Ex funcionario de Baja California admite en EU que apoyó a un cártel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ex funcionario de Baja California admite en EU que apoyó a un cártel

Jesús Quiñónez, quien era enlace internacional de la Procuraduría de Justicia del estado de Baja California, colaboró con los Arellano Félix
16 de mayo, 2012
Comparte

Jesús Quiñonez Márquez

Un ex funcionario judicial de México, que colaboró con autoridades de Estados Unidos, se declaró culpable el martes en una corte federal estadounidense de ayudar a miembros del violento cartel mexicano de las drogas asentado en la ciudad fronteriza de Tijuana.

Jesús Quiñónez aceptó en San Diego, California, el cargo de asociación ilícita en la acusación que incluye haber dejado escapar a narcotraficantes implicados en un doble homicidio en 2010.

Quiñónez fungió como enlace internacional de la Procuraduría de Justicia del estado de Baja California, donde se encuentra Tijuana. Tuvo una colaboración estrecha con autoridades estadounidenses y fue acusado de compartir información confidencial con narcotraficantes.

Los fiscales afirman que Quiñónez ayudó a miembros del cartel que trabajaban para el presunto capo Fernando Sánchez Arellano en Tijuana, cerca de San Diego.

En su declaración de culpabilidad, también admitió que incurrió en asociación ilícita para lavar 13 millones de dólares para la organización de narcotraficantes.

Quiñónez es el miembro número 38 que es hallado culpable entre los 43 individuos mencionados en una demanda federal por asociación delictuosa por homicidio, secuestro y otros delitos.

En julio de 2010, el FBI detuvo a Jesús Quiñonez Márquez en San Diego, por presuntos vínculos con el cartel de los Arellano Félix.

Con información de AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El meteorito que cayó en un pueblo de Inglaterra y que ofrece nuevas pistas sobre cómo se formó el agua de la Tierra

El agua en la roca espacial representaba un 11% de su peso. Su composición era casi idéntica a la del agua que hay en la Tierra.
19 de noviembre, 2022
Comparte

Un meteorito que se estrelló el año pasado en la ciudad de Winchcombe, en Reino Unido, contenía agua que coincidía casi a la perfección con la de la Tierra.

Esto refuerza la idea de que las rocas del espacio trajeron componentes químicos clave, incluida el agua, al planeta al principio de su historia, hace miles de millones de años.

El meteorito es considerado como el más importante recuperado en Reino Unido.

Los científicos que publicaron el primer análisis detallado dicen que ha arrojado ideas fascinantes.

Más de 500 gramos de restos ennegrecidos se recogieron de los jardines y de los campos locales donde cayó, después de que una bola de fuego gigante iluminara el cielo nocturno.

Los restos desmenuzados se catalogaron cuidadosamente en el Museo de Historia Natural (NHM) de Londres y luego se prestaron a equipos de toda Europa para investigar.

Una bola de fuego cruza una noche estrellada

Getty Images
Simulación de lo que podrían haber visto en el cielo los habitantes del pueblo de Inglaterra.

El agua representaba hasta el 11% del peso del meteorito y contenía una proporción muy similar de átomos de hidrógeno al agua en la Tierra.

Algunos científicos dicen que la Tierra, en su etapa más joven, estaba tan caliente que habría expulsado gran parte de su contenido volátil, incluida el agua.

Que la Tierra tenga tanta agua hoy en día (el 70% de su superficie está cubierta por océanos) sugiere que debe haber habido una adición posterior.

Algunos dicen que esto podría provenir de un bombardeo de cometas helados, pero su química no cuadra.

Sin embargo, las condritas carbonáceas (meteoritos como el de Winchcombe) ciertamente sí.

Vista de la Tierra desde el exterior

Getty Images
El 70% de la Tierra está cubierta por agua.

El hecho de que las partes del meteorito se recuperaran menos de 12 horas después de estrellarse significa que había absorbido muy poca agua terrestre o, de hecho, cualquier contaminante.

“Todos los demás meteoritos se han visto comprometidos de alguna manera por el entorno terrestre”, dijo a BBC News el coautor del estudio, Ashley King, del NHM.

Pero el de Winchcombe es diferente por la velocidad con la que fue recogido.

“Esto significa que, cuando lo analizamos, supimos que la composición que estamos observando nos retrotrae a la composición al comienzo del Sistema Solar, hace 4 mil 600 millones de años”.

“Excluyendo la búsqueda de muestras de rocas de un asteroide con una nave espacial, no podríamos tener un espécimen más prístino”.

Ashley King

BBC
El investigador Ashley King.

Los científicos que examinaron los compuestos orgánicos del meteorito que contienen carbono y nitrógeno, incluidos sus aminoácidos, obtuvieron una imagen igualmente limpia.

Este es el tipo de química que podría haber sido la materia prima que permitió que la biología comenzara en la Tierra primitiva.

El nuevo análisis también confirma el origen del meteorito.

Trayectoria precisa

Las imágenes de la cámara de la bola de fuego han permitido a los investigadores determinar una trayectoria muy precisa.

Calculando hacia atrás, averiguaron que el meteorito vino del cinturón exterior de asteroides entre Marte y Júpiter.

El material de Winchcombe se vendió recientemente en una subasta por más de 120 veces el valor de su peso en oro.

Fragmento del meteorito

NHM
Fragmento del meteorito.

Investigaciones posteriores revelaron que se desprendió de un asteroide más grande, presumiblemente en alguna colisión.

Luego, le llevó entre 200 mil a 300 mil años llegar a la Tierra, según revela la cantidad de átomos particulares, como el neón, creados en el material del meteorito a través de la irradiación constante de partículas espaciales de alta velocidad, o rayos cósmicos.

“0.2-0.3 millones de años parece mucho tiempo, pero desde una perspectiva geológica, en realidad es muy rápido“, dijo Helena Bates, del NHM.

“Las condritas carbonáceas tienen que llegar aquí rápidamente o no sobrevivirán, porque son tan desmenuzables que simplemente se romperían”.

Winchcombe meteorite

NHM

“Más secretos”

El primer análisis de los científicos, en la edición de esta semana de la revista Science Advances, es solo una descripción general de las propiedades del meteorito de Winchcombe.

Próximamente se publicará una docena de artículos más sobre temas especializados en una edición de la revista Meteoritics & Planetary Science.

E incluso ellos no serán la última palabra.

“Los investigadores continuarán trabajando en esta muestra durante los próximos años, revelando más secretos sobre los orígenes de nuestro Sistema Solar”, dijo el coautor del estudio, Luke Daly, de la Universidad de Glasgow.

Te puede interesar: La ciencia que el planeta demanda


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.