Malova, un gobernador sin partido
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Malova, un gobernador sin partido

Por Silber Meza
3 de enero, 2011
Comparte

Malova, el día de su toma de posesión. FOTO: Cuartoscuro

Primero de enero. Primer día del Gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez.

Mario López Valdez es un empresario ferretero, nativo de un pueblo de “Sinaloa de Leyva”, un municipio serrano al norte de Sinaloa. Las ferreteras llevan su acrónimo: Malova.

Los que lo conocen desde pequeño, dicen que la unión de las dos primeras letras de su nombre las estableció una vez que tenía que sellar sus libros escolares para que no fueran robados.

Desde niño, López Valdez emigró de su rural “Sinaloa de Leyva” a la ciudad de Los Mochis, en el municipio cañero de Ahome y, más tarde, solicitó trabajo en una ferretera del empresario Leonardo Félix.

Malova siempre buscó la distinción. Mientras la mayoría de los empleados iban a laborar con ropa de trabajo, él, como si fuera a una fiesta, acudía impecable.

Estas cualidades hicieron que Leonardo Félix lo apoyara para abrir su primera ferretería en Los Mochis, empresa que con el paso del tiempo se convirtió en la de mayor venta en el municipio y una de las más importantes de Sinaloa.

Su incursión en la política se dio en el segundo trienio del exgobernador priista Juan Millán Lizárraga (2002-2004), cuando fue candidato a alcalde por el PRI, esto como parte de una oleada de empresarios que accedían a cargos públicos. Malova triunfó y gobernó. Entonces, se le calificó como uno de los mejores gobernantes del país.

En 2005, Malova llegó a la contienda interna del PRI como el candidato mejor posicionado, dejando atrás en las encuestas al hasta ayer gobernador, Jesús Aguilar Padilla. No obstante, Millán Lizárraga se decidió por Aguilar privilegiando una amistad de años: una lealtad.

López Valdez aceptó la derrota interna y se sumó al gobierno de Aguilar. Entró a la Secretaría de Desarrollo Social por casi dos años y, con el impulso del ahomense Francisco Labastida Ochoa, se hizo senador de la República.

Desde el Senado se hizo popular con la “Ley Malova“, esa que obliga a los ciudadanos a registrar sus celulares con la intención de disminuir las extorsiones y secuestros.

Llegó el momento de las definiciones electorales para suplir al gobernador Aguilar; Malova era, de nuevo, el mejor posicionado de acuerdo a las encuestas. Aún así, el mandatario Aguilar optó por su compadre, socio empresarial y alcalde de Culiacán, Jesús Vizcarra Calderón.

Aún se desconoce la razón, pero Millán Lizárraga vetó públicamente a Vizcarra. Entre los argumentos expuso que su estigma relacionado al narcotráfico lo convertía en un candidato vulnerable para el PRI. Así fue.

Aguilar se aferró a la entrada de Vizcarra y provocó la fractura y división entre los dos grandes amigos, cómplices y socios: Aguilar y Millán.

Entonces Malova se convirtió en el único político con el suficiente carisma que podía hacerle frente a la maquinaria oficial y al poderío económico de Vizcarra, propietario de la empresa Su-Karne, aliado de otros fuertes empresarios como la familia Coppel y la De Nicolás.

Esto hizo que Millán se convirtiera en lo que el propio Malova calificó como “su padre político”.

Millán utilizó todos sus recursos para impulsar a López Valdez y, con ayuda de otros empresarios, políticos y medios de comunicación, lo convirtieron en candidato de la alianza opositora al PRI.

Malova no quería dejar el tricolor, lo dijo en repetidas ocasiones: “Yo soy priista”. Pero el objetivo de llegar a la titularidad del Ejecutivo ya estaba trazado. Entonces renunció al PRI y llegó como candidato sin partido para abanderar a institutos políticos que históricamente han sido contrarios: PAN, PRD, PT y Convergencia.

Pero a Malova no se le ha complicado este esquema. Es un hombre que ingresó a la política ya maduro, cerca de los 45 años. Actualmente tiene 53. Su vida la dedicó a los negocios y no a los partidos. Es un hombre práctico al que no le ha costado trabajo adaptarse a la política práctica: a la política de alianzas entre opositores.

Igual elogia la estrategia contra el crimen del presidente Felipe Calderón, que aplaude los programas sociales de Marcelo Ebrard; igual le dice “padre político” al exgobernador cetemista Juan Millán Lizárraga, que le reconoce la figura al hijo del Maquío y enemigo de Millán, Manuel Clouthier Carrillo.

El nuevo gobernador de Sinaloa es un hombre que le dice a los ciudadanos lo que desean: Que no permitirá “ratas”, que en materia de seguridad tomará el “toro por los cuernos”, que ya no habrá “nuevos ricos“, que desea ser “el mejor gobernador de México” y hacer de Sinaloa, tierra de ejecuciones continuas y cuna del narcotráfico, “el mejor lugar para vivir”.

Tal vez lo que mejor ilustre su escaso partidismo, sea la asistencia a su toma de posesión celebrada ayer por la mañana.

Invitó por igual al secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora; al jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard; al presidente nacional del PRD, Jesús Ortega; al presidente nacional del PAN, Gustavo Madero; al presidente nacional de Convergencia, Luis Waltson; a la coordinadora de los diputados del PAN, Josefina Vázquez Mota; al secretario de Desarrollo Social, Heriberto Félix Guerra; al diputado federal Manuel Clouthier Carrillo; al senador de la República, Francisco Labastida Ochoa; y al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Dan Nobel de Medicina a descubridores del virus de Hepatitis C

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.
5 de octubre, 2020
Comparte

El británico Michael Houghton y los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice fueron los galardonados este año con el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

La Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska, la encargada de elegir al ganador del Nobel en el área médica, destacó que los tres virólogos “han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud global que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo”.

El organismo añadió que con sus estudios, los científicos habían ayudado a salvar millones de vidas aislando e identificando el virus, permitiendo que los suministros de sangre en todo el mundo fueran examinados para detectar la hepatitis C y evitando la transmisión de la enfermedad.

El descubrimiento permitió que “ahora existan análisis de sangre altamente sensibles para el virus que prácticamente han eliminado la hepatitis por transfusión en muchas partes del mundo”, explicó la entidad, con sede en Estocolmo.

La hepatitis —o inflamación del hígado— es una enfermedad prehistórica y algunos la consideran una de las principales plagas que han afectado a la salud humana a lo largo de los tiempos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 325 millones de personas en todo el mundo padecen esta afección de forma crónica y 1,4 millones mueren cada año por esta causa.

Imagen de infección con VHC

iStock
La hepatitis C es considerada la más peligrosa porque es una enfermedad que puede causar mucho daño sin que uno lo sepa.

Es la segunda enfermedad infecciosa más mortífera después de la tuberculosis y las más comunes son la hepatitis A, B o C.

Hepatitis C

La hepatitis C, en la que los tres premiados con el Nobel centraron sus estudios, es una de las variantes más dañinas y letales de las hepatitis virales.

Se cree que la mayoría de los que la contraen son personas que compartieron agujas con alguien infectado o que recibieron transfusiones de sangre contaminada con el virus (antes de 1990 no se revisaba la sangre donada en busca de este virus).

Presentación

Getty Images/Jonathan Nackstrand
La Asamblea del Nobel durante la presentación del trabajo de los tres científicos.

Harvey J. Alter nació en Nueva York y ejerció durante años en la Universidad de Georgetown, hasta que en 1969 se reincorporó al Instituto Nacional de Sanidad (NIH), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Fue codescubridor de un antígeno clave para detectar el virus de la hepatitis B,

Más tarde encabezó un proyecto en el Centro Clínico del NIH que creó un almacén de muestras sanguíneas utilizadas para descubrir las causas y reducir el riesgo de hepatitis asociada a las transfusiones.

Nombrado en 2002 miembro de la Academia Nacional de Ciencias (NAS) y del Instituto de Medicina de Estados Unidos, fue investigador principal de estudios para identificar la hepatitis C.

Michael Houghton, nacido en Reino Unido, ha ejercido en su país y también en Canadá, donde ha continuado prácticamente toda su carrera al frente del departamento de Virología de la Universidad de Alberta.

Junto con su equipo, identificó la secuencia de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado.

La mayoría de estos fragmentos provenían del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos habrían derivado del virus desconocido, lo que permitió su localización.

Busto de Alfred Nobel

Getty Images
El premio asciende este año a US$1,2 millones y el de Medicina es el primero de los Nobel que se anuncia cada año.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento (Estados Unidos) y ejerce desde 2001 en el Centro de Estudios de la Hepatitis C de la Universidad Rockefeller.

Desde su laboratorio, considerado puntero en los estudios del virus, se ha investigado la replicación del virus y las respuestas inmunes innatas que limitan la infección. Su grupo también está desarrollando nuevos modelos experimentales en animales y en cultivos.

Semana de Premios Nobel

Con el anuncio de este lunes se abre la semana en la que se darán a conocer los ganadores del resto de Premios Nobel: Física (martes), Química (miércoles), Literatura (jueves), Paz (viernes) y Economía (lunes de la próxima semana).

El premio asciende este año a US$1,2 millones y es el primero de los Nobel que se anuncia.

La totalidad de los galardones se entrega el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en actos paralelos en Estocolmo, para los científicos, de Literatura y Economía, mientras que el de la Paz se celebra en Oslo.

El Premio Nobel de Medicina recayó el año pasado en William Kaelin y Gregg Semenza y Peter Ratcliffe por su investigación sobre cómo sienten las células y se adaptan al oxígeno disponible.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.