close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Letalidad del Ejército aumentó 465%
en tres años y medio

Por Paris Martínez
3 de noviembre, 2011
Comparte

Un soldado durante un entrenamiento. FOTO: Cuartoscuro

Entre enero de 2008 y mayo de 2011, la participación del Ejército Mexicano en labores de seguridad pública ha dejado un saldo de mil 598 presuntos criminales muertos y 253 heridos (es decir, una relación de 12 a 1), lo que representa un incremento de 465% en lo que expertos denominan “índice de letalidad”, aumento que coincide con la inclusión de las Fuerzas Armadas en labores policiacas, decretada por el presidente Felipe Calderón.

Desarrollado en Brasil a mitad de la década pasada, con el objetivo de medir la proporcionalidad y el uso racional de la fuerza pública en el combate a la criminalidad, este modelo estadístico fue aplicado al caso mexicano por académicos del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, quienes, a partir del análisis de estadísticas oficiales proporcionadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) (a través de la solicitud de información 0000700013611), concluyeron que “la inclusión del Ejército en tareas de seguridad, en entornos violentos, parece traer consigo un inevitable uso de la fuerza bajo la lógica de la guerra“.

Gatillo fácil

Concluido en septiembre pasado por los investigadores Carlos Silva, Catalina Pérez Correa y Rodrigo Gutiérrez, el estudio Uso y abuso de la fuerza letal por parte de las fuerzas federales destaca que, “idealmente, no debería esperarse que el número de muertos sobrepasara con mucho al de heridos y, por lo tanto, que el valor del índice de letalidad no fuera muy superior a 1 muerto por 1 herido”.

Para 2008, el número de presuntos delincuentes abatidos en enfrentamientos con el Ejército ya era superior a dicha tasa ideal, con 2.62 muertos por cada delincuente que dejaba herido, pero tal proporción incrementó 465% al pasar a 12.19 en 2011, en cuyos primeros cinco meses los militares dejaron sin vida a 585 rivales y heridos a 48.

Asimismo, el número de presuntos criminales muertos en enfrentamientos con las fuerzas del orden supera por mucho al de agentes fallecidos en los mismos choques, en proporción de 13.8 a 1 (en el caso de combates con militares), de 34.5 a 1 (al batirse con marinos) y de 1.4 a 1 (al encarar a policías federales).

“Los altos valores que adquiere este indicador para el caso del Ejército y la Marina –destaca el estudio– parecen caer en esfera de preocupación por el uso excesivo de la fuerza”, para luego subrayar que la muerte de diez o quince veces más civiles que uniformados, en un periodo dado, puede sugerir que la fuerza letal “podría estar siendo usada para propósitos diversos a la protección de la vida en circunstancias extremas”.

Zapatero a tus zapatos

El estudio sobre uso de la fuerza letal, cuyo germen fue el debate académico sobre las iniciativas de reforma a la Ley de Seguridad Nacional (que, de aprobarse, concederá funciones policiacas a las Fuerzas Armadas) y sobre el cual el Instituto de Investigaciones Jurídicas aclara que sólo compromete la opinión de sus autores, afirma que “las diferentes asignaturas de cada cuerpo de seguridad explican el porqué, ante situaciones parecidas, miembros de las fuerzas de seguridad pública y miembros de las fuerzas armadas responden diferente, (dado que) cada una obedece al entrenamiento que ha recibido“.

Y abunda: “Las tareas de seguridad pública –comprendiendo desde la prevención de los delitos hasta la impartición de justicia, pasando por la investigación de los delitos– no son propias del Ejército o de la Marina, sino de las distintas instancias constitucionalmente creadas para esta función: policía, ministerios públicos y poder judicial (…) Las Fuerzas Armadas están, en esencia, entrenadas para combatir en contextos de guerra“.

Así, ejemplifican los expertos en derecho constitucional, el índice de letalidad de la Policía Federal (2.6 presuntos delincuentes muertos por cada herido), se multiplica hasta llegar a 4.8 cuando comparte el escenario de operaciones con el Ejército, lo que permite ver que, además de una correlación estadística, “existe un posible impacto causal entre el aumento de las tasas de homicidios dolosos, y el despliegue y presencia del Ejército y la Policía Federal en operativos conjuntos”.

Derechos no, chuecos

Otra variable cuya valoración es necesaria, destaca el estudio, es el índice de denuncias ciudadanas por violaciones a las garantías individuales perpetradas por el Ejército, formuladas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, mismo que ha aumentado 777% durante la gestión del presidente Felipe Calderón, al pasar de 182 quejas en 2006, a mil 415 en 2010.

Según los informes de actividades de la CNDH, desde 2008 el Ejército ocupa el primer sitio en el ranking de las instituciones públicas más denunciadas por violar derechos humanos, superando así al Instituto Mexicano del Seguro Social, a la Procuraduría General de la República y a la Policía Federal Preventiva.

De esta forma, desde 2007, cuando el presidente Calderón promovió la inserción de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el crimen organizado, la Sedena pasó del noveno al primer lugar en cuanto a abusos contra las garantías individuales se refiere, al sumar en total 4 mil 985 denuncias entre 2006 y el año pasado.

El número de recomendaciones emitidas contra la Sedena, y que representan los casos en que oficialmente la CNDH confirmó los abusos denunciados, es un reflejo más del uso indebido de sus funciones, y es que mientras esta institución fue reconvenida 30 veces de 1990 a 2006, tal cifra que se triplicó entre 2007 y lo que va de 2011, lapso en el que el ombudsman nacional ha emitido 96 recomendaciones sólo contra contra militares.

Abuso de fuerza

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Whatsapp descubre un software espía instalado de forma remota: ¿qué recomienda hacer como precaución?

El software, según Whatsapp, era capaz de infectar los teléfonos de los usuarios sin que hicieran nada.
Getty Images
14 de mayo, 2019
Comparte

Whatsapp denunció que unos piratas informáticos consiguieron instalar un software con un sistema de vigilancia remota en teléfonos celulares y otros dispositivos valiéndose de una vulnerabilidad en el programa de mensajería instantánea.

La empresa, que es propiedad de Facebook, reveló el lunes que el ataque, descubierto este mes, tenía como objetivo “un selecto número” de sus usuarios y fue orquestado por un actor cibernético avanzado.

El viernes pasado se lanzó un parche para corregir la falla de seguridad.

El diario británico Financial Times reportó que el software empleado en el ataque fue desarrollado por la empresa israelí de seguridad Grupo NSO. Esta empresa ha negado estar detrás del programa.

El lunes, Whatsapp pidió a sus 1.500 millones de usuarios que actualicen la aplicación como precaución adicional.


¿Cómo puedo actualizar WhatsApp?

  • Para Android

1. Abre Google Play Store.

2. Despliega el menú que encontrarás en la parte superior izquierda de la pantalla.

3. Entra en “Mis aplicaciones y juegos”.

4. Si WhatsApp se actualizó recientemente, te aparecerá en la lista de aplicaciones con un botón que dice “Abrir”.

5. Si, en cambio, la aplicación no se actualizó automáticamente, en el botón pondrá “Actualizar”. Pulsa ahí para instalar la nueva versión.

6. La última versión de WhatsApp en Android es 2.19.134.

  • Para iOS

1. Abre la App Store.

2. En la parte inferior de la pantalla, pulsa “Actualizaciones”.

3. Si WhatsApp se actualizó recientemente, te aparecerá en la lista de aplicaciones con un botón que dice “Abrir”.

4. Si, en cambio, la aplicación no se actualizó automáticamente, en el botón pondrá “Actualizar”. Pulsa ahí para instalar la nueva versión.

5. La última versión de WhatsApp en iOS es 2.19.51.


¿Cómo usaron la falla de seguridad?

Los hackers usaron la función de llamada de voz de Whatsapp para llamar a los sujetos objetivo del ataque.

Y aunque el receptor no descolgara, el software se instalaba y, según el FT, la llamada solía desaparecer del historial del teléfono.

Whatsapp le dijo a la BBC que su equipo de seguridad fue el primero en identificar el problema y compartió la información con grupos de defensa de los derechos humanos, determinados proveedores de ciberseguridad y el Departamento de Justicia de EE.UU.

Whatsapp

EPA
El programa era capaz de infectar un teléfono sin necesidad de que el usuario hiciera nada.

“El ataque tiene toda la pinta de ser de una empresa privada que proveía a algún gobierno un programa espía que toma las funciones del sistema operativo del teléfono”, dijo Whatsapp en una breve nota a periodistas publicada este lunes.

La empresa también publicó un aviso para especialistas en seguridad en el que describe la falla como “una vulnerabilidad por el desbordamiento del búfer en la función de llamada que permitió la ejecución de un código a través del envío de una serie de paquetes SRTCP al teléfono del objetivo”.

¿Quién está detrás del programa?

El Grupo NSO es una empresa israelí que ha sido señalada en el pasado de ser un traficante de armas cibernéticas.

Su programa estrella, Pegasus, puede recopilar datos privados de un dispositivo, incluido lo que captan el micrófono y la cámara del aparato, así como la localización.

En un comunicado, NSO señaló que es “una empresa tecnológica registrada y autorizada por agencias gubernamentales para el solo propósito de luchar contra el crimen y el terrorismo”.

“La empresa no opera los sistemas que provee y, tras tras un riguroso proceso de selección, son las agencias de inteligencia y de policía las que determinan cómo usan la tecnología para apoyar sus misiones de seguridad pública.

“Investigamos los señalamientos creíbles de mal uso y, de ser necesario, actuamos, incluida la posibilidad de cancelar el sistema”, agregó.

“Bajo ninguna circunstancia NSO estaría implicada en operar o identificar objetivos de su tecnología, que es operada exclusivamente por agencias de inteligencia y seguridad. NSO no usaría ni podría usar su tecnología de manera unilateral contra ninguna persona u organización”.

¿Quién fue el objetivo?

Según Whatsapp, es demasiado pronto para saber cuántos usuarios han sido afectados por esta vulnerabilidad, aunque señaló que se trata de un grupo muy selecto.

Logo de WhatsApp en un celular.

Getty Images
Según las últimas cifras de Facebook, Whatsapp tiene unos 1.500 millones de usuarios.

Según las últimas cifras de Facebook, Whatsapp tiene unos 1.500 millones de usuarios.

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI), que ha denunciado haber sido objetivo de programas creados por el Grupo NSO en el pasado, dijo que este ataque es uno de los que llevaban tiempo temiéndose como posible.

“Son capaces de infectar tu teléfono sin necesidad de que hagas nada”, dijo Danna Ingleton, vicedirectora del programa de tecnología de AI.

Ingleton cree que hay evidencias de que estas tecnologías están siendo usadas por varios regímenes para mantener a prominentes activistas y periodistas bajo vigilancia.

“Es necesario que se exijan responsabilidades por esto, no puede seguir siendo el salvaje oeste”, dijo.

Este martes, se celebra una audiencia en Tel Aviv sobre la demanda de AI para que el gobierno de Israel le retire a NSO su licencia para exportar productos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=j2IF5Fav0HA&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=pa__B6ETqpo&t=19s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.