AMLO promete a los jóvenes beca de “4.5 dólares” diarios

AMLO promete a los jóvenes  beca de “4.5 dólares” diarios
Jóvenes durante la marcha del 2 de octubre. FOTO: Cuartoscuro
Jóvenes durante la marcha del 2 de octubre. FOTO: Cuartoscuro

La entrega de “4.5 dólares diarios”, a través de un programa de subsidio tipo Prepa Sí, y un lugar en el sistema público para todos los aspirantes de preparatoria y universidad, son las ofertas con las que Andrés Manuel López Obrador se acerca a la juventud mexicana a cambio de su voto en las próximas elecciones presidenciales de 2012, con dedicatoria particular para los 7 millones de mexicanos de entre 18 y 29 años que carecen de trabajo o estudios.

“Una vez que se gane la elección –dice Luisa María Alcalde, representante juvenil ante el comité directivo del Movimiento Regeneración Nacional, la plataforma política desde la que López Obrador promueve sus aspiraciones presidenciales– el plan es darles trabajo a los jóvenes de manera inmediata, emplearlos en la construcción de caminos que lleven a sus propias comunidades, o en la reforestación, pagándoles el equivalente a un salario mínimo, para lo cual se destinará una inversión de 150 mil millones de pesos anualmente, durante los dos primeros años de gobierno.”

“La idea –abunda– es imprimir en estos jóvenes el esfuerzo laboral que pasados dos años, permita reactivar la economía entera, tomando los recursos necesarios para el pago de sus salarios de aquellas remuneraciones que actualmente se otorgan a la alta burocracia, que cada año absorbe del presupuesto algo así como 190 mil millones de pesos, aunque sólo representa 3% de la nómina gubernamental.”

A estos funcionarios, afirma, se les restaría la mitad de sus actuales remuneraciones, obteniéndose “algo así como 100 mil millones de pesos al año, y el resto provendría de una reforma fiscal que haga pagar impuestos a los 400 grandes consorcios que no se les cobra, mientras que la carga hacendaria la lleva en sus espaldas la clase media”.

Pasante en Derecho por la UNAM, próxima a presentar (el 16 de noviembre) su examen profesional con una tesis sobre juicios orales, afecta al yoga, el tenis y la actuación, y con las protestas contra el desafuero de 2006 como primer antecedente de participación en un movimiento social, Luisa María es la joven de cabello rizado y largo que, desde un microbús del transporte público, entona el himno de Morena, en el video promocional de la agrupación lopezobradorista que circula en Youtube. Y también, desde el pasado 2 de octubre, es la encargada de “alzar la voz y llevar propuestas, en nombre de los y las jóvenes, ahí donde el Movimiento Regeneración Nacional deba tomar decisiones”.

Luisa María Alcalde, representante juvenil ante el comité directivo del Movimiento Regeneración Nacional.

Casa por casa

El pasado 28 de octubre, a través de un mensaje en video difundido a través de internet, López Obrador se refirió a su programa de empleo juvenil emergente con el título Jóvenes Construyendo el Futuro, con el que, aseguró, se completará la demanda de 1 millón 200 mil nuevas plazas laborales que cada año se requieren en el país, y de las que actualmente sólo logran crearse 500 mil, dejando al resto en el desempleo y el subempleo.

“Este plan –explicó el aspirante presidencial– se inspira en lo que hizo el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, durante la Gran Depresión de 1929, cuando en siete semanas dio trabajo a cuatro millones de personas, en su mayoría jóvenes, con un salario diario de dos dólares; y nosotros daremos cuatro dólares y medio, casi cinco dólares, el equivalente a un salario mínimo, 59 pesos por persona, para 7 millones de jóvenes. Iremos casa por casa, incorporándolos… le vamos a llamar a esto preempleo.”

Algunos días después de difundido este mensaje, Luisa María Alcalde, hija de Bertha Luján, excontralora del GDF durante la gestión de López Obrador (200-2006), intenta explicar con mayor profundidad aquellos puntos centrados en la problemática juvenil, durante una charla desarrollada en un restaurante del centro de Coyoacán, donde vive en el hogar familiar.

“Se trata de un proyecto muy importante, ya que hoy en día las oportunidades de los jóvenes están en una situación fatal. Además del desempleo está el problema de la falta de oportunidades educativas, en la UNAM, por ejemplo, 90% de los aspirantes queda fuera, yo recuerdo cuando hice el examen de admisión y todos nos mirábamos con caras de angustia, porque sabíamos que la gran mayoría no obtendríamos un lugar; esto no puede seguir así, necesitamos construir un país en el que la educación pública y gratuita sea para todo aquel que aspire a ella, y que sea de calidad; no sólo se trata de dar la oportunidad de entrar, sino de que la formación sea efectiva.”

Aunque esto resuelve sólo una parte del problema, aclara, dado que mientras la economía no se reactive, objetivo buscado por el programa de preempleo, incluso quienes cuenten con educación carecerán de ofertas laborales, “quienes egresamos de las universidades nos enfrentamos a que las oportunidades de trabajo son escasas y si logramos conseguir un empleo, es con salarios bajos, entre 3 y 5 mil pesos, con lo que realmente no puedes llevar una vida digna, cubrir tus necesidades básicas –y subraya–: ¿cómo puedes salirte de la casa de tus papás, cómo pagar la renta, o hacer el súper, o dar el enganche de un carrito? En las condiciones actuales, no puedes.”

Morenaje…

El pasado 2 de octubre, durante la constitución formal de Morena como asociación civil, Luisa María fue nombrada como coordinadora nacional de Morena Jóvenes y Estudiantes (a lo que llama Morenaje), “por invitación directa de Andrés Manuel, tal como con los otros 16 integrantes del comité nacional, como Genaro Góngora Pimentel (ministro retirado de la Suprema Corte) o Elenita Poniatowska”, aunque aclara que este cargo lo ostenta sólo temporalmente, puesto que en noviembre de 2012, tras las elecciones presidenciales, el movimiento lopezobradorista nombrará “democráticamente” a su directiva.

– ¿Qué opinas de Ebrard? –se le pregunta– Como estudiante, ¿tenías tu beca del GDF?

– No, para nada. Considero que Ebrard ha hecho un buen trabajo, pero la posibilidad de triunfo de Andrés Manuel es mayor. La izquierda tiene que ir unida y cualquiera que salga elegido habrá de ser apoyado.

– Y tu relación con López Obrador, ¿cómo es: son cuates, fue a tus XV años?

– No –ríe–, en realidad no había tenido oportunidad de conocerlo personalmente, hablar con él, sino hasta el momento en que me hizo la invitación a formar parte del proyecto, pero siempre he creído que es un tipazo, congruente y comprometido, dos valores que es difícil encontrar hoy en los políticos… Hay cosas que a veces no tienes pensadas, yo no andaba por la vida pensando ‘uy, me encantaría ser la representante de los jóvenes’, pero cuando se dio la propuesta, para mí, olvídate, representó un privilegio, porque siempre he formado parte de este proyecto, no me estaba metiendo en algo que no conociera o en lo que no creyera.

– ¿Te ves con una candidatura en 2012?

– Para nada –se pone seria–, no estoy buscando ningún puesto político. Eso es justamente lo que le ha hecho daño a México: trabajar a partir de tus intereses personales, estar buscando a ver dónde entras. Justamente Morena está conformado por gente que no está buscando un puesto o persiguiendo un interés personal.

Cabe recordar que el mismo 2 de octubre, en el acto en que fue nombrada la coordinación nacional de Morena, López Obrador refrendó que “estoy preparado para ser candidato”, en referencia a las presidenciales del próximo año.

El botín

En México, 32% de la población tienen entre 12 y 29 años, y en el país hay más de 23 millones 445 mil jóvenes con credencial de elector, es decir, 30.48% de los ciudadanos en edad de votar, según el IFE; por ello, explica la también integrante del grupo de teatro independiente Tadeco, Morenaje se apresta ya a la búsqueda de simpatizantes entre este sector, con una campaña de afiliación que iniciará el próximo 26 de noviembre, en diversas plazas públicas del país, con un acto central en el Monumento a la Revolución (aún por confirmar).

En México, 32% de la población tienen entre 12 y 29 años.

Además, este martes, en el Club de Periodistas, Luisa María presentará ante la prensa la estructura de Morena Jóvenes y Estudiantes, basada en comités estatales, integrados a su vez por comités municipales, delegacionales y escolares, así como “las distintas comisiones que los y las jóvenes y estudiantes deben reproducir en los estados para formar parte del Movimiento Regeneración Nacional”, según señala la convocatoria emitida para este acto, y que son las de Organización, Eventos y financiamiento, Difusión, así como Desarrollo de contenidos.

– ¿Tienen los jóvenes un espacio de participación en la toma de decisiones o serán simples repartidores de folletos, al estilo de las antiguas Brigadas del Sol perredistas?

– Para nada –responde Luisa María–, de lo que se trata es de que haya un camino de ida y vuelta: que el movimiento haga participar a los jóvenes en la solución de los problemas nacionales, y que los jóvenes enriquezcan con sus propuestas la agenda del movimiento.

Cabe destacar que, además, este martes serán presentadas las tareas que deberán cumplir “todos los integrantes de Morena Jóvenes y Estudiantes”, y que son: distribuir el periódico Regeneración (publicación mensual de Morena); promover a protagonistas del cambio verdadero (tal como nombran a quienes se afilian al Morena); abrir foros para la discusión; organizar eventos musicales, culturales, conferencias; difundir en redes sociales los contenidos generados por el movimiento, “y las actividades que se planteen”; así como invitar a más jóvenes para ampliar comités y conformar nuevos; y, por último, formar brigadas que difundan el Nuevo Proyecto de Nación (el documento base de la campaña de López Obrador rumbo a 2012).

Close
Comentarios
  1. José D. T. Paganelli

    Dinero para hacerlo, en el Estado, hay… El tema es cuál es el criterio que está detrás de esta acción de gobierno. 4.5 dólares son algo así como 55 o 60 pesos. Para un niño de 12 años (especialmente de aquellos que provienen de familias de bajos ingresos) es una fortuna, similar a lo que puede ganar alguno de sus padres si cobra el salario mínimo. No es que está mal que un niño de 12 años tenga dinero, pero cuál es el objetivo? Motivarlo para que estudie más, permitirle ahorrar y comprarse útiles, una computadora, materiales de la escuela? Cuál sería la contraprestación? Asistir a la escuela? Sacar buenas calificaciones? Podría ese niño, quizás no a los 12 pero sí a los 15 sobornar a la maestra o maestro para que lo apruebe así sigue cobrando? Por otro lado, esa misma cantidad para alguien de 24, 25 o 29 años, que necesidades cubriría? La posiblidad de cubrir, por ejemplo, los costos de transporte público y unos tacos para alimentarse. Ok, ayuda a sufragar necesidades básicas para quienes tienen problemas por falta de recursos, de empleo o de un empleo bien remunerado. Ok, bien, pero no convendría acaso destinar esa cantidad para mejorar los programas de alimentación de la primera infancia. 4.5 dólares diarios para 35 millones de personas son casi 160 millones de dólares diarios. Si reducimos los beneficiarios a sólo los 8 millones que tienen entre 18 y 29, el cálculo es de 36 millones de dólares diarios. Con eso se puede alimentar bien, y proveer servicios básicos a niños que sufren problemas de desnutrición, falta de atención médica y falta de educación de todo el país (no sólo ocurre en Chiapas, sólo fíjate en la señora que carga con dos, uno en la mano y otro en su espalda, en el semáforo de la esquina de tu casa, en el Pedregal). Ahí, y en la mejora de las escuelas de educación básica -infraestructura, seguridad de los accesos, luminarias- está el problema más urgente. Y justamente porque no se atendió en el pasado, hoy pasa lo que pasa. No digo no hacer nada con esos chavos -que además votan, los de 0 a 5 años no-. Lo que creo es que tirar dinero como mantequilla al techo es pan (y votos de quien lo propone) para hoy, y hambre (de quienes votan) para mañana.