Miles de estudiantes chilenos vuelven a protestar; deciden hoy si reanudan clases
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Miles de estudiantes chilenos vuelven a protestar; deciden hoy si reanudan clases

23 de septiembre, 2011
Comparte

Una mujer se protege detrás de una mesa durante choques después del comienzo de una huelga nacional en Santiago, Chile. Foto: AP.

Decenas de miles de estudiantes volvieron a marchar el jueves por la capital chilena en demanda de reformas a la educación, tras fracasar las negociaciones con el gobierno para establecer una mesa de diálogo para solucionar el prolongado conflicto.

Los manifestantes marcharon unas 30 cuadras alejadas del centro capitalino, donde el gobierno no aprueba las protestas.

El diálogo entre las partes no prosperó por la negativa del gobierno a paralizar la tramitación de proyectos de ley que los estudiantes exigen discutir previamente y a suspender el término del primer semestre escolar, dos de las cuatro exigencias estudiantiles para iniciar las conversaciones.

El gobierno de Piñera, al que el conflicto le ha acarreado un fuerte descenso en su popularidad, sostiene, sin embargo, que ha sido flexible y ha acogido varias de las demandas. El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, dijo en declaraciones a la televisión estatal que los estudiantes “deben saber abrochar (aprovechar)” los triunfos que han logrado con sus demandas de cambio en la educación.

Desde el comienzo de las protestas estudiantiles, que se han hecho extensivas al resto de la población, se han registrado multitudinarias marchas callejeras, las mayores desde que Chile recuperó la democracia en 1990. Pero la última convocatoria el 14 de septiembre tuvo baja adhesión, lo que dio pie al gobierno para sostener que el movimiento estudiantil estaba desgastado y debilitado.

La presidenta de los estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Vallejo, dijo a periodistas que “en ningún caso el movimiento se ha debilitado. Todavía tiene gran respaldo ciudadano, todavía los estudiantes siguen insistiendo en la movilización, en que es una herramienta legítima y necesaria en este momento”. Vallejo estimó en 180.000 los manifestantes. Al finalizar la marcha, pequeños grupos provocaron desmanes y se enfrentaron con la policía, que los reprimió con carros lanza agua y gases lacrimógenos. Una cantidad indeterminada fue detenida. El vocero oficial, Andrés Chadwick, dijo que el gobierno no cederá en el camino que se ha trazado.

Señaló que la nueva protesta “no va a cambiar lo que el es el tema y la preocupación fundamental del gobierno: por una parte seguir insistiendo en la necesidad de la mesa de diálogo y, por otra parte, seguir gobernando… para efecto de ir a través de los distintos proyectos de ley apuntando a la solución” del conflicto.

Las encuestas reflejan una alta adhesión a las demandas estudiantiles de fortalecer la educación pública y terminar con el lucro en las universidades privadas y eliminar los aportes estatales a establecimientos privados que lucran con la enseñanza.

El gobierno ha señalado que regulará y controlará el lucro, pero no está dispuesto a erradicarlo de las instituciones que reciben financiamiento estatal.

Por su parte, el dirigente de los estudiantes de la Universidad Católica, Giorgio Jackson, afirmó a la prensa durante la masiva protesta que “el gobierno debe entender… que ésta no es una demanda de los estudiantes, sino de las familias chilenas que necesitan un cambio transformacional que potencie la educación pública”.

El presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, organización que junto con los estudiantes universitarios y secundarios encabeza las protestas, dijo que unas 150.000 personas participaron de la marcha, una de las más numerosas que comenzó el conflicto en junio.

“Creo que la autoridad tiene que tener sintonía con las demandas que se están planteando y establecer una mesa lo más rápido posible”, afirmó Gajardo.

Mientras tanto, cuatro estudiantes de enseñanza media, tres mujeres y un hombre, cumplieron 65 días en huelga de hambre y para mostrar su protesta se instalaron en dos tiendas a las puertas de la Universidad de Chile, en pleno centro capitalino.

Estudiantes chilenos resolverán si reanudan clases 

Los dirigentes estudiantiles chilenos se abrieron a la posibilidad de reanudar la actividad escolar tras cuatro meses de conflicto, un gesto que fue valorado por el gobierno con el que aún no han logrado acordar una mesa de diálogo.

“Se está discutiendo esta propuesta de mantener clases, pero con horarios protegidos para las asambleas estudiantiles… respetando las convocatorias a paros nacionales”, dijo el viernes a radio Cooperativa Camila Vallejo, dirigente de los estudiantes de la Universidad de Chile y una de las voceras del movimiento estudiantil.

 Precisó que la medida, que debería discutirse y acordarse en un encuentro el fin de semana de dirigentes de la Confederación Nacional de Estudiantes de Chile (Confech) no implica el término de las protestas en demanda de cambios profundos en la educación chilena. “Eso no significa, todo lo contrario, que el movimiento se baje”, dijo.

El vocero de gobierno, Andrés Chadwick, dijo que la reanudación de las actividades académicas “sería un gesto muy potente”.

Apuntó que la tramitación de dos proyectos de ley, que los estudiantes han pedido paralizar para iniciar un diálogo, no impedirá que los reparos u observaciones que se convengan en una mesa puedan ser incorporados a las iniciativas legislativas.

La vocera estudiantil criticó las expresiones en la Asamblea General de las Naciones Unidas del presidente Sebastián Piñera, quien calificó de “noble causa” el movimiento por reformas en la educación. Sostuvo que Piñera mantiene un doble estándar porque “está contradiciéndose con los discursos que dice acá”.

La negativa del gobierno a paralizar la tramitación de los proyectos para reducir los intereses de los créditos para estudiar y la reprogramación de las deudas contraídas por estudiantes junto con la postergación del primer semestre escolar, fueron dos de las condiciones rechazadas por las autoridades que impidieron la formación de una mesa de diálogo.

Los dirigentes de la Confech, que agrupa a las 25 principales universidades del país, se reunirán este fin de semana en una ciudad del norte del país para debatir los pasos a seguir. Como en otros encuentros probablemente se enfrenten los dirigentes más radicales con los más moderados, entre los que se encuentran Vallejo y el presidente estudiantil de la Universidad Católica, Giorgio Jackson, los dos voceros de la Confech.

En algunas universidades ya se ha estado votando la reanudación de las actividades para cerrar el primer semestre y así evitar perjuicios financieros a los establecimientos y no afectar el pago de becas a estudiantes pobres. En la Universidad de Santiago, una de las más grandes, una asamblea terminó en una pelea a golpes cuando los estudiantes más radicales intentaron impedir la votación.

Los rectores de las 25 principales universidades exhortaron a los estudiantes a volver a clases y formar un solo frente para luchar por los cambios en el Congreso, sin que depongan su movimiento de protesta.

“La fuerza que podemos tener es incontrarrestable”, dijo el rector de la Universidad de Santiago, Juan Manuel Zolezzi.

Mientras tanto se mantiene la huelga de hambre por 66 días de dos jóvenes estudiantes de un liceo capitalino, cuyo estado de salud se ha deteriorado.

La masiva marcha del jueves concluyó con un “caceroleo” o golpes de cacerolas en diversos puntos de la ciudad, una manifestación que se ha hecho frecuente desde que comenzó la rebelión estudiantil.

AP*

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: Qué nivel de vacunación se necesita para volver a "la vida normal"

Todavía no está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.
27 de noviembre, 2020
Comparte

Los anuncios sobre las vacunas contra el coronavirus invitan al optimismo, pero acabar con la pandemia y regresar a la normalidad sigue estando lejos.

Viajar sin restricciones, no usar mascarillas y asistir a eventos masivos son algunas actividades que tardarán en volver.

No basta con que se aprueben las vacunas y los países arranquen sus campañas de vacunación.

Para hablar de “nueva normalidad”, según expertos, hará falta vacunar a una gran mayoría.

Y esto podría tomar varios meses o incluso años.

Tampoco está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.

Cuatro desarrolladores han mostrado hasta ahora sus credenciales: Pfizer/BioNTech (EE.UU.-Alemania), Instituto Gamaleya (Rusia), Moderna (EE.UU.) y la Universidad de Oxford/AstraZeneca (Reino Unido).

Las cuatro vacunas demostraron ser efectivas en la Fase III de ensayos clínicos, pero son resultados preliminares pendientes de aprobación.

Cómo se comparan las vacunas en la Fase III de los ensayos clínicos

BBC

Teniendo en cuenta esto y los sacrificios para distribuir dosis en masa, ¿Cuánta gente hará falta vacunar para recuperar la vida antes del coronavirus?

Inmunidad global

“Cómo y cuándo volveremos a la normalidad está en la mente de todos“, reconoce Andrew Bradley, profesor de medicina molecular de la Clínica Mayo en Estados Unidos.

Pero es muy seguro que para lograrlo haya que vacunar a cerca del 75% de la población“, explica Bradley a BBC Mundo.

Son datos similares a los que maneja la Asociación de Vacunología en España (AEV), país que el 24 de noviembre aprobó su plan de vacunación contra la covid-19.

Este arrancará en enero de 2021 y las vacunas serán gratuitas y se administrarán primero a los grupos con mayor riesgo de mortalidad y exposición a la enfermedad.

Vacunación contra la gripe en California.

Getty Images
La OMS estima que hará falta inmunizar a un 60-70% de la población para frenar el avance del virus.

“Con un 60-70% de vacunación se empieza a controlar al microorganismo y cortar la transmisión”, dice a BBC Mundo Amós García Rojas, presidente de la AEV.

Los números también coinciden con los porcentajes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima necesarios para alcanzar la inmunidad de rebaño, es decir, una inmunidad colectiva mínima pero necesaria para frenar la enfermedad.

“Dada la alta transmisibilidad del SARS CoV-2, creemos que será necesario inmunizar entre el 60 y 70% de la población. Eso se consigue vacunando de forma segura”, dijo en conferencia la doctora Soumya Swaminathan, científica jefa en la OMS.

Con estas cifras, en países como México habría que vacunar a 88 millones de personas, en Colombia a 35 millones y en Perú a 22 millones, por ejemplo.

México, que anunciará pronto su plan definitivo de vacunación, tiene preacuerdos cerrados con AstraZeneca y Pfizer para adquirir sus vacunas cuando se aprueben.

Colombia, por otra parte, aseguró tener 20 millones de dosis cerradas el 24 de noviembre.

Y el Ministerio de sanidad peruano se comprometió a pagar más de US$100 millones para adquirir 9,9 millones del compuesto de Pfizer.

Sin embargo, opina Bradley, es vital que los niveles de vacunación se consigan a nivel global.

“Será necesario alcanzar la inmunidad de rebaño a una escala global para reducir la incidencia de la enfermedad o erradicarla. Teniendo en cuenta que somos más de siete billones, esto podría tomar años”, estima el especialista.

“Estamos en una pandemia y no se trata de solo controlar la enfermedad en Reino Unido, Francia o España. También hay que combatirla en África y América Latina“, coincide García Rojas.

Puesto de vacunación en Ciudad de México.

Getty Images
Los expertos opinan que para hablar de nueva normalidad, debe alcanzar altos porcentajes de vacunación a nivel global y no solo en algunos países.

“Los países ricos deben ayudar a los de menos recursos. Esto es un problema global, de solidaridad”, añade.

Actualmente, varios gobiernos, organizaciones sanitarias, fabricantes, científicos y filántropos contribuyen en el proyecto Covax, diseñado para proveer un reparto equitativo y fluido de vacunas y tratamientos en todo el mundo, al margen de los recursos de cada país.

Algunos países, explica García Rojas, puede que ya tengan más inmunizados por vía natural y hayan superado la enfermedad.

Sin embargo, opina que la vacuna debe administrarse a todos “independientemente de si se hayan infectado o hayan sido asintomáticos o no”.

Interrogantes

Aunque existe cierto consenso sobre vacunar a un 70% de la población para recuperar cierta normalidad, otras organizaciones demandan cautela y apuntan a varias interrogantes por despejar.

“Todavía no se conocen al 100% la enfermedad y su inmunidad. Es pronto para decir qué porcentaje se necesita vacunar para disminuir la transmisión“, comenta a BBC Mundo el doctor Rodrigo Romero, secretario general de la Asociación Mexicana de Vacunología.

“También dependerá de la efectividad de la vacuna y cuánto dure la protección en las personas”, añade.

A las dudas sobre la protección e inmunidad de las vacunas, se suman los retos logísticos, de distribución y almacenamiento.

Las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNtech, por ejemplo, deben conservarse a temperaturas ultrafrías usando tecnologías especiales.

Persona sostiene una cartel donde se lee "No vaccine" (No a la vacuna) durante una protesta en Estados Unidos.

Getty Images
“Estamos viendo un considerable número de personas que no están seguras sobre si vacunarse o no. Cada campaña de vacunación tendrá que acompañarse de una estrategia de comunicación clara. Todo esto suma más tiempo”

Los expertos opinan que esto será un desafío, especialmente en países con menos recursos o en vías de desarrollo.

“El ritmo de cómo van llegando las vacunas a cada país irá marcando posibles horizontes temporales sobre cuándo volver a la normalidad”, dice García Rojas.

“También estamos viendo un considerable número de personas que no están seguras sobre si vacunarse o no. Cada campaña de vacunación tendrá que acompañarse de una estrategia de comunicación clara. Todo esto suma más tiempo”, agrega.

¿Nueva o vieja normalidad?

Aún consiguiendo inmunizar a suficiente población, los expertos dudan sobre cómo será la vuelta a la normalidad e incluso si volveremos a tener una vida como la de antes de la pandemia.

Bradley, de la Clínica Mayo, cree “improbable” volver pronto a la misma vida. Argumenta que “muchos negocios cambiarán y los empleados continuarán su trabajo remoto”.

Hombre con mascarilla dentro de un vagón del metro de Moscú.

Getty Images
García Rojas espera que el uso de mascarillas continúe tras la pandemia. No siempre, pero como muestra de solidaridad cuando estemos resfriados, por ejemplo.

“Los restaurantes y bares funcionarán con capacidad reducida y los viajes seguirán limitados”, añade.

García Rojas, por otra parte, dice que hablar de ‘nueva normalidad’ le provoca “sarpullidos”.

“Yo quisiera la normalidad de siempre. Pero hablar de esto en medio de una pandemia es peligroso para la ciudadanía. Puede hacer creer que estamos listos para volver a la rutina de antes”, opina.

“Honestamente, espero que después del coronavirus mantengamos muchas costumbres que adquirimos para protegernos. Espero que el lavado de manos frecuente se quede. También las mascarillas; no siempre, pero sí para solidarizarnos y usarla en la calle cuando estamos resfriados”, concluye García Rojas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.