Tampico hermoso, te queremos; bien - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zoon Peatón
Por Zoon Peatón
Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas l... Liga Peatonal es una organización civil sin fines de lucro que trabaja por ciudades para todas las personas donde las y los peatones sean el principal actor en las políticas públicas para el diseño de las urbes. Somos parte de la International Federation of Pedestrians, Youth Action Net, Red Innova, Estrategia Misión Cero y la Red Latinoamericana de Ciudades que Caminan, redes internacionales de activistas y emprendedores sociales que buscan mejorar la calidad de vida de todas las personas. (Leer más)
Tampico hermoso, te queremos; bien
Una ciudad sin espacios públicos o con espacios públicos deteriorados, sin luz, sin naturaleza viva, sin banquetas y de difícil acceso excluye a la sociedad, principalmente a mujeres e infantes. Es el caso de Tampico, a cuyos habitantes se nos ha privado el derecho a la ciudad.
Por Zoon Peatón
9 de septiembre, 2015
Comparte

Por: Ana Lucía Heredia Zubieta y Jesús G. Reséndiz Silva (@Tlacuachito)

 

Tampico hermoso, ¡oh! puerto tropical queremos convertirte en una ciudad en la que quepamos todas y todos, en una Ciudad Humana. Queremos de ti más banquetas, más buses, más bicis y menos balas (cero balas). Espacios libres de violencia, espacios libres de contaminación, espacios caminables, pedaleables y nadables. Espacios que nos pertenezcan a la gente que te habitamos, no a las máquinas; espacios públicos, no privados.

 

Hoy Tampico y su zona metropolitana (ZMT) sufre los mismos síntomas que las grandes metrópolis: tráfico, altos índices de violencia e inseguridad, contaminación, siniestros viales y exclusión. Esto significa que a 857 mil habitantes se nos ha privado el derecho a la ciudad. Padecemos de “autocentrismo”, es decir, la ZMT posee un uso desmedido del automóvil y ocupa el primer lugar de fatalidades viales en el estado con 26% del total. La ciudad se ha planificado en base a la priorización del coche, siendo que éste es usado por la minoría de la población. Tenemos una ciudad hecha para máquinas, no para personas.

Sufrimos una deficiente calidad de servicio en el transporte público urbano – suburbano al cuál accede el 68% de la población y lo único de público que tiene es que puede viajar cualquier persona que pueda pagarlo, pues los usuarios jamás han sido involucrados en su planificación y desarrollo. Incluso su administración pertenece al sector privado.

Tampico

Nuestros espacios públicos abandonados y deteriorados se ven amenazados por quienes quieren privatizarlos bajo el pretexto de incrementar el turismo y las fuentes de empleo. Vivimos bajo una “violación entendida como pérdida de límites territoriales”. Nos han despojado del espacio colectivo, del espacio de juego, del espacio vivo; del espacio Público.

Una ciudad sin espacios públicos o con espacios públicos deteriorados, sin luz, sin naturaleza viva, sin banquetas y de difícil acceso excluye a la sociedad, principalmente a mujeres e infantes. Hoy en día, como diría Mercedes Zúñiga, “La calle hace escenarios magníficos para la reproducción de violencia cotidiana en contra de las mujeres”. Una violencia naturalizada que pasa desapercibida por la mayoría de la población. Vivimos en el absurdo de que una mujer pueda votar, estudiar y trabajar, pero no pueda caminar libremente en la calle a cualquier hora del día o de la noche. Sin nosotras, sin ellas: no hay ciudad.

La construcción de una ciudad humana se entorpece por los falsos imaginarios que predominan en las sociedades actuales. La falsa idea de medir el desarrollo de una ciudad en base a sus grandes avenidas, sus vías rápidas, sus segundos pisos y su cantidad de coches “modernos”. La falsa idea del progreso que consta en la construcción de grandes edificios, estadios, plazas comerciales, complejos turísticos, acuarios, entre otros a costa de la vida de la naturaleza y de la calidad del aire que respiramos. La falsa idea de encerrarnos para vivir con seguridad ya sea en casas, fraccionamientos, plazas o coches. La falsa saciedad que nos da el poder. La falsa esperanza de que algún día tendremos la autoridad correcta que nos libre de todo mal.

No obstante, las autoridades están obligadas a brindarnos seguridad, a respetar nuestro derecho a la ciudad y a involucrarnos en la toma de decisiones. Pero muy poco han hecho para combatir estas dolencias. Por ejemplo, de 2011 a 2013 sólo se invirtió 23% (con fondos federales) en movilidad urbana sustentable (MUS), mientras que 77% de los recursos públicos se destinaron a la ampliación y mantenimiento de infraestructura vial que sólo beneficia al 27% de las personas que realizan viajes en auto particular. En el mismo período, se destinó únicamente 2% de los recursos totales al transporte público, 10% a espacios públicos y 0% a la creación de infraestructura ciclista.

Tampico

Es importante señalar que hemos perdido oportunidades de financiamiento. Un caso es el Fondo Metropolitano (FM). Desde 2011, el Presupuesto de Egresos de la Federación no considera a la ZMT como beneficiaria del FM. En 2010, un subejercicio de $10 millones llevó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a suspender el Fondo a la región. Asimismo, de 2011 a 2013 no se lograron acuerdos para presentar proyectos al FM de interés de todas las localidades. Esto se debió a la falta de coordinación intermunicipal – interestatal, el desconocimiento del alto grado de integración socioeconómica de los cinco municipios y una nula noción de lo que implica ser una “zona metropolitana”.

Es momento de re-pensar la ciudad. Es hora de imaginarla y construirla para todas y todos; pensemos en una ciudad humana. Existen dentro de varias, dos alternativas en concreto para lograr esto.

1. Participación en la creación y ejecución de políticas públicas

Ejercer nuestro papel como ciudadanos activos en el empuje y desarrollo de políticas públicas que nos conciernen a todas las personas.

La aplicación de una estrategia de movilidad urbana sustentable (EMUS) es una alternativa para la ZMT. Una forma de instrumentar la EMUS es el Desarrollo Orientado al Transporte (DOT). El DOT es un modelo urbano centrado en caminar, viajar en bicicleta, transporte público y en la construcción de barrios – espacios físicos más seguros y de calidad que generen convivencia social.

Para que la zona metropolitana de Tampico se beneficie del DOT, se deben realizar las siguientes acciones:

a) La ejecución de los compromisos del “Convenio Marco de Coordinación de Acciones en Materia de Desarrollo Urbano y Vivienda” suscrito por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) con los gobiernos municipales de la zona metropolitana de Tampico.

b) Promover la reestructuración del Instituto Metropolitano de Planeación del Sur de Tamaulipas (IMEPLAN).

c) Fondo Metropolitano 2016 con enfoque de movilidad urbana sustentable.

Tampico

2. ¡Organizarse y salir a la calle!

Crear acciones inmediatas que nos den resultados a corto plazo. Es momento de conocer al vecino y organizarse juntos. Detectar las necesidades del barrio, colonia, calle, fraccionamiento o vecindad.

Construir con lo que tenemos y con quienes estemos. Dejemos de esperar que el gran presupuesto llegue a nuestras manos y que las autoridades sean quienes nos den la solución, es hora de practicar la autogestión y creer en la autonomía.

Las ciudades serán seguras cuando planifiquemos atendiendo las demandas de mujeres e infantes. Retomemos los espacios públicos, hagamos nuevos. Hay que apostar a los espacios de convivencialidad y fortalecer los lazos humanos en dónde el principal interés sea el bienestar COLECTIVO de las y los integrantes, no la individualidad personal o familiar.

Informarnos para conocer y desaprender. Conocer lo que pasa en nuestro país, en nuestra ciudad, en nuestra calle. Conocer otras formas de crear ciudad, de crear colectividad. Desaprender lo que damos por sentado y nos lleva al caos. 

Compartir y escuchar. Compartir nuestra forma de organizarnos, lo aprendido y desaprendido.

Empujar. Empujar acciones tanto de la vida cotidiana como las que implican procesos burocráticos.

Imaginar. Re-pensar todo. Imaginar nuevos espacios, nuevas formas de trasladarnos, nuevas rutas, nuevas formas de obtener seguridad, nuevas formas de divertirnos, nuevas formas de recuperar la calle. Estar atentos, despiertos, vivos.

Actuar. Caminar y hacer posible lo que imaginemos.

No Rendirse. Es un camino desgastante y largo pero con grandes resultados.

Caminemos, pedaleemos o nademos los espacios. Evitemos el uso exagerado del auto. Convirtamos las calles y parques en días de campo, en museos de naturaleza viva. En exposiciones de arte, en cines al aire libre, en bibliotecas, en foros o charlas gratuitas que nos ayuden a ampliar nuestra capacidad de reflexión y análisis. En medios informativos independientes. ¿Por qué no crear radios ambulantes en los parques y un canal libre e independiente de noticias en las colonias?

Cambiemos la creencia de salir hasta que haya seguridad, ¡salgamos a crearla!

 

                                                                                            Tampico, te queremos libre;

de contaminación,

de impunidad,

de corrupción,

de balas y

de falso progreso.

Te queremos; bien.

 

 

@ZoonPeaton

@LigaPeatonal

 

 

Campaña nacional “Lucha por una Ciudad Humana” de la Bicired (Red nacional de ciclismo urbano) y de la Liga Peatonal. La BBB vs CCC (Banquetas, Bicis y Buses VS Contaminación, Congestión y Catástrofes) busca tener presupuesto federal para invertir en BBB.   #Hazlalucha.

Habitantes de los municipios de Altamira, Ciudad Madero, Pánuco, Pueblo Viejo y Tampico.

El derecho a la ciudad es un término que aparece en 1968 por el francés Henri Lefebvre (1901-1991). En su libro, así titulado, crea una contrapropuesta para las ciudades al servicio del interés privado. Rescatar al ser humano como elemento principal de su ciudad.

Mercedes Zúñiga (2014). “Las Mujeres y los Espacios Públicos: Entre la Violencia y la Búsqueda de la Libertad”. Estudio realizado por El Colegio de Sonora.

En 1991, Francesco Tonucci publicó el libro Ciudad de los Niños en el que nos invita a reflexionar sobre la ciudad. Plantea que una ciudad segura se construye cuando se integra a los niños en la planificación urbana.

Ivan Illich (1926-2002), filósofo austriaco quien vivió en Cuernavaca. Creó el concepto de convivencialidad. Este término se refiere a la creación de espacios donde la gente y los lazos humanos tengan mayor relevancia que las máquinas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.