Puentes antipeatonales en Chihuahua capital: inaccesibles y hostiles - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Puentes antipeatonales en Chihuahua capital: inaccesibles y hostiles
Las autoridades de Chihuahua plantean que para reducir los atropellamientos se debe reforzar la cultura para utilizar los puentes, pero, en su mayoría, éstos se encuentran en condiciones deplorables.
Por Valeria Chaparro y Sergio Andrade-Ochoa
8 de enero, 2020
Comparte

Autoridades de Chihuahua han enfatizado que hace falta cultura vial en las y los peatones para resguardar su seguridad en las calles, que es necesario que utilicen los puentes (anti)peatonales que la ciudad ofrece. Por tal motivo salimos a evaluar toda esta infraestructura existente a la fecha y nos encontramos con varias condiciones que explican la vulnerabilidad que tienen los transeúntes al utilizarlos.

Figura 1. Condiciones de infraestructura en puentes peatonales en Chihuahua que condicionan una percepción de inseguridad.

Figura 1. Condiciones de infraestructura en puentes peatonales en Chihuahua que condicionan una percepción de inseguridad.

Ante el aumento de de atropellamientos de peatones en el 2019, el Jede de la División de Policía Vial, Rafael Palacios, informó para medios locales que la mayoría de los atropellos de la ciudad ocurren cerca de los pasos y puentes peatonales, enfatizando que se debe reforzar la cultura para utilizar los puentes (anti)peatonales y utilizar las esquinas  como cruce natural. También detalló que existen puntos en donde hacen falta puentes para garantizar la seguridad de las y los transeúntes. Ante esto, Liga Peatonal, Estrategia Misión Cero, Kybernus y  Ye’emana decidieron evaluar las condiciones de caminabilidad y accesibilidad universal de los puentes antipeatonales existentes en la ciudad de Chihuahua.

Nuestro primer descubrimiento, después de una visita a las dependencias de tránsito, transporte, desarrollo urbano y ecología, fue que las autoridades desconocían el número de puentes peatonales existentes en Chihuahua. En nuestra búsqueda logramos identificar 28 puentes antipeatonales en la ciudad, de los cuales el 43% están ubicados en zonas de riesgo o de prioridad peatonal, es decir, zonas escolares y hospitalarias, mientras que un 39% se encuentran en vías primarias y un 28% en vías secundarias. Es decir, casi la mitad de los puentes antipeatonales en Chihuahua se ubiquen en zonas escolares y/o hospitalarias, zonas donde los reglamentos locales y nacionales en México, así como las recomendaciones del CONAPRA, identifican al transeúnte como prioridad en las vías y por ende, los automóviles no pueden transitar a más de 20 o 30 km/hr. Por tanto casi la mitad de los puentes antipeatonales en Chihuahua son una contradicción a las propias leyes y reglamentos de la ciudad y el Estado.

Sobre las distancias que recorren las y los transeúntes se encontró que el 61% de los puentes antipeatonales hacen recorrer a las y los transeúntes una distancia de 50 o más metros, un 11% una distancia mayor a 100 metros y un 15% una distancia mayor a 150 metros. En relación con la distancia de la vía un 33% de los puentes hace triplicar la distancia a las y los peatones, un 14% cuadriplica la distancia y un 4% la quintuplica (Figura 2). Calcular la relación de esfuerzo y tiempo de traslados peatonales es de suma importancia como un indicador de posible uso o desuso, así lo indican diversos estudios realizados en Perú, Colombia y Ciudad de México. Dichos estudios concluyen que los transeúntes deciden no utilizar los puentes antipeatonales por dos razones: por el aumento del esfuerzo y costo de tiempo que implica usarlos y por considerar que utilizarlos puede conllevar a un acto delictivo.

Figura 2. Relación entre la distancia (metros) que un transeúnte debe recorrer a nivel de calle en azul (DNC) para llegar al otro lado de la vía y la distancia que recorre por el puente peatonal en rojo (DPP).

De los puentes antipeatonales que hacen recorrer mayor distancia, aquellos identificados con el código CUU-01, CUU-02 se encuentran en zonas escolares, frente al campus II de la Universidad Autónoma de Chihuahua y el puente con código CUU-16 se encuentra a pocos metros del Hospital General “Salvador Zubirán, vías donde por reglamento se debe transitar a baja velocidad ya que existe una alta población de usuarios en estado de vulnerabilidad. 

Los últimos puentes antipeatonales construidos en Chihuahua han sustituido las escalares por rampas, para dar supuesta accesibilidad a personas con discapacidad, sin embargo estas rampas no tienen ni la inclinación ni la longitud necesaria para que una persona en silla de ruedas pueda utilizarlas. En Chihuahua no solo es eso, pues el 40% de los puentes antipeatonales con rampas no tienen banqueta, mientras que la banqueta del 60% restante no cuenta con rampas de accesibilidad adecuadas para acceder a ellas. Entiéndase que los usuarios en sillas de ruedas no pueden subir y utilizar los puentes con rampas porque las banquetas no cuentan con ellas (Figura 3).

Figura 3. Condiciones de accesibilidad de dos puentes peatonales de la ciudad de Chihuahua.

Con respecto a las aceras, se encontró que el promedio del ancho de la banqueta en donde los puentes están ubicados es de 1.36 metros, de los cuales 30% de los puentes peatonales cuentan con un promedio de banqueta menor a 1 metro, un 35% cuentan con banquetas menores a 1.70 metros (ancho indicado en la norma de construcción de Chihuahua) (Figura 4). Así mismo nos percatamos que un 32% de los puentes peatonales en Chihuahua invaden a ambas banquetas, mientras que un 15% invaden a una de las banquetas en donde se ubican. Obligando a los transeúntes a tener que bajar al arroyo vehicular, siendo una contradicción a su propio fin y vulnerando la accesibilidad de las personas (Figura 5).

Figura 4. Condiciones de banqueta de dos puentes peatonales de la ciudad de Chihuahua.

Figura 5. Puentes peatonales en Chihuahua obstruyendo la banqueta

Para ser utilizados, los puentes antipeatonales deberían de ser percibidos como espacios seguros, puesto que al ser considerados espacios propicios para actos delictivos, las y los transeúntes deciden evitarlos. En el proceso de evaluación nos percatamos que algunos contenían excretas, por lo que decidimos contabilizar aquellos que se notaban con clara falta de mantenimiento, encontrando que un 41% de los puentes contaba con presencia de orines y/o materia fecal, un 58% contenían presencia de objetos relacionados con actividades que pueden considerarse riesgosas (vidrios rotos, botellas de bebidas alcohólicas, condones y jeringas) y un 64% se observaban en situación de abandono (ausencia es escalones, malla ciclónica destruida, material desprendido, etc.) (La Figura 1 ilustra esta situación).

La falta de de mantenimiento, su localización, la contradicción reglamentos-infraestructura, su inaccesibilidad, entre otros motivos, nos orilla a cuestionar el motivo real tras la construcción de los puentes peatonales en Chihuahua. Existen diversos estudios que aseguran que su construcción obedece a criterios relacionados con el tráfico y el flujo continuo de automóviles y no para prevenir atropellamientos y lesiones en los transeúntes. Nuestros resultados demuestran que efectivamente los puentes peatonales en la ciudad de Chihuahua favorecen la velocidad de los automóviles y no garantizan la inclusión, accesibilidad, seguridad y movilidad de los transeúntes. Su construcción termina en infraestructura olvidada que contradice los reglamentos de sus constructores: los gobiernos estatales y locales. Además de que no han logrado mitigar el número de atropellamientos, sino que por lo contrario… pero esa es una historia para después.

Para leer nuestras columnas anteriores en donde discutimos con detalle la situación de caminabilidad y seguridad vial en Chihuahua puedes visitar las siguientes columnas:

– “La (carente) infraestructura peatonal en Chihuahua

Chihuahua reprobado en materia de seguridad vial

Si te interesa saber más visita www.ligapeatonal.org y mantente al tanto de nuestro blog Zoon Peatón en Animal Político. Para conocer la metodología de evaluación consulta en nuestros proyectos #AdiósPuentesAntipeatonales.

Referencias:

Arias Gallegos, W. L. (2012) Motivos del desuso de puentes peatonales en Arequipa. Revista Cubana de Salud Pública, 2012, 38(1), 84-97.

Hidalgo-Solórzano, E., Campuzano-Rincón, J., Rodríguez-Hernández, J. M., Chias-Becerril, L., Reséndiz-López, H., Sánchez-Restrepo, H., & Híjar, M. (2010) Motivos de uso y no uso de puentes peatonales en la Ciudad de México: la perspectiva de los peatones. Salud pública de México, 52(6), 502-510.

Márquez, L. (2015) Análisis de la percepción de seguridad en puentes peatonales: una aproximación mediante modelación híbrida. Revista Ingenierías Universidad de Medellín, 14(27).

Weis, C., & Axhausen, K. W. (2009) Induced travel demand: Evidence from a pseudo panel data based structural equations model” en Research in Transportation Economics25(1), 8-18.

Rodríguez-Hernández, J. M., Campuzano-Rincón, J. C., & Híjar, M. (2011) Comparing pedestrian injury mortality in Mexico City: ¿ have changes occurred over a decade?. Salud Pública de Mexico, 53(4), 320-328.

Valeria Chaparro es Arquitecta del Instituto Tecnológico de Chihuahua, formada en el Centro de Investigación y gestión en Patrimonio Cultural CIGEPAC. Actriz de Teatro Bárbaro, activista y colaboradora en materia de movilidad.

Sergio Andrade-Ochoa es doctorante del Instituto Politécnico Nacional. Promotor de los derechos de la ciudad, sostenibilidad y movilidad en México y entusiasta de la Ciencia y la Tecnología. Actualmente es Enlace Operativo de Estrategia Misión Cero (@E_MisionCero) en Ciudad de México y Coordinador de Salud Pública de Liga Peatonal (@LigaPeatonal).

@ZoonPeaton

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.