El móvil detrás de la muerte del general Juárez Loera
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El móvil detrás de la muerte
del general Juárez Loera

Por Juan Veledíaz
16 de junio, 2011
Comparte

¿Quién mató al general Jorge Juárez Loera quien llegó a ser el número tres en la estructura de mando dentro del Ejército? El pasado 21 de mayo este alto mando fue asesinado en pleno Periférico, al norte de la ciudad de México. Para el Ejército fue un “incidente vial“. Sin embargo, internamente trabajan sobre tres hipótesis una de las cuales apunta en el sentido de que el narcotráfico lo tenía en la mira por haber afectado sus intereses en una de las rutas más usadas para llevar drogas a Estados Unidos.

El antecedente

Llegaron a bordo de tres vehículos, los estacionaron  y entraron al centro comercial. Minutos antes por radio alguien les dio aviso que los hombres que buscaban ya se encontraban en aquel lugar. La tarde del lunes 18 de diciembre de 2007, un comando armado irrumpió en una céntrica plaza de Torreón minutos después de que cuatro oficiales del Ejército vestidos de civiles, ingresaron a una tienda de telefonía celular. Un señuelo los identificó y los pistoleros les dispararon por la espalda, sobre el piso quedaron sin vida los tenientes Danny Benjamín Cáceres Ortega, Isaías Lozano Medrano y Adrián Barrera Castorena, mientras su colega Carlos Armando Rubio, un oficial de la fuerza aérea, resultó herido.

El ataque reactivó el pánico que desde semanas atrás pareció instalarse en la cotidianeidad de los habitantes de esta ciudad. La disputa del eje que partía de las ciudades de Gómez Palacio en Durango, pasaba por la vecina Torreón en Coahuila y seguía a Ciudad Juárez en Chihuahua, una ruta donde según informes oficiales circula el 75% de la cocaína que ingresa a los Estados Unidos, colocó a la región de la Laguna como un foco rojo más en el mapa de los choques entre las organizaciones del narcotráfico.

Cuando en el año 2006 el general Jorge Juárez Loera llegó como titular de la 11 región militar, que abarca los estados de Chihuahua y Coahuila, la disputa territorial se tradujo en un considerable incremento de la violencia en las zonas bajo su jurisdicción con Ciudad Juárez, que pasó de 130 homicidios ese año a mil 652 en 2008 cuando dejó la comandancia, como referente emblemático.

Días después de la muerte de los tres oficiales del Ejército, se supo que por lo menos uno de ellos era un especialista en información comisionado en labores de inteligencia contra el narcotráfico y su nombre había sido “filtrado” a un comando de los “Zetas”, quienes presumiblemente fueron los autores del atentado.

La investigación interna concluyó que la comandancia de región en Torreón y varias unidades entre las que se encontraba el 33 batallón de infantería, estaban “infiltrados” por la delincuencia organizada y había “fugas de información” sobre el movimiento de tropas, la identidad de los mandos operativos y los oficiales que llevaban a cabo tareas de inteligencia.

La gravedad del tema llevó al general Juárez Loera a decidir que se reforzara la seguridad interna, al personal de jefes y oficiales se les pidió extremar sus precauciones al salir de los cuarteles en sus días de descanso y a la tropa se le ordenó evitar los sitios públicos, comentó una fuente militar consultada sobre el caso y que estuvo comisionado a finales de aquel 2007 en la zona.

Tres meses después, en marzo de 2008, se anunció el inicio del Operativo Conjunto Chihuahua, el cual estaba bajo el mando de Juárez Loera, donde alrededor de cinco mil efectivos del Ejército se desplegaron en labores contra la delincuencia organizada en la región de la Laguna, en la sierra y centro de Chihuahua y en la frontera del estado.

Juárez Loera era un militar parco pero que sabía escuchar, contaban sus allegados. Entendía que Chihuahua tenía una complejidad mayúscula no sólo por la dimensión territorial sino por la penetración que la delincuencia tenía en las corporaciones policiacas, el arraigo de las bandas criminales con jóvenes sin empleo ni educación que vivían en poblaciones de la frontera y la convivencia “forzada” por la falta de cuerpos de seguridad con pobladores de las zonas serranas.

En los primeros meses del despliegue el general se confrontó con el entonces gobernador de Durango, el priista Ismael Hernández Deras, cuando acusó a los agentes de la dirección estatal de investigación (DEI) de no colaborar en las operaciones conjuntas. A mediados de mayo durante un operativo contra bandas dedicadas al robo de autos y narcomenudeo en Gómez Palacio, en tono irónico declaró que los agentes no se presentaron porque tal vez estaban “en su día libre”. Comenzó entonces a hacerse público un distanciamiento entre ambos. En cambio la relación con el gobernador coahuilense Humberto Moreira era percibida en Torreón como “fría pero cordial”.

La comandancia militar tenía información sobre los intereses pocos claros de algunos personajes del círculo cercano del mandatario, quienes habían fincado relaciones de negocios con personajes cuyo patrimonio era de origen “dudoso”, señaló esta fuente castrense. El hecho en sí, despertaba suspicacias.

En septiembre de 2008, apenas seis meses después del inicio del Operativo, el general fue relevado de la comandancia para regresar a la ciudad de México e incorporarse a la plana mayor de la Defensa Nacional como Inspector y Contralor del Ejército y Fuerza Aérea. Por la importancia de su cargo contaba con escolta y equipo de ayudantes que lo acompañaba en sus labores cotidianas.

A finales de ese año Nuevo León era la entidad que con 11 casos de militares asesinados por el crimen organizado, se colocaba en primer lugar a nivel nacional. Pese a que Coahuila terminó con tres, las fugas de información continuaron y en abril del 2009 dos oficiales del 33 de infantería fueron hallados sin vida en la cajuela de un auto compacto. El vehículo estaba en una de las calles de la “Durangueña”, considerada una de las colonias más conflictivas de Torreón.

Semanas antes en febrero, se habían registrado cambios en la Sedena, el general Juárez Loera había sido nombrado Oficial Mayor de la secretaría con lo que se convertía después del secretario y del subsecretario, en el número tres en el organigrama de la dependencia. En noviembre del 2010, otros dos oficiales –un Capitán y un Teniente– fueron asesinados a tiros y sus cuerpos arrojados en la carretera Gómez Palacio-Ciudad Juárez. El ataque fue calificado por el general Marco Antonio González Barreda, comandante de la 11 región, como “una reacción de los grupos criminales al trabajo que realizaba el Ejército en la Laguna”.

La maldición de la Buenos Aires

Conocían sus movimientos y la zona donde los realizaba. Quienes seguían a Juárez Loera desde que el pasado 8 de mayo pasó a retiro y comenzó a desplazarse paulatinamente sin escolta ni ayudantes, sabían también que pocas veces andaba armado.

La información había sido “filtrada” pero para las autoridades encargadas de la investigación, no queda aún del todo claro si detrás de su muerte, ocurrida el sábado 21 de mayo en ciudad Satélite a pocos metros del entronque con Periférico Norte, se encuentra un grupo de la delincuencia organizada que se vio afectado en sus intereses mientras se desempeñó como comandante de región en Torreón o, en su caso, existe otro u otros posibles móviles.

De acuerdo a diferentes fuentes consultadas tanto en la PGR como en el Ejército, existen tres posibles hipótesis sobre la muerte del divisionario.

La primera, que es la que se trabaja con mayor énfasis, se refiere a un grupo de la delincuencia organizada –cuya identidad no se especifica del todo—que colocó al militar como objetivo al considerarlo como uno de los responsables de haber “afectado sus intereses” en la región Coahuila-Chihuahua.

La segunda, que se abandonó a los pocos días, se refería al entorno de sus relaciones personales y afectivas.

La tercera estableció un posible “conflicto de interés” a su paso por la oficialía mayor. Esta versión que no se pudo corroborar si ha sido abordada por la autoridad ministerial, es una lectura que permea entre generales de alto rango, la mayoría en situación de retiro, algunos de los cuales fueron consultados en las últimas semanas sobre las posibles causas del asesinato.

Varios de ellos se encuentran “muy molestos” porque el secretario de la Defensa Nacional, el general Guillermo Galván, no acudió a sus exequias ni ordenó realizar un homenaje de acuerdo a la investidura que tuvo de número tres en la cadena de mando. La versión que se comenta en los círculos de militares retirados, es que Juárez Loera fue callado “por algo en que estaba metido o por algo en que no se quiso meter”. Aunado a ello lo que más ha llamado la atención es que la Defensa Nacional desde que emitió pocas horas después de su fallecimiento un comunicado donde aludió a un “incidente vial”, como posible origen de su muerte, no haya vuelto a mencionar el caso.

Con la muerte de Juárez Loera, quien en 1997 se desempeñaba como director de la Policía Auxiliar del Distrito Federal en la etapa en que la Secretaría de Seguridad Pública capitalina fue copada por mandos militares, suman tres los generales que estuvieron comisionados en labores policiacas en ese momento y cuyo destino final ha sido motivo de interrogantes.

En febrero del 2009, el general Mauro Enrique Tello Quiñones fue asesinado junto a dos de sus ayudantes en Cancún, Quintana Roo, días antes de que asumiera la dirección de seguridad pública municipal. Meses después en circunstancias poco claras hasta el momento, desapareció en los límites de Sinaloa y Durango el general José Lamberto Ponce Lara cuando custodiaba un cargamento mineral de oro y plata. El excomandante del hoy desaparecido agrupamiento “Zorros” fue detenido y procesado junto a Tello por el secuestro, tortura y muerte de seis jóvenes, ocurrida en septiembre de 1997 en la colonia Buenos Aires.

Hoy día los tres forman parte de lo que para algunos de sus colegas parece ser “la maldición de la Buenos Aires”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es Roe vs. Wade y por qué está en el centro de la batalla política por el aborto en EU

La filtración de un borrador de la Corte Suprema de EU indica que el alto tribunal se acerca a la anulación del fallo que garantiza el derecho constitucional al aborto en ese país. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias?
4 de mayo, 2022
Comparte

Es el precedente legal más discutido en la historia moderna de Estados Unidos y su eliminación cambiaría el estado de derecho para millones de mujeres.

Un borrador de la Corte Suprema de ese país que se filtró el lunes indica que una mayoría de jueces del más alto tribunal estadounidense es favorable a revocar Roe vs. Wade, un fallo legal que protege el aborto como un derecho constitucional.

El documento fue difundido por el medio Politico y el martes la Corte Suprema confirmó su autenticidad, aunque aclaró que no es una decisión definitiva ni refleja la postura final de ninguno de los magistrados.

Según analistas, es la primera vez en la historia de la nación que este tipo de documento se filtra a la prensa antes de ser final y firme.

Su publicación ha consternado a quienes apoyan el derecho al aborto, mientras que los detractores celebran la posibilidad de que se confirme un fallo en esa línea el próximo julio.

Representantes de los dos partidos políticos principales de Estados Unidos reaccionaron en uno u otro sentido. También lo hizo el presidente Joe Biden, quien dijo que “recaerá sobre nuestros cargos electos en todos los niveles de gobierno proteger el derecho de una mujer a decidir”.

El juez presidente de la Corte, John Roberts, calificó la filtración como una “atroz ruptura de la confianza” y ordenó que se abra una investigación.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos.

Getty Images

Pero… ¿Qué es Roe vs. Wade y qué implicaciones tendría su revocación?

¿Por qué el caso se llama Roe vs. Wade y cuándo se decidió?

En 1969, una mujer soltera de 25 años, Norma McCorvey, bajo el seudónimo de “Jane Roe”, desafió las leyes de Texas sobre el aborto.

El estado prohibía el aborto por no estar contenido en la Constitución, excepto en los casos en los que la vida de la madre estuviera en peligro.

Como defensor de la ley contra el aborto estaba Henry Wade, el fiscal de distrito del condado de Dallas. Es por esto que la batalla legal se conoce como Roe vs. Wade.

McCorvey estaba embarazada de su tercer hijo cuando afirmó que había sido violada y presentó su caso en tribunales. No obstante, su alegato fue rechazado y la obligaron a dar a luz.

En 1973, su apelación llegó a la Corte Suprema de EU, donde su caso se escuchó junto con el de una mujer de Georgia de 20 años, Sandra Bensing.

Imagen de una protesta frente a la corte suprema de estados unidos

Getty Images

Ambas argumentaron que las leyes de aborto en Texas y Georgia iban en contra de la Constitución porque infringían el derecho de la mujer a la privacidad.

Por una votación de 7-2, los jueces de la Corte dictaminaron que los gobiernos carecían del poder para prohibir los abortos.

Los letrados decidieron que el derecho de una mujer a interrumpir su embarazo estaba protegido por la Constitución.

¿Cómo cambió aquel caso los derechos de las mujeres?

La determinación legal creó el sistema de “trimestre” que:

  • Otorga a las mujeres estadounidenses el derecho absoluto a un aborto en los primeros tres meses del embarazo.
  • Permite regulaciones gubernamentales en el segundo trimestre del embarazo.
  • Declara que los estados pueden restringir o prohibir los abortos en el último trimestre a medida que el feto se acerca al punto en el que podría vivir fuera del útero.
  • Roe vs. Wade también estableció que en el último trimestre una mujer puede someterse a un aborto a pesar de cualquier prohibición legal solo si los médicos certifican que es necesario para salvar su vida o su salud.

¿Por qué se desafía el caso en la actualidad?

La Corte Suprema está considerando un nuevo caso legal que desafía la prohibición del aborto después de 15 semanas en Misisipi.

Fachada del Tribunal Supremo de Estados Unidos

Getty Images
De acuerdo con varios analistas, es la primera vez en la historia de EE.UU. que se filtra el borrador de una decisión de la Corte Suprema.

Si la Corte falla a favor de Misisipi, terminará efectivamente con el derecho constitucional al aborto a nivel nacional.

Hay nueve jueces en el alto tribunal, seis de los cuales fueron designados por presidentes republicanos y cuyas decisiones suelen ser conservadoras.

El borrador que se filtró contiene la opinión del juez Samuel Alito, que afirma que Roe vs. Wade fue un “error flagrante”.

“Roe (vs. Wade) fue un error flagrante desde el inicio”, se lee en el documento. “Consideramos que debe ser anulado”, agrega.

“Ha llegado el momento de acatar la Constitución y devolver el asunto del aborto a los representantes elegidos por el pueblo”, añade.

¿Qué pasará si se anula Roe vs. Wade?

El aborto no se volverá ilegal de inmediato en todo el país. En cambio, recaerá en las legislaturas estatales decidir sobre este tema.

Pero se estima que alrededor de la mitad de los 50 estados del país se moverán para prohibir los abortos de inmediato. En algunos se han discutido decenas de leyes sobre el tema en los pasados años.

Protestan a favor de prohibir el aborto frente a la Corte Suprema de EE.UU.

Getty Images
Frente a la Corte Suprema también se congregaron personas que apoyan la prohibición al aborto.

Hay 13 estados que tienen las llamadas leyes de activación, lo que conduciría a una prohibición inmediata si la Corte Suprema decide anular el precedente.

Estos son: Arkansas, Idaho, Kentucky, Luisiana, Misisipi, Misuri, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Tennessee, Utah, Texas, Oklahoma y Wyoming.

Otros estados continuarían brindando acceso, no solo para las mujeres en su jurisdicción, sino también para aquellas que vivan en estados donde esté prohibido.

De acuerdo con el Instituto Guttmacher, estos estados que protegerían el aborto suman 16 e incluyen al Distrito de Columbia, capital del país.

¿Qué grupos se verán más afectados?

El Instituto Guttmacher calcula que unos 36 millones de mujeres en edad reproductiva vivirían en estados sin acceso al aborto.

La revocación afectaría mayormente a mujeres pobres, en estados sureños y del oeste, que tendrían que movilizarse a las jurisdicciones progresistas para realizarse un aborto.

En concreto a mujeres jóvenes y afroestadounidenses, ya que estos grupos tienen más probabilidades de buscar un aborto, según datos oficiales.

Una joven llora frente a la Corte Suprema en medio de una protesta luego de la filtración del borrador

Getty Images
Datos indican que las mujeres jóvenes son quienes se realizan abortos de forma más frecuente, así que cualquier restricción afectaría a este grupo directamente.

Cerca del 57% de los abortos reportados en 2019 se realizaron en mujeres de entre 20 y 29 años.

¿Qué implica para otros derechos civiles?

Algunos expertos afirman que el razonamiento esbozado para eliminar Roe vs. Wade, que no ha sido oficialmente presentado, podría sentar un precedente para que la Corte Suprema revoque otros derechos civiles, como el matrimonio igualitario.

Un abogado radicado en Denver, David Lane, le dijo al medio USA Today que la eliminación de la disposición crearía una “vía subterránea” en la que los ciudadanos tendrían que moverse de estado a estado para alcanzar los derechos que tenían a nivel nacional.

“Hay innumerables eventos trascendentales que podrían derivarse de esto”, dijo el experto en derechos civiles.

La decisión que consagra el derecho nacional al matrimonio igualitario no es tan antigua ni está tan establecida como Roe vs. Wade. Este fallo data de 2016.

Cartel de personas LGBTT en apoyo al aborto

Getty Images

En el borrador que se filtró, el juez Samuel Alito hizo una distinción entre los derechos enunciados en la Constitución, como el derecho que otorga la Segunda Enmienda a portar armas, y el tipo de “derechos no enumerados” que el tribunal en Roe vs. Wade dijo que garantizaban el acceso al aborto.

Aunque Alito no lo mencionó, esto también protege el matrimonio homosexual y los métodos anticonceptivos, opinó el corresponsal de la BBC en Estados Unidos, Anthony Zurcher.

Para el periodista, la Corte entiende que los primeros son mucho más seguros que los segundos, que deben estar fuertemente arraigados en la historia y “tradición” de Estados Unidos.

“Puede que no pase mucho tiempo antes de que los opositores al matrimonio homosexual, la fertilización in vitro o ciertas formas de anticoncepción citen las palabras de Alito para argumentar que tampoco hay nada en la Constitución que prohíba vetar esas prácticas”, detalló Zurcher.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.