Fintas, zancadillas y goles en el diálogo de Chapultepec
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Fintas, zancadillas y goles
en el diálogo de Chapultepec

Por Paris Martínez
24 de junio, 2011
Comparte

Felipe Calderón se abraza con Javier Sicilia.

Como en un partido de futbol, en medio de la diplomacia con la que ayer se llevó a cabo el diálogo entre el presidente Felipe Calderón y el Movimiento por la Paz (y más allá de los convenios alcanzados), en el encuentro no faltaron los intentos de ambos bandos por anotar el mayor número de simbólicos goles a la contraparte, a tal grado que algunos balonazos le tocaron, incluso, a rivales que ni siquiera estaban llamados a la cancha.

Fue así como, ayer, en el alcázar del Castillo de Chapultepec, el esférico se puso en marcha…

Primer tiempo

Tan pronto como inició el encuentro, alrededor de las 10:30 horas, y luego de entonar el Himno Nacional, el poeta Javier Sicilia anotó el primer tanto, al sorprender a los presentes, empezando por el presidente Calderón, con la petición de que todos, sin excepción, se pusieran de pie y rindieran un minuto de silencio “por todas las víctimas de esta guerra atroz y sin sentido”.

La tribuna estaba a rebozar de periodistas, así como algunos invitados especiales (como el historiador Enrique Krauze y la académica Denisse Dreser), por lo que Calderón no tuvo más opción que participar en el homenaje, aunque con gesto adusto y, pasados los sesenta segundos de mutismo, el mandatario no quiso dirigir ni una mirada a quien encabeza la movilización ciudadana contra la violencia, que en los últimos cuatro años ha dejado 40 mil muertos, durante su primera oportunidad al micrófono.

De hecho, la vista del presidente no se fijó en Sicilia ni siquiera cuando éste le exigió a él y su equipo (integrado por los secretarios de Gobernación, Francisco Blake; de Educación, Alonso Lujambio; la procuradora General de la República, Marisela Morales, y el secretario técnico de la Comisión Nacional de Seguridad, Alejandro Poiré): “¡Vean bien nuestros rostros, busquen bien nuestros nombres, escuchen bien nuestras palabras, somos una representación de las víctimas inocentes! ¿Les parecemos bajas colaterales? ¿Números estadísticos? ¿El 1% de los muertos? (…) El habernos movilizado hasta aquí, para recordarles su deber, habla muy mal de las instituciones y del dinero que gastamos en ellas.”

El Ejecutivo federal, sin embargo, no arrancó el encuentro de forma pasiva, sino con algunos dribles que parecían orientados a restar ánimos a los miembros del así denominado Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, y a cuyos dirigentes, en boletines iniciales, las autoridades calificaron sólo como “miembros y representantes de la sociedad civil”.

Vino luego un tiro directo de Sicilia, la exigencia de abandonar la lógica militarista en la lucha contra el crimen organizado, el cual, no obstante, Calderón atajó con firmeza, al calificar tal demanda como una “equivocación” de las víctimas; llegó entonces el contragolpe del mandatario, quien anotó su primer tanto al rechazar tajantemente que “la violencia sea generada por el Estado, pues no todo es culpa del gobierno“, esta idea, aseguró, es un “prejuicio” de los ciudadanos movilizados.

Segundo tiempo

Siguiendo el plan trazado con antelación, Sicilia avanzó sobre los argumentos del gobierno federal, haciendo pared con Julián Lebarón, el ranchero chihuahuense que se ha convertido en emblema del movimiento cívico contra la violencia, quien logró llegar hasta la portería del rival, desde donde intentó una jugada de riesgo, al invitar a Calderón a participar, como ciudadano, en la próxima Caravana del Consuelo, que ya prepara el Movimiento por la Paz, esta vez con ruta al sureste mexicano. “Queremos llegar hasta Guatemala –le adelantó el ganadero y constructor–, y yo quiero que usted, señor presidente, nos acompañe.”

Calderón, no obstante, logró desviar este remate, al señalar que su participación en dicha marcha “estaría medio complicada, no sé si me acepten, hay que preguntarle al resto de los asistentes”.

Fue entonces que la señora María Herrera recuperó el balón y superó a las autoridades federales con el reclamo de justicia formulado “en nombre de las miles de madres mexicanas que están desgarradas por el dolor, a causa de la pérdida de sus hijos”. Ante la furia que escurría por las mejillas de esta mujer de gesto crispado por la indignación, cuyos cuatro hijos se encuentran desaparecidos, junto con otras 15 personas de la comunidad de Pajacuarán, Michoacán, el presidente no pudo más que generar un autogol, al ponerse de pie e intentar consolar a la doliente con un abrazo.

El primer fuera de lugar corrió a cargo del poeta Sicilia, quien pocos minutos después interrumpió al presidente cuando éste hablaba sobre la despenalización del consumo de drogas, sólo para pedir su autorización para encender un cigarrillo.

–Si quiere –sugirió Calderón, con algo de sorna–, podemos hacer un receso…

Sicilia se desistió, pero la falta ya estaba marcada.

Cabe destacar que, pasados algunos minutos, el mismo presidente le informó al poeta que el alcázar del Castillo (con paredes de cristal y un domo totalmente cerrado), se consideraba una terraza y, por lo tanto, no contravenía disposición alguna si fumaba…

–¡Saquen! –murmuró, entonces, algún hincha desde las gradas.

La intensidad del encuentro, ciertamente, venía a pique en sus últimos momentos, y fue entonces que los ánimos comenzaron a caldearse, primero en el caso de Julián Lebarón, quien con coraje reclamó al presidente “no ofender la memoria” de su hermano Benjamín, asesinado en Chihuahua por encabezar la lucha contra el secuestro en el municipio de Galeana, y es que el mandatario había asegurado que los responsables ya estaban en prisión (aunque por otros delitos).

“No se ha hecho justicia –subrayó Julián–, porque nadie ha sido sentenciado por el asesinato de mi hermano.”

Este reclamo encendió también el enojo de Omar Esparza, esposo de Bety Cariño, asesinada en Oaxaca en 2010, cuando la caravana humanitaria en la que participaba fue emboscada por paramilitares, y cuya participación como orador no estaba pactada.

Tanto a él como a Julián, el presidente Calderón les aclaró que no deseaba insultar a las víctimas, pero también exigió no ser increpado de forma insultante.

Fue así que, como para relajar las tensiones, el jefe del Ejecutivo comenzó a arrojar la pelota a otras instancias, como las autoridades (perredistas) de Michoacán, cuya corrupción, aseguró, las hace corresponsables de los conflictos por la tala ilegal en el municipio de Cherán, o de la impunidad en la que opera el cártel de La Familia; luego lanzó un balonazo al Poder Judicial, de cuyas incongruencias el mejor ejemplo, señaló, es la liberación del exalcalde priista de Tijuana Jorge Hank Rhon, a pesar que en su domicilio fueron halladas armas de uso exclusivo del Ejército, dos de las cuales, además, fueron empleadas para cometer asesinatos, punto en el que coincidió con Sicilia.

Se suscitó entonces un acto de paz con el que se daba por concluido el encuentro: la entrega a Calderón de uno de los amuletos que por decenas pendían del cuello de Sicilia, y que, aseguró, le han sido entregados por las víctimas de la violencia que se han sumado a su movimiento. Se trataba de un rosario que, prometió Calderón, rezaría junto con su esposa, Margarita Zavala.

Sólo así los rivales abandonaron la cancha, no sin antes pactar que la revancha será dentro de tres meses.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿es hora de preocuparse o de ignorar el brote detectado en varios países?

Muchos de los casos que han aparecido en el mundo parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que se extiende ya por varias regiones.
22 de mayo, 2022
Comparte

Si sientes que el mundo aún se está recuperando de la pandemia de COVID-19, lo siento, pero hay otro virus con el que lidiar.

Esta vez se trata de la viruela del mono y hay más de 90 casos confirmados en al menos 14 países donde normalmente no se esperaría que se registrara esta enfermedad.

¿Qué está pasando? ¿Es hora de preocuparse o nos estamos alterando demasiado por haber vivido la COVID?

Seamos claros: esto no es otra pandemia de COVID-19 y no estamos cerca de volver a ver confinamientos para contener la propagación de la viruela del mono.

Sin embargo, este es un brote inusual y sin precedentes que tomó completamente por sorpresa a los científicos que se especializan en la enfermedad y siempre es una preocupación cuando un virus cambia su comportamiento.

Hasta ahora, la viruela del mono era bastante predecible.

El hogar natural del virus son los animales salvajes, y en realidad se cree que son roedores y no monos los que lo están transmitiendo.

Cuando alguien en las selvas tropicales de África occidental y central entra en contacto con una criatura infectada, el virus salta entre especies. Su piel estalla en una erupción, que se ampolla y luego se forma una costra.

El virus ahora está fuera de su hogar habitual y se esfuerza por propagarse, por lo que necesita un contacto cercano prolongado para reproducirse. Por lo tanto, los brotes tienden a ser pequeños y a desaparecer por sí solos.

Una pequeña cantidad de casos surgieron antes en otras partes del mundo, pero todos podían vincularse inmediatamente con alguien que había viajado a un país afectado y lo había traído a casa.

Ese ya no es el caso

  • Por primera vez, el virus se encuentra en personas sin una conexión clara con África occidental y central.
  • No está claro de quién se está contagiando la gente.
  • La viruela del mono se está propagando durante actividades sexuales y la mayoría de los casos tienen lesiones en los genitales y el área circundante.
  • Muchos de los afectados son jóvenes gays y bisexuales.

“Estamos en una situación muy nueva; eso es una sorpresa y una preocupación”, me dijo Peter Horby, director del Instituto de Ciencias de la Pandemia de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Si bien dijo que esto “no es COVID 2, acotó que “debemos actuar” para evitar que el virus se afiance, ya que esto es “algo que realmente queremos evitar”.

El médico Hugh Adler, que ha tratado a pacientes con viruela del mono, está de acuerdo: “No es un patrón que hayamos visto antes, es una sorpresa”.

Entonces, ¿qué está pasando?

Sabemos que este brote es diferente, pero no sabemos por qué.

Hay dos opciones amplias: el virus cambió o el mismo virus antiguo se encontró en el lugar correcto en el momento adecuado para prosperar.

La viruela del mono se contrae por un virus de ADN, por lo que no muta tan rápido como la covid o la gripe.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Un análisis genético muy temprano sugiere que los casos actuales están muy estrechamente relacionados con las formas del virus observadas en 2018 y 2019. Es demasiado pronto para estar seguros, pero por ahora no hay evidencia de que se trate de una nueva variante mutante en juego.

Pero un virus no tiene que cambiar para aprovechar una oportunidad, como hemos aprendido de los grandes brotes inesperados de los virus ébola y zika en la última década.

“Siempre pensamos que el ébola era fácil de contener, hasta que no fue así”, dijo el profesor Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

No está claro por qué los hombres gays y bisexuales se ven afectados de manera desproporcionada. ¿Los comportamientos sexuales facilitan la propagación? ¿Es solo una coincidencia? ¿Es una comunidad más consciente de la salud sexual y de hacerse chequeos?

También puede ser que se haya vuelto más fácil la propagación de la viruela del mono.

Costras en las manos de una persona debido a la viruela del mono.

Getty Images
La viruela del mono causa una erupción que puede provocar mucha picazón, que cambia y pasa por diferentes etapas antes de formar una costra.

Las vacunaciones masivas contra la viruela en el pasado pueden haber brindado a las generaciones mayores cierta protección contra la viruela del mono, estrechamente relacionada.

“Probablemente se está transmitiendo de manera más efectiva que en la era de la viruela, pero no vemos nada que sugiera que podría extenderse”, dijo Adler, quien todavía espera que este brote se desvanezca por sí solo.

¿Cuál es la conexión?

Comprender cómo comenzó este brote ayudará a predecir lo que sucederá a continuación.

Sabemos que solo estamos viendo la punta del iceberg, ya que los casos que se detectan no encajan en una imagen clara de “esta persona se la pasó a esta otra”.

En cambio, muchos de los casos parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que parece extenderse por toda Europa y más allá.

Un reciente evento masivo de superpropagación, en el que un gran número de personas se reunieran y contrajeran la viruela del mono en el mismo lugar, como un festival, y luego se la llevaran a diferentes países, podría explicar la situación actual.

La explicación alternativa para que tantas personas no conectadas se infecten es si el virus realmente estuvo merodeando desapercibido durante bastante tiempo e involucrando a muchas personas.

De cualquier manera, podemos esperar que se sigan encontrando más casos.

Viruela del mono bajo el microscopio.

SPL

No creo que la gente en general deba preocuparse en esta etapa, pero tampcoo creo que hayamos descubierto todo y no tenemos el control de esto”, dijo el profesor Jimmy Whitworth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero recuerde que no estamos en la misma situación que estábamos con la covid-19.

Este es un virus conocido, no uno nuevo, y ya tenemos vacunas ytratamientos. En la mayor parte de los casos se pasa como una enfermedad leve, aunque puede ser más peligroso en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

Pero se propaga más lentamente que la covid-19, y el sarpullido distintivo y doloroso hace que sea más difícil pasarlo por alto que una tos que podría ser cualquier cosa.

Esto facilita el trabajo de encontrar a personas que puedan haberse contagiado y vacunar a quienes corren el riesgo de contraerla.

Sin embargo, el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, lanzó una advertencia: “A medida que entramos en la temporada de verano (…) con reuniones masivas, festivales y fiestas, me preocupa que la transmisión pueda acelerarse”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lDXkbkXYtjo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.