Fintas, zancadillas y goles en el diálogo de Chapultepec
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Fintas, zancadillas y goles
en el diálogo de Chapultepec

Por Paris Martínez
24 de junio, 2011
Comparte

Felipe Calderón se abraza con Javier Sicilia.

Como en un partido de futbol, en medio de la diplomacia con la que ayer se llevó a cabo el diálogo entre el presidente Felipe Calderón y el Movimiento por la Paz (y más allá de los convenios alcanzados), en el encuentro no faltaron los intentos de ambos bandos por anotar el mayor número de simbólicos goles a la contraparte, a tal grado que algunos balonazos le tocaron, incluso, a rivales que ni siquiera estaban llamados a la cancha.

Fue así como, ayer, en el alcázar del Castillo de Chapultepec, el esférico se puso en marcha…

Primer tiempo

Tan pronto como inició el encuentro, alrededor de las 10:30 horas, y luego de entonar el Himno Nacional, el poeta Javier Sicilia anotó el primer tanto, al sorprender a los presentes, empezando por el presidente Calderón, con la petición de que todos, sin excepción, se pusieran de pie y rindieran un minuto de silencio “por todas las víctimas de esta guerra atroz y sin sentido”.

La tribuna estaba a rebozar de periodistas, así como algunos invitados especiales (como el historiador Enrique Krauze y la académica Denisse Dreser), por lo que Calderón no tuvo más opción que participar en el homenaje, aunque con gesto adusto y, pasados los sesenta segundos de mutismo, el mandatario no quiso dirigir ni una mirada a quien encabeza la movilización ciudadana contra la violencia, que en los últimos cuatro años ha dejado 40 mil muertos, durante su primera oportunidad al micrófono.

De hecho, la vista del presidente no se fijó en Sicilia ni siquiera cuando éste le exigió a él y su equipo (integrado por los secretarios de Gobernación, Francisco Blake; de Educación, Alonso Lujambio; la procuradora General de la República, Marisela Morales, y el secretario técnico de la Comisión Nacional de Seguridad, Alejandro Poiré): “¡Vean bien nuestros rostros, busquen bien nuestros nombres, escuchen bien nuestras palabras, somos una representación de las víctimas inocentes! ¿Les parecemos bajas colaterales? ¿Números estadísticos? ¿El 1% de los muertos? (…) El habernos movilizado hasta aquí, para recordarles su deber, habla muy mal de las instituciones y del dinero que gastamos en ellas.”

El Ejecutivo federal, sin embargo, no arrancó el encuentro de forma pasiva, sino con algunos dribles que parecían orientados a restar ánimos a los miembros del así denominado Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, y a cuyos dirigentes, en boletines iniciales, las autoridades calificaron sólo como “miembros y representantes de la sociedad civil”.

Vino luego un tiro directo de Sicilia, la exigencia de abandonar la lógica militarista en la lucha contra el crimen organizado, el cual, no obstante, Calderón atajó con firmeza, al calificar tal demanda como una “equivocación” de las víctimas; llegó entonces el contragolpe del mandatario, quien anotó su primer tanto al rechazar tajantemente que “la violencia sea generada por el Estado, pues no todo es culpa del gobierno“, esta idea, aseguró, es un “prejuicio” de los ciudadanos movilizados.

Segundo tiempo

Siguiendo el plan trazado con antelación, Sicilia avanzó sobre los argumentos del gobierno federal, haciendo pared con Julián Lebarón, el ranchero chihuahuense que se ha convertido en emblema del movimiento cívico contra la violencia, quien logró llegar hasta la portería del rival, desde donde intentó una jugada de riesgo, al invitar a Calderón a participar, como ciudadano, en la próxima Caravana del Consuelo, que ya prepara el Movimiento por la Paz, esta vez con ruta al sureste mexicano. “Queremos llegar hasta Guatemala –le adelantó el ganadero y constructor–, y yo quiero que usted, señor presidente, nos acompañe.”

Calderón, no obstante, logró desviar este remate, al señalar que su participación en dicha marcha “estaría medio complicada, no sé si me acepten, hay que preguntarle al resto de los asistentes”.

Fue entonces que la señora María Herrera recuperó el balón y superó a las autoridades federales con el reclamo de justicia formulado “en nombre de las miles de madres mexicanas que están desgarradas por el dolor, a causa de la pérdida de sus hijos”. Ante la furia que escurría por las mejillas de esta mujer de gesto crispado por la indignación, cuyos cuatro hijos se encuentran desaparecidos, junto con otras 15 personas de la comunidad de Pajacuarán, Michoacán, el presidente no pudo más que generar un autogol, al ponerse de pie e intentar consolar a la doliente con un abrazo.

El primer fuera de lugar corrió a cargo del poeta Sicilia, quien pocos minutos después interrumpió al presidente cuando éste hablaba sobre la despenalización del consumo de drogas, sólo para pedir su autorización para encender un cigarrillo.

–Si quiere –sugirió Calderón, con algo de sorna–, podemos hacer un receso…

Sicilia se desistió, pero la falta ya estaba marcada.

Cabe destacar que, pasados algunos minutos, el mismo presidente le informó al poeta que el alcázar del Castillo (con paredes de cristal y un domo totalmente cerrado), se consideraba una terraza y, por lo tanto, no contravenía disposición alguna si fumaba…

–¡Saquen! –murmuró, entonces, algún hincha desde las gradas.

La intensidad del encuentro, ciertamente, venía a pique en sus últimos momentos, y fue entonces que los ánimos comenzaron a caldearse, primero en el caso de Julián Lebarón, quien con coraje reclamó al presidente “no ofender la memoria” de su hermano Benjamín, asesinado en Chihuahua por encabezar la lucha contra el secuestro en el municipio de Galeana, y es que el mandatario había asegurado que los responsables ya estaban en prisión (aunque por otros delitos).

“No se ha hecho justicia –subrayó Julián–, porque nadie ha sido sentenciado por el asesinato de mi hermano.”

Este reclamo encendió también el enojo de Omar Esparza, esposo de Bety Cariño, asesinada en Oaxaca en 2010, cuando la caravana humanitaria en la que participaba fue emboscada por paramilitares, y cuya participación como orador no estaba pactada.

Tanto a él como a Julián, el presidente Calderón les aclaró que no deseaba insultar a las víctimas, pero también exigió no ser increpado de forma insultante.

Fue así que, como para relajar las tensiones, el jefe del Ejecutivo comenzó a arrojar la pelota a otras instancias, como las autoridades (perredistas) de Michoacán, cuya corrupción, aseguró, las hace corresponsables de los conflictos por la tala ilegal en el municipio de Cherán, o de la impunidad en la que opera el cártel de La Familia; luego lanzó un balonazo al Poder Judicial, de cuyas incongruencias el mejor ejemplo, señaló, es la liberación del exalcalde priista de Tijuana Jorge Hank Rhon, a pesar que en su domicilio fueron halladas armas de uso exclusivo del Ejército, dos de las cuales, además, fueron empleadas para cometer asesinatos, punto en el que coincidió con Sicilia.

Se suscitó entonces un acto de paz con el que se daba por concluido el encuentro: la entrega a Calderón de uno de los amuletos que por decenas pendían del cuello de Sicilia, y que, aseguró, le han sido entregados por las víctimas de la violencia que se han sumado a su movimiento. Se trataba de un rosario que, prometió Calderón, rezaría junto con su esposa, Margarita Zavala.

Sólo así los rivales abandonaron la cancha, no sin antes pactar que la revancha será dentro de tres meses.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué fue el incidente Cutter y cómo ayudó a que el desarrollo de vacunas sea más seguro

Desde que se lanzó la primera vacuna contra la polio, en 1955, la incidencia de la enfermedad se desplomó hasta que finalmente desapareció en 1979. Pero la lucha contra el virus no estuvo libre de errores.
13 de septiembre, 2020
Comparte

Los estadounidenses recibieron una gran noticia en abril de 1955: las autoridades sanitarias anunciaron que tenían lista la primera vacuna contra la temible poliomielitis.

A fines de los años 40, los brotes de polio dejaban paralíticas a unas 35,000 personas cada año en Estados Unidos. Para la década del 50, la enfermedad seguía activa y causaba entre 13,000 y 20,000 casos anuales de parálisis, según los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Cada verano, que era la temporada en la que proliferaban los contagios, los padres encerraban a sus niños en las casas para evitar que se infectaran.

“La gente hacía cuarentena, parecido a lo que pasa ahora, los cines y las piscinas cerraban, los niños no salían a jugar, no jugaban con sus amigos”, le dijo a BBC Mundo el doctor Michael Kinch, autor del libro sobre la historia de las vacunas “Entre la esperanza y el miedo”.

“Los niños paralíticos, en sillas de ruedas o con muletas, eran un recuerdo constante del miedo a la enfermedad”, agrega.

A veces también se restringía el transporte y el comercio entre las ciudades afectadas por la polio.

Así que la llegada de la vacuna significó un gran alivio.

Pero apenas un mes después del lanzamiento, lo que pasaría a la historia como el “incidente Cutter” empañó el avance médico y obligó a suspender el programa de inmunización por unos meses.

El incidente Cutter resultó decisivo en la mejoría de los sistemas de la fabricación y en la supervisión gubernamental de las vacunas.

¿Qué pasó en este episodio decisivo para la salud pública?

Vacuna efectiva

La polio es una enfermedad viral que ataca principalmente a niños menores de 5 años y que afecta el sistema nervioso y puede causar parálisis.

Actualmente se considera erradicada de casi todo el planeta, gracias a programas masivos de vacunación, y solo se reportan casos en Pakistán y Afganistán.

Frascos y cajita de la vacuna de los laboratorios Cutter

Getty Images
El incidente Cutter ayudó a mejorar la regulación de las vacunas en EE.UU.

Desde al menos 1935, los científicos habían tratado de desarrollar una vacuna contra la enfermedad.

Hasta que en 1953, el científico estadounidense Jonas Salk logró crear una a partir de cepas inactivas del virus causante de la infección, el poliovirus.

Las cepas quedaban inactivas mediante la aplicación de formaldehido en cultivos del virus desarrollados en células renales de mono.

En 1954, se realizó un gran ensayo clínico de la vacuna de Salk, en el que participaron alrededor de 1,8 millones de niños en EE.UU., Canadá y Finlandia.

Fue “la prueba clínica más grande de un medicamento o vacuna en la historia médica”, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU.

Los resultados fueron positivos y las autoridades estadounidenses anunciaron en abril de 1955 que la vacuna había mostrado una efectividad de entre 80 y 90%.

Una vez que las autoridades aprobaron la vacuna, licenciaron a seis laboratorios para fabricarla. Uno de estos era Cutter, ubicado en California.

Lotes defectuosos

La farmacéutica lanzó 380.000 dosis del producto al mercado, pero unos lotes habían salido defectuosos: accidentalmente contenían cepas activas del virus.

Como resultado, se confirmaron más de 260 casos de polio -con o sin parálisis- vinculados a la vacuna y a contagios comunitarios a partir de los niños vacunados, según la FDA.

Pero este número no incluía al resto de personas que reportaron otros síntomas de la infección.

De acuerdo al doctor Paul Offit, autor del libro “El incidente Cutter: cómo la primera vacuna contra la polio llevó a la creciente crisis de vacunas”, unos 40.000 niños vacunados presentaron dolores de cabeza, rigidez en el cuello, debilidad muscular y fiebre (síntomas de la polio), unos 164 menores quedaron paralíticos y 10 murieron.

Cajas de lotes de la vacuna contra la polio de los laboratorios Cutter.

Getty Images
A partir de 1955 la incidencia de la polio en EE.UU. cayó dramáticamente.

La mayoría quedó paralizado en los brazos (donde habían recibido la vacuna) pese a que la polio solía paralizar las piernas, detalla Offit en su libro.

Ante el brote, en mayo de 1955, el cirujano general de EE.UU. recomendó que “todas las vacunaciones de polio se suspendan hasta que se haya completado una inspección minuciosa de cada fábrica y una revisión de los procedimientos para probar la seguridad de la vacuna”, cuenta la FDA.

Aunque antes y después hubo otros incidentes con vacunas, Offit dijo a BBC Mundo que el incidente Cutter “fue probablemente el peor desastre biológico de la historia de EE.UU.”.

Sin embargo, para el otoño de 1955, se reanudó el programa de vacunación.

“La gente en esa época no cuestionaba las cosas tanto como ahora, confiaban más en las autoridades”, le dijo a BBC Mundo el doctor Kinch. Además, “le tenían más miedo a la polio”.

La vacunación dio resultado y la incidencia de la polio en EE.UU. “disminuyó dramáticamente” a partir de 1955. La enfermedad quedó erradicada en ese país en 1979.

La vacuna del virus inactivado creada por Salk sigue usándose en EE.UU., mientras que otros países usan una vacuna que se administra por vía oral.

¿Qué salió mal con las vacunas de Cutter?

El libro de Offit señala varios factores que llevaron a que las vacunas de los laboratorios Cutter contuvieran cepas activas del virus y que se produjera el brote de polio.

Una mujer sosteniendo frascos de la vacuna contra la polio de los laboratorios Cutter.

Getty Images
El incidente Cutter fue probablemente el peor desastre biológico de la historia de EE.UU.

Cutter había usado la cepa más agresiva del poliovirus para fabricar la vacuna y había usado filtros defectuosos para separar el virus del tejido de los monos en los que se cultivaba y este tejido podía contener moléculas activas del virus.

Además, las pruebas de seguridad que exigía el gobierno -y con las que Cutter había cumplido- eran inadecuadas.

Cutter tampoco tenía claro el tiempo necesario para desactivar el virus con formaldehido.

“Nadie mostró más desdén por las teorías de desactivación de Salk que los laboratorios Cutter. Salk tenía un procedimiento para desactivar el virus. Pero Cutter no sabía si estaban siguiendo sus teorías o no. Creo que no tenían la experiencia interna para hacerlo, mientras que otros laboratorios sí la tenían”, dijo Offit a BBC Mundo.

Otro problema fue que cuando los laboratorios Cutter empezaron a fabricar la vacuna, no había un requisito de “consistencia”. Es decir, ya no existía la obligación -vigente en el ensayo clínico- de producir al menos 11 lotes consecutivos de la vacuna que pasaran las pruebas de seguridad.

En su libro, Offit señala que nueve de 27 lotes de Cutter habían fallado las pruebas de seguridad. Pero Cutter tampoco avisó a las autoridades que había tenido problemas para desactivar el virus.

El laboratorio Wyeth también fabricó vacunas defectuosas, pero menos que Cutter, y dejaron paralizados a 11 niños.

“Cutter hizo muchas cosas mal y tampoco tenía la experiencia interna con la que sí contaban otros laboratorios”, dice Offit en su publicación. “Como consecuencia, fabricó una vacuna que era mucho más peligrosa que cualquier otra vacuna en EE.UU. o en el mundo”.

Sin embargo, “Cutter culpó a Salk por desarrollar un proceso que era inconsistente y culpó al gobierno federal por establecer estándares de fabricación y de prueba que eran inadecuados”, cuenta Offit en “El incidente Cutter”.

¿Cómoayudó a que las vacunas sean seguras?

Cuando ocurrió el incidente Cutter, la regulación de las vacunas en EE.UU. recaía sobre el Laboratorio de Control Biológico, parte del Instituto Nacional de Microbiología, que a su vez era parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

Niños haciendo cola para recibir la vacuna contra la poliomielitis en EE.UU.

Getty Images
Varios miles de niños presentaron síntomas de polio tras recibir la vacuna Cutter.

A partir del incidente, en junio de 1955 se creó la División de Estándares Biológicos (DBS), que ya no era un área subordinada, sino una entidad independiente dentro de los NIH, según información enviada a BBC Mundo por la FDA.

Ahora el DBS es el Centro de Evaluación Biológica e Investigación y es parte de la FDA.

El doctor Offit señala en su libro otros “legados” del incidente, como el propiciar la creación de una “regulación federal efectiva de las vacunas”.

“El gobierno federal lanzó una investigación inmediata de la manufactura y procesos de prueba de todas las compañías y encontró que las regulaciones y los lineamientos eran inadecuados”, cuenta Offit en su libro.

“Se desarrollaron mejores procedimientos para la filtración, almacenamiento y pruebas de seguridad y en meses se fabricó una vacuna segura contra la polio”, añade el autor.

También aumentó el número de profesionales que regulaban vacunas en EE.UU. y la “consistencia” (obligación de producir un número mínimo de los lotes efectivos consecutivos), requisito implantado a partir del incidente Cutter, se exige hasta hoy para todos los fabricantes de vacunas.

¿Qué se puede aprender del incidente?

El doctor Kinch está de acuerdo con que el incidente Cutter tiene “una moraleja”.

Creo que la prisa es una de las preocupaciones con la actual vacuna, o que terminemos con una situación como la de Cutter, así que es una lección muy importante para aprender”, añadió Kinch.

“Debemos aprender de esto para no apurar la vacuna contra el COVID-19, hasta que realmente entendamos cómo fabricarla de manera segura”, comentó Kinch.

Además, el doctor Offit señala que “ahora sabemos mucho más sobre cómo producir vacunas masivamente” y que hay más regulaciones, y cree que “la FDA supervisará adecuadamente las vacunas” contra el COVID-19.

“La vacuna contra el COVID-19 no podría acercarse a lo que pasó con esa vacuna. La cepa que se usó para la vacuna contra la polio era la más virulenta”, dijo Offit a BBC Mundo.

“Las estrategias que estamos usando no son peligrosas. Seguramente habrá una curva de aprendizaje y un costo humano, pero no me imagino que se acerque al costo humano que pagamos en los 50”, agregó.

Banner

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=2&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=7&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=9

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.