Recuento: Los 18 días de conflicto en Egipto. Adiós a Mubarak.
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Recuento: Los 18 días de conflicto en Egipto. Adiós a Mubarak.

Por Omar Granados
11 de febrero, 2011
Comparte
Soldado egipcio frente al edificio de la televisión estatal en El Cairo, mientras miles protestan. Foto: Yannis Behrakis/Reuters

(Haga clic en las imágenes para agrandar) Soldado egipcio frente al edificio de la televisión estatal en El Cairo, mientras miles protestan. Foto: Yannis Behrakis/Reuters.

En Egipto miles de activistas llamaron a un levantamiento en su propio país, para protestar contra la pobreza, el desempleo, la corrupción gubernamental y el Estado del presidente Hosni Mubarak, quien ha estado en el poder durante tres décadas. Las protestas se dieron en el contexto del exitoso movimiento de protesta llevado a cabo en Túnez, país vecino. Al Jazeera elaboró un detallado recuento a partir de su cobertura en el Medio Oriente.

Miles de manifestantes hacen sus oraciones de la tarde frente a militares. Foto: Pedro Ugarte/AFP/Getty Images

Miles de manifestantes hacen sus oraciones de la tarde frente a militares. Foto: Pedro Ugarte/AFP/Getty Images

25 de enero: En un día de fiesta nacional para conmemorar a las fuerzas policiales, los egipcios salieron a las calles en gran número, calificándolo de un “día de ira”. Miles de personas marcharon en el centro de El Cairo hacia las oficinas del gobernante Partido Nacional Democrático, así como al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la televisión estatal. Protestas similares se reportaron en otras ciudades de todo el país. Después de unas horas de relativa calma, la policía y los manifestantes chocaron, la policía disparó gases lacrimógenos y agua contra los manifestantes que gritaban “¡Abajo con Mubarak!” en la plaza Tahrir, la principal de El Cairo.

Protestas estallaron en la ciudad mediterránea de Alejandría, el Delta del Nilo, las ciudades de Mansura y Tanta y en las ciudades del sur de Asuán y Assiut. Horas después del comienzo de las protestas en todo el país, el Ministerio del Interior lanzó un comunicado culpando a los Hermanos Musulmanes de Egipto de fomentar los disturbios, algo que la Hermandad Musulmana negó.

Organizadores de la protesta en Egipto afirmaron que en gran medida se basó en los medios de comunicación sociales como Facebook y Twitter. El ministro del Interior de Egipto dijo que tres manifestantes y un policía murieron durante las manifestaciones contra el gobierno.

Manifestantes cantan consignas de forma festiva en la plaza Tahrir en El Cairo. Foto: Pedro Ugarte/AFP/Getty Images.

Manifestantes cantan consignas de forma festiva en la plaza Tahrir en El Cairo. Foto: Pedro Ugarte/AFP/Getty Images.

26 de enero: Un manifestante y un policía murieron en el centro de El Cairo tras un choque entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad con piedras y bombas de gasolina por segundo día consecutivo, según testigos.

La policía utilizó gases lacrimógenos, cañones de agua y toletes para dispersar a los manifestantes en El Cairo. Los testigos dijeron que municiones de guerra también fueron disparadas al aire. En Suez -el escenario de sangrientos enfrentamientos del día anterior- la policía y manifestantes chocaron de nuevo.

El personal médico en Suez dijo que 55 manifestantes y 15 policías resultaron heridos.

Robert Gibbs, portavoz de Barack Obama, el presidente de EU, dijo a los reporteros que el gobierno debe “demostrar su capacidad de respuesta al pueblo de Egipto” por el reconocimiento de sus “derechos universales”.

Hassan al Roueini, comandante militar de El Cairo se une a los manifestantes en la plaza Tahrir. Foto: Suhaib Salem/Reuters

Hassan al Roueini, comandante militar de El Cairo se une a los manifestantes en la plaza Tahrir. Foto: Suhaib Salem/Reuters

27 de enero: Mohamed El Baradei, el exjefe del organismo de control nuclear de la ONU y ganador del Nobel de la Paz, llegó a Egipto para unirse a las protestas. El Baradei se dijo dispuesto a “liderar la transición” en Egipto.

Facebook, Twitter y los servicios de Blackberry Messenger fueron interrumpidos.

Mientras tanto, continuaron las protestas en varias ciudades. Cientos fueron arrestados, pero los manifestantes dijeron que no se rendirían hasta que se cumplieran sus demandas. Manifestantes chocaron con la policía en los barrios de El Cairo.

La violencia llegó también a la ciudad de Suez  y en la zona norte de Sinaí, el jeque Zuweid y varios beduinos tuvieron un choque con la policíaen el que murió un joven de 17 años de edad.

Abogados protestaron en la ciudad portuaria mediterránea de Alejandría y la ciudad del delta del Nilo Toukh, al norte de El Cairo.

Manifestantes besan a un soldado egipcio en la plaza Tahrir. Foto: Asmaa Waguih/Reuters

Manifestantes besan a un soldado egipcio en la plaza Tahrir. Foto: Asmaa Waguih/Reuters

28 de enero: Los usuarios de teléfonos móviles, mensajes de texto y de Internet reportaron falla en estos servicios mientras el país se preparaba para una nueva ola de protestas, por lo que militares reforzaron estado de sitio en Egipto.

La agencia de noticias Associated Press afirmó que una fuerza de élite antiterrorista especial se desplegó en puntos estratégicos alrededor de El Cairo en las horas previas a las protestas previstas.

Se reporta que el gabinete egipcio renunció ante las protestas generalizadas en todo el país.

Mientras tanto, un abogado de la opositora Hermandad Musulmana, dijo que 20 miembros de este grupo proscrito han sido detenidos durante la noche. Egipto se mantuvo en el borde, mientras la policía y manifestantes chocaron en todo el país.

Once civiles murieron en Suez y hubo 170 heridos. No se reportaron muertes en El Cairo. Al menos 1.030 personas fueron lesionadas en todo el país. Los disturbios continuaron durante toda la noche y el movimiento advirtió que rechaza el gobierno de Mubarak, quien de nuevo se negó a dimitir y no apareció en público.

Después de que los militares anunciaran que las demandas de los egipcios serían cumplidas, la gente celebra en El Cairo. Foto:Tara Todras/Whitehill/AP

Después de que los militares anunciaran que las demandas de los egipcios serían cumplidas, la gente celebra en El Cairo. Foto:Tara Todras/Whitehill/AP

29 de enero: Soldados egipcios aseguraronn el famoso museo de El Cairo, protegiendo miles de artefactos de valor incalculable, como la máscara de oro del rey Tutankamón. La mayor amenaza para el Museo Egipcio, que atrae a millones de turistas al año, provino del fuego que ardió en la sede del partido del gobierno, incendiado por los manifestantes contra el gobierno.

Miles de manifestantes contra el gobierno en la plaza Tahrir de El Cairo mantuvieron su posición a pesar de que las tropas dispararon al aire en un intento por dispersarlos.

Hosni Mubarak, por primera vez durante sus tres décadas en el poder renovó el gabinete y nombró a un vicepresidente. Omar Suleiman, fue nombrado segundo al mando. Suleiman, antiguo jefe de espionaje del país, ha estado trabajando en estrecha colaboración con Mubarak, durante la mayor parte de su reinado.

Fuentes de Al Jazeera indicaron que el ejército ha sido desplegado en la ciudad turística de Sharm el Sheij. El corresponsal de Al Jazeera en la ciudad de Suez dijo que la ciudad fue testigo de una “noche totalmente caótica”, pero que las calles estaban tranquilas al amanecer.

En un comunicado dado a conocer en Berlín el sábado, los líderes de Gran Bretaña, Francia y Alemania dijeron que estaban “profundamente preocupados por los acontecimientos en Egipto”.

La embajada de EU en El Cairo ha informado a todos los estadounidenses actualmente en Egipto piensan en abandonar lo antes posible, habida cuenta de los disturbios. Las autoridades británicas han aconsejado en contra de todo viaje no esencial al país para sus ciudadanos.

Opositores egipcios muestran el signo de la victoria en la plaza Tahrir. Foto: Yannis Behrakis/Reuters

Opositores egipcios muestran el signo de la victoria en la plaza Tahrir. Foto: Yannis Behrakis/Reuters.

30 de enero: Miles de manifestantes contra el gobierno en la plaza Tahrir de El Cairo mantuvieron su posición, a pesar de que las tropas disparan al aire en un nuevo intento por dispersarlos. Hosni Mubarak, por primera vez durante sus tres décadas en el poder, nombró a un vicepresidente.

Prohiben y cierran las instalaciones de la televisora árabe Al JAzeera.

El hombre ahora el segundo al mando es Omar Suleiman, jefe de espionaje del país antiguo, que ha estado trabajando en estrecha colaboración con Mubarak, durante la mayor parte de su reinado. Turquía ha anunciado que va a enviar aviones para evacuar a sus ciudadanos, después de la embajada de EU en El Cairo informó a todos los estadounidenses actualmente en Egipto a pensar en abandonar lo antes posible.

Blogueros antibubernamentales trabajan en sus laptops desde la plaza Tahrir. Foto: Patrick Baz/AFP/Getty Images

Blogueros antibubernamentales trabajan en sus laptops desde la plaza Tahrir. Foto: Patrick Baz/AFP/Getty Images

31 de enero: el presidente Hosni Mubarak se negó a renunciar, en medio de crecientes llamados para su renuncia. Los manifestantes desafiaron el toque de queda impuesto por los militares.

Miles de personas se reunieron en la plaza Tahrir de El Cairo y cientos de personas marchan a través de Alejandría. El acceso a Internet en Egipto se reportó de mala calidad según la mayoría de los informes.

El nueva vicepresidente prometió un diálogo con el fin de impulsar reformas constitucionales. Los manifestantes acampados en la plaza Tahrir conformaron una variedad de grupos políticos y demográficos.

Los grupos de oposición convocaron a una “marcha de un millón de personas” y a una huelga general  para conmemorar una semana desde que el movimiento de protesta comenzó.

Las fuerzas armadas reiteraron que no se intenta hacer daño a los manifestantes. 250 mil personas se reunieron en la plaza Tahrir de El Cairo, el presidente Mubarak pidió a su nuevo primer ministro, Ahmed Shafiq, iniciar conversaciones con la oposición.Los militares aceptaron como legítimas las demandas opositoras.

La UE hizo un llamamiento para celebrar elecciones libres y justas en Egipto. Los inversionistas en todo el mundo retiraron un importante capital de Egipto en medio de crecientes disturbios.

Egipto liberó a los seis periodistas de Al Jazeera que fueron arrestados en la capital egipcia, El Cairo. La estrella del cine egipcio Omar Sharif, conocido por su papel en Lawrence de Arabia, añadió su voz a los que piden, Hosni Mubarak, que dimita, informó Reuters.

El ex presidente de EE.UU. Jimmy Carter pidió que tras los disturbios en Egipto -un “temblor en la tierra”, y dijo que Mubarak, “tendrá que salir”.

Israel instó al mundo a bajar el tono de la crítica a Mubarak, en medio de los disturbios. El presidente Mubarak pidió a su nuevo primer ministro, Ahmed Shafiq mantener los subsidios del gobierno y los precios reducidos.

Al Jazeera dijo que su señal a través de la región árabe se enfrentó a una interferencia en una escala que no ha experimentado antes.

Manifestantes en la plaza Tahrir muestran un poster gigante que dice "los mártires de la revolución". Foto: Amr Nabil/Associated Press

Manifestantes en la plaza Tahrir muestran un poster gigante que dice "los mártires de la revolución". Foto: Amr Nabil/Associated Press

1 de febrero: Hosni Mubarak anunció en un discurso televisado que no se postulará para la reelección, pero se negó a dimitir de su cargo -lo cual fue la demanda principal de millones de manifestantes que protestaron a través de Egipto.

Mubarak prometió reformas a la Constitución, en particular el artículo 76, el cual hace prácticamente imposible que los candidatos independientes para postularse para un cargo. El ahora expresidente dijo que su gobierno se centrará en la mejora de la economía y crear puestos de trabajo.

Mohamed ElBaradei, la figura de la oposición egipcia que regresó a El Cairo para participar en las protestas, dijo que la promesa de Mubarak de no presentarse de nuevo a la presidencia fue un acto de engaño. Abdelhalim Kandil, líder del movimiento de oposición de Egipto Kifaya (Basta), dijo que la oferta de Mubarak para no servir a un sexto mandato como Jefe de Estado no fue suficiente.

Obama elogió a los militares egipcios por su patriotismo y por permitir las manifestaciones pacíficas. Dijo que sólo el pueblo egipcio puede escoger a sus líderes. Poco después de su discurso, se produjeron enfrentamientos entre los partidarios de Mubarak y los manifestantes antigubernamentales en la ciudad mediterránea de Alejandría

El número de manifestantes en la plaza Tahrir de El Cairofue de más de un millón de personas. Otros miles salieron a las calles en todo Egipto, también en Alejandría y Suez.

Opositor ondea banderas en la plaza Tahrir: Yannis Behrakis/Reuters

Opositor ondea banderas en la plaza Tahrir: Yannis Behrakis/Reuters

2 de febrero: El ejército mantuvo tanques desplegados en diferentes posiciones en los alrededores de la plaza Tahrir. Google mejoró su tecnología speak2tweet para el pueblo en Egipto, la cual permite que sus mensajes de voz se puedan leer en una cuenta de Twitter.

El diario LA Times informó que el empresario de Boston Hadid Habbab pidió a voluntarios ayudar a encontrar a su amigo desaparecido, el ejecutivo de Google, Wael Ghonim, que desapareció durante las protestas.

Los servicios de Internet se reportaron por lo menos parcialmente restaurados en El Cairo, después de un apagón de cinco días destinado a obstaculizar las protestas contra el régimen.

El vicepresidente de Egipto dijo que las protestas contra el gobierno se deben detener antes del diálogo mientras violentos  enfrentamientos se extendieron alrededor de la plaza Tahrir en el centro de El Cairo.

Hasta mil 500 personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad, y al final del día por lo menos tres muertes fueron reportadas por la agencia de noticias Reuters.

Militares egipcios permitieron que miles de partidarios de Mubarak, armados con palos y cuchillos, entraran en la plaza Tahrir para golpear a los manifestantes.

El gobierno comunista de China censuró las noticias provenientes de Egipto y sólo permitió la publicación de noticias de la agencia estatal de noticias Xinhua.

Un soldado observa a los manifestantes rezar en la plaza Tahrir. Foto: Emilio Morenatti/AP

Un soldado observa a los manifestantes rezar en la plaza Tahrir. Foto: Emilio Morenatti/AP

3 de febrero: Se reportaron fuertes ráfagas de disparos dirigidos a los manifestantes antigubernamentales en Tahrir. Hubo al menos cinco personas muertas y varias más heridas, según informes.

El Ejército egipcio se desplegó por primera vez de forma masiva en la Plaza Tahrir, mientras un ciudadano mexicano se reportó herido en el país africano.

Ráfagas de armas automáticas y de gran alcance comenzaron a las 4 de la mañana se prolongaron durante más de una hora.

Manifestantes ondean la bandera nacional con la consigna "Enero 25". Foto: Mohammed Abed/AFP/Getty Images.

Manifestantes ondean la bandera nacional con la consigna "Enero 25". Foto: Mohammed Abed/AFP/Getty Images.

4 de febrero: Cientos de miles de manifestantes antigubernamentales se reunieron en la plaza Tahrir de El Cairo en lo que han denominado el “Día de Salida” de Mubarak. Cantos instando a Hosni Mubarak para irse resonaron en toda la plaza.

Los multitudinarios rezos del viernes transcurrieron en El Cairo sin altercados y en particular en la Plaza Tahrir, donde cientos de miles volvieron a concentrarse en el que denominaron el “Día de la partida” del presidente Hosni Mubarak.

El gobierno de Estados Unidos dialogó con altos funcionarios egipcios sobre la posible renuncia inmediata del presidente Hosni Mubarak y la formación de un gobierno interino con apoyo militar, mientras se informó que las protestas cuestan 310 millones de dólares diarios.

El presidente Hosni Mubarak hizo una declaración de 17 minutos a la nación. Foto: Egypt TV vía APTN/AP

El presidente Hosni Mubarak hizo una declaración de 17 minutos a la nación. Foto: Egypt TV vía APTN/AP

5 de febrero: Miles de personas dentro de la plaza Tahrir en medio del temor de que los militares busquen evacuar la plaza, mientras Mubarak se reunió con su gabinete en medio de una enorme tensión.

El presidente Barack Obama dijo que el mandatario egipcio Hosni Mubarak debería actuar como un estadista y transferir el poder a un gobierno más representativo.

El ministro de Salud egipcio dijo que 11 personas murieron, mientras que la ONU dijeron que 300 personas habrían muerto en todo el país desde que comenzaron las protestas. Las agencias de noticias contabilizaorn este día más de 150 muertos en morgues en Alejandría, Suez y El Cairo.

Reuters citó a la televisión estatal egipcia que afirmó que “terroristas” han apuntado a un gasoducto entre Israel y Egipto en el norte de Sinaí. El gobernante de Egipto renunció al liderazgo del Partido Nacional Democrático, junto con su hijo Gamal Mubarak

Opositores a Mubarak agitan sus zapatos contra el ahora expresidente. Foto: Pedro UgarteAFP/Getty Images

Opositores a Mubarak agitan sus zapatos contra el ahora expresidente. Foto: Pedro UgarteAFP/Getty Images

6 de febrero: La opositora Hermandad Musulmana, dijo en un comunicado que “ha decidido participar en una ronda de diálogo a fin de comprender la gravedad de los funcionarios para hacer frente a las demandas del pueblo”.

Los bancos fueron oficialmente reabiertos durante 3,5 horas, y la policía de tránsito estuvo de vuelta en las calles de El Cairo, en un intento de  volver a la normalidad.

Las protestas continuaron en la Plaza Tahrir, hubo informes de disparos al aire del ejército cerca del cordón establecido dentro de las barricadas, cerca del Museo Egipcio.

Cables filtradospor Wikileaks enviados por fax al interior de Egipto sugirieron que Omar Suleiman, el nuevo vicepresidente de Egipto, llevaba mucho tiempo tratando de demonizar a la opositora Hermandad Musulmana con sus contactos en EU.

Manifestantes reaccionan contra Mubarak por su negativa a renunciar. Foto: Chris Hondros/Getty Images

Manifestantes reaccionan contra Mubarak por su negativa a renunciar. Foto: Chris Hondros/Getty Images

7 de febrero: Miles de personas acamparon en la Plaza Tahrir, negándose a ceder. Los bancos volvieron a abrir, las escuelas y la Bolsa permanecen cerrada.

Un cortejo fúnebre simbólico se llevó a cabo en memoria del periodista Ahmed Mahmoud, asesinado mientras filmaba los enfrentamientos entre manifestantes y la policía antidisturbios. Los manifestantes exigieron una investigación sobre la causa de su muerte.

El gobierno de Egipto aprobaron un aumento del 15% de los salarios y las pensiones en un intento por apaciguar a las masas enojadas.

Wael Ghonim, un ejecutivo de Google y activistas políticos detenidos por las autoridades estatales, fueron liberados.

Manifestantes reaccionan contra la negativa de Mubarak a renunciar. Foto: Suhaib Salem/Reuters

Manifestantes reaccionan contra la negativa de Mubarak a renunciar. Foto: Suhaib Salem/Reuters

8 de febrero: Mubarak formó una comisión para debatir y recomendar cambios constitucionales que moderarían los requisitos para ser candidato a la presidencia.

Los manifestantes continuaron reunidos en la plaza Tahrir, que se asemejaba a un masivo conglomerado de tiendas de campaña. Los manifestantes en la capital también se reunieron para protestar fuera del parlamento.

En El Cairo se vio posiblemente el mayor número de manifestantes, entre ellos egipcios que han regresado del extranjero y otros recién llegados movilizados por la liberación del activista Wael Ghonim.

Omar Suleiman, el vicepresidente de Egipto, advirtió que su gobierno “no puede tolerar las continuas protestas” durante mucho tiempo. También anunció una serie de reformas constitucionales y legislativas.

Ban Ki-moon, el jefe de la ONU, dijo que el diálogo genuino que se necesitaba para poner fin a la crisis actual, y agregó que una transición pacífica fue crucial.

Opositores y soldados escuchan la declaración del presidente egipcio. Foto: Emilio Morenatti/AP

Opositores y soldados escuchan la declaración del presidente egipcio. Foto: Emilio Morenatti/AP

9 de febrero: Los sindicatos se unieron a los manifestantes en la calle, con algunos de ellos pidiendo que Mubarak dimitiera.

Huelgas masivas comenzaron en todo el país. Treinta y cuatro presos políticos, incluidos los miembros de la Hermandad Musulmana, fueron puestos en libertad el martes, según la televisión estatal egipcia.

Human Rights Watch dijo que 302 personas murieron desde el inicio del levantamiento en favor de la democracia en Egipto el mes pasado. Sobre la base de visitas a un número de hospitales en Egipto, la organización dijo que los registros muestran el número de muertos ha llegado a 232 en El Cairo, 52 en Alejandría y 18 en Suez.

Con información de funcionarios de seguridad egipcias, Reuters informó que varios manifestantes sufrieron heridas de bala y uno murió cuando 3 mil manifestantes salieron a las calles en Wadi al-Jadid,

Citando fuentes médicas, la agencia de noticias AFP informó que hubo cinco muertos y 100 heridos en los enfrentamientos que ocurrieron durante dos días.

Ahmed Aboul Ghiet, ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, le dijo a la red al-Arabiya el miércoles que el ejército egipcio podría intervenir para “proteger al país de un intento de algunos aventureros que buscan tomar el poder”.

Opositores observan la declaración de Mubarak en la plaza Tahrir. Foto: Emilio Morenatti/AP

Opositores observan la declaración de Mubarak en la plaza Tahrir. Foto: Emilio Morenatti/AP

10 de febrero: El recién nombrado ministro de Cultura, Gaber Asfour, renunció. Su familia dijo que fue por motivos de salud pero el principal diario de Egipto, el periódico Al-Ahram, dijo que Asfour, quien también es escritor, fue criticado por sus colegas literarios por tomar el puesto.

Este día, se reportó  máxima tensión en El Cairo por amenaza de intervención militar.

El primer ministro egipcio formó un comité para reunir pruebas sobre “las prácticas ilegítimas” del gobierno en los acontecimientos de las últimas semanas. La comisión recibió informes de los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil y presentó un informe al fiscal. El tribunal penal de Egipto hizo suya la decisión de la prohibición de la salida del país de tres exministros y el gobierno congeló sus activos.

El jefe de seguridad de la ciudad egipcia de Wadi al-Jadid (Nuevo Valle) fue despedido y el capitán de la policía, quien ordenó disparar contra los manifestantes, fue detenido y será juzgado.

En medio de rumores de que se retiraría esta noche, Mubarak, da un discurso televisado que dice es “de corazón”, en el que repitió su promesa de no postularse en las próximas elecciones presidenciales.

Los manifestantes en el centro de El Cairo reaccionaron con furia cuando Mubarak dijo que permanecería en el poder hasta el mes de septiembre.  Los manifestantes agitaron sus zapatos en el aire y demandaron al ejército que se sumaran a la rebelión. El embajador de Egipto en EU, Sameh Shoukry, confirmó que Hosni Mubarak, transfirió todos los poderes del presidente al vicepresidente, Omar Suleiman, lo que a su juicio lo conviertió en el presidente ‘de facto’.

Manifestantes celebran la renuncia de Hosni Mubarak en la Plaza Tahrir. Foto: Dylan Martinez/Reuters

Manifestantes celebran la renuncia de Hosni Mubarak en la Plaza Tahrir. Foto: Dylan Martinez/Reuters

11 de febrero: Medios internacionales reportaron la salida de Mubarak de El Cairo y posteriormente se reportó que Mubarak entregó el poder a las fuerzas armadas.

El anuncio estuvo a cargo de Omar Suleiman, el vicepresidente.

El Cairo estalló de júbilo ante renuncia de Mubarak.

“La milicia tendrá que asegurar una transición que sea creíble a los ojos de los egipcios”, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a unas horas de que Hosni Mubarak renunció al poder de Egipto. “La fuerza de Egipto fue la no violencia”.

Con información de Al Jazeera y El País.

Fotos de Boston.com.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Wilson: la rara enfermedad que convirtió mi cerebro de 30 años en uno de 70

La periodista Carolina Roatta cuenta su historia con la rara enfermedad de Wilson. Se trata de "una rareza genética" que impide al cuerpo procesar o digerir el cobre.
6 de abril, 2022
Comparte

El paso del tiempo suele ser evidente en nuestro cuerpo cuando aparecen arrugas y canas, también cuando los músculos se desmarcan y los dientes se oscurecen.

Lo que le pasa a nuestro cerebro, en cambio, suele notarse menos.

Pero, ¿Qué pasaría, si ocurre lo contrario?

La periodista Carolina Roatta se enfrenta a una enfermedad rara que afectó su cerebro al punto de envejecerla el doble, aún cuando su cuerpo es joven.

BBC Mundo cuenta su historia:


Cuando cumplí 32 años me sentía la reina del mundo.

Era noviembre de 2012. Había terminado mi tesis de maestría y estaba de regreso a la soltería. Dictaba clases en una universidad y acababa de conseguir el trabajo de mis sueños como periodista.

El día que fui a firmar el contrato laboral, llegué tan segura de mí misma que logré controlar el temblor que tenía en mis manos desde hacía un tiempo.

Esa firma fue lo último que pude escribir.

El diagnóstico de Wilson

Empecé a temblar cada vez más fuerte. Primero mis manos y brazos se batían como alas de mariposa, luego les siguieron mi cabeza y mis piernas.

Opté por modificar mi rutina. Dejé de usar blusas de abotonar y zapatos de amarrar, me hice amiga de los pitillos y hasta llegué a contratar a un asistente para que escribiera por mí.

En algún punto también empecé un diario en audio para registrar todo lo que me pasaba.

Resistí como pude, pero al cabo de seis meses la situación se hizo insostenible.

Pasé por varias citas médicas que duraban 15 minutos. Es lo normal. En el sistema de salud colombiano, hay que pasar por un médico general para que éste ordene exámenes o remita al paciente a consulta con algún especialista.

En medio de eso me vio un neurólogo primerizo que me diagnosticó erróneamente con temblor esencial y me mandó unos medicamentos para esa condición. Esa medicina me relajaba, pero no me quitaba el temblor.

Irónicamente, después de haber consultado médicos, psicólogos, neurólogos, fue una médica bioenergética la que pensó en ordenarme un examen que mostrara imágenes de mi cerebro.

Mi papá y mi mamá me acompañaron al examen de resonancia electromagnética. Al otro día, mientras esperábamos los resultados, el técnico llamó preguntando si en mi trabajo manipulaba químicos. Las imágenes mostraban que mi cerebro estaba intoxicado.

El resto de mi familia prendió las alarmas. Me ayudaron a conseguir una consulta privada con un neurólogo reconocido. No fue barato, pero por primera vez sentí que alguien entendía lo que pasaba.

La cita duró tres horas, el doctor me hizo todo tipo de pruebas: debía tocarme la punta de la nariz con el dedo índice, dibujar un espiral, hacer marionetas con las manos, sostenerme en un solo pie. En todas me rajé y terminé sudando como si hubiese corrido una maratón.

Fue como haber perdido el examen de admisión al kínder, pero con un diagnóstico como premio de consolación.

Gracias a la cita y otros exámenes especializados, el neurólogo confirmó que tengo la enfermedad de Wilson. Es una rareza genética que lleva el nombre del neurólogo que la investigó, Samuel Alexander Kinnear Wilson, e impide que mi cuerpo pueda procesar o digerir el cobre.

¿Cobre? ¿el mismo metal naranja que hay en los cables?

Sí, el mismo.

Resulta que el cobre es un elemento que nos ayuda a tener nervios y huesos sanos, también contribuye con el colágeno y la melanina en la piel. El cuerpo humano no lo produce, pero lo adquiere por medio de un montón de alimentos.

Lentejas, almendras, chocolate, aguacate, langosta.. La lista sigue.

El cuerpo descompone esos alimentos, el hígado procesa el cobre que le sirve y elimina el que no necesita, usualmente por la orina.

El problema es que quienes sufrimos de Wilson, en vez de procesar y digerir el cobre, lo acumulamos hasta que el cuerpo no resiste más y colapsa. Lo usual es que el hígado sea el más afectado, después el cerebro, los ojos y los riñones.

Pero mi caso es aún más raro. A pesar de llevar 32 años acumulando cobre, mi hígado estaba sano. Mi cerebro, en cambio, envejeció el doble. El neurólogo dijo que parecía el de una persona de 70 años.

También tenía un aro de cobre alrededor de las pupilas de mis ojos, otro signo típico de la enfermedad.


Sobre la enfermedad de Wilson*:

  • La mayoría de las personas son diagnosticadas entre los 5 y los 35 años, pero también puede afectar a personas más jóvenes y mayores.
  • La enfermedad está presente al nacer, pero los signos y síntomas no aparecen hasta que el cobre se acumula en el cerebro, el hígado u otro órgano.
  • Los signos y síntomas varían según las partes del cuerpo afectadas por la enfermedad. Pueden incluir: Fatiga, falta de apetito o dolor abdominal – Una coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (ictericia) -Decoloración de los ojos de color marrón dorado (anillos de Kayser-Fleischer) – Acumulación de líquido en las piernas o el abdomen – Problemas con el habla, la deglución o la coordinación física – Movimientos incontrolados o rigidez muscular.
  • Para padecer la enfermedad se debe heredar una copia del gen defectuoso de cada progenitor. Si se recibe un solo gen anormal no se padece la enfermedad, aunque la persona se considerará portadora y es posible que sus hijos hereden el gen.
Un ojo con un aro de cobre alrededor

CRMR Wilson Paris
El aro de cobre en los ojos es uno de los síntomas de Wilson

Enferma de por vida

Ahora debía someterme a una desintoxicación. El tratamiento consiste en tomar durante toda la vida un medicamento quelante que literalmente “pela” el cobre que se acumula en los órganos para después eliminarlo a través de la sangre y la orina.

El médico me explicó que pasaría un tiempo antes de mejorarme, sin precisar si serían meses o años. Me recomendó no mirar Internet para no asustarme y precisó que de pronto los síntomas se agravarían durante el inicio del tratamiento.

Llegué a creer que iba a ser breve y que en poco tiempo retomaría mis actividades. La realidad es que en mi cotidianidad parecía una especie de “bebé grande”.

Pasé de ser una mujer super autónoma a depender de otros en cada aspecto de mi vida. Lo entendí poco después del diagnóstico, cuando mi mamá tuvo que ayudarme a lavar los dientes porque yo ya no podía. Recuerdo perfecto que mis ojos se llenaron de lágrimas cuando abrí mi boca y ella cuidadosamente comenzó a limpiar con el cepillo.

Lloraba porque sentía que ya no tenía dignidad. No podía ser una adulta, un individuo, una persona. Así me sentía cada vez que requería de su ayuda: me limpiaba cuando orinaba, me bañaba, me ayudaba a cambiarme la toalla higiénica cuando tenía la regla, me vestía.

Después de casi un año había llegado al límite de incapacidades médicas permitidas. No mostraba mejoría. El siguiente paso era que me dieran una pensión por invalidez. Al principio me sonaba hasta atractivo: tener 32 años, un salario de por vida, y poder dedicarle tiempo a mis hobbies.

Pero el espejismo tenía otra cara: ser así de joven y sentirme inútil, descartada para el mundo laboral, relegada y sentenciada a ganar un salario mínimo en Colombia, que para ese entonces era como 150 dólares americanos. Una cifra que, igual, me condenaba a depender de otros.

Carolina Roatta

Carolina Roatta
Carolina Roatta

El privilegio

Estaba lejos de imaginarme que Roatta, mi apellido, me salvaría. Mi familia paterna es francesa y gracias a esa herencia, yo recibí la doble nacionalidad, pude estudiar en un colegio bilingüe y hablo el idioma.

Por eso Francia empezó a sonar como una opción cuando entendimos que en Colombia no podía hacer nada más que esperar y depender sin mucha esperanza.

Una de mis hermanas ya vivía allá, se puso a investigar y encontró un centro de referencia en la enfermedad de Wilson que está ubicado en París.

Mis padres, mi hermana menor y yo decidimos emigrar para juntarnos con ella. Fue una decisión difícil, pero necesaria.

En el CRMR Wilson hay un equipo de especialistas que nos dio todas las respuestas. Como Wilson es una enfermedad genética, lograron diagnosticar a mis dos hermanas antes de que los síntomas aparecieran.

Las tres tenemos citas de seguimiento, con exámenes incluidos, cada seis meses. También tenemos acceso privilegiado a medicamentos y yo recibo una ayuda económica para compensar mi situación de discapacidad.

Desde que llegamos, a finales de 2014, estoy intentando crearme una nueva vida. Ha habido avances. Ahora tiemblo mucho menos, el aro de mis ojos desapareció y volví a ser totalmente autónoma.

Han sido ocho años en proceso de aceptación de mi diferencia: enferma, rara, mitad colombiana, desempleada y ahora con 40 años. Nada fácil. Intenté varios proyectos laborales pero no progresaron. Intenté varios proyectos amorosos y de vida en pareja pero tampoco funcionaron.

Hoy sigo en modo construcción. Estoy haciendo una nueva Maestría (mi revancha porque en Colombia nunca pude sustentar la tesis y nunca me dieron el diploma), tengo un nuevo amor, cambié el proyecto de tener hijos por el de tener gatos y me mudé a una ciudad cerca al mar, luego de aceptar que París es muy dura para vivir cuando eres vulnerable.

Pero claro, el desenlace de mi historia también es una rareza. Que yo tenga diagnóstico, tratamiento y acompañamiento, está lejos de ser la norma para quienes se encuentran en los países de América Latina.

En Colombia tuve suerte: La enfermedad de Wilson aparece en la lista de enfermedades raras del Ministerio de Protección Social, gracias a los esfuerzos de la Federación Colombiana de Enfermedades Raras (Fecoer), y por fortuna para el bolsillo de los pacientes, uno de los medicamentos está cubierto por el sistema de salud público.

El problema, en ese caso, es que las personas sean diagnosticadas a tiempo, por eso obtener estadísticas sobre el número de casos es difícil, aunque desde 2020 ha habido progresos gracias a un equipo de la Universidad de Antioquia.

Si yo no hubiera tenido cómo consultar a un especialista que conocía la enfermedad, es muy probable que ya hubiera muerto y mi familia aún estuviera buscando respuestas.

He sido consiente de mi privilegio y tengo mi lado activista, por eso desde que llegué a Francia me vinculé como voluntaria con la asociación de pacientes de Wilson y ahora soy la Presidenta.

Carolina Roatta con su bicicleta

Carolina Roatta
Carolina hoy vive en Francia, en donde recibe tratamiento completo

Esta red de apoyo es lo que me ha mantenido en pie. En ella he podido seguir compartiendo lo que sé hacer: comunicar, crear lazos, ayudar, empoderar a los pacientes y a sus familiares.

También milito para que en otras partes del mundo, incluida Latinoamérica, un diagnóstico rápido, el acceso al tratamiento y un seguimiento de calidad, sea posible.

Durante un tiempo gestioné un grupo en Facebook para conectar con pacientes hispanoparlantes.

Hubo mucha interacción, incluso me contactaron varias personas a mi cuenta personal, una de Cuba, una asociación de Costa Rica, otra paciente de Chile, una de Argentina, dos de Colombia. Todas con historias durísimas de falta de acceso a los medicamentos y larga espera para el trasplante de hígado, la solución extrema en los peores casos de Wilson.

Tres de esos pacientes murieron mientras estábamos en contacto.

La experiencia que más me marcó fue una mujer de Perú. Su esposo tenía la enfermedad y falleció a comienzos de la pandemia.

Durante varios meses no tuvieron acceso al medicamento y murió mientras esperaban un trasplante. La acompañé vía messenger durante tres días mientras su esposo agonizaba, con la tristeza de saber que los finales felices de pacientes con Wilson son más raros que la misma enfermedad.


* Fuente: Mayo Clinic

Si tienes dudas sobre esta enfermedad, necesitas orientación, o si eres un profesional de salud interesado en crear una red de apoyo en América Latina, puedes escribir a:[email protected]


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YVLbq0MczGc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.