INEGI vs SNSP: 18,323 homicidios en el aire, entre 1998 y 2009
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

INEGI vs SNSP: 18,323 homicidios
en el aire, entre 1998 y 2009

Por José Merino
7 de marzo, 2011
Comparte

Tarea casi imposible la de contar cuerpos de víctimas de homicidios en México. Entre 1998 y 2009 el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) contabilizó 156 mil 610 homicidios dolosos en México. En ese mismo periodo, el sistema de datos sobre defunciones del INEGI sumó 138 mil 287 homicidios. La diferencia: 18 mil 323 asesinatos que aparecen en averiguaciones previas, pero no en certificados o actas de defunción clasificados por médicos.

 

Gráfica 1: Homicidios mensuales, INEGI vs. SNSP (1998-2009)

Así, entre enero de 1998 y mayo de 2008, sistemáticamente el SNSP reportó mes tras mes más homicidios a nivel nacional que INEGI. En contraste, desde mayo de 2008, la relación se invirtió, e INEGI sistemáticamente ha reportado desde entonces más homicidios que el SNSP. De este modo, de 1998 a 2007 el SNSP reportó 22 mil 243 más homicidios que INEGI, mientras que entre enero de 2008 y diciembre de 2009, INEGI documentó 3 mil 920 más homicidios que el SNSP.

 

Gráfica 2: Homicidios INEGI vs homicidios dolosos SNSP (anual, 1998-2009)

Para entender las razones de estas divergencias, hablamos con Gabriel Regino, abogado y experto en temas de seguridad, quien nos comentó que “el tema del registro de homicidios va a presentar siempre una cifra negra, y cuenta con un criterio de clasificación que no corresponde el criterio legal. INEGI se alimenta de registros civiles y autoridades locales, mientras que el SNSP se alimenta de reportes policiacos”.

Así, el SNSP reporta dos tipos de asesinatos con base en averiguaciones previas, dolosos y culposos, los primeros lo son “porque hubo la intención de asesinar a alguien, con el método que sea”. De este modo, los homicidios culposos pueden ser clasificados como accidentes en la base de datos de INEGI.

Por supuesto, esto no explica al divergencia entre homicidios clasificados como tales en INEGI y los homicidios dolosos del SNSP. Regino argumentó que “no hay categorizaciones amplias del tipo de homicidios. Hay grandes vacíos”, y agregó, “hay averiguaciones previas que tienen más de un homicidio. También puede ocurrir que un sólo homicidio tenga más de una averiguación previa. Pero la base del SNSP reporta homicidios, no averiguaciones previas. Puede ocurrir que INEGI clasifique como accidentes homicidios dolosos”.

La pregunta que queda en el aire es ¿por qué a partir del 2008 hay más homicidios reportados por INEGI que por SNSP? Hay tres posibilidades: INEGI clasificó asesinatos culposos como dolosos; hay un subreporte por parte de los estados sobre los homicidios en sus averiguaciones previas; o de plano, hay homicidios no contenidos en averiguaciones previas.

Los datos en los estados

El Estado de México y el Distrito Federal son los dos extremos en as diferencias entre ambas fuentes de información sobre homicidios. Entre 1998 y 2009, el Estado de México reportó 5 mil 601 homicidios más en el SNSP que aquellos documentados en INEGI. En contraste, en el mismo periodo, el Distrito Federal reportó 2 mil 467 homicidios más en INEGI que en el SNSP, basado en fuentes locales.

Gráfica 3: Homicidios acumulados por estado, INEGI vs SNSP (1998-2009)

Los cinco estados en los que los homicidios del SNSP superan en mayor proporción a los de INEGI son: Estado de México (5 mil 601); Chiapas (5 mil 280); Oaxaca (4 mil 387); Guerrero (2 mil 200); Tlaxcala (1,640). En contraste, las cinco entidades en las que el SNSP reporta muchos menos homicidios que INEGI son: Distrito Federal (2 mil 467); Chihuahua (1,621); Michoacán (1,125); Baja California (817); y Jalisco (450). ¿Algunos estados duplican homicidios en averiguaciones previas mientras otros subreportan homicidios o no los consignan en averiguaciones previas?

Vale la pena ver la evolución histórica en algunos de estos estados.

Gráficos 4 a 13: evolución mensual de homicidios INEGI vs homicidios dolosos SNSP (9 estados, 1998-2009)

Estado de México

Chiapas

Oaxaca

Guerrero

Tlaxcala

Sinaloa

Durango

Baja California

 

Chihuahua

 

Distrito Federal

 

Tres conclusiones son claras: 1. Hay problemas históricos con los datos y no se han corregido del todo en años recientes; 2. En los últimos dos años, los homicidios reportados por INEGI superan a aquellos reportados por el SNSP (con las excepciones de Oaxaca y Chiapas); 3. Tlaxcala, Estado de México, y Oaxaca tienen variaciones notoriamente inusuales en sus datos; 4. El Distrito Federal es la única entidad que sistemáticamente ha tenido más homicidios documentados por INEGI que aquellos publicados por el SNSP.

… la preguntas permanecen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

8 frases con las que Bolsonaro minimizó el coronavirus antes de contagiarse

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que había resultado positivo al test de covid-19, un día después de informar que se había sometido a la prueba y a una placa de pulmones.
7 de julio, 2020
Comparte
Presidente Jair Bolsonaro em manifestação no dia 19 de abril de 2020

AFP
Bolsonaro participó en varios mítines antes de contagiarse sin usar mascarilla.

Tras ensañarse con las favelas, las tribus indígenas y contagiar a miles de brasileños en los últimos meses, el coronavirus llegó también esta semana al Palacio de la Alvorada.

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que había resultado positivo al test de covid-19, un día después de informar que se había sometido a la prueba y a una placa de pulmones.

“Estoy perfectamente bien. Las medidas que estoy tomando son para evitar la contaminación por parte de terceros”, dijo a periodistas.

Aunque Brasil se ha convertido en el segundo país del mundo con más contagios y muertos, el presidente ha sido vocal y crítico de los confinamientos y el uso de máscaras y ha realizado numerosos mítines y encuentros con seguidores.

En BBC Mundo te contamos algunas polémicas frases con las que el mandatario ha minimizado el impacto del virus desde que comenzó la pandemia.

1- “Fantasía”

Cuando los casos de coronavirus comenzaban a dejar sus primeras víctimas en Brasil y en el resto del mundo y los países empezaban a decretar las cuarentenas, Bolsonaro consideró que el virus era “fantasía”.

“Obviamente, tenemos una crisis en este momento, una pequeña crisis. En mi opinión, el tema del coronavirus es mucho más fantasía, que no es todo lo que los principales medios de comunicación propagan o propagan en todo el mundo”, dijo.

Poco después consideró que era también “histeria” y “neurosis”.

“No podemos entrar en una neurosis como si fuera el fin del mundo. Otros virus más peligrosos han sucedido en el pasado y no hemos tenido esta crisis en absoluto. Ciertamente hay un interés económico en todo esto para provocar esta histeria”, dijo en una entrevista con Rádio Tupi.

En ese momento ya el país había registrado 28.912 contagios y 1.760 muertos por coronavirus.

2- “Una gripecita de nada”

Poco después de referirse al coronavirus como una “histeria” y de acusar a los gobernadores de los estados por imponer cuarentenas que, en su criterio, afectarían la economía, Bolsonaro no solo se refirió al coronavirus como una “gripecita” sino que aseguró que, de contagiarse, no tendría síntomas por su pasado como deportista.

“En mi caso particular, debido a mi historia como atleta, si estuviera infectado por el virus, no tendría que preocuparme, no sentiría nada o sería, a lo sumo, una gripecita o un resfriado”, afirmó.

Hileras de fosas comunes

BBC
Fosas comunes han tenido que ser abiertas para enterrar a los numerosos muertos.

También dijo que, tras sufrir un atentado durante su campaña, no sería el coronavirus quien más lo afectara o que la enfermedad era como “la lluvia”, que moja pero no ahoga.

3- La “sobredimensión” del coronavirus

A medida que el número de muertos y contagios se multiplicaba, el mandatario comentó que consideraba que el impacto del virus se estaba exagerando.

“Está la cuestión del coronavirus que, a mi entender, está siendo sobredimensionado el poder destructivo de este virus”, dijo a periodistas.

4- “El virus se está yendo”

Uno de los argumentos frecuentes del presidente, pese a las crecientes cifras de muertos y de contagios en su país, fue que los efectos del coronavirus están disminuyendo, que los brasileños tienen una “resistencia especial” o que el clima tropical de Brasil impide que el virus se propague.

“Hoy tenemos información de que, debido a que tenemos un clima más tropical , casi hemos llegado al final , o ya ha terminado (…) el virus no se propaga tan rápido en clima cálido climas como el nuestro”, dijo en marzo.

Soldados brasileños en trajes protectores se preparan para desinfectar un albergue público en Río de Janerio

AFP/Getty Images
Durante varias semanas, Brasil ha sido el foco del brote de coronavirus en América Latina.

También ha asegurado que a medida que el virus “desaparece” comienza a mostrarse los efectos de la crisis que deja.

“Parece que este problema del virus está empezando a desaparecer, pero el problema del desempleo está surgiendo con dificultad”, afirmó el mismo día que Brasil alcanzó 1.200 muertes por coronavirus.

Hasta el lunes (última cifras disponibles) Brasil había reportado 65.487 muertos y 1.623.284 contagios, según datos del Ministerio de Salud, aunque varios estudios sugieren que los números pueden ser varias veces mayor.

5- “¿Qué quieres que haga? Soy un Mesías, pero no hago milagros”

A medida que aumentaban las muertes por coronavirus en el país, el mandatario intentó en varias ocasiones reducir el impacto en la opinión pública por la pérdida de vidas.

El mismo día que Brasil superó a China en el número de contagios, aseguró que, aunque su nombre también era Mesías (se llama oficialmente Jair Messias Bolsonaro), no podía hacer milagros.

“¿Y qué?”- respondió a una periodista que le preguntó por el creciente número de víctimas- “Lo siento. ¿Qué quieres que haga? Soy un Mesías, pero no hago milagros”.

Bolsonaro con un niño

Getty Images
El presidente Jair Bolsonaro ha ignorado abiertamente las reglas de distanciamiento social.

6-El debate de la hidroxicloroquina

El anuncio de Bolsonaro de este martes de que está tomando hidroxicloroquina , una droga cuya eficacia médica contra el coronavirus no ha sido demostrada, tomó a pocos por sorpresa en Brasil.

Al igual que también ha hecho su par estadounidense, Donald Trump, Bolsonaro ha repetido en varias ocasiones los supuestos beneficios del medicamento contra la enfermedad.

“Algunos morirán, por supuesto, no todos tomarán la medicina y se mantendrán con vida, pero la gran mayoría sobrevivirá (al tomarla)”, afirmó.

El mes pasado aseguró que “tenía información de que la cloroquina estaba funcionando, de una manera que no estaba científicamente probada” y que se estaba administrando porque “no tenía otra alternativa”.

7- “La ola del desempleo”

Gran parte de los discursos en los que Bolsonaro ha minimizado el impacto del coronavirus utilizan el argumento de que la paralización del país por la cuarentena va a provocar más muertes que el propio virus.

“Tenemos la ola de covid, sí. Sabemos que conduce a la muerte muchas veces, pero tenemos una ola aún mayor que es el desempleo. Y, con el debido respeto, también conduce a catástrofes para todos en el país”, aseguró.

Vanderleia dos Santos

BBC
El coronavirus ha afectado particularmente tribus indias en Brasil.

En su criterio, el impacto del virus sería menor que las pérdidas que puede provocar una crisis económica.

“No podemos permitir que el efecto secundario del tratamiento de la pandemia sea más dañino que la pandemia en sí. La vida y el empleo, una cosa está completamente ligada a la otra”.

8- Las máscaras y las “multas”

Pese a las recomendaciones de las autoridades de salud de casi todo el mundo, el presidente brasileño ha estado entre los que ha cuestionado el uso de mascarillas para evitar los contagios.

Además de participar en varios mítines y saludar a personas con la mano (incluso después de limpiarse la nariz), Bolsonaro también ha vetado artículos de una ley sobre el uso de mascarillas para que no fueran obligatorias en comercios, templos y escuelas.

De igual forma, se opuso a aceptar las cláusulas que obligaban a los poderes públicos a distribuir máscaras a la población más vulnerable y a las empresas a suministrar dicho material a sus trabajadores de forma gratuita.

Bolsonaro con sus simpatizantes apuntando sus dedos al cielo

Reprodução/Facebook
Bolsonaro (de espaldas en el centro) y sus simpatizantes se han reunido varias veces durante la pandemia.

“Hoy firmé varios vetos a un proyecto de ley que hablaba sobre el uso obligatorio de máscaras, incluso dentro de casa. Nadie va a entrar en tu casa para multarte”, escribió en sus redes sociales, aunque la ley no mencionaba el uso de protecciones dentro de la vivienda.

Un juez federal obligó al mandatario en junio pasado a utilizar la máscara en sus mítines por ser obligatoria en el estado, aunque incluso este martes al dar la noticia su enfermedad, el mandatario se la quitó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.