Desmienten supuesto embarazo de nonillizos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Desmienten supuesto embarazo de nonillizos

Narró que su primer alumbramiento fue el 9 de enero de 2007, cuando nació su hijo Braulio, quien hoy tiene 4 años, y después de esperar un tiempo decidió embarazarse y llegaron sus trillizos: Casandra Victoria, Daniela Yesenia y Bernardo, el pasado 4 de noviembre.
27 de abril, 2012
Comparte

Karla Vanesa Pérez Castañeda y su esposo.//FOTO: El Mañana

La secretaria de Salud del estado de Coahuila, Bertha Castellanos, indicó que los estudios realizados a Karla Vanesa Pérez Castañeda -la madre que supuestamente esperaba nueve hijos- desmintieron que tenga un embarazo.

Bertha Christina Castellanos, secretaria de Salud de Coahuila, dio a conocer que al llamar a Karla Vanesa Pérez Castañeda a una revisión, luego que la mujer presentara una solicitud de ayuda al gobierno al tener noticia del supuesto embarazo, se determinó que el útero está vacío.

Castellanos dio a conocer en entrevista con Televisa que  la prueba de embarazo resultó  negativa y que Pérez Castañeda se encuentra en vigilancia. La titular de salud local afirmó que no existe una bolsa gestacional y que el útero está vacío.

Madre de trillizos ahora dará a luz a nueve bebés

Una mujer originaria de la Villa de Arteaga, Coahuila, dará a luz a nueve bebés, seis niñas y tres niños, que están programados para el 20 de mayo y que se sumarán a trillizos que alumbró el 4 de noviembre del año pasado, y otro hijo.

Karla Vanesa Pérez Castañeda consideró su nuevo embarazo como un milagro, además de esbozar una sonrisa diciendo que no respetó la dieta, después de haber tenido a sus trillizos, dos mujeres y un hombre; por lo que su matriz se quedó dispuesta al embarazo múltiple.

El parto está programado para el 20 de mayo, pero los médicos me dicen que pueda aguantar otro mes y se logre la formación completa de los bebés, y no pasen mucho tiempo en las incubadoras”, puntualizó.

Expuso que hizo su caso público para solicitar ayuda de las autoridades, o quien lo desee, pues ella es desempleada y su marido, Juan Bernardo Morales García, labora en una vulcanizadora en la Villa de Arteaga, donde en ocasiones hay entrada de dinero y otras veces no.

No tenemos Seguro Social ni privado, y pues a veces juntamos dinero para que nos vea un doctor particular, pero ahora estamos viendo quién nos puede ayudar para tener las incubadoras, además de la hospitalización”, señaló Pérez Castañeda, que al principio fue atendida en el Hospital General de Saltillo.

Narró que su primer alumbramiento fue el 9 de enero de 2007, cuando nació su hijo Braulio, quien hoy tiene 4 años, y después de esperar un tiempo decidió embarazarse y llegaron sus trillizos: Casandra Victoria, Daniela Yesenia y Bernardo, el pasado 4 de noviembre.

“Es muy pronto para pensar en el nombre de los bebés, primero espero todo salga bien, el embarazo ha sido normal, ahora sólo traigo una herida interna de la cesárea de los trillizos, pero tenemos la confianza que nacerán bien”, platicó.

Señaló que actualmente vive con sus suegros, en el domicilio ubicado en la calle Francia número 237 de la Colonia San Francisco de Arteaga, y donde ya se espera la llegada de los nueve bebés para sumar un total de 13, más ellas y su esposo.

Juan Bernardo le ayuda a su papá en la vulcanizadora, y a veces pues se gana bien y otras no; y ahí andan batallando para cumplirme los antojos, pero ya estamos listos; y pues toda ayuda es bien recibida”, comentó.

Hasta el momento el ayuntamiento de Arteaga ha informado que ayudarán a la pareja con la hospitalización de Pérez Castañeda, así como la ayuda con las incubadoras para los nueve bebés.

El alcalde de esa ciudad, Ernesto Valdés Cepeda, indicó que ya tuvo un acercamiento con Pérez Castañeda, quien será canalizada al DIF municipal y estatal, para brindarle la ayuda necesaria, tanto de su nuevo embarazo, como con sus trillizos.

Dijo que igual se le informó al gobernador Rubén Moreira Valdez, quien a través Héctor Franco López, titular del DIF Estatal, le mandó ya un médico especialista, para que evalué el embarazo y darle seguimiento hasta el día del nacimiento.

“Estamos viendo los diferentes conceptos de apoyo que le podamos brindar a la familia; mi esposa Laura es la que está llevando de cerca este embarazo, y la ayuda a sus otros tres hijos, esperando que todo salga de la mejor manera”, declaró.

Añadió que hizo un llamado a los alcaldes de municipios vecinos y al gobernador del estado para, en cierto sentido, “pasar la charola” y que todos sean los padrinos de los bebés, y así poder ayudar a la familia.

Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.