Controla Ejército la Plaza Tahrir en El Cairo; hay ya siete muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Controla Ejército la Plaza Tahrir en El Cairo; hay ya siete muertos

3 de febrero, 2011
Comparte

El Ejército egipcio se desplegó por primera vez de forma masiva en la Plaza Tahrir para evitar que se repitan los violentos incidentes de ayer, mientras el vicepresidente Omar Suleiman intenta activar el diálogo con la oposición.

Cuantiosas fuerzas militares amanecieron en todos los accesos a la emblemática plaza para bloquear el paso a los simpatizantes del régimen del presidente Hosni Mubarak, que ayer protagonizaron violentos enfrentamientos cuando se entremezclaron con los manifestantes que exigen reformas

Estos enfrentamientos, que comenzaron ayer al mediodía, suman siete muertos y al menos mil 200 de heridos, dijo hoy un portavoz de Movimiento 6 de Abril, promotor de las protestas, citando a fuentes médicas de la plaza Tahrir (plaza Liberación) .

En la décima jornada de protestas para exigir que Mubarak dimita inmediatamente se ven más tanques, y sobre todo más soldados, concentrados en los alrededores y dentro de la plaza, escenario de los enfrentamientos más sangrientos desde que comenzaron las protestas.

La pasada madrugada el Ejército debió intervenir con fuego real para separar a simpatizantes y oponentes al régimen, y haciendo notar su presencia de forma masiva en los alrededores.

La capital se levantó en relativa calma aunque a primera hora se vieron jóvenes con barras de hierro y palos tratando de encontrar una fisura en el hermético bloqueo impuesto por los soldados.

“No se pueden acercar. Es muy peligroso”, advirtió Salim, paradójicamente mientras sostenía en su mano una barra de hierro.

Él y los suyos parecen los dueños en muchas partes cercanas a la plaza Tahrir y este tipo de bandas han agredido a más de un periodista porque no les gusta que les filmen o saquen fotos, en particular después de que las de ayer dieran la vuelta al mundo y desacreditaran al régimen.

Los simpatizantes de Mubarak acusan a los medios extranjeros de “promover y alentar la revuelta”, por lo que en hoteles frecuentados por periodistas extranjeros se han impuesto medidas de seguridad excepcionales.

En el Hotel Ramses, a los pies del Nilo y cerca de la Plaza de la Liberación (Tahrir), los empleados cachean en la entrada a cualquiera que entre para impedir que se cuele algún indeseable.

En los disturbios de ayer miércoles por la mañana, que estallaron al tomar las calles los simpatizantes del régimen, -algunos analistas han señalado que con conocimiento de éste-, murieron siete personas y más de cien resultaron heridas de gravedad.

Se suman un centenar de muertos en todo el país desde el comienzo de las protestas.

“No queremos que Mubarak se vaya. Somos muchos más que el millón que se manifestó (el martes) para que se fuera. Somos 79 millones”, afirmó Mohamed Abu Ali mientras observa el avance de un tanque que intenta situarse entre los dos bandos.

Con la policía ausente desde hace una semana y el ejército exhibiendo una posición relativamente pasiva, Egipto se encuentra al borde del abismo en manos de dos grupos que dividen y traumatizan el país de las pirámides y los faraones.

En otras partes de El Cairo hay una mayor normalidad ayudada por la vuelta de Internet y la recuperación completa de la telefonía móvil.

Mientras la tensión se sigue respirando en la calle, el vicepresidente egipcio Omar Suleiman, mano derecha de Mubarak, trata de cumplir su petición de abrir el diálogo con la oposición, que se ha dividido entre los que aceptan hablar “con algunas condiciones” y los que de plano lo rechazan.

Los partidos laicos, demócratas y nacionalistas aceptan en general la oferta de diálogo, mientras que el del ex secretario general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Muhamad ElBaradei, y los Hermanos Musulmanes, el principal partido islámico y que aún está ilegalizado, exigen antes que Mubarak se vaya.

“Hemos rechazado encontrarnos con ellos. Nuestra demanda es que Mubarak dimita y que se garantice la seguridad en la Plaza Tahrir”, dijo este jueves ElBaradei.

Portavoces islámicos adelantan que cualquier acuerdo que salga de la mesa de diálogo entre el régimen y los partidos laicos y nacionalistas será rechazado por ellos, resaltando que sólo la salida de Mubarak de la presidencia puede propiciar un diálogo sincero.

Suleiman, responsable también de los servicios de inteligencia, centra toda su atención en que los sucesos de ayer no vuelvan a repetirse, consciente de que en esa coyuntura nunca podrá entablar un diálogo constructivo del que busca a apartar a los partidos más extremistas.

En un gesto conciliador, el nuevo primer ministro egipcio, Ahmed Shafiq, pidió este jueves “disculpas” por los enfrentamientos de las últimas 24 horas y prometió que los culpables serán castigados.

“No hay excusa para atacar a los manifestantes que han protestado en forma pacífica y por lo tanto me disculpó por esas acciones”, indicó Shafiq a una emisora local.

Esta fue la segunda vez que Shafiq ha pedido disculpas esta semana, luego que en la primera lamentó que el gobierno no hizo caso a las reiteradas llamadas para realizar un cambio político.

“Cuando las investigaciones revelen quién está detrás de estos crímenes y quiénes permitieron que esto sucediera, prometo que tendrán que rendir cuentas y serán castigados por lo que hicieron”.

Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en Miami: 4 motivos de alarma en el nuevo epicentro de la pandemia en EU

Miami registra un creciente número de casos de coronavirus, demora en los resultados de los test y aumento de las hospitalizaciones.
13 de julio, 2020
Comparte
miami

EPA
Las playas de Miami se han llenado en medio de la pandemia

Cuando Raúl Reina*, un cubanoestadounidense de 37 años residente en Miami, despertó en medio de la madrugada a finales de junio con fiebre, escalofríos y un fuerte dolor de cabeza tuvo un presentimiento: su mayor temor de los últimos tiempos se había hecho realidad.

“Lo primero que pensé fue que era coronavirus. Por eso fui y me hice la prueba ese mismo día, un sábado por la mañana”, le dice a BBC Mundo.

Sin embargo, como los síntomas desaparecieron horas después, pensó que había sido una falsa alarma.

Dos días después, como no había recibido los resultados de la prueba y ya se sentía bien, regresó a su trabajo en una barbería en el oeste de la ciudad. Lo hizo hasta el siguiente fin de semana siguiente, cuando finalmente llegaron los resultados: había dado positivo por el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2.

Poco más tarde, su cuñada también presentó síntomas y también su esposa embarazada, que tuvo que ser ingresada en cuidados intensivos.

El caso de Raúl y sus familiares es solo uno de los tantos miles que ha reportado el estado en las últimas semanas en Miami donde el creciente número de casos, la demora en los resultados de los test, el aumento en las hospitalizaciones y el escaso rastreo de contactos han contribuido a convertirlo en el nuevo epicentro del covid-19 en Florida y en EE.UU.

Los números han ido multiplicándose por día y solo el pasado domingo, el estado reportó casi 15,300 nuevos contagios, la tercera parte de los cuales se registraron en Miami-Dade.

En total, hasta este lunes, Florida había reportado 282,435 casos y 4,277 fallecidos desde que empezó la pandemia, mientras Miami-Dade, su condado más poblado y centro de la vida turística del sur de EE.UU., los contagios eran 67,713 y los muertos los 1,143.

En Estados Unidos, el número de contagios confirmados superaba los tres millones y eran 135,500 las muertes, mientras a nivel global se habían reportado 13 millones de casos y casi 600,000 fallecidos, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

miami

Getty Images
Miami ha reportado un aumento notable en los casos positivos.

Ha sido un cambio abrupto desde que en mayo pasados muchos medios hablaban del “milagro de Florida”, que había logrado mantener en menos de 1,000 el número de casos por día.

Ahora, con algunos hospitales ya casi al tope de su capacidad, las autoridades médicas temen que la situación pueda empeorar en fechas venideras, ya que estiman que la cima de la curva de contagios podría tener lugar dentro de dos o tres semanas.

De acuerdo con el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, dado que la cifra de positivos supera el 20%, las autoridades dan por hecho que una de cada cuatro personas tiene coronavirus, presente síntomas o no.

Sin embargo, esta no es la única cifra que preocupa. En BBC Mundo te comentamos otras 4.

1. Alto número de contagios

El número de nuevos casos reportados el domingo en Florida marcó récord como el más alto que se registra en todo el país desde que comenzó la pandemia.

Sin embargo, el estado ha ido rompiendo sus propias marcas de contagios casi todos los días desde finales de junio y dobla el número de casos casi cada dos semanas.

Solo este lunes se reportaron 12,600 nuevos positivos, de los cuales 3,576 tuvieron lugar en Miami. Y aunque el número es menor que el día anterior, marca el segundo récord de mayor cantidad de casos a nivel nacional.

“Detrás de esos números hay dos factores principales: la reapertura del estado y algunas posturas hacia el distanciamiento social de algunas personas que actúan como si la pandemia ya hubiera terminado”, le dice a BBC Mundo la epidemióloga Mary Jo Trepka, profesora de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

miami

EPA
Miami comenzó a reabrir su economía a finales de mayo.

Luego de mantener una curva de contagios estable por meses, los nuevos casos comenzaron a aumentar en Florida poco después de que las autoridades iniciaran el proceso de reapertura a finales de mayo pasado.

La medida ha sido cuestionada por varios expertos en salud pública por considerar que ocurrió demasiado pronto y que no ha sido seguida de regulaciones estrictas para asegurar el distanciamiento social.

En una conferencia de prensa este lunes, sin embargo, Giménez y su equipo atribuyeron el aumento únicamente a “conductas irresponsables” de los ciudadanos e indicaron que no se considera de momento imponer un nuevo cierre del condado por los perjuicios que puede tener para la economía.

“Si simplemente seguimos las reglas, mantenemos nuestras máscaras y nuestra distancia, nos lavamos las manos, lo que hemos abierto se puede quedar así de una manera relativamente segura. En este momento, no tengo ninguna intención de ir más allá”, dijo este lunes en conferencia de prensa.

El gobernador de Florida

EPA
El gobernador de Florida se ha negado a tomar medidas estrictas para cerrar otra vez la economía del estado.

Las autoridades de Miami reimpusieron hace días un toque de queda en las noches, decretaron obligatorio el uso de mascarilla y volvieron a cerrar los bares.

Sin embargo, aunque en un inicio el alcalde anunció que volvería a cerrar restaurantes y gimnasios, pocas horas después cambió de opinión. Los restaurantes pueden operar solo en espacios al aire libre, mientras los que vayan a los gimnasios deben usar mascarillas.

Las playas continúan abiertas y en los supermercados, tiendas y centros comerciales ya no se controla el número de personas que entra o sale.

Aunque tanto en el estado como en Miami el número de pruebas de covid-19 que se realiza cada día ha ido aumentando, un estudio de la Universidad de Miami muestra que todavía no es suficiente y que el total de casos positivos podría ser incluso 10 veces mayor.

2. Hospitales saturados

Datos de la Agencia para la Administración de Atención Médica (AHCA) de Florida revelan que el número de hospitalizaciones ha aumentado notablemente en los últimos días.

Hasta la mañana de este lunes, solo el 22.92% de las camas estaban disponibles en todos los hospitales del estado, mientras solo quedaba el 18.69% libre en las unidades de cuidados intensivos (UCI), indispensables para casos más graves.

“Una de las medidas que se están tomando es que los hospitales han parado los procedimientos electivos para tener mayor disposición de camas. Pero incluso así, hay personas que necesitan cirugías y ciertos procedimientos, lo que crea una situación seria”, señala Trepka.

miami

EPA
Las autoridades de Miami impusieron el uso de máscaras ante el aumento de los casos.

Y si bien la carencia de camas era peor en algunos condados con menor población y número de hospitales, la situación se volvía más crítica en Miami, donde se reporta el mayor número de casos.

Allí solo quedaba disponible el 20% de las camas en sus hospitales mientras solo restaba el 16.20% libre en las UCI.

Según datos del condado, el domingo las hospitalizaciones por covid-19 aumentaron a 1,898, mientras, el 1 de julio pasado, el número de admitidos era de 1,298 y hace una semana (el 6 de julio) fue 1,657.

Trepka considera que, aunque los hospitales todavía tienen cierta capacidad, la situación se podría volver muy difícil dentro de un par de semanas o un mes por un potencial aumento de casos.

“Típicamente ves una especie de retraso desde que aumenta el número de casos y el número de hospitalizaciones. Ahora estamos viento un gran número de casos, por lo que es previsible que en unas semanas las hospitalizaciones también aumentarán“, afirma.

3. Demora en los resultados

A medida que el virus se propaga, un mayor número de personas ha acudido a los lugares destinados para las pruebas, lo que ha conllevado colas, filas enormes de carros en espera y que se agoten los test en cuestión de horas en algunas locaciones.

Pero el alto número de casos también ha hecho que los tiempos de procesamiento de resultados sean mayores.

“Cada persona que se realiza una prueba de coronavirus en Florida debe esperar un promedio de cinco días para obtener sus resultados”, indica Trepka.

filas

Getty Images
Las largas filas de espera para las pruebas de covid-19 son una constante en las últimas semanas en Miami.

Así, las cifras que informan a diario las autoridades, no reflejan siempre los casos que se realizaron la prueba el día anterior, sino muchas ocasiones, son persona que tomaron el test varios días e incluso, semanas antes.

“Hay laboratorios que están dando los resultados en un par de días y hay otros que tardan incluso más de siete. Esto es un gran problema y es un gran inconveniente, por los riesgos de salud pública que implica”, asegura la epidemióloga.

Esto ha llevado a que muchas personas, al no presentar más síntomas, vuelvan a sus actividades cotidianas antes de conocer que dieron positivo, lo que multiplica los riesgos de nuevos contagios.

En la conferencia de prensa de este lunes, las autoridades de Miami reconocieron que las demoras obedecían al alto número de pruebas y a la falta de capacidad en los laboratorios locales para procesar las muestras.

Ante esta situación, Trepka recomienda que, como medida de precaución, cualquier persona que presente síntomas se aísle mientras espera los resultados.

4. Escaso rastreo de contactos

De acuerdo con Trepka, uno de los elementos que ha conllevado el aumento del número de casos es que las capacidades para el rastreo de contactos se han visto limitadas.

Desde hace varias semanas, medios de Florida han cuestionado a las autoridades locales por lo que consideran un “débil manejo” del rastreo de casos y un escaso número de funcionarios en esa tarea.

Según datos del informe estatal diario sobre la situación del coronavirus, hasta este lunes, más del 40% del total de nuevos casos reportados no habían sido contactados.

“El problema es que el número de pruebas positivas reportadas en los últimos días ha aumentado en alrededor de 10 veces en comparación con lo que teníamos hace un mes atrás. Pero el personal en el Departamento de Salud no ha aumentado en esa proporción para facilitar el rastreo de contactos”, señala Trepka.

miami

EPA
Los casos de coronavirus han crecido hasta 10 veces en comparación con el mes anterior.

El pasado jueves, el alcalde de Miami anunció la firma de acuerdo de US$14 millones para contratar 250 rastreadores de contacto adicionales en el condado hasta fin de año.

“Hemos estado trabajando estrechamente con el gobernador Ron DeSantis y el equipo del Cirujano General de Florida para aumentar la localización de contactos en todo el condado de Miami-Dade. Aprecio el compromiso del gobernador de ayudar a expandir el rastreo de contactos en el sur de Florida, que ha sido el más afectado por el covid-19”, dijo en un comunicado.

La Asociación Nacional de Funcionarios de Salud del Condado y la Ciudad estima que durante una pandemia, las comunidades necesitan 30 rastreadores de contacto por cada 100.000 personas.

El Departamento de Salud de Florida asegura tener unos 1.600 para una población de más de 21 millones.

*El nombre es ficticio ya que nos pidió salvaguardar su identidad.


https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.