PGR interroga a tuitero "para ver si conocía al que tiró el helicóptero"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

PGR interroga a tuitero "para ver si conocía al que tiró el helicóptero"

Por algunos tuits sobre la muerte de Blake Mora, Mario Flores fue llevado a las instalaciones de la PGR para ser interrogado sobre si tiene lazos con grupos subversivos.
Por Paris Martínez
14 de noviembre, 2011
Comparte

El pasado 10 de noviembre, al concluir sus labores, el publicista Mario Flores Vargas (@mareoflores) escribió en su cuenta de Twitter:

No salía tan temprano del trabajo desde que se cayó la avioneta de Mouriño. Anden con cuidado, funcionarios voladores.
Nov 11 via EchofonFavoriteRetweetReply

Un día después, “por extraña coincidencia”, la noticia más importante del país era la caída del helicóptero en que viajaban el secretario de Gobernación, Francisco Blake, y siete colaboradores, incidente del que ninguno salió vivo.

Mario reconoce haber sentido miedo que su comentario de la víspera fuera a tener alguna consecuencia, aún así, el viernes inscribió en su biografía de la red social: “Soy el ángel de la muerte de los panistas voladores”, y, el sábado, añadió a su predicción formulada 48 horas antes: “¿Algún día volarán libres los secretarios de Gobernación?”, para minutos después agregar: “Me dan ganas de comprar a todos los secretarios de Gobernación, abrir sus jaulas y dejarlos volar en libertad, con los otros secretarios”.

"El ángel de la muerte de los panistas voladores"

"El ángel de la muerte de los panistas voladores"

El domingo, Mario (cuyas ocurrencias en Twitter, impregnadas de humor negro, eran hasta ese momento seguidas por 3 mil 981 personas) fue llevado por agentes que él identificó como parte de la Policía Federal, quienes lo condujeron a las oficinas de la Procuraduría General de la República para dar una explicación de sus palabras.

El Monza gris…

“Fueron alrededor de doce personas las que, con lujo de violencia, se llevaron a mi hijo –narra don Mario padre–, él estaba en la calle, fuera de la casa, en Popotla, acomodando algunas cosas dentro del auto de su mamá. Fueron directo sobre de él y lo obligaron a subir a un coche, mi hijo alcanzó a gritar, nosotros lo escuchamos, y algunos vecinos lograron ver cuando se lo llevaban y apuntaron las placas.”

–Un tipo se me acercó –cuenta, @mareoflores–, y me preguntó ‘¿te acuerdas de mí?’. Yo, por supuesto, nunca lo había visto. Él me enseñó rápidamente una identificación, y yo no supe ni qué era, entonces se me vino encima y empezamos a forcejear, y luego se acercaron doce personas, aproximadamente, y empecé a luchar con ellos. No me pegaron, pero me agarraron de todos lados. Yo sí les pegué.

Auto particular en que la policía se llevó a Mario.

Auto particular en que la policía se llevó a Mario.

De la gresca, en los brazos de Mario quedan las huellas, en forma de rasguños y raspaduras.

Mario fue subido a un auto y sus captores siguieron detrás, en otros cuatro vehículos.

Sin perder tiempo, los padres de Mario Flores interceptaron a patrulleros de la policía preventiva capitalina, junto con los cuales emprendieron la búsqueda del joven de 26 años, y fueron los agentes de la SSP quienes, a través de la radio oficial, lograron ubicar al joven en instalaciones de la Procuraduría General de la República.

“Luego de que notificaron por radio que mi hijo había sido detenido por la PGR, fuimos hasta las oficinas que están en el Monumento a la Revolución –prosigue don Mario–, y ahí encontramos, estacionado fuera, uno de los vehículos en que se llevaron a mi hijo: no es una patrulla, sino un auto particular, un Chevy Monza gris, con placas 904 UMX.”

–¿Al ser abordado su hijo, los agentes de la PGR les presentaron alguna orden, ya sea de aprehensión o de presentación, emitida por un juez? –se pregunta a don Mario, un hombre maduro, pero fuerte, con el bigote encanecido bordeando su boca.

–No, simplemente llegaron junto a él y lo obligaron a subir al auto. La gente de la PGR nos informa que mi hijo sí está en sus oficinas, declarando. Y todo por lo que escribió en internet…

“Accidente” o atentado…

Para las 17:30 horas, a través de su cuenta en Twitter, Mario Flores anunció que estaba completamente bien, aunque seguía declarando, e hizo pública una foto suya, tomada dentro de la PGR, de las que no salió sino hasta las 22:00 horas, entre la ovación de los 40 amigos y twitteros que, solidariamente, acudieron desde la tarde a las oficinas policiales, para exigir su liberación.

Un minuto antes de que Mario abandonara las instalaciones oficiales, la Procuraduría emitió un comunicado en el que informaba que “tomó declaración (al publicista), en calidad de testigo (…) sobre los motivos por los que publicó en su cuenta de Twitter el comentario ‘no salía tan temprano desde que se cayó la avioneta de Mouriño, anden con cuidado funcionarios voladores”.

Sin embargo, añade el comunicado, “se le permitió retirarse de las instalaciones, toda vez que, hasta este momento, no existe relación entre la publicación del tweet y el accidente aéreo”.

Amigos y tuiteros solidarios abrazan a Mario, al ser liberado

Amigos y tuiteros solidarios abrazan a Mario, al ser liberado

–¿Sobre qué fuiste interrogado? –se pregunta al twittero, al salir de la PGR.

–Sobre todos los detalles que se puedan imaginar: si conocía ingenieros que pudieran destruir un helicóptero –todos sus amigos ríen–, o si tengo lazos subversivos, además de las actividades de mis papás.

Mario, quien aclaró que, “de momento”, no piensa en interponer una denuncia formal por las irregularidades en su presentación ante el Ministerio Público, aunque aclaró que “nunca me enseñaron una orden de presentación y, de hecho, la vinieron a elaborar hasta que llegamos aquí”.

Además, se pregunta, “¿cómo es que supieron mi dirección? ¿Cómo es que pueden saber a qué hora llegar a tu casa y hacerte lo que me hicieron a mí? Porque lo que yo sufrí fue un ‘levantón’. Imaginen lo que debió pasar mi madre, que es una persona grande: yo simplemente fui levantado, y no pude ni cerrar el auto de mi mamá.

–¿Te habrías presentado a declarar, de recibir un citatorio?

–Sin duda. Obviamente, a todos queda claro que lo que puse en Twitter (un día antes del desplome del helicóptero) fue un chiste, un comentario por el que no siento que deba de pedir perdón, este es un país libre. Fue una extraña coincidencia, algo circunstancial, que al día siguiente se cayera el helicóptero del secretario de Gobernación.

–Lo que te ocurrió, ¿es un reflejo más de la misma política aplicada recientemente contra tuiteros de Veracruz (a los que se aprehendió por terrorismo, tras difundir presuntos ataques del narco contra escuelas del estado)?

–Pues, el caso de Veracruz me vino a la cabeza, aunque pienso que ahí fue todavía más grave lo que ocurrió; sin embargo, pienso que lo que me pasó a mí fue algo totalmente fuera de proporción.

–¿Por qué te autodefines como el ángel de la muerte de los panistas voladores?

Mario ríe.

–Bueno, eso sí fue un exceso… en algún momento pensé que ya había cambiado la biografía de Twitter, y hoy, ahorita, vi que no. Pero de todas formas, eso qué. Querían mi declaración, pero con lujo de violencia, y así, ¿a dónde vamos a llegar? Yo pensé lo peor, que me iban a dar tehuacanazos, que me obligarían a firmar cosas, pero, afortunadamente, no fue el caso.

–A partir de esta situación, ¿cambiará tu actividad en Twitter?

–Por supuesto, pero no para callarme, para nada. Aunque es cierto que ahorita lo que quiero es cuidarme, y no sólo de la PGR… Ahorita lo que me importa es mi familia y mis amigos.

Cabe destacar que, en las ocho horas que estuvo declarando ante la PGR, más de seis mil nuevos seguidores se sumaron a la cuenta de @mareoflores, misma que pasó de 3 mil 981  followers a 10 mil 784; además, para las 22:00 horas, además de que el hashtag #mareoflores se convirtió en el más popular del país.

Mario Flores Vargas en entrevista con reporteros.

Al respecto, fue entrevistado esta mañana y refirió que detrás de su tuit no hay ninguna predicción, “fue una casualidad y no es la primera vez que me toca, este comentario tiene su origen en que hace tres años me tocó vivir lo de Mouriño, yo trabajaba a tres cuadras de donde pasó el accidente y por eso fue que escribí lo que escribí. No soy profeta y mucho menos tuve algo que ver con esto.”

Para Flores cualquier “persona pudo haber hecho comentarios sobre esto, porque está en el inconsciente colectivo, fue hace 3 años, fue algo muy extraordinario, así como los americanos no dejan de hablar del 11 de septiembre, a nosotros nos impacta más que hayan sido dos secretarios de Gobernación, esa es la verdadera tragedia”.

Asimismo, @mareoflores criticó las acciones que se llevaron al cabo en su contra y señaló que “haya sido el comentario que haya sido, creo que como ciudadanos podemos hablar y podemos decir lo que queramos, sin pensar que va pasar lo que me sucedió.”

En entrevista con Carmen Aristegui en MVS Noticias refirió cómo fueron los hechos:

“Fueron 8 horas. Me alistaba para salir con mi mamá y llegó una persona de civil y me dijo ‘¿te acuerdas de mí?’. Le dije que no. De inmediato percibí que venían como 10 personas detrás de mí, comencé a forcejear con el primero, no me golpearon, pero sí me sometieron, le empecé a gritar a mi mamá, empecé a gritar auxilio, ellos estaban como dudosos y comenzaron a gritar que me metieran al coche, porque no eran patrullas, todo era civil.

Me llevaron a la PGR, grité a todo pulmón por toda la México-Tacuba (avenida) eso fue muy bueno porque los vecinos se dieron cuenta, anotaron las placas y le dijeron a mi mamá, quien se empezó a mover… Los que me levantaron fueron agentes de la PGJ y de la PGR sólo hubo licenciados.”

Mario Flores definió el asunto como “un jugueteo” y criticó que como sociedad sólo nos estemos “fijando en eso dos tuits proféticos, porque nos gusta irnos por las ramas” y señaló que “falta cantidad de reglamentación sobre Twitter, que es un medio libre.”

Para concluir, el tuitero señaló que el asunto “no es algo político, estoy muy lejos de eso, yo soy un usuario mexicano, que sólo quiere paz, para mí, para mi familia y para mi país, que no lleguen a pasar este tipo de cosas, que no vuelvan a caer secretarios del cielo y que no entren a las casas de los tuiteros a sacarlos”.

Aquí la entrevista completa:

Lo último que Mario Flores tuiteó alrededor de las 2:00 horas de este lunes es:

Indignación ciudadana para el alma.
Nov 14 via webFavoriteRetweetReply

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.