Carlos Salinas, entre emular a Egipto y desoír la historia oficial
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Carlos Salinas, entre emular a Egipto y desoír la historia oficial

25 de abril, 2011
Comparte

Hoy los periódicos Reforma y El Universal publican en sus respectivas secciones editoriales dos colaboraciones del controvertido expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

En El Universal aparece en la sección “Editorial”, “Articulistas”. en una entrada bajo el nombre “La irrupción de la alternativa ciudadana”; ahí, habla de los levantamientos en Egipto llevados al cabo en los albores de este 2011 como ejemplo de Revolución Ciudadana a ser emulada y señala: “Fue una revolución donde las demandas básicas fueron “respeto para los ciudadanos, la dignidad, y el derecho natural a participar en la construcción del sistema que gobierna sobre ellos”. Es así como, de manera espontánea o deliberada, estas revoluciones ciudadanas muestran que hay otro camino”.

Pero qué más dice el expresidente en ese texto:

“Un monto extraordinario de endeudamiento y nuevos instrumentos llamados derivados, los cuales sin regulación adecuada se convirtieron en las verdaderas armas de destrucción masiva, enmarcaron esa crisis económica durante 2008-2009. Esto provocó un golpe de péndulo: durante varias décadas se dijo que el mercado era la solución.”

América Latina ya ha padecido estos golpes del péndulo, y tal vez por eso en nuestros países sigue debatiéndose solamente entre los abusos del mercado bajo el neoliberalismo o la dependencia del Estado con los neopopulistas. La Revolución Ciudadana en el norte de África muestra que los pueblos están construyendo otra opción.”

“Los ciudadanos exigen dejar de ser objetos del paternalismo estatal o del abuso mercantil, para convertirse en sujetos de las transformaciones de su destino.”

“La vía electoral es apenas un primer paso. Y el avance democrático en América Latina no puede quedarse solamente en ese paso inicial. Conviene promover activamente la nueva revolución ciudadana.”

Les tunde a todos

“En México tenemos un debate intelectual empobrecido donde las dos opciones dominantes, neoliberalismo y el neopopulismo, encabezados por sus intelectuales orgánicos, han decidido apostarle a una idea disminuida de la democracia: ambos postulan una democracia sin adjetivos, anodina, endeble. Pugnan por un sistema de individuos aislados mediante programas asistenciales focalizados, o bien por reeditar, perfeccionándolo, el método del acarreo.”

“Hoy la República está en riesgo: por la inseguridad y la violencia, tanto la de los cárteles de la droga como la más grave: la violencia cotidiana, sistemática de la pobreza contra la mayoría de la población.”

¿Un Salinas revolucionario?

“Cuando la República está en riesgo, hay que regresar a las raíces. Por eso, recordar que la polis de Aristóteles fue traducida por Cicerón como la res pública y la definición que nos dejó la conocemos porque la recogió San Agustín: “La república es la asociación de muchos, hermanados por un sentido común de justicia”, “la propiedad del pueblo”.”

“La calidad de ciudadano, de hecho, no se otorga: se gana a través de la participación diaria, organizada y autónoma. No se es ciudadano para poder participar sino que es preciso participar para alcanzar la ciudadanía.”

“Los ciudadanos tienen que abrir las puertas para que como individuos de una sociedad se organicen y hagan por sí mismos lo que nadie hará por ellos.”

“Para que la participación social sea de verdad democrática y republicana, no basta con que muchos asistan a movilizaciones o marchas de protesta, o que las estadísticas registren porcentajes elevados de aprobación del gobernante en turno; es preciso, incluso prioritario, que sean los ciudadanos organizados quienes tomen las decisiones”.

Contra Zedillo y la historia oficial

En el diario Reforma aparece como colaborador invitado bajo una opinión editorial intitulada “Contra la historia oficial” (acceso con suscripción); en ella,  el expresidente defiende los errores que se le achacan a su sexenio, mientras critica la política económica del sexenio de su sucesor, Ernesto Zedillo.

Veamos:

“¿Qué tienen en común René Delgado y Gabriel Zaid? Son dos personalidades muy diferentes, pero ambos han repetido recientemente en estas páginas el mismo estereotipo sobre 1994.”

“En realidad ambos repiten la “historia oficial” sobre el origen de la crisis de 1995, la cual fue circulada intensamente mediante la propaganda gubernamental, y terminó por convertirse en un cliché.”

“La Comisión del Senado mexicano reconoce que la crisis de 1995 no fue causada por la sobrevaluación, pues el peso se había devaluado ordenadamente a lo largo de 1994 y los capitales extranjeros no fueron los que vaciaron las reservas. El Senado reproduce una cita del Premio Nobel de Economía Paul Krugman, quien escribió: “Pronto se supo que el gobierno de Zedillo había consultado a varios empresarios mexicanos sobre la devaluación antes de que ésta ocurriera, con lo que les proporcionó información confidencial […]. La fuga masiva de capitales se desató de forma inevitable“.”

“Después, durante 1995 vino la adopción de una política económica donde el remedio resultó peor que la enfermedad: el alza desmedida de los impuestos y las tasas de interés.”

“El gobierno zedillista dobló las manos y en su lugar aceptó la elevación draconiana de las tasas de interés lo que produjo la crisis más severa desde la Revolución Mexicana: 16 millones de mexicanos pasaron a la pobreza extrema y 6 millones tuvieron que emigrar a Estados Unidos.”

“Al concluir mi administración en noviembre de 1994 el país tenía problemas. Así lo he reconocido. Pero el nuevo gobierno recibió también un país sin inflación y con moderado déficit fiscal.”

“En materia social se había reducido la pobreza pues la CEPAL dio a conocer que “entre 1989 y 1994 se produjo en México un descenso de la pobreza”, y el Banco Mundial reconoció que durante esta etapa disminuyó en siete puntos porcentuales el número de personas en pobreza extrema y moderada.”

“Entender lo que realmente sucedió hace 15 años debe coadyuvar ahora para que México construya un mejor futuro. Y para alcanzar la necesaria convergencia entre memoria e historia. Claro, eso ocurrirá si se está dispuesto a hacer un mínimo de esfuerzo analítico con datos duros y rigor histórico, y no sólo repetir los estereotipos de la historia oficial”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El caso del hombre con superanticuerpos contra la COVID (y por qué da esperanza a los científicos)

Los anticuerpos de John Hollis son tan potentes que es inmune incluso a las variantes recién descubiertas de la COVID-19.
18 de marzo, 2021
Comparte
John Hollis

BBC
Se podrían diluir los anticuerpos de John Hollis al uno por mil y seguirían matando el 99% de los virus, aseguran los expertos.

El escritor estadounidense John Hollis, de 54 años, pensó que iba a contraer la covid-19 cuando un amigo con el que compartía casa se infectó y enfermó gravemente en abril de 2020.

“Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo”, dice John Hollis. “Durante dos semanas esperé que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió”.

Hollis simplemente pensó que había tenido suerte por no contraer la enfermedad.

Pero en julio de 2020, de manera absolutamente casual, Hollis mencionó esa convivencia con una persona muy enferma en una conversación con el médico Lance Liotta, profesor de la Universidad George Mason, en Estados Unidos, donde Hollis trabaja en tareas de comunicación.

Liotta, quien investiga formas de combatir el coronavirus, invitó a Hollis a participar como voluntario en un estudio científico sobre el virus que se estaba desarrollando en la universidad.

De este modo, Hollis descubrió que no sólo había contraído la covid-19, sino que su cuerpo tenía superanticuerpos que le hacían permanentemente inmune a la enfermedad, es decir, que los virus entraban en su cuerpo, pero no lograban infectar sus células y hacerle enfermar.

“Esta ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida”, reconoce Hollis.

“Una mina de oro”

“Recogimos la sangre de Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus”, explica Liotta.

En la mayoría de las personas, los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-Cov-2 que le ayudan a infectar las células humanas.

virus

Getty Images
Los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

“Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas”, indica Liotta.

El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación del virus.

Pero los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

Son tan potentes que Hollis es inmune incluso a las nuevas variantes del coronavirus.

“Podrías diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”, asevera Liotta.

Los científicos están estudiando estos superanticuerpos de Hollis y de algunos otros pacientes como él con la esperanza de aprender a mejorar las vacunas contra la enfermedad.

“Sé que no soy la única persona que tiene anticuerpos de este tipo, sólo soy una de las pocas personas a quien se le han descubierto“, opina Hollis.

Experimento

BBC
La población negra es poco proclive a participar en estudios por escándalos como el de Tuskegee, una investigación sobre la sífilis en pacientes negros que los tuvo sin tratamiento durante décadas aunque existía el remedio.

Prejuicios raciales en las investigaciones

Sin embargo, este tipo de descubrimientos no suceden algunas veces debido a un sesgo racial en las investigaciones científicas: la mayor parte se realizan con pacientes blancos.

La participación de los individuos negros en los estudios suele ser mucho menor que su representación en la sociedad.

“Hay una larga historia de explotación (de pacientes negros) que hace que la comunidad afroamericana desconfíe a la hora de participar en las investigaciones”, revela Jeff Kahn, profesor del Instituto de Bioética de la Universidad John Hopkins.

“Es comprensible que exista esa desconfianza”, reconoce.

Uno de los experimentos más conocidos en el que participaron afroamericanos es el estudio de la sífilis de Tuskegee: durante más de 40 años, científicos financiados por el gobierno estadounidense estudiaron a hombres negros que tenían sífilis en Alabama sin proporcionarles medicamentos para la enfermedad.

“A lo largo de los años, durante la elaboración del estudio, los antibióticos se volvieron un remedio ampliamente disponible y no se les ofrecieron a estas personas”, relata.

“Los investigadores mintieron sobre lo que se les hacía y se les negó el tratamiento en nombre de la investigación”, sentencia Kahn.

“Cuando el estudio de Tuskegee salió a la luz, se establecieron normas y regulaciones para la investigación con seres humanos, que están en vigor desde los años 70”.

Esta historia es una de las razones por las que un segmento de la población, el cual se ha visto muy afectado por la pandemia, suele ser reacio a participar en los estudios o a vacunarse.

Poblacion negra

Getty Images
La población negra está siendo muy afectada por el coronavirus y hay que asegurarse de que reciban “los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, consideran los expertos.

“Queremos asegurarnos de que las comunidades más afectadas reciban los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, afirma Kahn.

“Y para ello, esas poblaciones también deben formar parte de los estudios”.

“Debemos honrar a esas personas, a las víctimas del estudio de Tuskegee, iniciando un proceso para asegurarnos de que eso no vuelva a ocurrir. Y también para salvar vidas, especialmente en la comunidad afroamericana, que se ha visto muy afectada por la pandemia”, sostiene Hollis.

“Protegernos los unos a los otros es un deber para con nosotros mismos y para con las personas que amamos”, zanja el escritor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.