Seguridad vial y visión metropolitana - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Seguridad vial y visión metropolitana
No obstante los avances logrados en el DF con la Ley de Movilidad aún falta mucho por hacer para lograr un visión metropolitana del tema. En últimas fechas, México Previene se ha dado a la tarea de promover los principios de la movilidad en el Estado de México, entidad federativa que por su relación con el DF, consideramos trascendental que cuente también una ley local que implemente políticas similares a la de su vecino.
Por Zoon Peatón
29 de julio, 2015
Comparte

Por: Monserrat Narvaez Naranjo (@Monse_narvaezn) y Alfonso Rodríguez Cabo Tovar (@México_previene)

Uno de los problemas que más afecta a nuestro país en la actualidad es el referente al de la movilidad. Sin embargo, aún muchos mexicanos -incluidos muchos que ocupan cargos dentro del gobierno- desconocen qué es la movilidad y qué es lo que esta implica. La movilidad es el acto de desplazarse de un punto “A” a un punto “B”. Esto, que aparentemente es un tema sencillo, cobra relevancia en el ámbito urbano donde hay millones de personas haciendo esa acción de forma simultánea y confinados en un espacio reducido que todos deben compartir. Así, el tema de la movilidad atañe una serie de temas que todos debemos de considerar cuando deseamos trasladarnos en una ciudad: definir cuál es el trayecto más adecuado para tomar, cuánto tiempo me tomará mi traslado, qué modalidad de transporte es la más conveniente y, quizás la cuestión de mayor importancia, qué tan seguro estoy durante todo ese tiempo de viaje.

Todas estas cuestiones en México, -y en especial en el Distrito Federal-, distan mucho de ser triviales pues, desafortunadamente, conllevan una serie de problemas que durante mucho tiempo fueron desatendidos. Debido a la escasa o nula planeación urbana que prevaleció en México por décadas, las ciudades de nuestro país crecieron de forma desorganizada. Así, las ciudades mexicanas son escenario frecuente de congestionamientos y accidentes viales que, entre otras cosas, dan como resultado un importante deterioro ecológico, pérdidas económicas millonarias producto de las horas que las personas deben emplear para transportarse (estimadas en 107 por semana) y, quizás lo más grave, la pérdida de más de 17 mil mexicanos que mueren anualmente en algún accidente vial. Cabe destacar que de acuerdo al Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA), estos incidentes son la primera causa de muerte en niños de los 4 a los 14 años de edad y la segunda en jóvenes de los 15 a los 29 años.

Debido a este panorama nace México Previene, asociación civil formada por jóvenes preocupados por la gran cantidad de vidas que se pierden debido a los hechos de tránsito. El trabajo de la asociación se ha centrado en crear campañas de concientización, en desarrollar investigaciones que ayuden a identificar factores de riesgo y soluciones y en impulsar políticas públicas que mejoren la prevención y la protección a víctimas de accidentes.

Como ya se mencionó, el problema actual es producto de una deficiente planeación urbana. Bajo un modelo que contemplaba la construcción de casas de bajo costo en las zonas periféricas de las ciudades, las manchas urbanas fueron esparciéndose y alejando a las personas cada vez más del centro de la ciudad, lo que las obliga, en la actualidad, a recorrer grandes distancias para trasladarse de sus hogares a sus centros de trabajo. Otro problema grave fue que, de forma paralela, la infraestructura que se construyó para interconectar a las ciudades se hizo priorizando al automóvil particular. No obstante, la mayoría de los mexicanos no utiliza este medio para transportarse pues, según el INEGI, menos del 30% de la población cuenta con automóvil propio, mientras que alrededor del 70% emplea el transporte púbico como medio para moverse. Sin embargo, el estudio Planes Integrales de Movilidad. Lineamientos para una movilidad urbana sustentable elaborado por ITDP-México, estima que el 77% del presupuesto de infraestructura vial en las ciudades se destina a obras encaminadas al uso del automóvil, mientras que solamente el 10% del presupuesto se emplea en obras en favor del transporte público y 4% para obras peatonales.

Lo anterior pone en relieve la parte fundamental del problema. Es necesario que en nuestro país se emprendan políticas púbicas que inviertan esa relación y que las obras de infraestructura vial comiencen a priorizar medios de transporte alternativos diferentes al automóvil.

Afortunadamente, durante los últimos años ha habido una serie de acciones que dejan ver un cambio incipiente hacia esa dirección. En el Distrito Federal -ámbito el que se han circunscrito las acciones de nuestra asociación-, la creación de la Ley de Movilidad del Distrito Federal, publicada el 14 de julio del año pasado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal y en cuya elaboración hubo una importante participación de organizaciones de la sociedad civil (como México Previene, entre otras), aparece como un logro para la ciudad. Por primera vez en la historia de nuestra ciudad, la Ley adopta principios de regulación del desplazamiento con medidas encaminadas a la protección de la vida y de la integridad física de los ciudadanos, poniendo especial atención en las personas con movilidad limitada. De igual forma encamina la construcción de la nueva infraestructura vial con miras a priorizar medios de alternativos al automóvil particular y a lograr una mayor aproximación entre los centros de trabajo con los espacios habitacionales.

Otra política encaminada a este fin que por su importancia y éxito no pude dejar de mencionarse es el programa de Ecobici, vigente desde 2010 y que busca incentivar el uso de un medio de transporte eficiente que no genere contaminación. Si bien la falta de interconectividad con otros medios de transporte como el metro o el metrobús son aspectos importantes a mejorar de dicho programa, la realidad es que los miles de usuarios diarios que utilizan sus unidades son un factor determinante que ayuda a liberar espacios importantes en la vialidad.

De forma paralela al quehacer legislativo y llevado el tema a un plano nacional, con el objetivo de asegurar que todas las autoridades entiendan la relevante del tema, asociaciones civiles como el CTS Embarq, ITDP México, México Previene, Greenpeace México, entre otras, impulsaron durante la primera mitad del 2015 la “Agenda de Movilidad 2015-2018”, la cual busca obligar, mediante la firma de compromisos concretos, a diputados, jefes delegaciones y presidentes municipales para que trabajen en pro de la movilidad de sus territorios. Así, la creación de ciudades densas, mixtas y compactas, garantizar la calidad y seguridad en la movilidad a pie, la promoción del uso de la bicicleta como medio de transporte, aumentar la calidad y cobertura del transporte público, y la promoción de la moderación del uso del automóvil son los principales objetivos de esta iniciativa y a la que 43 candidatos a distintos cargos de elección popular se sumaron.

No obstante los avances mencionados aún falta mucho por hacer. En últimas fechas, México Previene se dio a la tarea de promover los principios de la movilidad en el Estado de México, entidad federativa que por su relación con el DF, consideramos trascendental que cree una ley local que implemente políticas similares a la de su vecino.

Sin embargo, independientemente de su relación con la capital del país, es importante que las autoridades del Estado se percaten que, por el bienestar de sus propios habitantes, es necesario que modifiquen el rumbo de la movilidad de su entidad. Ante esto, es preciso mencionar que hasta el año 2011 en aquel estado, según CONAPRA, los accidentes viales eran la novena causa de muertes con más de 1700 por año, y era la principal causa de muerte en niños entre 5 y 14 años, y la segunda entre jóvenes de 15 y 29 años de edad; además es la entidad federativa con más accidentes viales al año (casi 18 mil accidentes) con costos para el gobierno local que ascienden a casi 7 mil millones. Desafortunadamente no se cuentan con cifras más recientes, pero todo indica que esta tendencia no ha cambiado en los últimos años.

Por fortuna, a fines del año pasado se presentaron dos proyectos de ley de movilidad, una del gobernador Eruviel Ávila y otra del diputado local Ulises Ramírez Núñez, con lo cual se dan las primeras señales de que los gobernantes del Estado de México comienzan a darse cuenta de la urgencia de estos temas. Queda por ver cuál es el rumbo que tomaran esas iniciativas, la participación que se le dará a la sociedad civil a opinar sobre el tema y más aún si se buscará crear una legislación que tenga en mente al peatón.

 

 

@ZoonPeaton

@LigaPeatonal

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.