close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Somos una red nacional de colectivos, organizaciones y activistas trabajando en la promoción efe... Somos una red nacional de colectivos, organizaciones y activistas trabajando en la promoción efectiva de los derechos e infraestructura peatonales. Estamos en distintas ciudades mexicanas, queremos que nos conozcas y que conozcas los contextos que nos rodean. La Liga Peatonal está en crecimiento. ¿Eres activista o estás formando un colectivo? Únete. (Leer más)
Procesos colaborativos para (re)conocer la ciudad
La participación ciudadana es una importante herramienta para la mejora de la calidad técnica y del entendimiento del espacio colectivo que no puede estar circunscrita únicamente a la comunicación y divulgación final de un proyecto.
Por Sergio Andrade-Ochoa
6 de noviembre, 2019
Comparte

Desde mediado del siglo pasado los centros urbanos han sido víctimas de grandes y crónicos problemas como la mala calidad del aire, los incidentes de tráfico, la inaccesibilidad, el ruido, etc. Todas ellas derivadas de la mala planeación urbana y la falta de gestión orientada a las personas. Ante esta complejidad actualmente existe la apuesta al desarrollo colectivo de soluciones y acciones urbanas desde la participación ciudadana y los procesos colaborativos. Se trata de nuevas metodologías para transitar de una concepción exclusivamente técnica, cuantitativa y sectorial a una más estratégica, cualitativa y participativa.

La ciudad, como derecho y servicio, debe satisfacer las necesidades de sus pobladores a modo que garantice el bienestar público. En este sentido la promoción de la participación ciudadana para la toma de decisiones es indispensable para mejorar y enriquecer los proyectos urbanos. Actualmente, pese a su reconocimiento, la participación ciudadana sigue siendo una actitud pendiente en las instituciones públicas latinoamericanas. En México, por ejemplo, los proyectos urbanos se sujetan a criterios legales y monetarios que determinan las reglas en la toma de decisiones. En escasos ejemplos, como en la Ciudad de México, los proyectos urbanos han sido justificados paulatinamente por medio de datos e información cuantitativa, lo que centra la toma de decisiones a hechos que pueden o podrían garantizar las necesidades de sus pobladores. Sin embargo, el análisis cualitativo de uso, apropiación y gestión del espacio ha quedado rezagado a un último término. Relegando a la participación ciudadana en la elaboración de proyectos, planes e instrumentos de planeación a un periodo corto de información y convocatoria pública. Lo que significa, en pocas palabras, que la participación ciudadana se traduce a información pública atendida en término jurídicos.

La participación ciudadana, sin embargo, es una herramienta de suma importancia para la mejora de la calidad técnica y del entendimiento del espacio colectivo que no puede estar circunscrita únicamente a la comunicación y divulgación final de un proyecto. Esto supone considerar a la participación ciudadana y al desarrollo colectivo como un eje transversal que se vincule con todas las etapas de los proyectos urbanos, siendo así el proceso y no un resultado. Convirtiéndose en una metodología que nos permita entender y definir conjuntamente una meta o un objetivo en común que nos acerque a diseñar y construir – desde visiones diferentes – un entorno que satisfaga las necesidades de la mayoría.

Así surge la idea de escuchar y transformar de la oficina de innovación urbana “Paisaje Transversal”, que propone construir desde el diseño colaborativo para conocer, evaluar y analizar antes de intervenir. Escuchar la ciudad implica prestar oídos más allá de la realidad física; un dialogo con la ciudadanía, con las personas que habitan y usan la ciudad, sus dinámicas, sus actividades. Escuchar implica un análisis de las funciones que el barrio cubre y de todas las realidades que lo componen.

Figura 1. Metodología de intervención colaborativa en las ciudades “Escuchar y transformar” (Paisaje Transversal, 2019).

Escuchar la ciudad a través de la participación ciudadana es ampliar la visión sobre las necesidades y potencialidades del espacio urbano a intervenir, no solo desde una perspectiva cuantitativa – que atiende los comportamientos desde los números y asiste a las necesidades técnicas y marcos de referencia – sino que también desde una perspectiva cualitativa para un análisis más profundo (y comúnmente relegado) de la realidad en la que se espera intervenir.

La transformación, por su parte, implica un trabajo de co-creación con la participación e implicación de todos los actores que viven el entorno, puesto que estos actores son quienes viven, exploran y consciente o inconscientemente, avalúan el espacio. Estos mismos por tanto, serán quienes vivirán y explorarán el entorno intervenido, convirtiéndose entonces en gestores y evaluadores del proyecto. De esta manera, escuchar y transformar se materializa como una metodología de constante retroalimentación a través del diseño colaborativo y la participación ciudadana que busca afrontar las problemáticas y desafíos de los entornos de manera conjunta.

Figura 2. Caminata de evaluación de Liga Peatonal con vecinos, niñas y niños de San Pablo de Xalpa, Azacapotzalco, para (re)conocer el vecindario desde una perspectiva de discapacidad.

En México existen colectivos que suman esfuerzos para trabajar el urbanismo desde la participación ciudadana. El proyecto Caminito de la Escuela de Liga Peatonal, por ejemplo, ofrece metodologías de participación y trabajo colaborativo a través del conocimiento del entorno desde las experiencias de sus habitantes, caminatas de (re)conocimiento y empoderamiento ciudadano, para posteriormente evaluar e intervenir a través del urbanismo táctico y estrategias para la organización comunitaria. Se trata de un proyecto que busca salvar vidas de niñas y niños que caminan a sus escuelas a través de la suma de saberes, la participación ciudadana y la vinculación con autoridades. Estrategia Misión Cero por su parte, ha implementado tácticas para la generación de información y la vinculación ciudadana a través de la generación y visualización de datos análogos, de tal forma que las percepciones de quienes habitan los entornos se convierten en datos cuantitativos. Así la información no solo se convierte en herramientas de diagnóstico, sino que también son un instrumento poderoso para la comunicación y sensibilización de los problemas (y posibles soluciones) que aquejan a las y los habitantes.

Figura 3. Evaluación de percepciones de riesgo de Estrategia Misión Cero con vecinos y transeúntes del entorno de Av. Chapultepec y Av. Cuauhtémoc.

Los observatorios vecinales de la Ciudad de México también han iniciado procesos colaborativos desde la integración de los barrios. El observatorio 06000 y el observatorio 06080, por ejemplo, han implementado asambleas locales para la generación de datos, el reconocimiento de su historia y toma de decisiones para la recuperación del espacio público, defender el derecho a la vivienda e impulsar política pública para la defensa del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Así, las autoridades y tomadores de decisiones deben de reconocer la importancia de la participación ciudadana y los procesos colaborativos en los proyectos de transformación de las ciudades como paso adelante hacía la sostenibilidad y la resiliencia urbana, puesto que la ciudad como espacio diseñado, gestionado y evaluado por quienes la habitan, sus ciudadanos, se convierte en nuestra la ciudad, así la entendemos, así la habitamos y así la cuidaremos.

* Sergio Andrade-Ochoa (@rat_inside) es doctorante del Instituto Politécnico Nacional. Promotor de los derechos de la ciudad, sostenibilidad y movilidad en México y entusiasta de la Ciencia y la Tecnología. Actualmente es Enlace Operativo de Estrategia Misión Cero (@E_MisionCero) en Ciudad de México y Coordinador de Salud Pública de Liga Peatonal (@LigaPeatonal).

 

Referencias:

Transversal, P. (2019). Escuchar y transformar la ciudad: urbanismo colaborativo y participación ciudadana. Los Libros de la Catarata. 14-28.

Balboa, C. M. (2017). Urbanismo Colaborativo. Cuadernos de investigación urbanística, (115), 3-100.

Ruiz-Varona, A., Temes-Cordovez, R. R., & Cámara-Menoyo, C. (2018). Accesibilidad y tecnologías de la información colaborativas. Cartografías para una ciudad inclusiva. Bitácora Urbano Territorial28(1), 171-178.

Hernandez-Araque, M. J. (2016). Urbanismo participativo. Construcción social del espacio urbano. Revista de arquitectura18(1), 6-17.

Barba, C. C. (2014). Urbanismo participativo: realidad teórica y ficción práctica. Boletín CF+ S, (56).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.