Jalisco financió Villa Panamericana con recursos públicos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Jalisco financió Villa Panamericana con recursos públicos

Por Víctor López
11 de agosto, 2011
Comparte

Maqueta de la Villa Panamericana.

Guadalajara, Jalisco.- Ante el déficit de recursos  que tiene la organización de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, el gobernador Emilio González Márquez, destinó 927 millones de pesos – 77.2  millones de dólares – del erario para apuntalar la construcción de la Villa Panamericana.

Esta bolsa de recursos públicos se nutrió de los programas para promover viviendas populares,  así como de las destinadas al pago de jubilaciones y al gasto corriente del propio gobierno jalisciense, de acuerdo con datos obtenidos por Animal Político por medio de la Ley de Transparencia.

El dinero fue entregado como un préstamo a la empresa privada Corey Integradora, encargada de construir los dormitorios, cuyos propietarios pretenden recuperar la inversión cuando puedan vender a particulares los departamentos, una vez concluida la justa deportiva.

La Villa Panamericana que servirá para alojar a los 7 mil 500 atletas durante la justa continental constará de 488 departamentos ubicados en la zona de El Bajío, en Zapopan, a unos kilómetros del estadio Omnilife propiedad Las Chivas del Guadalajara, uno de los equipos con más arraigo en la primera división del futbol mexicano.

El préstamo estatal se debió a que ningún banco privado le otorgó a Corey Integradora una hipoteca por “inviabilidad financiera”, según la declaración del propio González Márquez hecha ante la prensa local el pasado 8 de junio.

Este préstamo equivale al 77% del costo total de las villas, calculado en mil 200 millones de pesos (100 millones de dólares). La empresa constructora aportará  el 23% a pesar de que inicialmente, se comprometió a invertir la tercera parte del costo global.

Partidas afectadas

De acuerdo con los documentos de la Secretaría de Finanzas del estado, González Márquez autorizó la transferencia de recursos de la partida 42 04 denominada Aportación a la Promoción de la Vivienda en el Estado, por el monto de 220 millones (18.3 millones de dólares).

Otros 367 millones 500 mil (30.6 millones de dólares) salieron del llamado gasto corriente del Estado.

La suma total de los recursos del gobierno del Estado, suman 587 millones (48.9 millones de dólares) que aportó a Iprovipe, y éste, a su vez, lo mandó a la cuenta de Corey Integradora.

Emilio González, gobernador de Jalisco, y Mario Vázquez Raña, expresidente del Comité Olímpico Mexicano, durante la presentación del proyecto de la Villa Panamericana.//FOTO: Cuartoscuro

Y el resto –340 millones (28.3 millones de dólares)- provienen del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal), que transfirió directamente a la cuenta de Corey Integradora, así lo afirmó el pasado 23 de junio Ricardo Serrano Leyzaola, el presidente del Consejo de Administración de Ipejal.          

Historia de tropiezos

Desde que se planeó la construcción del complejo Villa Panamericana, no ha dejado de tener tropiezos e inversiones millonarias que se desperdiciaron.

En 2008, el Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 (Copag), que encabezaba entonces Alfonso Petersen, alcalde de Guadalajara,  intentó construir la Villa Panamericana en el Parque Morelos, ubicado a unas cuadras del centro histórico de la ciudad, que se llamó Proyecto Alameda.

Para este fin, el Copag creó el Fideicomiso Villa Panamericana, con un fondo de 400 millones de pesos (33.3 millones de dólares),  provenientes de recursos municipales y estatales. Estos recursos se esfumaron en estudios, proyectos arquitectónicos y en la compra de 56 predios a sobreprecio, según lo reveló el despacho Price Waterhouse Cooper, que auditó las cuentas del fideicomiso en enero del año pasado.

Por la poca socialización del proyecto, una docena de vecinos del Parque Morelos se opuso al plan inmobiliario, que pretendía –según Petersen–, reactivar el centro histórico.

“Desde un inicio el Proyecto Alameda se pensó que ayudaría a reactivar el centro de Guadalajara. La falta de planeación y de socialización impidió que este plan se llevara a cabo. Tampoco hubo un plan de negocios ni mucho menos una evaluación socioeconómica.  Bien pudo re-densificar el primer cuadro de la ciudad”, afirma García Rojas.

Por su parte, el ambientalista Jaime Eloy, dice que prevaleció el interés inmobiliario. “Por eso, el proyecto no prosperó. Debieron poner el proyecto en manos de especialistas y no de los especuladores”, precisa.

Para diseñar el Proyecto Alameda, la Copag asignó en noviembre de 2008, de manera directa –sin concurso ni licitación-, 6 arquitectos de talla internacional. Se eligió a tres arquitectos mexicanos: Alberto Kalach, Augusto Quijano y al tapatío Fernando González Gortázar.

Y los demás fueron tres extranjeros: al chileno Mathias Klotz, al estadounidense Rick Joy y a la española Carmen Pinós.

El 24 de abril de 2009, el Copag dio a conocer la empresa que desarrollaría el Proyecto Alameda: Bosco Edificaciones, propiedad del empresario Bosco Gutiérrez Cortina.

La primera acción de la empresa fue desechar todos los diseños de los arquitectos reconocidos a quienes les fue asignado el proyecto.

Bosco Edificaciones tiró a la basura los diseños, de manera informal. A través de una carta, les avisó a los arquitectos (15 de mayo de 2009), que requería “una arquitectura con ingenio de pobre”.

Los arquitectos afectados protestaron y exigieron una indemnización.


El colofón: ante los vaivenes, el 8 de septiembre de 2009, la Organización Deportiva Panamericana (Odepa), que preside Mario Vázquez Raña, decidió cancelar la Villa Panamericana en el Parque Morelos por su “inviabilidad financiera”. Imagen del proyecto de Bosco Edificaciones.

Al alcalde panista Alfonso Petersen le tocó dar la noticia. Con la cara desencajada, leyó un breve comunicado: “El día de hoy, la Odepa me ha hecho llegar a través de su presidente, el resultado de la evaluación y que ha determinado que la construcción de la Villa Panamericana en torno al parque Morelos, no es viable, debido a la dificultad para conseguir los apalancamientos financieros necesarios”.  No permitió ninguna pregunta de los reporteros.  En menos de tres semanas, Petersen renunció a la alcaldía.

En esa ocasión, Vázquez Raña, amenazó con cancelar los juegos panamericanos en Guadalajara y llevarlos a otra parte.

 

Los responsables de derrochar los 400 millones de pesos (33.3 millones de dólares) nunca fueron castigados. El Parque Morelos, ahora, luce desolado. Los 56 predios adquiridos son baldíos. Sus habitantes fueron desalojados y sus fincas, demolidas.

 

El proyecto actual

Con la premura del tiempo, en octubre de 2009, el comité organizador de los Juegos Panamericanos le asignó- sin licitación– a la empresa Corey Integradora, para que construya la Villa Panamericana.

 

El actual proyecto se desarrolla en El Bajío, en el municipio de Zapopan una zona de protección ambiental y de recarga de mantos acuíferos, por su cercanía con el Bosque La Primavera.

Por eso, el Tribunal Administrativo del Estado (TAE), ordenó detener temporalmente la construcción.

González Márquez ha informado que la Villa registra un avance del 95% y se comprometió ante la Odepa, el pasado 27 de julio, a terminarla una semana antes de los Juegos Panamericanos.

“Con este préstamo, hipotecaron los recursos estatales. En este momento, la crisis mundial en el sector inmobiliario aún no termina”, señala en entrevista el arquitecto Jesús García Rojas, especialista en planeación urbana.

Más aún, dice que comercializar los departamentos lujosos –el precio de cada uno oscila entre 1.8 y 3.5 millones (150 mil y 291 mil dólares)- será difícil por la sobe oferta de este tipo de viviendas en Guadalajara.

Y además, dice García Rojas, “el gobierno de Jalisco no puede prestar los recursos públicos con total impunidad, en un mercado de alto riesgo. La prueba está en que ningún banco le quiso prestar a la constructora”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué medidas tomarán las aerolíneas por COVID-19 (y por qué algunas generan polémica)

¿Cómo será tomar un vuelo en época de coronavirus? Aunque aún hay muchas incógnitas al respecto, aerolíneas de todo el mundo anunciaron medidas para prevenir contagios.
23 de mayo, 2020
Comparte

 

¿Cómo será volar a partir de ahora?

Las grandes crisis económicas o eventos como el 11-S cambiaron nuestra forma de volar y con la pandemia de covid-19 parece que no será diferente.

Aerolíneas de todo el mundo anunciaron diversas medidas para prevenir contagios en medio del histórico parón que atraviesa el sector y la incertidumbre sobre la “nueva” normalidad.

“Nos enfrentamos al mayor desafío de la historia de la aviación comercial: reactivar una industria que en su mayoría ha parado de operar más allá de las fronteras a la vez que se garantiza que no es un vector significativo para la propagación de la covid-19″.

Así lo subraya un informe de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) esta semana, en el que detallan sus recomendaciones para encarar esta etapa.

Con miles de aviones en tierra, la industria trata de infundir seguridad a sus clientes para que vuelvan, si bien en algunos casos recientes sus anuncios no se correspondieron con la realidad, evidenciando la dificultad de este proceso.

Aquí hacemos un repaso a las acciones anunciadas para las distintas etapas de un viaje… y los retos detrás de ellas.

1. Antes de embarcar

La imagen que tenemos de los aeropuertos en Occidente cambiará: para empezar con el uso de las mascarillas, que la gran mayoría de aerolíneas consultadas ya estipulan que serán obligatorias durante el embarque y el vuelo.

Esa medida de protección, habitual ya en época precovid en sociedades asiáticas, se sumará a otras para mantener la distancia recomendada por los científicos, como la reordenación de las colas.

Aeropuerto en Brasil.

Reuters
El aspecto de los mostradores cambiará por el coronavirus, según las aerolíneas.

Las aerolíneas están tratando de minimizar el contacto físico en fases como la facturación o check in y algunas como la estadounidense Delta han anunciado que instalarán mamparas de plexiglás, el material cuyo uso ha impulsado el coronavirus.

También muchas de las compañías sugieren imprimir la tarjeta de embarque ya en casa, o tenerla disponible en el teléfono móvil para evitar el contacto físico, como apunta LATAM.

“En el aeropuerto, acérquese al mostrador de check in sin amigos o miembros de su familia”, añade la aerolínea latinoamericana.

2. Embarcando

En esta nueva época, habrá que tener más paciencia.

Nos toparemos con más controles en los aeropuertos, entre ellos, de temperatura y “para todos los clientes”, según anuncia en su página web Aeroméxico.

No obstante, los expertos en el sector consultados por BBC Mundo advierten que esto dependerá en gran medida de las regulaciones del país o la ciudad en la que te encuentres.

Control en aeropuerto de Monterrey.

AFP
Desde el sector, se espera que se aumenten los controles de temperatura.

Para abordar un vuelo, la española Iberia y otras empresas señalan por ejemplo que priorizarán “la entrada y salida del avión por pasarelas, siempre que sea posible”.

En el caso de tener que tomar un autobús para llegar hasta la aeronave, algunas empresas afirman que incrementarán la frecuencia para que sólo estén ocupados al 50% de su capacidad “con no más de 40 pasajeros”, apunta la griega Aegean Air.

Otro cambio anunciado es el “nuevo” orden de embarque: algunas firmas explican que embarcarán a los pasajeros en función de su asiento (ventanilla, centro y, por último, pasillo); mientras otras apuntan que se hará empezando por la parte trasera de la aeronave.

3. Durante el vuelo

Esta es la parte más complicada de todas para las empresas y donde entran en juego algunas medidas polémicas.

Para empezar: el bloqueo o no de asientos. Diversas aerolíneas dicen que dejarán libres los asientos del medio -o de pasillo en aviones pequeños- para garantizar una mayor distancia entre viajeros.

LATAM asegura que lo hará “cuando sea posible”; la estadounidense de bajo costo Jetblue señala que lo llevará a cabo al menos “hasta el 6 de julio” y la holandesa KLM apunta que “reordenará la cabina para aumentar la distancia” entre personas siempre que se pueda, por citar algunos ejemplos.

Aviones en Brasil.

Reuters
El coronavirus ha llevado a la industria de la aviación a su momento más complicado.

Pero hay oposición a este tipo de medidas: Michael O’Leary, presidente de Ryanair, una de las aerolíneas de bajo coste más famosas de Europa, consideró recientemente que bloquear el asiento del medio es una “locura”: “inasequible” e “ineficaz”.

“Las aerolíneas ganan dinero cuando el avión va lleno. Tratan de meter el mayor número de asientos posible“, explica a BBC Mundo Ross Aimer, capitán retirado de United Airlines y actual director de la empresa de especialistas en el sector Aero Consulting Experts, de California.

La única manera de llevar a cabo algo así sería “incrementando el precio del billete sustancialmente” y, añade, eso “es un problema”.

Dado el diseño de los aviones, además, incluso manteniendo un asiento entre pasajeros vacío, la distancia no llegaría a los 1,5 o 2 metros recomendado por la comunidad científica, apunta el experto.

Sin embargo, las aerolíneas anuncian otras medidas durante el vuelo para generar confianza: equipos de protección para la tripulación y coronakits para cualquier emergencia, mover a los pasajeros de asiento para lograr que estén lo más distanciados posible cuando se pueda o la limitación, modificación o suspensión de la entrega de bebidas, alimentos y otros productos.

Ethan Weiss y un avión lleno de personas con tapabocas.

Reuters/Ethan Weiss
Una foto de un avión lleno de pasajeros en medio de la pandemia generó polémica este mes en Estados Unidos.

A ello se suman prácticas como extremar la limpieza de los aviones y el uso de filtros de aire de alta eficiencia, subraya por su parte Avianca en respuesta a BBC Mundo.

“En general, el riesgo de contraer una enfermedad en un avión es similar al de otras áreas confinadas con densidad de ocupación alta, como un autobús, el metro o el cine por un tiempo similar de exposición”, señala la IATA.

“Dicho esto, el riesgo en aviones es probablemente menor que en muchos espacios confinados porque los aviones modernos tienen sistemas de filtración del aire en cabina equipados con los filtros HEPA”.

4. Al aterrizar

Para bajar de los aviones, las aerolíneas afirman que se tratará de evitar las aglomeraciones y en algunos casos recomiendan a pasajeros viajar “ligero” para guardar sus pertenencias debajo de su asiento y no tener que tocar otras partes del aparato.

En esta fase del viaje, no obstante, entrarán en juego las medidas aprobadas por el aeropuerto en sí y las autoridades.

Una mujer con tapabocas y guantes sostiene un teléfono en un aeropuerto.

Getty Images
La protección y el distanciamiento social especialmente en los aeropuertos y los vuelos es clave para evitar el contagio del covid-19, según los expertos.

Recientemente, se han difundido casos como el extremo control en el aeropuerto de Hong Kong, donde los pasajeros deben hacerse un test de covid-19 al llegar y pueden tener que esperar horas antes de abandonar las instalaciones.

Una situación compleja

Pese a todo ello, en vuelos recientes se produjeron situaciones polémicas que pusieron en duda los anuncios.

“Mi vuelo iba lleno”, cuenta a BBC Mundo Liliana Carvajal, una estadounidense que viajó el pasado 9 de mayo con American Airlines desde San Francisco a Miami, con dos escalas.

Carvajal relata con evidente frustración y enfado cómo la tripulación no hacía uso de la mascarilla en todo momento “porque aún no era obligatorio“, la falta de desinfectante de manos o controles de temperatura en aeropuertos, así como el mal estado de los baños en los vuelos.

Aeropuerto en época de coronavirus en EE.UU.

Cortesía de Liliana Carvajal.
“Estaba muy cabreada”, recuerda Carvajal sobre su reciente viaje.

En Estados Unidos, una fotografía de un médico en un avión de United Airlines generó controversia también este mes.

La imagen muestra un avión aparentemente lleno pese a que la aerolínea había asegurado previamente a sus clientes que bloquearía el asiento del medio. También lo hizo un caso similar en España, con un vuelo entre Madrid y Gran Canaria con alta ocupación.

La situación es compleja, pues “actualmente no hay ninguna medida que pueda mitigar todos los riesgos de reactivar el transporte aéreo”, señalaba Angela Gittens, directora para ACI World, en un comunicado esta semana.

“No obstante, nosotros creemos que una estrategia consistente a nivel global, basada en resultados, es la manera más efectiva de equilibrar la mitigación de riesgos con la necesidad de desbloquear la economía y activar los viajes”.

Y es que, si los requisitos o las condiciones varían mucho en función del lugar o la aerolínea, eso puede llevar a que la gente se sienta más insegura.

“Creo que si a una de las aerolíneas -United, American… de las grandes en EE.UU.- se le ocurre un escenario plausible que funciona, estoy seguro de que otras lo copiarán alrededor del mundo”, comenta el experto Ross Aimer.

Su subsistencia depende de ello”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/QBv7nudMSpc

https://www.youtube.com/watch?v=HJFAoUU2alE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.