Así mataron a don Trino
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así mataron a don Trino

José Trinidad de la Cruz planteó a las autoridades "la urgencia de que se implementaran rondines en la zona de Xayakalan, ante el acoso que dicha comunidad sufría a manos de grupos paramilitares, que disputan a los pobladores el control de las localidades adyacentes al puerto de Lázaro Cárdenas.
Por Paris Martínez
8 de diciembre, 2011
Comparte

El 28 de noviembre pasado, en un encuentro con funcionarios de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de la Defensa Nacional, así como del gobierno de Michoacán, José Trinidad de la Cruz, representante del municipio de Santa María Ostula, planteó a las autoridades “la urgencia de que se implementaran rondines en la zona de Xayakalan” (ubicada dentro de este municipio), ante el acoso que dicha comunidad sufría a manos de grupos paramilitares, que disputan a los pobladores el control de las localidades adyacentes al puerto de Lázaro Cárdenas.

Según la minuta de dicho cónclave, realizado en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán, los representantes de esta dependencia se comprometieron a coordinarse “con la Procuraduría General de Justicia del estado, a efecto de incrementar los rondines en las zonas que se indican”.

Este martes, sin embargo, ocho días después de aquel encuentro, el dirigente de los habitantes de Santa María Ostula, de 73 años de edad, fue secuestrado por cuatro hombres armados, ante los ojos de doce miembros del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) que lo acompañaban en un recorrido por el municipio y, horas más tarde su cuerpo fue hallado con signos de tortura, maniatado, con una oreja cercenada y cuatro impactos de bala.

Es así como este campesino se convirtió en el tercer integrante del Movimiento por la Paz asesinado desde su surgimiento, en mayo pasado, y es, también, la segunda víctima mortal perteneciente a este grupo ciudadano, en una semana, luego del asesinato de Nepomuceno Moreno, ocurrida en Sonora el 28 de noviembre pasado, el mismo día en que las autoridades de Michoacán prometieron atender las solicitudes de protección formuladas por don Trino,  como el anciano de Ostula era conocido por sus vecinos.

Además, con su secuestro y asesinato, por tercera ocasión se vio frustrada la consulta cívica en la que los ejidatarios analizarían el plan de pacificación propuesto por las autoridades para esta zona del estado, donde la operación de grupos delictivos había dejado –hasta inicios de la semana– 27 comuneros muertos y cuatro desaparecidos, consulta que se realizaría justo el día del ataque.

El de don Trino es, pues, el asesinato número 28 ocurrido en el marco del conflicto de Ostula, iniciado en 2009 y que en 2010 motivó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitara protección oficial para algunos activistas.

Don Trino, minutos antes del ataque

Don Trino, minutos antes del ataque

“Lo estaban acuchillando…”

“Saliendo al camino que va de Xayakalan a Ostula –narra Citlali Hernández, una de las integrantes de la delegación del MPJD emboscada el martes–, nos interceptó un grupo de cuatro personas armadas que estaban escondidas en los matorrales, estos sujetos identificaron a don Trino y, con un disparo al aire, nos obligaron a todos a pasarnos a la parte trasera de la camioneta en que nos transportábamos; luego subieron ellos y llevaron el vehículo hasta una vereda.

Primero bajaron a don Trino –señala la joven, apenas 20 horas después del ataque–, luego bajaron a los demás, nos obligaron a tirarnos al piso. Ahí nos amenazaron con realizar una masacre, hablaron de asesinarnos a todos y, mientras esto pasaba, golpeaban a don Trino, oíamos sus gemidos, creemos que lo estaban acuchillando, esa es la impresión que tenemos, por los gritos que emitió y por lo que ellos (los atacantes) estaban diciendo.”

El grupo del Movimiento por la Paz había viajado a Michoacán, de hecho, para realizar labores de observación ciudadana durante la consulta ejidal programada para el pasado martes, y antes de llegar a Ostula, habían recogido a don Trino en la comunidad de Xayakalan, perteneciente a dicho municipio aunque, apenas abandonaron el poblado, fueron emboscados.

En conferencia de prensa, rendida ayer por los integrantes del Movimiento por la Paz, éstos denunciaron que la delegación de víctimas de la violencia había sido escoltada por la Policía Federal durante todo el trayecto desde la Ciudad de México, pero, “inexplicablemente”, señaló el profesor Pietro Ameglio, los agentes abandonaron la custodia justo a la entrada de Xayakalan, “propiciando así el ataque de los paramilitares”.

 Citlali y Pietro, emboscados

Citlali y Pietro, emboscados

“Lo dejamos ahí…”

Citlali continúa su narración: “Luego de golpear a don Trino, los hombres armados le pidieron que se levantara, para dejarnos ir a nosotros, ahí fue cuando nos quitaron los celulares (para impedir que se diera aviso del ataque)… A causa del dolor, don Trino no podía levantarse, le preguntaban si podía pararse, y él, con gemidos, respondía que no, pero aún así lo obligaron a golpes a ponerse en pie y se lo llevaron hasta donde ya no alcanzábamos a mirarlo.”

Este no era, cabe destacar, el primer atentado contra el dirigente agrario. Ya antes, el 14 de noviembre, don Trino denunció que tres integrantes del grupo paramilitar que opera en la zona (a los que identificó como Prisciliano Corona, Margarita Pérez e Iturbide Alejo), lo habían “golpeado duramente, en presencia de la comunidad, con un arma R-15”, amenazándolo públicamente de muerte.

Prosigue Citlali: “Luego de que los hombres armados alejaron a don Trino, nos pidieron al resto que nos pusiéramos de pie, con las manos en alto; nos ordenaron subir a la camioneta y, ya arriba, que nos fuéramos directamente hasta la ciudad de Lázaro Cárdenas (ubicada a 300 kilómetros de Xayakalan); nos dijeron que una camioneta negra nos iba a esperar a la mitad del camino, para vigilar que no nos desviáramos, y que, si nos atrevíamos a regresar, íbamos a volar en pedazos. Nos dijeron que nos fuéramos, y eso hicimos… dejamos ahí a don Trino.”

Toma entonces la palabra Araceli Rodríguez, cuyo hijo fue desaparecido en 2009 cuando se dirigía a Michoacán, y quien hoy encabeza la búsqueda no sólo de éste sino de todos los casos de víctimas que se acercan al Movimiento por la Paz, y clama: “Ser defensores de derechos humanos es, aquí, un delito que se paga con el secuestro y el asesinato. Pedro Leyva está muerto (él fue, de hecho, el primer activista del movimiento asesinado, en octubre, también por el conflicto en Ostula); Nepomuceno, muerto; Don Trino… ahora llegamos a la triste desdicha de tener que oír los sollozos de nuestros compañeros, cuando son atacados. Yo le pregunto al gobierno: ¿quién sigue?”

“Notitia criminis…”

No fue sino 20 horas después de la emboscada en Xayakalan, al mediodía de ayer, miércoles, que el cuerpo de José Trinidad fue ubicado por elementos del Ejército, con las manos atadas con el cordel de un gafete, en tierras del  cercano poblado de Aquila.

De los homicidas, oficialmente, nada se sabe.

Cuestionado en torno a las denuncias y las investigaciones emprendidas por la autoridad en relación con la emboscada, el secuestro de José Trinidad y su posterior asesinato, David Peña, integrante de la Asociación de Abogados Democráticos (que brinda asesoría legal a los ejidatarios de Ostula), aseguró que los campesinos de la zona están impedidos para acercarse a la Agencia del Ministerio Público de la región, ubicada en el municipio vecino de Coahuayana, localidad que, denunció, está controlada por los grupos criminales que operan en la región.

“Los habitantes de Ostula no se pueden acercar a Coahuayana a denunciar. Se tiene el antecedente de mayo, cuando una familia acudió a presentar una denuncia relacionada con el conflicto comunal y, mientras los adultos estaban en el MP, a dos cuadras, su hijo, un niño de 16 años, fue desaparecido. La comunidad no puede ir a esa localidad, porque está el riesgo de que estos sujetos armados se encuentran en ese lugar.”

No obstante, aclaró el abogado, “el Ministerio Público no debe aguardar a que la denuncia esté formalizada para empezar a actuar: nosotros ya hicimos la denuncia pública y, a partir de ésta, el Estado tiene la obligación de empezar a investigar, porque aquí aplica un concepto jurídico denominado notitia criminis, que establece que, a partir de que entra en conocimiento de una ‘noticia criminal’, se tiene la obligación de actuar”.

Es en el poblado de Coahuayana, cabe destacar, a donde los restos de don Trino fueron conducidos, razón por la cual el MPJD exigió a las autoridades garantías de seguridad para que sus deudos puedan reclamar el cadáver “y darle sepultura dignamente”.

Pero la responsabilidad de la autoridad, señaló la Asociación de Abogados Democráticos, no se limita a investigar el asesinato y dar protección a los familiares de la víctima, sino que debe reconocer parte de la culpa por el crimen, que calificaron como “ejecución extrajudicial”, dado que “al retirarse la Policía Federal de la zona que debía estar resguardando, generó condiciones de omisión o de complicidad con los delincuentes”.

Desaparecidos…

Ayer mismo, el Movimiento por la Paz denunció que, en Guerrero, dos de sus integrantes fueron secuestrados por desconocidos que los obligaron a descender del camión de pasajeros en el que viajaban con rumbo a Chilpancingo, sin que hasta el momento se tenga conocimiento de su paradero.

Eva Alarcón, secuestrada

Eva Alarcón, secuestrada

Los activistas secuestrados son Eva Alarcón y Marcial Bautista, defensores de derechos ambientales que forman parte de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán.

El plagio de los ecologistas, quienes participaron en el primer diálogo del MPJD con el presidente Felipe Calderón, fue perpetrado alrededor de las 23:00 horas del martes.

Esta mañana, en entrevista con Carmen Aristegui, Pietro Ameglio recordó lo acontecido. Aquí el audio:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: por qué está cambiando el comportamiento de las ratas (y es más probable que las veas)

Entre los múltiples efectos que produce en el mundo la pandemia del coronavirus se encuentra un inusual cambio de los hábitos alimenticios de las ratas. Con menos gente en las calles, los roedores hambrientos exploran nuevos lugares donde conseguir comida.
8 de abril, 2020
Comparte

Que los restaurantes hayan cerrado y que los humanos se queden en sus casas produce varios efectos, entre ellos el cambio de los hábitos alimenticios y el comportamiento de las ratas.

Tan solo en febrero, el famoso Barrio Francés de Nueva Orleans recibió a millares de visitantes que pasearon por sus calles desbordadas por la música que sale de los clubes de jazz, bares y restaurantes.

Sin embargo, apenas unas semanas después, casi todos los lugares de entretenimiento de ese histórico sitio turístico del estado de Luisiana, en Estados Unidos, tuvieron que cerrar sus puertas por el coronavirus.

Y las ratas, literalmente, salieron de sus escondites…

Esta súbita aparición de roedores en calles de Nueva Orleans y otras del resto del planeta no sorprende al reconocido rodentólogo estadounidense Robert Corrigan.

Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

Getty Images
Los emblemáticos restaurantes y clubes de Nueva Orleans cerraron sus puertas por la pandemia.

“Cuando tienes una colonia de ratas que ha estado dependiendo de turistas que esparcen desperdicios y de restaurantes que tiran mucha basura por la noche, puede ser en Washington DC, Nueva York o cualquier otro lugar, y eso desaparece, entonces los roedores no saben qué hacer “, explica el experto.

Por su parte, Claudia Riegel, parte de la junta de control de plagas de Nueva Orleans, sintetiza el fenómeno reciente de esta manera: “Esas ratas tienen hambre”.

El efecto del aislamiento

Al menos una tercera parte de los seres humanos alteraron sus comportamientos habituales debido a la amenaza de la enfermedad covid-19.

En varios países, las cuarentenas que se llevan adelante significan que la basura de la que dependían las ratas ya no está del todo disponible, y esto obliga a los roedores a adaptarse también.

Robert Corrigan, quien tiene una oficina en Bajo Manhattan, en el corazón de Nueva York, indica que ha recibido mensajes de amigos de toda la ciudad que han visto ratas en nuevos lugares y en horas extrañas para estos animales, que abandonan sus escondites casi siempre de noche.

Aunque también hay lugares donde no se han producido cambios dado que las colonias de roedores todavía pueden alimentarse de la basura doméstica, que todavía hay mucha, y no necesitan la que generan restaurantes y centros turísticos.

Basura

BBC
Al haber menos basura las ratas están hambrientas.

Desde Reino Unido, la Asociación Nacional de Técnicos de Plagas advirtió a principios de abril que “el cierre de escuelas, pubs, restaurantes, hoteles, atracciones turísticas y otros lugares públicos para hacer cumplir el distanciamiento social tendrá consecuencias no deseadas“.

Si hay alimentos disponibles, las plagas podrían multiplicarse en edificios vacíos o salir a buscar alimentos envalentonadas por la necesidad, señaló la institución británica.

“Maestras de la adaptación”

Las ratas hambrientas “pueden deambular bastante y terminar en un vecindario completamente diferente que no tenía ratas antes”, sostiene Corrigan a la BBC.

El experto señala que estos roedores son “mamíferos formidables”, muy buenos para detectar fuentes de alimentos y que sus poderosos dientes pueden hacer que las barreras como puertas, plásticos o redes no sirvan de mucho.

“Están en todas partes, y no llegarían a ser completamente globales si no fueran muy hábiles para dominar la adaptación“, indica.

Aunque ver más ratas no significa que las ciudades serán invadidas.

De hecho, Corrigan dice que ahora es el momento perfecto para introducir técnicas nuevas de control.

Rata

Getty Images
Se ve más ratas en horarios y lugares donde antes no aparecían.

Mientras tanto, en Nueva Orleans se anunció que se están adoptando medidas adicionales para controlar la robusta población de ratas de la ciudad.

La suposición es que los roedores con el “estómago vacío” serán más propensos a tomar comida puesta en trampas.

El rodentólogo también advierte de que sin comida, las ratas “se vuelven contra sí mismas”.

El canibalismo es muy dominante en colonias estresadas, añade el experto.

¿Por qué las ratas son invitados no deseados?

Un grupo de ratas errantes y hambrientas puede causar estragos, desde daños en los hogares hasta la propagación de enfermedades.

Pueden terminar dentro de la casa, una habitación con niños o dentro de un hogar de ancianos u hospital“, alerta Corrigan.

Las ratas están oficialmente relacionadas con 55 patógenos diferentes, aunque no ha habido informes de ratas portadoras de covid-19.

También pueden roer madera y cables eléctricos, lo que representa un peligro para los incendios domésticos.

Cómo mantener a las ratas fuera de los hogares

Una forma de alejar a las ratas es sellar grietas y agujeros cerca de los cimientos. También tuberías o cualquier otro espacio por donde los roedores puedan entrar.

En interiores, asegúrese de que haya pocos lugares donde puedan esconderse y mantenga las áreas ordenadas.

Es importante mantener la comida en contenedores a prueba de roedores.

Y si se encuentra con ellas dentro de su hogar, Corrigan recomienda llamar a profesionales.

“Si ve ratas de repente en su propiedad como resultado de esta pandemia de coronavirus, deshacerse de ellas no es un trabajo que pueda hacer usted mismo”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.