En 4 días definen situación de Generales presuntamente vinculados al narco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

En 4 días definen situación de Generales presuntamente vinculados al narco

Autoridades de la SIEDO continúan con los interrogatorios contra quien ocupara el segundo cargo de mayor importancia en la Secretaría de la Defensa Nacional y de un General Brigadier.
Por Omar Sánchez de Tagle
16 de mayo, 2012
Comparte

General Tomás Ángeles Dauahare.

Autoridades de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) continúan los interrogatorios contra quien ocupara el segundo cargo de mayor importancia en la Secretaría de la Defensa Nacional, el ex subsecretario y general de División Diplomado del Estado Mayor en retiro Tomás Ángeles Dauahare y del General Brigadier, Roberto Dawe González.

Hasta el momento el hermetismo de las autoridades militares y federales se sigue concentrando en las declaraciones que ambos militares hacen ante el ministerio público adscrito a la fiscalía de delitos contra la salud de la SIEDO.

De acuerdo a funcionarios de la PGR, la autoridad ministerial cuentan con hasta 96 horas para determinar la situación jurídica de ambos militares, de quienes hasta el momento se están definiendo los cargos, además de que ambos están conociendo quién interpuso la denuncia en su contra.

Funcionarios federales informaron que una de las pesquisas por las que están siendo interrogados, es por sus probables nexos con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva y con Los Zetas.

Dentro de las primeras pesquisas se detalló que ambos militares podrían haber colaborado con alguna de las organizaciones delictivas, brindando protección e incluso operando en traslados de droga por distintas regiones del país.

Fue anoche cuando efectivos de la policía militar detuvieron en Morelos al ex subsecretario de la Defensa Nacional, Tomás Ángeles Dauahare, para de ahí trasladarlo a las instalaciones de la SIEDO. Al tiempo que detenían al General Brigadier, Roberto Dawe González.

Fue la propia Sedena y la PGR quienes informaron ayer que ambos habían sido trasladados a la SIEDO por sus presuntos “nexos con el crimen organizado”, de hecho la Sedena expresó que dicha dependencia no tolerara actos contrarios a las leyes por parte de sus elementos y que si alguno los cometiese, “sus actos se investigarán y en su caso se sancionarán con estricto apego a la ley, sin importar jerarquía, cargo o comisión, ya sea que se encuentren en activo o en retiro”.

Lo destacable de estas detenciones es que se trata de dos personajes que han participado en el combate al narcotráfico y aún más, uno de ellos conoció muy de cerca la detención hace 15 años del general de división Jesús Gutiérrez Rebollo.

Sí, se trata del general Tomás Ángeles Dauahare, en ese entonces secretario particular del ex secretario de la Defensa Nacional, Enrique Cervantes Aguirre; Dauahare fue quien hace 15 años estuvo presente en las reuniones en las que se acordó capturar y procesar a Gutiérrez Rebollo.

Años después, Ángeles Dauahare fue agregado en Washington y fue a principios de este sexenio cuando se convirtió  en uno de los llamados candidatos a ocupar el puesto de Secretario de la Defensa Nacional, pero fue el general Guillermo Galván quien llega y lo nombra subsecretario, tiempo en el que decide dejar el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas.

Todo parecía ir bien en la vida del general de división, pero para marzo del 2008, Tomás Ángeles Dauahare fue removido de su cargo de subsecretario de la Defensa Nacional sin que la dependencia ofreciera mayores explicaciones, situación que generó extrañeza entre las propios elementos militares.

También fue director del Colegio Militar, pero la polémica surge en octubre del 2002, cuando fue nombrado como presidente del Consejo de Guerra que juzgaría los presuntos vínculos con el narcotráfico de los generales Mario Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quirós Hermosillo.

En cuanto al General Brigadier Roberto Dawe González  fue nombrado en 2009 como delegado de la PGR en Ciudad Juárez y meses antes laboró en la denominada Policía Federal de inteligencia.

Es de resaltar que meses antes de su retiro, Tomás Ángeles Dauahare  asistió a la Cámara de Diputados a comparecer en representación del Secretario de la Defensa, ahí negó ante los legisladores, que las organizaciones criminales sigan reclutando personal militar en activo, como sucedió en los años 90.

En campaña

El General Tomás Ángeles Dauahare  hace seis días estaba muy tranquilo, tanto que asistió a un evento de seguridad nacional en el cual estuvo el candidato de  la alianza PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto.

Un evento en el que por cierto, narran los periódicos locales de San Luis Potosí, el candidato del PRI se encontraba “arropado por generales en retiro, ex dirigentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y ex funcionarios de Vicente Fox”, fue  ahí donde Peña anunció la creación de una gendarmería nacional para atacar el crimen organizado, en caso de ganar las elecciones federales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.