"Justicia para las víctimas" discurso íntegro de Calderón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Justicia para las víctimas" discurso íntegro de Calderón

El presidente Calderón pidió justicia para las víctimas durante la supervisión al complejo penitenciario número 3 en Veracruz
19 de marzo, 2012
Comparte

Muy buenos días.

Amigas y amigos.

Doctor Javier Duarte de Ochoa, Gobernador del Estado de Veracruz. Muchas gracias por sus palabras, por su respaldo y por su hospitalidad.

Señor ingeniero Cuauhtémoc Cienfuegos Meraz, Presidente Municipal de Papantla.

Señor General René Carlos Aguilar Páez, Comandante de la VI Región Militar.

Señor Vicealmirante Carlos Enrique Bernal Velasco, Comandante de la I Región Naval.

A ambos, les pido que transmitan a la gente de tropa, de marinería, jefes, oficiales, generales, almirantes a su mando, el reconocimiento y, estoy seguro, y la gratitud del pueblo de Veracruz y el pueblo de México por la labor que brindan en las labores del Operativo Veracruz Seguro.

Un operativo que, como ha señalado el Gobernador, está presentando ya, aunque modestas, significativas y consistentes reducciones en los índices de los delitos que más afectan a la sociedad.

Señoras y señores:

Hoy, nos hemos reunido aquí, en Papantla, para supervisar juntos los avances en la ampliación y remodelación del Complejo Penitenciario Federal Número 3.

Me congratula, además, el observar que ya están listos algunos de los módulos más importantes. Está listo el módulo de ultra máxima seguridad, el módulo de máxima seguridad, el módulo de seguridad mínima, también, el módulo de seguridad media; módulo de seguridad máxima, ultra máxima y media, y mínima. Con lo cual, en muy breve tiempo, este nuevo Penal Federal de Papantla entrará en funcionamiento.

Por su tamaño, por sus características de seguridad, de control electrónico, de separación de módulos, de reglas, de disposiciones, de infraestructura, este penal es una obra emblemática del trabajo que estamos realizando para fortalecer la infraestructura penitenciaria Federal en todo el país.

El esfuerzo de infraestructura penitenciaria que estamos realizando en esta Administración, como en muchos otros esfuerzos de infraestructura en general, por cierto, lo podría resumir de la siguiente manera.

Antes de mi Gobierno, en los 30 años anteriores a mi Gobierno, se construyeron seis penales Federales; es decir, recibimos la Administración con seis penales Federales. Entregaré, al final de mi mandato, 22 penales Federales; es decir, la mayor obra de infraestructura penitenciaria a nivel Federal que se haya hecho en el país.

Se recibieron en custodia tres mil reos Federales, más bien, en custodia tres mil reos, de los cuales mil 200 eran del fuero común. Actualmente, hay en custodia Federal 18 mil 500 procesados o sentenciados, y concluiremos la Administración con más de 35 mil procesados o sentenciados en custodia Federal.

Como pueden ustedes imaginar, y como es del conocimiento público, al inicio de la Administración recibimos un sistema penitenciario a todas luces insuficiente. No podía dar cabida a los reos, tanto del fuero Federal, como del fuero local.

Y, por tanto, presentaba serias insuficiencias que, además, hacían de suyo imposible el objetivo deseado por todos, que es la rehabilitación y la reinserción social.

Durante años, los gobiernos de distintos órdenes, de distintos partidos, dejaron de invertir en la construcción y modernización de las cárceles, con lo que comenzaron a crecer los problemas de hacinamiento y sobrepoblación.

Y estos problemas derivaron en situaciones aún más graves, cada vez fue más difícil ofrecer un trato humano a los reos, así como realizar acciones efectivas de readaptación social. Y, peor aún, se generó un caldo de cultivo para la corrupción de las autoridades penitenciarias.

Las cárceles así, en esas condiciones, fueron configurándose, en algunos casos, como auténticas escuelas del crimen. Dejaron de cumplir su misión de fomentar la rehabilitación de quienes hubieran cometido algún delito, y se convirtieron en centros para la operación y la ampliación de redes criminales.

Esta situación era simplemente inaceptable. Y, por eso, desde el principio de mi Gobierno nos abocamos a revertirla.

Así nos propusimos incrementar la capacidad del Sistema Penitenciario Federal y construir instalaciones de vanguardia que cumplieran con las más altas especificaciones internacionales, como es el caso de este extraordinario complejo.

Estas instalaciones que se están construyendo aquí, y que están a más del 90 por ciento en su totalidad, y varios de cuyos módulos están plenamente listos, insisto, entre ellos el de ultra máxima y el de máxima seguridad, son el mejor ejemplo de lo que estamos haciendo para reformar y fortalecer las instituciones, como el segundo eje de la Estrategia General por la Seguridad Pública.

Es decir, no sólo estamos enfrentando a los criminales, avanzando y capturando a 22 de los 37 más buscados en el país. Algunos de ellos han fallecido al resistirse a la acción o a manos de otros delincuentes. Pero de los delincuentes más buscados ya se ha avanzado sobre más de la mitad de esa lista, que están fuera de acción.

El segundo eje es, reformar y fortalecer, depurar las instituciones de seguridad y justicia. Y por eso, hemos reformado, depurado y fortalecido instituciones como la Policía Federal, pero a la vez estamos construyendo nuevos penales, como es el caso de este Penal de Papantla, en el Estado de Veracruz.

Hay que decir que este terreno con alguna infraestructura que se encontraba en él, estaba orientado a ser un penal, también, estaba en desuso y nos pusimos a trabajar en su rediseño y modernización.

Y para ello hemos destinado una inversión muy importante, más de dos mil 600 millones de pesos, que nos permitirá contar con una penitenciaria, un Centro de Readaptación a la altura de las más modernas, las más avanzadas y las más eficientes del mundo.

Al concluir estas obras, el Centro Penitenciario tendrá una capacidad para más de dos mil internos, contará con un módulo de súper máxima seguridad y otro de ultra máxima seguridad o súper máxima, en el que se podrá tener en custodia hasta 500 reos de alta peligrosidad.

Se trata de un módulo único en su tipo en todas las prisiones del país y representa un hito en los servicios penitenciarios de México.

Aquí, se podrá tener en condiciones de absoluta seguridad a los reos más peligrosos, a los más violentos y a los que pongan en peligro la vida de otros compañeros o de servidores públicos.

Cumpliendo los más altos estándares internacionales, los más estrictos, se mantendrá aquí a esos delincuentes peligrosos, uno por celda, en condiciones que eviten la amenaza o la corrupción de quienes los cuidan y los vigilan. Permanecerán confinados la mayor parte del día, sin contacto con otros internos y sin contacto con los elementos encargados de vigilarlos, con excepción de los momentos de actividad física fuera de la celda.

Estos presos estarán vigilados individualmente 24 horas al día, 365 días al año, por los oficiales de dormitorio y, además, por un sistema de monitoreo en video.

Sus movimientos serán coordinados por medio de páneles a control remoto. Y este sistema de monitoreo en el Penal de Papantla será supervisado vía satélite hasta las instalaciones del Comando Central de la Policía Federal, en la Ciudad de México.

Se trata de instalaciones que nos permiten tener un control más estricto de quienes representan un mayor peligro para la sociedad, y que les impida tejer redes de complicidad criminal, sea con otros internos o sea con personas fuera del penal.

También, contará con un módulo de seguridad máxima. Me refiero, además, del súper máxima seguridad, con otro módulo de seguridad máxima que, también, está terminado con características similares y capacidad para otros 592 reos.

Tendrá módulos con distintos niveles de seguridad, en donde, además, habrá instalaciones de industria correccional para que los internos trabajen en actividades productivas, reciban, también, cursos, instrucción escolar, que les permitan obtener un empleo después de su liberación, y puedan, como deseamos todos, reintegrarse plenamente a la sociedad.

Se trata de instalaciones avanzadas, que representan un cambio de paradigma en el Sistema Penitenciario Federal.

Algo más importante. Este complejo va a permitir reubicar reos federales, que hoy se encuentran en penales estatales de Veracruz, o de otras zonas del país, con lo que vamos a ayudar a aliviar, en los estados, a los problemas de sobrepoblación y hacinamiento de las instalaciones de los penales estatales.

Obviamente, en los penales federales estarán, bajo custodia federal, los reos, no sólo los reos federales, sino especialmente, los más peligrosos.

Quiero compartir a ustedes lo que estamos haciendo, porque lo que vemos hoy en Papantla es sólo un ejemplo de lo que se está construyendo en todo el país.

En primer lugar. Hemos instrumentado las medidas necesarias para ampliar y modernizar la capacidad de centros penitenciarios que ya estaban en funcionamiento. Y con ello, hemos logrado casi triplicar los espacios existentes en los penales federales que ya teníamos.

Un ejemplo, lo ha comentado el Secretario de Seguridad Pública, es la rehabilitación del Complejo Penitenciario de las Islas Marías, que incrementó su capacidad, de dos mil a más de ocho mil reos, respecto a la que tenía en diciembre de 2006.

En segundo lugar. Estamos incorporando algunos Centros Penitenciarios Estatales al Sistema Penitenciario Federal. Como ya se dijo, también, aquí, ya incorporamos el de Villa Aldama, aquí, en Veracruz; también, el de Huimanguillo, en Tabasco; el de Guadalupe Victoria, en Durango; el de Guasave, Sinaloa; y el de Ciudad Juárez, en Chihuahua, que de ser centros penitenciarios estatales, o que estaban destinados, su infraestructura apenas en construcción a centros estatales, ahora son Centros Penitenciarios Federales. Eso nos permitió agregar capacidad de alojamiento en cinco mil personas más.

En tercer lugar. Estamos construyendo nuevos Centros Penitenciarios Federales basados en este modelo de Complejo Penitenciario Federal, mediante un modelo financiero innovador de contratos de prestación de servicios con el sector privado.

Hoy, son ocho ya las obras que están cerca de concluirse y, cuando estén en operación, nos permitirán incrementar en 20 mil los espacios de la red penitenciaria.

Insisto, con este trabajo en esta Administración, estaremos dando una solución definitiva al problema que significa la sobrepoblación de internos Federales, y tendremos la capacidad de tener bajo custodia a todos los internos Federales de las prisiones del país.

Es decir, por primera vez en la historia del México moderno, el Gobierno Federal tendrá bajo su custodia a todos los reos Federales, lo cual constituirá una mejora significativa, cuantitativa y cualitativa del Sistema Penitenciario Federal.

Amigas y amigos:

A pesar de las dificultades que hemos enfrentado, hoy los Centros Penitenciarios Federales son los más seguros y eficientes en el país. Desafortunadamente, todos hemos sido testigos que en los últimos años y, particularmente, en los últimos meses, hemos visto una serie de eventos lamentables que han tenido lugar en penales estatales.

En los últimos años se han fugado varios cientos de reos de penales estatales. Pero vale la pena señalar que, en lo que va de esta Administración Federal, no se ha fugado ni ha muerto ningún reo en custodia Federal. Un dato que es significativo.

Por eso, hoy más que nunca, es urgente que en los estados y municipios del país se trabaje aceleradamente en la ampliación y modernización de la infraestructura penitenciaria.

Y para apoyar a las entidades federativas en esta importante responsabilidad, el Gobierno Federal, por mi conducto, ha decretado, he firmado un acuerdo, mediante el cual se ofrecerá a las entidades federativas créditos preferenciales, subsidios, apoyos y asesoría para la construcción de infraestructura de seguridad, de reclusión y, también, de procuración de justicia para implementar, plenamente, la Reforma Penal en curso.

Esto es adicional a los recursos que estamos transfiriendo a estados y municipios, y que en este Gobierno han pasado de partidas Federales para seguridad destinadas a los estados, de cinco mil millones de pesos a más de 20 mil millones de pesos en cinco años.

Señoras y señores:

Cuál es el sentido de estos Centros de Readaptación Social.

En estos penales se dará cumplimiento a las sanciones que se establecen, para que quien delinque, con toda legalidad y justicia, el Poder Judicial le establezca una pena.

Aquí, en los Centros de Readaptación Social, a cargo del Gobierno Federal, se albergará a aquellos que delinquen y que el Poder Judicial, con apego a la legalidad y a la justicia, condene a una sanción.

Esa es la división de Poderes en el Estado moderno. Al Poder Ejecutivo le corresponde aplicar las sanciones que establezca el Poder Judicial que, a su vez, resuelve con base en las leyes que promulga el Poder Legislativo.

En ello, los tres Poderes tenemos un común denominador y una máxima común. Un deber común que es cumplir y hacer cumplir la ley.

En efecto, el deber de todo servidor público es cumplir la ley. Una regla máxima del Estado de Derecho que aplica por igual a quienes desempeñamos funciones administrativas, legislativas o judiciales.

Cumplir la ley es nuestro mandato común y, más específicamente, cumplir y hacer cumplir la ley.

El Estado de Derecho que tiene como fines propios el bien común, la justicia y la seguridad.

Lograr el acceso pronto y expedito a la justicia, garantizar la seguridad jurídica, la seguridad pública, la seguridad nacional, y definir y realizar en cada momento el bien común, son los fines propios del derecho y del Estado y, son además, obligaciones complementarias al mandato común de cumplir la ley en sí mismo.

Es decir, a quienes desempeñamos cargos de naturaleza ejecutiva, además de cumplir y hacer cumplir la ley, nos toca garantizar la seguridad y gestionar el bien común para los ciudadanos.

Y para este propósito nos toca hacer cumplir y poner en práctica las leyes que emanan del Poder Legislativo o las resoluciones que surgen del Poder Judicial.

Al Poder Legislativo, además de cumplir la ley, le corresponde reformar y perfeccionar el marco jurídico vigente para hacerlo cada vez más acorde con los fines propios del derecho: la seguridad, la justicia y el bien común

De ahí la importancia de resolver leyes urgentes, y que hoy están pendientes de aprobación, y que de aprobarse nos permitirían avanzar hacia tales fines de seguridad, justicia y bien común, pero que, por desgracia, aún están sin definición.

Por ejemplo, la Ley de Mando Único Policiaco en el país, la Ley de Seguridad Nacional, las reformas al Código de Procedimientos Penales Federal para poder aplicar plenamente a la Reforma en Materia de Justicia Penal; la Reforma en Materia de Cadenas Delictivas para acabar con la impunidad en las bandas delincuenciales que atentan contra los ciudadanos; las reformas a la Extinción de Dominio para golpearlos donde más les duele, que es en su patrimonio; las reformas a Ley de Lavado de Dinero y muchas, muchas otras, cuyo retraso, también, implica retraso en el anhelo de seguridad y en la exigencia de justicia de los ciudadanos.

Y, finalmente, al Poder Judicial le corresponde, además de cumplir la ley, proveer justicia, como su nombre lo indica.

Justicia es dar a cada quien lo que le corresponde de acuerdo a su propio derecho. Cumplir la ley, desde luego, sí. Pero, también, y, sobre todo, hacer justicia en México.

Justicia. Justicia para las víctimas de los delitos. Justicia para una sociedad agraviada y humillada por la impunidad que prevalece en el país, precisamente, porque no se cumplen los fines del derecho.

Justicia, qué implica. La obligación elemental de que quien cometa un delito sea, verdaderamente, juzgado y castigado, y que nunca, la interpretación de la ley sea la rendija por donde escape, nuevamente, la impunidad, sino un verdadero instrumento del juzgador para hacer justicia.

Justicia donde, sí, por supuesto, se ponderen las garantías de los procesados pero, también, y por igual, se consideren y respeten los derechos de las víctimas, los derechos de quienes tienen hambre y sed de justicia, precisamente.

Justicia, qué implica. Sanción y consecuencia jurídica a quien delinque y, con ello, resarcir, aunque sea en parte, a quien ha sufrido una vejación a través del delito.

Justicia, sin la cual no hay bien común. Justicia, porque la impunidad carcome las condiciones elementales de perfeccionamiento o de desarrollo integral del ser humano.

Justicia, sin la cual tampoco hay seguridad. Porque la impunidad es el estímulo más poderoso, el incentivo más destructivo e interminable, que hace que el delincuente, que observa que se puede delinquir, sin que al final pase nada, vuelva a cometer acciones delictivas y las multiplique.

Justicia para los padres, a los que les han arrebatado a sus hijos. Justicia a los hijos que no volvieron a ver a sus padres secuestrados o asesinados. Justicia para las viudas. Justicia para los que sufren extorsión. Justicia para los que sufren secuestro.

Justicia para los que sufren violencia y que, con toda razón, a todos, a todos los servidores públicos nos exigen, no sólo cumplir la ley, sino además, hacer justicia, proveer seguridad y cumplir el bien común. Porque si no hay justicia, no habrá seguridad, ni tampoco el bien común de México.

Hay que recordar nuestras obligaciones elementales para poder estar, precisamente, genuinamente, al servicio de los mexicanos.

Que este Centro de Readaptación Federal cumpla ese propósito. Que vaya, precisamente, a que aquí se sancione a quien delinca. Y que aquí se rehabilite, para su integración a la sociedad a quien haya violentado la ley.

Y que sirva, también, precisamente, el justo castigo a quien delinque, como un estímulo poderoso para restaurar el orden, el derecho, la paz, la tranquilidad y la seguridad de los mexicanos, sin los cuales, insisto, no hay bien común.

Muchísimas gracias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el síndrome VIP y por qué médicos temen que pueda perjudicar a Trump contra el COVID

La combinación de fármacos que le están suministrando y su rápida salida del hospital ha hecho que muchos se cuestionen si no estamos lo que en literatura médica se conoce como el "síndrome VIP".
Getty Images
6 de octubre, 2020
Comparte

De anticuerpos monoclonales a aspirina, de esteroides a melatonina, de medicamentos experimentales a vitamina D o zinc.

Desde que en la madrugada del viernes anunció que había dado positivo de covid-19, el presidente Donald Trump ha recibido una combinación de tratamientos que no todos los pacientes de coronavirus suelen recibir en el país, según han confirmado sus propios médicos.

El doctor de la Casa Blanca, Sean P. Conley, hizo saber que desde el viernes el mandatario había recibido una dosis única de Regeneron, un coctel de anticuerpos experimental.

Conley confirmó, además, que el mandatario estaba tomando otros suplementos, que incluían vitaminas, hormonas e incluso, antiácidos.

Un poco más tarde, en la misma noche del viernes, luego de que el mandatario fuera trasladado al hospital, el médico de la Casa Blanca anunció en un comunicado que Trump había comenzado con otro tratamiento experimental que le sería administrado por cinco días.

“Hemos elegido iniciar el tratamiento con remdesivir. Ha completado su primera dosis y está descansando cómodamente”, indicó.

El domingo, en una conferencia de prensa, luego de reconocer que el presidente había sufrido dos episodios de caída en los niveles de oxígeno en sangre, el equipo médico anunció que el presidente comenzó otro tratamiento con dexametasona,un esteroide que generalmente se reserva a casos delicados y en periodos avanzados de la enfermedad.

Ante la confusión en los reportes oficiales sobre la salud del presidente, varios expertos han señalado que la amplitud del tratamiento suministrado indicaría que su estado es más crítico de lo que la Casa Blanca o sus médicos han reconocido.

Mientras, otros hacen hincapié en que tiene que ver con lo que en la literatura médica se conoce como el “síndrome VIP”.

Es lo ocurre cuando una persona muy importante (VIP) es admitida en un centro de atención médica y su relevancia pública afecta las decisiones sobre la atención médica, tal como se explica en la revista especializada Chest Journal, del Colegio Estadounidense de Cirujanos del Tórax.

Según una serie de estudios médicos, por ello pasaron varios famosos, desde Prince, Michael Jackson o Steve Jobs.

Y aunque no hay ninguna evidencia sólida de que el de Trump es uno de esos casos, son varias voces expertas las que advierten de que debería ser algo a evitar.

trump

AFP
Trump salió en la tarde del domingo a saludar a un grupo de seguidores que estaba en las afueras del hospital.

El hecho de que el domingo el presidente decidiera salir a saludar a sus partidarios que se habían congregado fuera del centro de salud, algo impensable para cualquier paciente con coronavirus hospitalizado, también hizo que muchos se cuestionaran si es su cargo el que está influyendo en las decisiones médicas.

Los comentarios del estilo se multiplicaron en la tarde del lunes, luego de que el equipo médico anunciara que el presidente sería dado de alta y regresaría a la Casa Blanca.

¿Pero qué consiste realmente el “síndrome VIP” y cuáles han sido alguno de los casos más relevantes?

El síndrome VIP

El término fue acuñado a inicios de la década de 1960 por el doctor Walter Weintraub, quien estudió a través de la historia cómo “el tratamiento de un hombre influyente puede ser extremadamente peligroso tanto para el paciente como para el médico”.

Weintraub recurrió a casos célebres como el del rey Jorge III de Inglaterra, a quien le administraron una cuestionable dosis de remedios para su locura, o el rey Luis II de Baviera, quien también recibió una dudosa atención psiquiátrica.

Pero de acuerdo con un artículo sobre el tema del doctor Jay Block, de la Universidad de Florida, el término comenzó a utilizarse más en las décadas siguientes, a medida que sucedieron hechos de gran trascendencia, como los intentos de asesinatos de presidentes de EE.UU. o del papa Juan Pablo II.

De acuerdo con el experto, el síndrome se manifiesta de diferentes formas.

“Puede haber una alteración en la atención habitual del paciente de tal manera que se tome la decisión de realizar menos pruebas, procedimientos diagnósticos o maniobras terapéuticas. Esta decisión generalmente refleja el deseo de salvar al VIP del dolor”, indica.

“En el otro extremo del espectro está la decisión de hacer un seguimiento de cada anomalía minúscula para parecer un médico más completo y competente”, agrega.

atentado

Getty Images
Cuando el atentado a Juan Pablo II también se habló sobre el tema.

Un artículo publicado en el Cleveland Clinic Journal of Medicine, la situación se da cuando”se presiona al equipo de atención médica para que doble las reglas por las que generalmente practican la medicina”.

Sin embargo, según Block, “las desviaciones de la atención estándar a menudo resultan en catástrofes imprevistas“.

“Esta secuencia es probablemente la responsable de algo que se ha observado en los hospitales, y es que les suceden las cosas más extrañas a los familiares de los médicos y otros pacientes importantes. Si las decisiones tomadas sobre los VIP realmente resultaran en una mejor atención, entonces se tomarían para todos los pacientes“, señala.

De acuerdo con Block, las posibilidades de que un caso de este tipo son más recurrentes cuando la atención no es idéntica a la que se brinda a todos los demás pacientes con la misma afección.

“No hay nada biológicamente diferente en un Papa o en un presidente y no hay necesidad de alterar el pensamiento de uno para cuidarlos”, indica el experto.

Casos contradictorios

Los casos documentados de personalidades que se han visto afectadas por este síndrome se han multiplicado a lo largo de los años, lo que ha ayudado a los expertos a entender mejor el fenómeno.

Hace un par de años fue conocido el caso de Martin Sheen, quien presionó a sus doctores para recibir un coctel de células madre porque creía que le podría solucionar un problema en las rodillas.

El médico de Steve Jobs confesó hace unos años que el creador de Apple también lo presionó en varias ocasiones para que le diera unos supuestos tratamientos que le ayudarían a lucir más joven, pero también contó que algunas actitudes del paciente agravaron su situación.

Recordó, por ejemplo, que Jobs se negó a permitirle a su cirujano que le extirpara un tumor pancreático y, en su lugar, lo intentó tratar con una dieta vegana, remedios herbales y acupuntura.

Jobs

Getty Images
Jobs se negó a que sus médicos le operaran un tumor en el páncreas.

En algunos casos, algunos médicos han sido señalados e incluso acusados por prescribir medicamentos por presiones de sus pacientes, algo que terminó costándoles la vida.

El suicidio de Prince, por ejemplo, fue causado —de acuerdo al informe forense— por “fentanilo autoadministrado”, un poderoso opiode que, según las investigaciones posteriores, fue recetado por su propio médico a sugerencia del paciente.

El doctor de Michael Jackson, Conrad Murray, fue acusado de homicidio involuntario luego de que le prescribiera al músico propofol, un poderoso anestésico quirúrgico, para ayudarlo a dormir.

Posteriormente, un jurado determinó que el medicamento jugó un papel clave en la muerte de Jackson.

Unos décadas antes, en 1977, la muerte de Elvis Presley por problemas cardíacos relacionados con medicamentos recetados se convirtió, probablemente, en el caso más famoso de síndrome VIP y llevó a cuestionamientos de por vida contra su médico, George Constantine Nichopoulos.


Los medicamentos que está tomando o ha tomado Donald Trump según su equipo médico:

  • Regeneron
  • Remdesivir
  • Dexametasona
  • Zinc
  • Vitamina D
  • Famotidine
  • Melatonina
  • Aspirina

El caso de Trump

No existe evidencia para relacionar los casos anteriores con la situación actual del presidente de EE.UU.

Sin embargo, la falta de transparencia sobre la salud de Trump, la ausencia de explicación sobre las decisiones detrás de los medicamento que está recibiendo y las informaciones contradictorias que ha dado su equipo médico durante los últimos días han disparado las especulaciones.

Conely admitió el sábado que Trump había iniciado terapias avanzadas “un poco antes que la mayoría de los pacientes que conocemos y seguimos“.

Sin embargo, indicó que esto se debía a que estaban “maximizando todos los aspectos de su atención, atacando este virus con un enfoque múltiple”.

“Este es el presidente y no quería esperar por nada. Si había alguna posibilidad de que algo (algún medicamento) agregara valor a su atención y acelerara su recuperación, entonces quería tomarlo”, dijo.

trump

AFP
Trump abandonó el hospital este lunes.

Otras de las principales dudas surgieron por las medicinas que el equipo médico ha revelado que el presidente está tomando.

“Los tratamientos (contra el coronavirus) se dividen en dos campos: los que atacan directamente al virus y tienen más probabilidades de ser útiles en la primera fase y los medicamentos para calmar el sistema inmunológico, que tienen más probabilidades de funcionar en la segunda”, explica James Gallagher, corresponsal de salud de la BBC.

Sin embargo, aunque no se sabe a ciencia cierta cuándo Trump tuvo su último resultado negativo, el equipo médico comenzó a administrarle desde el sábado una medicina que generalmente se utiliza en fases avanzadas o críticas de la enfermedad, la dexametasona.

“Este esteroide salva vidas al calmar el sistema inmunológico, pero debe usarse en el momento adecuado. Si se administra demasiado pronto, el medicamento podría empeorar las cosas al afectar la capacidad del cuerpo para combatir el virus”, indica Gallagher.

“Este no es un medicamento que normalmente administraría en la etapa ´leve´ de la enfermedad”, agrega.

La Organización Mundial de la Salud aconseja el uso del esteroide en casos “graves y críticos”.

Desametasona

BBC

De acuerdo con Gallagher el presidente también ha sido “una de las pocas personas” fuera de ensayos clínicos que se ha sometido a una terapia de anticuerpos monoclonales con el antivirus, la del Regeneron.

“El enfoque tiene sentido científico y hay grandes esperanzas de que sea eficaz. Sin embargo, la evidencia en pacientes todavía es muy limitada y estos monoclonales todavía se clasifican como un fármaco experimental; los ensayos clínicos están en curso”, explica Gallagher.

Según el corresponsal de la BBC, tampoco hay evidencias sólidas de que se hayan salvado vidas con el remdesivir o cómo el zinc, la vitamina D, famotidina, melatonina o aspirina tiene algún efecto en pacientes con covid 19.

Medios de Estados Unidos también han señalado que, dado que es un tratamiento que no se practica con la mayoría de los pacientes y del que no existe evidencia médica de su efectividad, también genera dudas por los potenciales efectos de interacciones medicamentosas.

Trump

Getty Images
Seguidores de Trump se reunieron durante el fin de semana en las afueras del hospital.

Thomas McGinn, médico en jefe de Northwell Health Hospital, dijo al New York Times que la variedad de medicamentos recetados a Trump dejaba la duda no solo sobre la condición del paciente, sino sobre las decisiones detrás del tratamiento.

“Plantea la pregunta: ¿está más enfermo de lo que estamos escuchando o están siendo demasiado agresivos, porque es el presidente, de una manera que podría ser potencialmente dañina?”, dijo.

Martin Landray, el médico que lidera el estudio más grande del mundo sobre tratamientos para el covid-19 (y que se realiza en Reino Unido) también opinó que “los médicos de Trump deben resistir el síndrome VIP” y que el presidente no debería recibir medicamentos experimentales que aún no se han probado por completo.

“Los mismos principios se aplican a todos los pacientes. No exponga a las personas a medicamentos a menos que sepa que van a ser útiles, excepto en el contexto de un ensayo clínico”, dijo a Sky News.

El equipo médico de Trump, sin embargo, aseguró este lunes que el presidente ha asimilado bien los tratamiento y que los medicamentos administrados fueron aquellos que se valoraron convenientemente con los especialistas entre la variedad de opciones disponibles.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.