objetivo de promover la caminabilidad y el respeto a los viandantes, así como también para aplicar una serie de instrumentos que nos ayude a obtener datos e información relevante de la calle para visibilizar las necesidades en la misma.

Pues, tal y como referiría William Thomson Kelvin, a quien se le conoce por sus aportaciones a la ciencia (principalmente por la medición de la temperatura en grados Kelvin), “lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”; motivo por el cual buscamos generar información que pueda servir para justificar proyectos futuros de movilidad urbana en la ciudad.

El proyecto consta de tres fases: la primera (10 de noviembre) con la aplicación de encuestas de percepción a los usuarios y aforos peatonales y vehiculares con la intención de evaluar el comportamiento de los usuarios con la calle abierta a los vehículos.

Posteriormente, la segunda etapa (17 de noviembre) consistió en la apertura de la calle a los peatones, a fin de ampliar el espacio peatonal en beneficio de los usuarios de la calle, donde también buscamos realizar ciertas mejoras a la infraestructura urbana y sensibilizar a los victorenses a través de una campaña de concientización centrada en el respeto al peatón.

Y, por último, la tercera etapa concentra nuevamente la evaluación del “7”, abierta a los vehículos en el mismo horario manejado en las etapas anteriores del proyecto, para poder realizar una correcta comparación con los datos arrojados de los instrumentos aplicados.

Como objetivo último, a través de la recolección, análisis y difusión de la información recolectada se observará la viabilidad de impulsar una política pública progresiva en favor de la caminabilidad del “7”, desde la sociedad civil.

Necesitamos urgentemente que Ciudad Victoria y todas nuestras ciudades mexicanas estén diseñadas a escala humana y se promueva el caminar con la importancia que se merece, pero para eso, también requerimos sumarnos a la causa y trabajar juntos por mejorar nuestras urbes y hacer de ellas, lugares más humanos y habitables para todos.

Pasemos de la queja a la acción; porque la ciudad es de todas y todos.

 

* Marcela Brown (@marrowng) es Licenciada en Arquitectura, estudiante de la Licenciatura en Gestión Territorial y maestrante en Planeación Estratégica y Prospectiva. Fue presidente de la Unidad Especializada de AIESEC en Los Mochis, Sinaloa, y Coordinadora de Formación en el colectivo Kybernus Tamaulipas. Actualmente dirige Jane’s Walk en Ciudad Victoria (@janeswalkcdvictoria).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.