¿A qué equivalen exactamente los "errores" del Ejército?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿A qué equivalen exactamente
los "errores" del Ejército?

De 252 militares implicados en violaciones a derechos humanos en la guerra al hampa, sólo 19 han sido sancionados.
Por Paris Martínez
13 de febrero, 2012
Comparte

Guillermo Galván, secretario de la Defensa Nacional.//FOTO: Cuartoscuro

El pasado jueves, al conmemorar el 99 aniversario de la Marcha de la Lealtad, el general Guillermo Galván, secretario de la Defensa Nacional, admitió que el Ejército ha cometido “errores” en la lucha contra el crimen organizado emprendida a inicios del sexenio por el presidente Felipe Calderón; sin embargo, no precisó que dichos “errores” son, en concreto, 33 civiles asesinados; 225 más sometidos a tortura; 20 personas violadas sexualmente (17 mujeres y tres hombres) además de tres desapariciones forzadas, entre diciembre de 2006 y diciembre de 2011, tal como consta en los 82 expedientes sobre abusos militares enmarcados en la guerra al hampa, que han sido elaborados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

De entre estos “errores”, además, destacan aquellos cometidos por el Ejército en agravio de: cinco niños asesinados (tres de ellos de 1, 3 y 6 años de edad); así como las torturas a las que fueron sometidos otros diez; la violación de dos menores y los abusos sexuales contra otras dos.

Pese a ello, dijo el general, “la sociedad se sabe y se siente leal a sus Fuerzas Armadas. Enhorabuena por México”.

Lealtades

Reconocer” la existencia de los abusos en los que los militares han incurrido durante acciones contra el crimen organizado, abundó el general Galván en la ceremonia realizada la semana pasada en Chapultepec, es, pues, una muestra de “lealtad a las víctimas y a sus familiares“, aunque, subrayó, la lealtad del Ejército es también para con sus soldados, misma que se demuestra al identificar “aquellos casos tendenciosos que buscan desprestigiar a la institución y desviar la acción de la justicia en favor de los delincuentes”.

Ya una semana antes, a través del informe Quejas y Recomendaciones, la Sedena había expresado que “cuando algún integrante del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos se ven involucrados en presuntas violaciones a los derechos humanos, la Secretaría de la Defensa Nacional atiende de manera inmediata las quejas presentadas y recomendaciones emitidas por la CNDH”, aunque también se enfatizó que “existen quejas que son presentadas por los integrantes de la delincuencia organizada, para desprestigiar a este Instituto Armado y, de esta forma, limitar sus operaciones”.

Y es en las mismas recomendaciones del ombudsman nacional, así como en el tratamiento que la Sedena les ha dado, que puede verificarse la correspondencia existente entre el discurso oficial y la realidad.

Por ejemplo, según el reporte Quejas y Recomendaciones, de los 252 soldados involucrados en 77 expedientes sobre violaciones a derechos humanos cometidas en el marco del combate al hampa (el documento no incluye los últimos cinco casos avalados por la CNDH en diciembre pasado), sólo 19 han sido condenados.

En contraste, otros 168 militares fueron exonerados y 65 más permanecen bajo proceso.

El mismo documento señala, además, que de los 19 altos mandos que fueron involucrados en los asesinatos, torturas, desapariciones y otras violaciones a los derechos humanos cometidas “como resultado de las operaciones contra el crimen organizado”, ninguno enfrentó proceso y, menos aún, penas formales.

Por el contrario, señala el informe de la Sedena, en su apartado “Cifras de los militares procesados y sentenciados vinculados con violaciones a los derechos humanos”, 13 de los expedientes en los que la CNDH comprobó abusos del Ejército fueron archivados por la institución, “pues no se ha encontrado responsabilidad alguna“; en otros seis casos, en los que la Procuraduría de Justicia Militar inició una investigación, “se concluyó la averiguación previa no acreditándose la conducta ilícita” y en cuatro más no se inició un proceso penal, sino únicamente un “procedimiento administrativo”.

Crimen y castigo

Durante su alocución del pasado jueves, el general Galván también puso énfasis en que los militares mexicanos “somos leales a la ciudadanía, al atender con prontitud y esmero los requerimientos que nos plantean”. Sin embargo, tal como revelan los informes de la Sedena, de esos 77 casos documentados de violaciones a derechos humanos perpetradas por militares so pretexto de operativos contra el hampa, sólo en tres de ellos se ha llegado a una sentencia condenatoria.

Así pues, de los 19 militares sentenciados por estos abusos, 15 forman parte de la misma causa, el asesinato de seis miembros de una familia, tres de ellos infantes, ocurrido en junio de 2007.

Otros dos integrantes del Ejército, además, recibieron un castigo de dos años de prisión, tras raptar y asesinar a un civil.

Por el contrario, los caso de tortura denunciados en Guanajuato el 17 de octubre de 2008, y en Guerrero, un día después, fueron archivados por la Sedena a mediados de enero pasado, sin haber siquiera iniciado proceso contra algún responsable en particular.

Así pues, de los 33 asesinatos cometidos por militares en este sexenio, sólo siete han sido resueltos, mientras que  los 225 casos de tortura, las 20 violaciones sexuales, así como las decenas de casos de detención ilegal y tratos crueles permanecen impunes.

Cabe destacar que en el documento Quejas y Recomendaciones, la Sedena reporta haber sancionado a un “jefe”, aunque no por algún abuso cometido en el marco de la guerra contra el crimen organizado o por algo que haya ocurrido durante el gobierno de Felipe Calderón. Se trata del coronel Uriel Ríos Velázquez, ex comandante del 78 Batallón, quien en noviembre de 2005 obligó a un subordinado, a manera de novatada, “a beber grandes cantidades de alcohol, lo que provocó al agraviado insuficiencia respiratoria aguda secundaria, provocada por una broncoaspiración, y el consecuente fallecimiento”, tal como consta en la recomendación 9/2007 de la CNDH.

Por este hecho, el coronel Ríos (quien enfrentó cargos por “abuso de autoridad”) pasó cuatro meses en la prisión militar.

Complicidades

“En la democracia en que vivimos –destacó Galván, el pasado jueves–, la observancia del Estado de Derecho, el rechazo a la impunidad, la equidad de género, la transparencia, la rendición de cuentas, la atención prioritaria a la ciudadanía y el respeto a los derechos humanos son propensiones irreversibles”, por lo cual, antes la Sedena había establecido que “cuando es comprobado algún delito que atente contra la dignidad humana, considerado como violencia a los derechos humanos, los órganos del fuero de guerra inician el proceso penal correspondiente, en contra del personal militar involucrado.”

No obstante, las recomendaciones emitidas por la CNDH contra el Ejército, enmarcadas en la lucha contra el crimen organizado declarada por el presidente Calderón, reflejan otra realidad: de los 82 casos en que el ombudsman nacional comprobó violaciones a los derechos humanos, entre diciembre de 2006 y diciembre de 2011, en 71 de ellos la Sedena actuó irregularmente.

En 56 casos, por ejemplo, la institución armada entregó informes “distintos a la realidad”, con datos “incorrectos e incongruentes”, ocultó información o no aportó pruebas de su legal proceder; en otros ocho casos, el personal demostró “falta de voluntad para cooperar”, dilaciones o “entorpecimiento” de las investigaciones, así como mala integración de indagatorias; en tanto que, en 15 casos específicos de tortura, los médicos militares omitieron asentar en sus reportes las lesiones infringidas a la víctima, su causa o consecuencias.

Pese a ello, dijo el general Galván, en Chapultepec, “lealtad es aceptar las recomendaciones que nos hacen los organismos competentes”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hay detrás del aumento de casos en EU y por qué preocupa la celebración del 4 de julio

Los casos de coronavirus se multiplican en EU y marcan nuevos récords diarios, lo que ha llevado a las autoridades a modificar las celebraciones del 4 de julio.
2 de julio, 2020
Comparte
Playa

Getty Images
Las playas de Miami estarán cerradas este fin de semana festivo del 4 de julio.

El coronavirus parece ir a la baja en muchos lugares del mundo, pero desde luego no en Estados Unidos.

Las autoridades sanitarias de ese país observan con preocupación el incremento diario de nuevos casos en una curva particularmente pronunciada en los últimos 14 días.

Este jueves se dio a conocer un nuevo y alarmante récord: 50,000 contagios en un solo día.

En este contexto, y en vísperas de la celebración del Día de la Independencia el 4 de julio, los distintos estados adoptan medidas para reducir las aglomeraciones, en un intento de detener la propagación del virus.

Una calle concurrida en Miami, Florida

Getty Images
Se apunta a los más jóvenes como explicación de la subida de casos de coronavirus en Estados Unidos.

Los líderes estatales y especialistas de salud no se ponen de acuerdo en cuál es la causa de esta clara tendencia al alza.

El aumento de las pruebas de diagnóstico en todo EU ha influido en que suba el recuento de casos.

Pero la tasa de positivos revela que el aumento de pruebas no explica por sí solo el incremento de casos.

Para el doctor Anthony Fauci, jefe de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud de EU, el incremento de casos tiene una relación directa con la relajación de las cuarentenas en la mayoría de los estados.

La Organización Mundial de la Salud dice que los estados deben tener una tasa de positivos del 5% o inferior durante dos semanas antes de poder suavizar las restricciones a la movilidad.

Estados del sur como Texas, Florida, Arizona y California se han convertido en los nuevos epicentros de la pandemia en el país.

En cada uno de ellos se repite el patrón que sugiere Fauci.

Reapertura en Texas

Después de casi tres meses en los que los nuevos casos oscilaban entre los 1,000 y 2,000 diarios, el recuento de contagios en Texas se disparó en las últimas dos semanas, superando los 6,000 en un solo día.

Este pronunciado aumento se ve reflejado en una cifra récord de ingresos hospitalarios, que aviva el temor a que los hospitales del estado pronto se vean desbordados.

Personas en un Bar en Houston

Getty Images
Houston, en Texas, se ha convertido en una de las ciudades más golpeadas por el coronavirus.

¿Por qué el aumento? Muchos apuntan a la relajación de las medidas de confinamiento.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, permitió que la orden de permanecer en casa expirara el 30 de abril, con casi todos los negocios, incluidos bares y restaurantes, operando al menos al 50% de su capacidad a primeros de junio.

La semana pasada, en plena subida, el gobernador mandó cerrar todos los bares y ordenó que los restaurantes redujeran su capacidad.

Si pudiera volver atrás y rehacerlo todo, probablemente habría ralentizado la reapertura de los bares“, le dijo Abbott a una emisora local de El Paso.

Los restaurantes y bares llenos también parecen encajar con otra tendencia nacional: la media de edad de las personas diagnosticadas con covid-19 ha bajado gradualmente a lo largo de la pandemia.

Boston, Massachusetts, 25 Mayo 2020

EPA
El feriado del Memorial Day (celebrado a finales de mayo) pudo dar lugar a una mayor tasa de contagios.

Las normas sobre el uso de mascarillas son uno de los factores que diferencian a Texas de aquellos que tienen tasas menores de transmisión.

En 11 estados con políticas de uso de mascarillas, incluidos Nueva York e Illinois, el número de casos nuevos ha bajado un 25% en las últimas dos semanas, según un análisis del diario Philadelphia Inquirer.

Del otro lado, en estados donde solo algunos empleados deben llevar mascarillas, los nuevos casos han aumentado en una media del 70%.

La juventud en Florida

La orden de permanecer en casa en Florida expiró poco después de la de Texas, el 4 de mayo.

Si bien los condados más poblados del estado -Miami Dade y Broward- se contuvieron hasta el 18 de mayo, Florida adoptó una de las estrategias de reapertura más agresivas de EE.UU.

Las instalaciones de Disney y las playas empezaron a reabrir a finales de mayo, justo cuando los ciudadanos de todo el país celebraban el feriado del día del Recuerdo.

Para junio, los bares, restaurantes, gimnasios y tiendas reanudaban las actividades.

Toma de temperatura en un restaurante de Miami Beach

Getty Images
Algunos negocios en Florida comprueban la temperatura de los visitantes cuando llegan.

En las últimas dos semanas, los casos se han quintuplicado en Florida, según el diario The New York Times.

Los ingresos hospitalarios también están ascendiendo, pero la tasa de muerte no ha experimentado una fuerte subida.

El hospital público más grande de Miami anunció que dejará de realizar intervenciones quirúrgicas no urgentes a partir del lunes.

La carga de casos en el Jackson Memorial se ha duplicado en las últimas dos semanas.

La respuesta del gobernador del estado, el republicano Ron DeSantis, a estos datos coincide con lo que dice la Casa Blanca: se hacen más pruebas y hay más jóvenes contagiados.

Pero algunos especialistas dicen que incluso con el aumento de pruebas, los números todavía apuntan a que la expansión se debe a un mayor contacto social.

DeSantis no ha llegado a aplicar nuevas medidas obligatorias para contener el contagio de la covid-19, pero alcaldes del sur de Florida, la región más golpeada, están discutiendo nuevos pasos.

En Miami, Fort Lauderdale y Palm Beach, las playas estarán cerradas este fin de semana por las celebraciones del 4 de julio, el Día de la Independencia.

Una imagen de Missouri el pasado puente. 23 de mayo de 2020.

Reuters
Una imagen de Misuri a finales del mes de mayo.

El alcalde del condado Miami Dade, Carlos Giménez, limitará también las reuniones a no más de 50 personas, con mascarillas obligatorias.

El calor de Arizona

El estado de Arizona es quizá la región con un incremento más alarmante en todo EE.UU.

A mediados de junio, un epidemiólogo de Harvard observó que el estado tenía una cifra de casos y una tasa de positivos superior a las de Brasil y Perú en aquel momento.

Se trata también de una historia reconocible: la subida de casos siguió a su proceso de reapertura.

El gobernador republicano Doug Ducey levantó la orden de quedarse en casa el 15 de mayo.

Desde entonces, se reabrieron restaurantes, bares, casinos, gimnasios, clubs de golf y piscinas.

Centro comercial en Glendale, Arizona

Getty Images
No todo el mundo lleva mascarilla en el interior de negocios como los centros comerciales.

Había recomendaciones sanitarias, pero no una obligación de cubrirse la cara o reglas para el distanciamiento social.

Además de la cantidad de casos, la velocidad a la que aumentan es lo que preocupa a los expertos en salud.

El clima caluroso de Arizona puede estar empeorando el problema, ya que muchos optan por actividades de interior por las altísimas temperaturas.

En este contexto, los hospitales de Arizona, que están en modo de emergencia, han advertido que las unidades de cuidados intensivos (UCI) pueden quedar desbordadas.

Tras las críticas recibidas por su falta de acción, el gobernador Ducey ordenó el 29 de junio que los bares, los locales nocturnos, los gimnasios, los cines y los parques acuáticos cierren al menos durante 30 días para paliar el estrés sobre el sistema de salud.

California, del elogio a la alarma

De los cuatro estados más golpeados por el resurgimiento de casos, California es en muchos aspectos un caso aparte.

Su orden de permanecer en casa del 19 de marzo –la primera en el país– fue ampliamente elogiada como responsable de contener las muertes que se veían en otros estados grandes como Nueva York y Nueva Jersey.

Pero dos meses después de que el gobernador demócrata Gavin Newsom dijera que la curva de la covid-19 se había aplanado, los casos están en alza.

Paseo de Santa Mónica en Los Ángelus

Getty Images
Las restricciones en California se relajaron el mes pasado.

Los ingresos hospitalarios se dispararon un 43% en las últimas dos semanas.

Autoridades sanitarias locales han advertido que uno de cada 140 residentes puede tener el virus sin saberlo: la semana pasada el cálculo era de uno de cada 400.

Las autoridades de California achacan la subida en parte a un aumento de las reuniones sociales y familiares, en particular en los residentes de edades entre 18 y 49 años, que componen la mayoría de los casos positivos en el estado.

La relajación de las restricciones en negocios de interior, como gimnasios y restaurantes, probablemente también jugó un papel importante.

El pasado domingo, siete condados, incluido el de Los Ángeles, recibieron la orden de cerrar los bares.

Condados y ciudades como San Francisco han revertido los planes de reapertura.

Brotes del virus han emergido en prisiones y residencias de mayores así como en áreas rurales y urbanas.


Un 4 de julio diferente

Así las cosas, las celebraciones del Día de la Independencia se verán modificadas en todo el país.

Lugares como Miami o el condado de Los Ángeles anunciaron el cierre temporal de sus playas para el fin de semana, con el objetivo de reducir las aglomeraciones de personas.

Fuegos artificiales en Miami Beach, Florida

Getty Images
Los fuegos artificiales son la seña de identidad de la celebración del 4 de julio en Estados Unidos, pero este año será diferente.

También se han visto afectados los desfiles y los espectáculos de fuegos artificiales que son tradicionales en la celebración de esta fecha.

Hasta el 80% de las exhibiciones pirotécnicas se han cancelado por temor a que no se pueda respetar el distanciamiento social.

“La elección más segura este feriado es celebrar en casa”, dicen las autoridades de salud de Oregón.

Para los habitantes de Nebraska que planean organizar comidas al aire libre, los gobernantes del estado tienen una sombría recomendación: Mantengan la lista de invitados, facilita el rastreo de contactos“.

Son algunos ejemplos de medidas que se repetirán por todo el país para evitar que dentro de dos semanas los nuevos récords dejen en nada las descorazonadoras cifras que se están produciendo estos días.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.