Así mataron a don Trino
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así mataron a don Trino

José Trinidad de la Cruz planteó a las autoridades "la urgencia de que se implementaran rondines en la zona de Xayakalan, ante el acoso que dicha comunidad sufría a manos de grupos paramilitares, que disputan a los pobladores el control de las localidades adyacentes al puerto de Lázaro Cárdenas.
Por Paris Martínez
8 de diciembre, 2011
Comparte

El 28 de noviembre pasado, en un encuentro con funcionarios de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de la Defensa Nacional, así como del gobierno de Michoacán, José Trinidad de la Cruz, representante del municipio de Santa María Ostula, planteó a las autoridades “la urgencia de que se implementaran rondines en la zona de Xayakalan” (ubicada dentro de este municipio), ante el acoso que dicha comunidad sufría a manos de grupos paramilitares, que disputan a los pobladores el control de las localidades adyacentes al puerto de Lázaro Cárdenas.

Según la minuta de dicho cónclave, realizado en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán, los representantes de esta dependencia se comprometieron a coordinarse “con la Procuraduría General de Justicia del estado, a efecto de incrementar los rondines en las zonas que se indican”.

Este martes, sin embargo, ocho días después de aquel encuentro, el dirigente de los habitantes de Santa María Ostula, de 73 años de edad, fue secuestrado por cuatro hombres armados, ante los ojos de doce miembros del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) que lo acompañaban en un recorrido por el municipio y, horas más tarde su cuerpo fue hallado con signos de tortura, maniatado, con una oreja cercenada y cuatro impactos de bala.

Es así como este campesino se convirtió en el tercer integrante del Movimiento por la Paz asesinado desde su surgimiento, en mayo pasado, y es, también, la segunda víctima mortal perteneciente a este grupo ciudadano, en una semana, luego del asesinato de Nepomuceno Moreno, ocurrida en Sonora el 28 de noviembre pasado, el mismo día en que las autoridades de Michoacán prometieron atender las solicitudes de protección formuladas por don Trino,  como el anciano de Ostula era conocido por sus vecinos.

Además, con su secuestro y asesinato, por tercera ocasión se vio frustrada la consulta cívica en la que los ejidatarios analizarían el plan de pacificación propuesto por las autoridades para esta zona del estado, donde la operación de grupos delictivos había dejado –hasta inicios de la semana– 27 comuneros muertos y cuatro desaparecidos, consulta que se realizaría justo el día del ataque.

El de don Trino es, pues, el asesinato número 28 ocurrido en el marco del conflicto de Ostula, iniciado en 2009 y que en 2010 motivó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitara protección oficial para algunos activistas.

Don Trino, minutos antes del ataque

Don Trino, minutos antes del ataque

“Lo estaban acuchillando…”

“Saliendo al camino que va de Xayakalan a Ostula –narra Citlali Hernández, una de las integrantes de la delegación del MPJD emboscada el martes–, nos interceptó un grupo de cuatro personas armadas que estaban escondidas en los matorrales, estos sujetos identificaron a don Trino y, con un disparo al aire, nos obligaron a todos a pasarnos a la parte trasera de la camioneta en que nos transportábamos; luego subieron ellos y llevaron el vehículo hasta una vereda.

Primero bajaron a don Trino –señala la joven, apenas 20 horas después del ataque–, luego bajaron a los demás, nos obligaron a tirarnos al piso. Ahí nos amenazaron con realizar una masacre, hablaron de asesinarnos a todos y, mientras esto pasaba, golpeaban a don Trino, oíamos sus gemidos, creemos que lo estaban acuchillando, esa es la impresión que tenemos, por los gritos que emitió y por lo que ellos (los atacantes) estaban diciendo.”

El grupo del Movimiento por la Paz había viajado a Michoacán, de hecho, para realizar labores de observación ciudadana durante la consulta ejidal programada para el pasado martes, y antes de llegar a Ostula, habían recogido a don Trino en la comunidad de Xayakalan, perteneciente a dicho municipio aunque, apenas abandonaron el poblado, fueron emboscados.

En conferencia de prensa, rendida ayer por los integrantes del Movimiento por la Paz, éstos denunciaron que la delegación de víctimas de la violencia había sido escoltada por la Policía Federal durante todo el trayecto desde la Ciudad de México, pero, “inexplicablemente”, señaló el profesor Pietro Ameglio, los agentes abandonaron la custodia justo a la entrada de Xayakalan, “propiciando así el ataque de los paramilitares”.

 Citlali y Pietro, emboscados

Citlali y Pietro, emboscados

“Lo dejamos ahí…”

Citlali continúa su narración: “Luego de golpear a don Trino, los hombres armados le pidieron que se levantara, para dejarnos ir a nosotros, ahí fue cuando nos quitaron los celulares (para impedir que se diera aviso del ataque)… A causa del dolor, don Trino no podía levantarse, le preguntaban si podía pararse, y él, con gemidos, respondía que no, pero aún así lo obligaron a golpes a ponerse en pie y se lo llevaron hasta donde ya no alcanzábamos a mirarlo.”

Este no era, cabe destacar, el primer atentado contra el dirigente agrario. Ya antes, el 14 de noviembre, don Trino denunció que tres integrantes del grupo paramilitar que opera en la zona (a los que identificó como Prisciliano Corona, Margarita Pérez e Iturbide Alejo), lo habían “golpeado duramente, en presencia de la comunidad, con un arma R-15”, amenazándolo públicamente de muerte.

Prosigue Citlali: “Luego de que los hombres armados alejaron a don Trino, nos pidieron al resto que nos pusiéramos de pie, con las manos en alto; nos ordenaron subir a la camioneta y, ya arriba, que nos fuéramos directamente hasta la ciudad de Lázaro Cárdenas (ubicada a 300 kilómetros de Xayakalan); nos dijeron que una camioneta negra nos iba a esperar a la mitad del camino, para vigilar que no nos desviáramos, y que, si nos atrevíamos a regresar, íbamos a volar en pedazos. Nos dijeron que nos fuéramos, y eso hicimos… dejamos ahí a don Trino.”

Toma entonces la palabra Araceli Rodríguez, cuyo hijo fue desaparecido en 2009 cuando se dirigía a Michoacán, y quien hoy encabeza la búsqueda no sólo de éste sino de todos los casos de víctimas que se acercan al Movimiento por la Paz, y clama: “Ser defensores de derechos humanos es, aquí, un delito que se paga con el secuestro y el asesinato. Pedro Leyva está muerto (él fue, de hecho, el primer activista del movimiento asesinado, en octubre, también por el conflicto en Ostula); Nepomuceno, muerto; Don Trino… ahora llegamos a la triste desdicha de tener que oír los sollozos de nuestros compañeros, cuando son atacados. Yo le pregunto al gobierno: ¿quién sigue?”

“Notitia criminis…”

No fue sino 20 horas después de la emboscada en Xayakalan, al mediodía de ayer, miércoles, que el cuerpo de José Trinidad fue ubicado por elementos del Ejército, con las manos atadas con el cordel de un gafete, en tierras del  cercano poblado de Aquila.

De los homicidas, oficialmente, nada se sabe.

Cuestionado en torno a las denuncias y las investigaciones emprendidas por la autoridad en relación con la emboscada, el secuestro de José Trinidad y su posterior asesinato, David Peña, integrante de la Asociación de Abogados Democráticos (que brinda asesoría legal a los ejidatarios de Ostula), aseguró que los campesinos de la zona están impedidos para acercarse a la Agencia del Ministerio Público de la región, ubicada en el municipio vecino de Coahuayana, localidad que, denunció, está controlada por los grupos criminales que operan en la región.

“Los habitantes de Ostula no se pueden acercar a Coahuayana a denunciar. Se tiene el antecedente de mayo, cuando una familia acudió a presentar una denuncia relacionada con el conflicto comunal y, mientras los adultos estaban en el MP, a dos cuadras, su hijo, un niño de 16 años, fue desaparecido. La comunidad no puede ir a esa localidad, porque está el riesgo de que estos sujetos armados se encuentran en ese lugar.”

No obstante, aclaró el abogado, “el Ministerio Público no debe aguardar a que la denuncia esté formalizada para empezar a actuar: nosotros ya hicimos la denuncia pública y, a partir de ésta, el Estado tiene la obligación de empezar a investigar, porque aquí aplica un concepto jurídico denominado notitia criminis, que establece que, a partir de que entra en conocimiento de una ‘noticia criminal’, se tiene la obligación de actuar”.

Es en el poblado de Coahuayana, cabe destacar, a donde los restos de don Trino fueron conducidos, razón por la cual el MPJD exigió a las autoridades garantías de seguridad para que sus deudos puedan reclamar el cadáver “y darle sepultura dignamente”.

Pero la responsabilidad de la autoridad, señaló la Asociación de Abogados Democráticos, no se limita a investigar el asesinato y dar protección a los familiares de la víctima, sino que debe reconocer parte de la culpa por el crimen, que calificaron como “ejecución extrajudicial”, dado que “al retirarse la Policía Federal de la zona que debía estar resguardando, generó condiciones de omisión o de complicidad con los delincuentes”.

Desaparecidos…

Ayer mismo, el Movimiento por la Paz denunció que, en Guerrero, dos de sus integrantes fueron secuestrados por desconocidos que los obligaron a descender del camión de pasajeros en el que viajaban con rumbo a Chilpancingo, sin que hasta el momento se tenga conocimiento de su paradero.

Eva Alarcón, secuestrada

Eva Alarcón, secuestrada

Los activistas secuestrados son Eva Alarcón y Marcial Bautista, defensores de derechos ambientales que forman parte de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán.

El plagio de los ecologistas, quienes participaron en el primer diálogo del MPJD con el presidente Felipe Calderón, fue perpetrado alrededor de las 23:00 horas del martes.

Esta mañana, en entrevista con Carmen Aristegui, Pietro Ameglio recordó lo acontecido. Aquí el audio:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Para ahorrar, carga antes de cruzar': los estadounidenses que viajan a México para comprar gasolina más barata

Mientras en California el precio del combustible rompe récords nacionales, son cada vez más los que deciden ir a llenar el depósito de sus autos al otro lado de la frontera. Pueden llegar a ahorrarse hasta US$60.
1 de abril, 2022
Comparte

“Para ahorrar, carga antes de cruzar”.

El mensaje, acompañado del símbolo del dólar, el dibujo de una manguera surtidora y la bandera estadounidense es ubicuo en las gasolineras de Tijuana, en el norte de México.

Pero hay otros: “¡Aquí es! Más barato que en USA. Servicio y calidad”, dicen.

Apelan a los mexicanos que cada día acuden al otro lado de la frontera, a la ciudad californiana de San Diego o alrededores, a trabajar.

Y, cada vez más, a los estadounidenses que hacen el viaje al sur exclusivamente por el precio de la gasolina.

“Yo cruzo precisamente a llenar el tanque de combustible”, le dice a BBC Mundo Jason Wells, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, California.

Vive en el sur de San Diego, a apenas unos kilómetros de la línea que divide México de Estados Unidos.

“El depósito lleno en Tijuana me cuesta unos US$40, mientras que en San Diego pago más de US$120“.

Precios récord en California, subsidios en México

Hace meses que en EE.UU. el precio de la gasolina, como en muchas partes del mundo, no deja de subir.

De enero de 2021 al de este año aumentó en un 40%, según datos del Departamento de Trabajo estadounidense.

Pero el inicio de la invasión de Rusia —el tercer mayor productor mundial de crudo— a Ucrania hace algo más de un mes hizo que el precio se disparara. Y desde entonces rompe récords.

Precio de la gasolina en Los Ángeles el 8 de marzo.

Getty Images
El precio del combustible llevaba tiempo subiendo, pero con la invasión rusa a Ucrania se disparó.

El costo promedio nacional de un galón (3,78 litros) alcanzó este mes los US$4,33, el máximo en 14 años, de acuerdo a datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés).

La cifra palidece al compararla con el precio en California, que, por una combinación de impuestos elevados y leyes ambientales, es el más alto del país.

Este miércoles se pagaba de media en las gasolineras del estado US$5,91 por galón, frente al precio promedio nacional de US$4,24.

En México, la historia es diferente.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a mantener los precios bajo control concediendo subvenciones al sector.

Mujer poniendo gasolina a su coche en California.

Getty Images
California tiene la gasolina más cara del país.

Desde marzo, ha renunciado a cobrar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) —el gravamen que se paga por la producción y venta o importación de gasolinas— y la Secretaría de Hacienda autorizó un estímulo fiscal adicional.

“El Estado no debe descuidar su responsabilidad social, y está aquí para proteger a la gente”, dijo el presidente en una conferencia de prensa a mediados de mes. “No se trata de dejar todo en manos del mercado”.

Al tiempo, recomendó a su homólogo estadounidense, Joe Biden, establecer un precio máximo al combustible.

Aumento de clientela

“Yo lo que sé es que en México del 3 de enero a inicios de la semana pasada la gasolina regular subió un peso y 35 centavos el galón, lo que viene a ser unos US$0,10 centavos de dólar”, le dice a BBC Mundo Alejandro Borja Robles. “En California en una semana ya sube hasta US$0,70”.

Robles es el presidente del Grupo Especializado de Gasolineros de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Tijuana.

Y eso de lo que habla las 266 estaciones de servicio que su grupo representa lo notan en sus ventas.

“En algunas gasolineras ven el aumento entre las 3 y las 6 de la mañana. Es gente que vive en Tijuana y va al otro lado de la frontera para trabajar. Y ahora llena el tanque, no los 200 pesos justos para cruzar”, aclara.

Cartel en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

Manuel Noctis
Cartel que invita a “cargar antes de cruzar” en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

“Pero los fines de semana suben las ventas de Premium (la de 91 octanos) y se ven más camionetas con placas de California”.

Es un panorama nuevo. “Durante años fue a la inversa”, dice Robles.

No fue raro que los mexicanos que viven cerca de la frontera condujeran hacia el norte para llenar sus depósitos.

La tendencia alcanzó mayor expresión en 2017, con el aumento de precios que siguió a la desregulación de la industria petrolera.

Gasolinero en Tijuana.

Getty Images

Cientos de mexicanos acudieron entonces a repostar a las estaciones de servicio de Caléxico, una ciudad californiana que linda con Mexicali, la ciudad más septentrional de México.

“Un aumento de las ventas del 6%”

Patricia Saharagui, gerente de relaciones públicas de la cadena de gasolineras Rendichicas, calcula que sus locales cercanos a la frontera han experimentado en el último mes un aumento de las ventas del 6%.

Cuentan con 39 estaciones de servicio en el el estado de Baja California, 32 de ellas en Tijuana. Y 75 en el país y el 90% de sus trabajadoras son mujeres.

Venden el galón de gasolina regular a un promedio de US$3,88 y la Premium a US$4,12. Y han colocado carteles promocionales en los que se lee: “Tu aliada para ahorrar en ambos lados”.

“El ahorro de comprar en Tijuana es considerable, hasta US$50-60 dependiendo del tipo de automóvil”, le dice a BBC Mundo.

Gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

Manuel Noctis
“Tu aliada para ahorrar en ambos lados”, dice el cartel de esta gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

“Al punto de que hay californianos que cruzan específicamente para cargar (el tanque de combustible). Ahora les sale a cuenta hacer una fila de tres horas” en el paso fronterizo para entrar de regreso a EE.UU.

“Lo mejor de ambos lados”

Es algo que Julio Vaquero no descarta.

Residente de San Diego, compartió un video en TikTok en el que se le veía repostando su Honda Civic en Tijuana por US$40. “800 pesos. Tanque lleno”, decían.

Una semana después, pagó US$70 por llenar el depósito en California.

Vive a 20 minutos en coche de Tijuana y suele ir cada mes, aunque si los precios siguen subiendo, empezará a hacer viajes semanales por la gasolina, le dice a la BBC.

Precio de la gasolina en México.

Getty Images

“Es lo bueno de vivir en una región binacional“, explica Jason Wells, de la Cámara de Comercio de San Ysidro.

Se refiere a los ciudadanos de ambos lados que cada día cruzan la frontera, para trabajar, asistir a la escuela, visitar a la familia, ir al médico, de compras o a hacer turismo. Y ahora, para poner gasolina a sus vehículos.

“Para nosotros cruzar la frontera es como cruzar la calle. Aprovechamos lo mejor de cada lado, vivimos lo mejor de ambos mundos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dVR9HB4arCs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.