close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sedena omite informar número real de bajas en combate al narco

Según consta en una investigación hecha por Animal Político, la Sedena no ha hecho pública la muerte de ocho de cada 10 soldados muertos en sus comunicados de prensa, la principal herramienta que el Ejército ha decidido emplear para informar sobre las bajas del crimen organizado y de sus propios elementos.
Por Dulce Ramos
30 de mayo, 2011
Comparte

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) omite informar en el día a día la cifra total de soldados muertos en enfrentamientos contra la delincuencia organizada.

Según consta en una investigación hecha por Animal Político, la Sedena no ha hecho pública la muerte de ocho de cada 10 soldados muertos en sus comunicados de prensa, la principal herramienta que el Ejército ha decidido emplear para informar sobre las bajas del crimen organizado y de sus propios elementos.

Entre julio del 2010 y enero del 2011, por ejemplo, el Ejército sólo ha aceptado la muerte de cinco soldados. En contraste, un documento oficial de la Sedena, obtenido vía Infomex, revela que en ese mismo periodo han muerto 41 militares.

Animal Político solicitó la versión de la Sedena, que optó por no dar una posición oficial y esperar la publicación de esta nota.

Contraste de cifras

Animal Político revisó cada uno de los boletines emitidos por la Sedena en ese periodo (siete meses, entre julio del 2010 y enero del 2011), separando las muertes de militares y los fallecimientos de delincuentes.

Esta base de datos se contrastó con una respuesta que el mismo Ejército dio a una solicitud de acceso a la información.

Los datos no cuadran

Los comunicados de prensa, cabe aclarar, se han convertido en el único reporte oficial sobre enfrentamientos, particularmente en las zonas de difícil acceso, ya sea por su condición geográfica o por la propia inseguridad.

Otra alternativa para medir los resultados del Gobierno en el combate a la delincuencia organizada es mediante la Ley Federal de Transparencia. No obstante, los tiempos de respuesta pueden ir desde 20 días hábiles -en el mejor de los casos- hasta seis meses, si es que interviene el Instituto Federal de Acceso a la Información y Datos Personales (IFAI).

De acuerdo a los comunicados, sólo cinco militares han muerto en esos siete meses. Según el reporte oficial, emitido por la solicitud de un ciudadano que pidió el número de soldados muertos desde el inicio del gobierno de Calderón hasta enero del 2010, en ese mismo periodo, en realidad han fallecido 41 militares.

Sólo en ese periodo, la Sedena habría omitido informar la muerte de 36 de sus efectivos.

Aun bajo el supuesto que hubieran muerto los 19 soldados que se reportan como heridos entre junio de 2010 y enero de 2011, la cifra de bajas sólo se elevaría a 24, es decir, 58% de las 41 muertes que la Sedena informa vía transparencia.

Si se consideran las bajas por accidentes que la Secretaría informa por boletines en el mismo periodo, la cifra sólo se elevaría a 27 bajas. Esto por la caída de un helicóptero en el estado de Jalisco, ocurrido el 7 de julio del año pasado. En el suceso murieron dos oficiales y un miembro de tropa.

Por una baja militar, hay 59 del narco

En esta investigación no sólo se encontró la disparidad entre las bajas militares reportadas y las que se pueden conocer mediante una solicitud de información. En los siete meses analizados, la diferencia entre muertos del Ejército y de presuntos criminales también es mayúscula. Mientras los soldados tienen cinco bajas, el crimen organizado tiene 295. Esto significa que por cada soldado caído en una agresión, mueren 59 vinculados al narcotráfico.

Un ejemplo de esto es el enfrentamiento ocurrido en una finca de Ciudad Mier, Tamaulipas, el 9 de septiembre del año pasado. El Ejército reportó 25 presuntos narcotraficantes muertos y en sus filas ni una muerte por contabilizar.

Si contrastar el número de bajas castrenses es posible gracias a la referencia del IFAI, someter a una comparación las bajas de los criminales es más complicado.

Cuando un ciudadano solicita a la Defensa una relación de las muertes de presuntos criminales, el órgano se limita a referir al solicitante a los boletines de prensa.

En una solicitud disponible en el sistema Infomex, distinta a la que informa de las bajas militares la Sedena explica al ciudadano que la obligación de informar sobre las muertes de criminales está cumplida, pues los comunicados se encuentran en internet. Sin embargo, entregó una lista con los comunicados que aparentemente informan de todas las muertes de narcotraficantes.

Animal Político se dio a la tarea de cotejar esa lista y encontró que no todos los comunicados referidos existen en la página de internet de la Sedena.

¿Dónde están los muertos?

Agosto de 2010 es el mes más dispar. El reporte entregado mediante la Ley de Transparencia da cuenta de nueve militares muertos, mientras que en los boletines, no hay uno solo en todo el mes.

Las únicas incidencias en agosto contra el personal militar fueron las heridas infligidas a tres soldados en un enfrentamiento que dejó 12 delincuentes muertos en Santiago Papasquiaro, Durango. En las demás refriegas (cinco en total) se reportan cero muertes, al menos, en boletines.

Otro mes con irregularidades graves es noviembre de 2010. Los comunicados de prensa emitidos en esos 30 días sólo informan de una baja militar. En contraste, la solicitud de transparencia reporta 11.

Esta diferencia indica que en noviembre del año pasado, nueve de cada 10 muertes contabilizadas al interior de la Sedena no fueron hechas públicas en comunicados de prensa.

La única muerte reconocida en noviembre ante los medios ocurrió el día 5. En plena zona urbana de Matamoros, Tamaulipas, un soldado de la octava zona militar fue abatido en los enfrentamientos previos a la muerte del capo del Cártel del Golfo, Ezequiel Cárdenas Guillen.

“Tony Tormenta”, alias de ese jefe de la droga, cayó abatido por la Secretaría de Marina, sin embargo, en las balaceras previas a su muerte participó el Ejército. En el tiroteo ocurrido entre las avenidas Pedro Cárdenas y Longoria, también murió el periodista del diario Expreso, Carlos Alberto Guajardo Romero.

Los muertos en gráficas

Comparativo octubre 2010 – marzo 2011 de muertes del Ejército, crimen organizado y civiles (según información de los comunicados de la Sedena).

Cifras totales de julio 2010.

Cifras totales agosto – septiembre 2010.

Cifras totales octubre 2010.

Cifras totales noviembre 2010.

Cifras totales diciembre 2010.

Cifras totales enero 2011.

Cifras totales febrero 2011.

Cifras totales marzo 2011.

Nota: Todas las cifras son con base en los comunicados de la Sedena.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El creciente número de estadounidenses que deciden mudarse a México (pese a la campaña de Trump contra el país)

De los 9 millones de los ciudadanos de Estados Unidos que viven fuera de su país, 1.5 están en México. Hablamos con algunos de ellos sobre los motivos por los que dejaron su país y cómo es la vida al otro lado de la frontera.
24 de julio, 2019
Comparte

“Mucha gente viene a retirarse aquí, porque se vive en un clima primaveral perpetuo y por una fracción de dinero con el que lo harían en Estados Unidos”, dice Terry Vidal en Ajijic, un municipio de Jalisco en el que se ubica una de las mayores comunidades de estadounidenses en México.

Aunque no hay una cifra oficial, se calcula que son entre 7 y 14 mil.

“La mayoría es gente retirada. Pero desde que Donald Trump es el presidente de Estados Unidos, hay cada vez más gente joven que ya no quiere estar allá y se viene aquí”, cuenta.

Vidal es el director ejecutivo de The Lake Chapala Society A.C., una organización que se define como “gente que ayuda a gente” y entre cuyos objetivos está el de conformar un tejido social para los que llegan a vivir a Ajijic, no solo estadounidenses.

Aunque son ciudadanos de esa nacionalidad los que conforman la principal comunidad de extranjeros en México. Así lo dejan ver las cifras del Instituto Nacional de Migración (INM), quien tiene registrados a 75,500.

Sin embargo, los expertos aseguran que son muchos más.

Ilustración de un mapa donde aparecen Estados Unidos y México.

Getty Images
1,5 de los 9 millones de estadounidenses que viven fuera de su país están en México, estima embajada de EE.UU.

La embajada de Estados Unidos estima que de los nueve millones de estadounidenses que viven fuera de su territorio, 1.5 millones están en México.

Las fuentes consultadas por BBC Mundo hablan de una de las diásporas de esa nacionalidad más grandes del mundo, algo que no resulta fácil de confirmar, ya que EE.UU. no tiene información de sus ciudadanos en el exterior. Además, muchos viven con visa de turista.

Otros de los que no están registrados en México, pero sí en la Embajada de Estados Unidos, son hijos de mexicanos que nacieron en el país del norte. Son ciudadanos estadounidenses, pero llegaron a México cuando sus padres volvieron, voluntariamente o deportados.

Sea cual sea la cifra general, en lo que todos concuerdan es que la diáspora de estadounidenses en México ha crecido en la última década.

Además de ser un país más barato y tener un clima menos duro, otro motivo para que los estadounidenses migren a México es la cercanía geográfica.

“Es una buena opción porque es un país vecino del que se puede viajar fácilmente (a EE.UU.) y además ahí hay comunidades de estadounidenses que facilitan las cosas”, explica Rachel Schmidtke, investigadora del Instituto del Centro Woodrow Wilson para Académicos, un think tank con sede en Washington.

Vidal, el director ejecutivo de The Lake Chapala Society A.C., explica que “Birds of a feather flock together”, una expresión equivalente al refrán que dice: “Dios los cría, y ellos se juntan”. Es decir, que los individuos de la misma clase tienden a reunirse y que por eso muchos han ido llegando a Ajijic, en el pintoresco lago de Chapala.

Dice que la mayoría es demócrata, aunque también hay republicanos y seguidores de Trump. “He visto cómo algunos amigos cercanos se distancian por motivos políticos”, reconoce.

Según Vidal, Ajijic es una colonia moderna, que “no se impuso por la fuerza, sino por la economía”.

Y la colonia estadounidense es tan grande que incluso muchos no necesitan hablar español, a pesar de llevar muchos años viviendo en el municipio.

Aunque no es una generalidad y muchos de los estadounidenses que viven en México hablan español perfectamente.

En México me siento más en casa”

Es el caso de Natalie Baur, una historiadora especialista en preservación de archivos digitales que llegó a Ciudad de México hace cuatro años.

Natalie Baur

Ana Gabriela Rojas
“Todos tenemos derecho a migrar. Algunos quieren ir (a Estados Unidos), otros queremos salir (de allí)”, dice Natalie Baur.

“Fue donde me encontré (a mí misma). Ahora mismo me siento más en casa aquí que en Estados Unidos“, dice. Llegó con una beca para estudiar nueve meses, pero luego se fue quedando.

Asegura que se alegró de estar viviendo en México cuando en noviembre de 2016 Donald Trump ganó las elecciones presidenciales.

“Para el gobierno de EE.UU. puede ser muy raro que un ciudadano de allí quiera vivir fuera, por ejemplo en México. Pero todos tenemos derecho a migrar. Algunos quieren ir (a EE.UU.), otros queremos salir (de allí) y no somos traidores por eso“, aclara.

“Yo quiero a mi país. Pero mi día a día está aquí”.

Está contenta con los amigos que ha hecho en la capital mexicana. Aunque reconoce que hay cosas que le gustan menos.

“Los procesos burocráticos son difíciles y a veces sin sentido”, apunta.

Centro de la Ciudad de México.

Getty Images
En la Ciudad de México viven unos 7 mil estadounidenses, según el Instituto Nacional de Migración.

Reconoce también que, como migrante estadounidense en México, tiene muchos más privilegios que los mexicanos que emigran a Estados Unidos.

Una de las ventajas es que en uno de sus trabajos a distancia gana en dólares, lo que en México le rinde más, dice.

En cuanto a los procesos para legalizar el estatus migratorio, menciona las dificultades que muchos trabajadores mexicanos enfrentan en EE.UU., mientras todo es más sencillo para sus compatriotas.

“Yo quise estar legal aquí y pago un montón de impuestos porque quiero ser justa y aportar a este país. Pero hay muchos estadounidenses que se aprovechan de que pueden vivir aquí sin registrarse”, cuenta.

Dice que la ha cautivado la generosidad de los mexicanos, que quieren mostrarle lo bonito de su país y que reciben con brazos abiertos a gente que no conocen.

“Yo no era así, pero ahora tengo más confianza”.

Playa Ventura, Copala, Guerrero

Cortesía de Nora
“Las playas mexicanas son las mejores. Y visitarlas es parte del privilegio de vivir en México”, dice Nora, una estadounidense de 32 años que vive en Cuernavaca, Morelos.

La seguridad, una preocupación

“Aunque los estadounidenses que viven en México viven en lugares relativamente seguros, la inseguridad es uno de sus preocupaciones“, asegura Schmidtke, la investigadora del Wilson Centre.

Nora, originaria de Chicago, vive en Cuernavaca, en el estado de Morelos, en el centro del país.

Es profesora y directora de un colegio.

Cuenta que Chicago es una ciudad “sumamente violenta”. Sin embargo, también habla de cómo en los 10 años que lleva viviendo en Cuernavaca la cantidad de extranjeros residentes ha disminuido mucho.

“Somos muy pocos ya. Algo que ha impactado mucho es la violencia de los cárteles. Han cerrado muchas escuelas de idiomas a las que muchos jóvenes venían a estudiar español. Antes había muchos lugares para salir en la noche y ahora la gente tiene mucho miedo”.

Una ciudadana estadounidense celebra el día de muertos en México.

Domitzu Medrano
Una ciudadana estadounidense celebra el día de muertos en Ajijic, donde abundan los eventos culturales.

A pesar de todo, dice que una parte de su corazón es mexicana y que está muy agradecida con toda la gente que le ha ayudado a sentirse en casa.

“En México hay una urgencia por vivir y gozar que no tenemos necesariamente en EE.UU”.

Aunque reconoce que en cierto modo es un cliché, concuerda con que en su país de origen la gente vive para trabajar, mientras en su país de residencia la gente trabaja para vivir.

“Siendo gringa esto es muy seductor. Llegas a México y ves que todo es la familia, la convivencia, pasársela bien mientras se pueda. Esto es algo muy poderoso”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.