Conclusiones de las nuevas rutas del #PeriodismoCultural
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Conclusiones de las nuevas rutas del #PeriodismoCultural

Por Francisco Sandoval
24 de septiembre, 2011
Comparte

Participantes del ciclo de conferencias “Nuevas Rutas” de la FNPI.

“El periodismo atraviesa un encrucijada inédita: los formatos impresos parecen tener los días contados”, fue una de las ideas que planteó el escritor y maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Juan Villoro, durante el cierre del ciclo de conferencias las “Nuevas Rutas” del #PeriodismoCultural que organizó la FNPI y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), con el objetivo de estimular a la reflexión en torno al futuro del periodismo cultural.

Con una afluencia de alrededor de 800 personas de manera presencial y otras 900 a través de la trasmisión en vivo que se hizo por internet, tres maestros de la FNPI, la editora de la revista Gatopardo para el Cono Sur, Leila Guerreiro, así como el novelista mexicano, Jorge Volpi, hablaron sobre el tema y establecieron una serie de conclusiones que podrían ayudar a mejorar la cobertura periodística cultural no sólo en México sino en toda América Latina.

Leila Guerriero.

Animal Político te presenta algunas de las conclusiones que ofrecieron los ponentes del ciclo de conferencias celebrado en el Centro Nacional de las Artes y que fueron publicadas en la página de internet de la FNPI.

Primera Conferencia: El relato hecho añicos: tecnología y escritura: Francis Pisani (maestro de la FNPI).

La nota informativa no existe más como la conocemos en los medios tradicionales porque no es un producto acabado sino que se está transformando casi en el instante. Es líquida. El ladrillo constitutivo de nuestro oficio está cambiando; pero ese cambio parece que no lo está captando el periodismo cultural.

Trazó tres ejes en el cambio del periodismo cultural desde las tecnologías de la información: La publicación (los soportes), la organización y la distribución. Los medios impresos tienen muchos más lectores virtuales, desde la red, que en la versión de papel. Eso ellos lo saben y están replanteando, modificando conceptos que antes no se tenían contemplados, entre ellos: obicuidad, movicuidad e hiperconectividad. Deben existir nuevos códigos de ética para los nuevos tiempos.

Muchos periodistas se están mostrando renuentes a ensayar las nuevas tecnologías, pero con argumentos que no sirven, que no valen, al menos, para el momento en que estamos viviendo la información. No es sólo cuestión de los medios informativos sino en lo individual de los periodistas. Debimos entrarle a la tecnología desde antier…negar e ignorar las tecnologías de la información es negar que el mundo está cambiando y además es quedarse fuera, porque al final nadie se salva.

(Aquí el resto de las conclusiones)

Héctor Felliciano. Foto: FNPI.

Segunda conferencia: El cuento de nunca acabar: Héctor Feliciano (Maestro de la FNPI)

Trazó seis ejes principales para una investigación periodística profesional: intuición, curiosidad, modestia, ingenuidad, terquedad y paranoia. Todas son sumamente importantes para darle profundidad a la reportería, debemos inventarnos un lector interior que sea muy exigente aunque no un erudito, que deberá vigilar el proceso de investigación y escritura.

La reportería de base es la melodía y el ritmo fundamental de nuestro oficio. Antes de la investigación seria el reportero debe hacerse una serie de preguntas respecto al objeto de estudio: cómo me lo explico, cómo lo entiendo, cómo lo entenderá mejor el lector. Esto ayudará a que el reportero piense primero como lector y se vaya haciendo las interrogantes que tendrán que estar debidamente respondidos una vez concluida la investigación.

La investigación periodística debe estar acompañada de una dosis de paranoia: Se trata de utilizar para bien aquel sentimiento de persecución del periodista, el sentimiento de que existen complots y conjuras, maquinaciones e intrigas sobre el tema; de que un desconocido –cuyo nombre terminará, naturalmente, por salir a la luz– intenta escondernos lo que uno debe revelar. (Aquí el resto de conclusiones)

Tercera conferencia: El periodismo cultural no existe: o los calcetines del pianista: Leila Guerriero (ganadora del premio Nuevo Periodismo CEMEX-FNPI)

El periodismo cultural no existe como tal porque un acontecimiento de esta naturaleza debe ser tan bien escrito como si se estuviera escribiendo una crónica de la matanza de mujeres en Ciudad Juárez.

Todo buen reportero no importa si cubre cultura o deportes, en todos los casos debe saber quién es Octavio Paz.

No debe haber diferencia entre un periodista cultural y otro que cubra cualquier fuente porque los mejores periodistas son aquellos que pueden escribir sobre cualquier cosa. Lo que no se debe perder de vista es que un escritor es mucho más que un hombre que escribe, así como cuando se hace la reseña de un concierto de piano no se debe dejar de ver al instrumento y su ejecución, ni tampoco a los calcetines del pianista. Debemos fijarnos en lo infraordinario.

Cuarta conferencia: Los dilemas del periodismo cultural por televisión: Jorge Volpi (novelista y colaborador de los periódicos El País y Reforma).

Si me tuviera que referir al periodismo cultural por el tiempo que la televisión le dedica, entonces sería prácticamente nulo… La televisión ha marginado a tal grado los contenidos culturales porque se pondera más el espectáculo y la farándula.

Son muchos los factores que se han sumado para que la cultura y su tratamiento en los medios esté pasando a ser un bien menor, entre ellos, la preponderancia de la sociedad del espectáculo y la crisis global que, sin duda, ha afectado a todos los medios de comunicación. (Aquí el resto de conclusiones)

Quinta conferencia: Itinerarios del ornitorrinco: el periodismo cultural en la arena pública: Juan Villoro (maestro de la FNPI)

En tiempos de comida congelada y activos mensajeros en motocicleta, las necesidades se satisfacen más y mejor que los caprichos. Los verduleros y los periodistas de tentación no siempre encuentran espacio para ofrecer los duraznos que frotan con esmero en sus solapas. Y pese a todo, no han dejado de demostrar una paradoja: también la tentación es necesaria. A fin de cuentas nada es tan humano como sucumbir a una debilidad. En El abanico de Lady Windermere, Oscar Wilde resume el tema: “Puedo resistirlo todo, salvo la tentación”.

Ciertas debilidades degradan, otras enaltecen, otras más son tan comunes que ni se notan. El gran desafío del periodismo de tentación consiste en mejorar las debilidades de los lectores.

¿Cómo lograrlo? Los hechos ocurren al menos dos veces, en la realidad y en la mente de los testigos. La primera obligación del periodista cultural consiste en reconocer que trabaja en el orden de la representación, no sólo por abordar formas del arte que son, en sí mismas, reelaboraciones de lo real, sino porque la sola contemplación de los sucesos implica valorarlos, seleccionarlos, entenderlos, aplicar la subjetrividad. En otras palabras: la realidad del periodismo no está en la “realidad”. Todo texto es una construcción. Ser fiel a lo que ocurrió no depende de reproducirlo en forma neutra e indiscriminada sino de recuperarlo con verosimilitud narrativa. En este sentido, todo buen periodismo cultural es una pieza literaria, trabajada desde el lenguaje. (Aquí el resto de la plática)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Sputnik V: por qué muchos en Rusia tienen dudas sobre su propia vacuna

La vacuna rusa Sputnik V contra la COVID-19 es demandada en todo el mundo, pero muchos rusos siguen sin fiarse.
4 de marzo, 2021
Comparte

Cuando las autoridades de localidad de Sputnik anunciaron recientemente que ofrecerían la vacuna rusa Sputnik V en la clínica local, sólo 28 jubilados se apuntaron para recibir la dosis contra la covid-19.

El interés en el extranjero por la vacuna rusa se ha disparado desde que los datos publicados en la revista médica Lancet mostraron que tenía una eficacia del 91.6% contra el coronavirus, a la altura de las mejores del mundo.

Ese respaldo fue un éxito político, además de científico, para un proyecto de prestigio anunciado a bombo y platillo por Moscú y del que muchos dudaban abiertamente en Occidente.

Pero al mismo tiempo que países de América Latina y Europa están pidiendo lotes de Sputnik, el despliegue en la propia Rusia está siendo lento, ya que la gente se muestra muy reacia a ser inyectada.

Galina Bordadymova

BBC
Galina Bordadymova, representante pública del pueblo de Sputnik se muestra orgullosa del avance científico que ha logrado Rusia con la vacuna Sputnik V.

Sputnik… en Sputnik

“Todo el mundo me asustó diciendo que me iba a doler, ¡pero no sentí nada!”, exclamó un pensionista de edad avanzada mientras se ponía el jersey después de recibir la inyección de Sputnik en el pueblo del mismo nombre.

Detrás de él, una enfermera se inclinó para gritar a otro jubilado que debía dejar el alcohol durante un tiempo después de la inyección.

A un par de horas en coche de Moscú, el pueblo de Sputnik tiene una granja de ganado, unos cuantos bloques de apartamentos idénticos y ninguna indicación de por qué se le dio el nombre de un triunfo de la carrera espacial soviética.

A sign in Russian at the entrance to Sputnik village

BBC
En el pueblo de Sputnik desconfían de la vacuna. No están solos: sólo un 30% de los rusos están dispuestos a ponerse la vacuna rusa, según una encuesta.

El vínculo cósmico con la vacuna está más claro.

“El satélite Sputnik fue una innovación rompedora y esta vacuna también lo es”, dice entre risas la dirigente local Galina Bordadymova, abrigada con pieles pero sin guantes en la gelidez de la calle.

“Habíamos previsto que vinieran 25 personas, pero hemos conseguido 28, así que estamos contentos”, insiste, pasando por alto el comentario de que el interés era preocupantemente bajo en una población de más de 1.000 personas, habida cuenta del alto riesgo del coronavirus.

Su equipo había hecho un llamamiento a los residentes de mayor edad, dando prioridad a los más vulnerables al virus. “Todos los que quisieran la vacuna podían recibirla”, afirma Bordadymova.

Interés internacional

Al principio, los analistas occidentales se mostraron desdeñosos, incluso despectivos, respecto a la Sputnik V, ya que los representantes rusos hicieron rotundas afirmaciones sobre un tema del que se disponía entonces una evidencia escasa.

Los datos de los ensayos de fase III demostraron posteriormente que la vacuna es eficaz, con efectos secundarios similares a las desarrolladas en Europa y Estados Unidos, y el interés en el extranjero ha aumentado.

“Incluso nuestros críticos se han quedado sin argumentos”, aseveró el mes pasado Kirill Dmitriev, director del fondo de inversión estatal RDIF, el cual respalda a Sputnik.

Moscú

BBC
Las autoridades rusas han desplegado centros de vacunación temporales en los centros comerciales para agilizar la campaña.

El RDIF afirma que 39 países ya han aprobado su vacuna y, para alegría de Rusia, incluso se le está pidiendo que ayude a la UE, que está sufriendo escasez.

Hungría fue la primera en aprobar la vacuna rusa para su uso de emergencia y Eslovaquia acaba de recibir dos millones de dosis, obviando la posibilidad de que Sputnik le sirva a Rusia como una “herramienta” para ejercer influencia.

A la covid-19 no le importa la geopolítica, argumentó el primer ministro eslovaco, Igor Matovic.

“Se puede decir que es un instrumento de Rusia o que la vacuna es sólo una víctima del contexto político, pero definitivamente la política está más explícitamente presente en el caso de la vacuna rusa que en cualquier otra producida en el mundo actualmente”, señala Andrei Kortunov, del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia.

Sin embargo, Rusia tiene ahora tantas solicitudes de Sputnik que el Kremlin afirma que no puede atenderlas todas con la capacidad de producción actual.

El RDIF dice que abastecerá a los mercados extranjeros desde plantas en el exterior, no con dosis destinadas a los rusos, pero aún no ha dado detalles, ni un calendario.

“Para Putin, hallar la vacuna era una forma de demostrar al mundo que Rusia es un país desarrollado y de gran envergadura, capaz de alcanzar grandes éxitos en áreas que exigen mucho conocimiento y tecnología”, considera Tatiana Stanovaya, de la consultora R.Politik.

Pero la aprobación de Sputnik en toda la UE sigue siendo un objetivo difícil.

“Cuando se decide comprar la vacuna rusa, parece que se invierte o se aprueban los logros del régimen de Putin o del propio Putin”, afirma.

Vladimir Putin

Getty Images
Existe una gran demanda internacional para la vacuna rusa, lo que muchos interpretan como un logro del presidente Vladimir Putin para mostrar a Rusia como un país poderoso.

Precauciónes de los rusos

En la aldea de Sputnik no hay tal discusión sobre política y vacunas.

Algunos residentes están nerviosos por la posibilidad de contraer el coronavirus: dos lugareños de 50 años murieron a causa del virus en la primera oleada de la pandemia.

Pero sus habitantes parecen aún más temerosos de vacunarse.

Una encuesta realizada esta semana por los sociólogos del Centro Levada, reveló que sólo el 30% de los rusos está dispuesto a recibir la Sputnik V, un 8% menos desde que se inició el despliegue sanitario, y eso a pesar de que los datos sobre su seguridad ya son públicos.

campaña metro moscú

BBC
Se han hecho campañas para promocionar la vacunación, pero sólo cuatro millones de rusos se han vacunado hasta ahora contra el coronavirus.

“La gente tiene miedo; hay todo tipo de rumores sobre complicaciones”, explica Lidia Nikolaevna mientras retira una espesa capa de nieve de la puerta de su garaje.

Hace poco estuvo en el hospital por la covid, por lo que su médico dice que ella misma no necesita todavía un pinchazo.

Tal vez más tarde“, aventuró Lidia, haciéndose eco de otros habitantes del pueblo.

“La gente dice que está bien, pero vamos a ver. Si todo va bien, creo que más gente se vacunará”.

“Los rusos son conservadores: no se fían de su propio Estado y no se fían de lo que pueda salir de este Estado”, afirma Andrei Kortunov sobre la indecisión de la gente.

Al no haber un nuevo confinamiento nacional, y debido a las escasas alusiones a las muertes por covid que hacen las autoridades, se les podría perdonar que pensaran que el peligro ha pasado.

La televisión estatal no se ha desplegado con toda su fuerza persuasiva y el propio presidente, Vladimir Putin, aún no se ha vacunado.

Vacuna contra la covid desarrollada y aprobada por Rusia

EPA
La vacuna, llamada Sputnik-V, fue desarrollada por el Instituto Gamaleya y se registró después de dos meses de ensayos en humanos

Así que, a pesar de que el operativo llega incluso a los puntos más remotos, como Sputnik, y los puntos de vacunación ambulantes en los centros comerciales de las ciudades, sólo cuatro millones de rusos se han vacunado hasta ahora contra el coronavirus.

Muy por debajo del objetivo del Ministerio de Sanidad, que es alcanzar el 60% de todos los adultos en seis meses.

El Kremlin insiste en que no hay déficit de vacunas para uso doméstico.

Pero su descripción de la producción y la demanda interna como “en armonía” para “esta etapa” sugiere cierta reticencia a promover la campaña de vacunación con demasiada intensidad mientras que no haya más ampollas rodando por las cintas transportadoras de las fábricas.

De vuelta a casa desde la clínica del pueblo de Sputnik, el jubilado Anatoly dice que recibir su inyección no fue gran cosa.

“Fue solo un momento”, cuenta, haciendo el gesto de recibir un pinchazo en el brazo, pero duda de que realmente necesitara vacunarse.

“¡Estoy sano! Sólo tienes que beber samogon”, insiste Anatoly, refiriéndose al alcohol casero de alta graduación.

“Creo que eso también me protegerá del covid”, ríe el hombre de 74 años, antes de alejarse por la nieve.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.