Cinco formas de salvar a la eurozona
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cinco formas de salvar a la eurozona

BBC te presenta los escenarios seleccionados para ganar el premio Wolfson, en el que destacan las propuestas más "light" para la futura desintegración de la eurozona.
5 de junio, 2012
Comparte

Ante la necesidad de encontrar una solución a una posible ruptura de la zona euro, el premio Wolfson, de la organización de caridad de la familia de Lord Wolfson, ofrece una suma que supera los 384 mil dólares al economista que mejor responda a la siguiente pregunta:

“Si los estados miembros abandonan la unión monetaria y económica, ¿cuál es la mejor manera de poner en marcha un proceso económico que permita establecer unas bases firmes para el crecimiento y la prosperidad futura de los actuales miembros?”

BBC te resume las cinco ideas que compiten por la jugosa recompensa.
Estas son las propuestas seleccionadas:

Crisis en Grecia por The Atlantic

1. Grecia u otro país podría salirse- Mark Pragnell, Capital Economics

El escenario más realista es que Grecia, otro país u otros países de la periferia más débil del bloque abandonen la zona euro, introduzca una nueva moneda que se devalúe abruptamente y declare la cesación de pagos de gran parte de la deuda del gobierno.

Los preparativos para la salida deberán hacerse en secreto e implementarse de forma inmediata. Poco antes de la salida, serán necesarios controles de capital, incluyendo cierres temporales de bancos y cajeros automáticos.

Como no habrá tiempo para imprimir nuevos billetes, los euros en billetes y monedas deberán continuar siendo usados para transacciones pequeñas. La nueva divisa deberá ser introducida a una tasa de uno-por-uno en comparación con el euro. Pero, en un corto periodo de tiempo deberá ser devaluada entre 30% y 50% para darle un impulso a la competitividad internacional de Grecia.

El gobierno deberá reformular su deuda sobre la base de su nueva moneda nacional y dejar en claro su intención de renegociar los términos de su deuda. Debe anunciar medidas contundentes para mantener la inflación bajo control y los mercados podrían prestarle a mediano plazo.

El país saliente tiene la oportunidad de liberarse de la camisa de fuerza que representa su deuda.

2. Dolor agudo, pero rápido- Jonathan Tepper

Muchos economistas prevén consecuencias catastróficas si alguno de los países de la zona euro renuncia a la moneda común. Sin embargo, durante el siglo pasado, 69 países han abandonado monedas con menos volatilidad económica. Los mecanismos para la ruptura de una divisa son complicados, pero viables y existen ejemplos históricos que ofrecen una ruta para la salida.

El problema real subyacente en Europa es que los países periféricos tienen niveles de deuda externa más altos que los niveles registrados en la mayoría de los mercados emergentes en crisis previas y enfrentan serios desajustes en salarios y precios en comparación con sus vecinos. Europa tiene las características de una clásica crisis de balanza de pagos de mercados emergentes en gran escala. Es así como el problema no son los mecanismos de salida para ese país, sino cómo manejar los ajustes necesarios.

Los ajustes se pueden realizar de forma rápida a través de la salida de la zona euro y devaluando o, lentamente, por medio de la reducción de los salarios reales y los precios. Salirse de la eurozona y devaluar será muy doloroso, pero el dolor será rápido y agudo.

El abandono de la zona euro aceleraría las insolvencias, pero proveería una poderosa herramienta política para restaurar la competitividad a través de tasas de cambio flexibles. Declaratorias de moratorias y reestructuración de la deuda, junto a devaluaciones, son inevitables e incluso deseables.

La periferia europea podría crecer nuevamente con rapidez con bajos niveles de deuda y con tasas de cambio más competitivas, como sucedió con los países que dejaron el patrón del oro en la década de los años 30 (Gran Bretaña y Japón en 1931, Estados Unidos en 1934, Francia en 1936) y con varios de los mercados emergentes tras las recientes cesaciones de pagos y devaluaciones (Asia en 1997, Rusia en 1998, Argentina en 2002, Islandia en 2008).

Foto: Globe and mail

3. Regreso a las divisas nacionales- Neil Record

Alemania debería crear una comisión secreta para preparar un plan que sea usado sólo cuando la salida de un país de la zona euro sea inminente. Dicho plan debería convocar a una reunión de emergencia de los líderes de los 17 estados miembros de la eurozona y la canciller alemana podría plantearles la propuesta de que ellos, colectiva e inmediatamente abandonen el euro, volviendo a sus divisas nacionales basadas en las tasas del euro.

El Banco Central Europeo (ECB, por sus siglas en inglés) podría ser eliminado y sus funciones podrían ser devueltas a los bancos nacionales. Todas las cuentas bancarias, activos, pasivos y obligaciones de los estados miembros deberían de forma inmediata cambiar a las divisas nacionales.

Los activos, los pasivos y los contratos derivados que no son identificados con domicilios ubicados en un estado específico deberían volver a ser denominados en una impresión de copias de la Unidad Monetaria Europea (UME), una cesta de las nuevas divisas ponderadas por la participación de sus miembros.

Todos los miembros deberían acordar extender liquidez ilimitada a los bancos domiciliados en sus estados y deberían requerir su recapitalización. Los billetes y monedas de euros recibirán una nueva denominación de acuerdo con la divisa de los bancos centrales emisores (los billetes de euros tienen un número serial y letras que identifican al ente emisor). Los billetes nacionales se imprimirán tan pronto como sea posible.

Los mercados reabrirían tras la declaratoria de feriados bancarios y, por ejemplo, el nuevo dracma caería 60% debajo de su tasa de conversión oficial en comparación con el euro, el nuevo marco alemán aumentaría 20% por encima de su tasa de cambio oficial. Esto les permitiría a los estados del sur regresar al trabajo y frenar el superávit comercial crónico de Alemania. Esta ruta sería cataclísmica, pero llevaría al final de la crisis y sentaría las bases de una nueva Europa.

La canciller alemana explicaría que no todos deberían estar de acuerdo con la petición alemana y, entonces, Alemania implementaría un plan separado para dejar el euro.

4. Cómo volver a denominar las divisas- Jens Nordvig

Una ruptura de la eurozona implica una necesidad de volver a denominar contratos hechos con euros en las divisas nuevas. Esto es clave en bonos, préstamos, depósitos y otros instrumentos financieros.

Este proceso es complicado por varias restricciones legales. Los diferentes instrumentos financieros están regidos por diferentes leyes y varios instrumentos denominados en euros son gobernados por leyes extranjeras, especialmente leyes inglesas. Los gobiernos de la eurozona no pueden cambiar las leyes extranjeras y no pueden fácilmente volver a denominar activos de leyes extranjeras.

Debido a que existen decenas de trillones de contratos con denominación en euros que están basados en leyes extranjeras, ese podría convertirse en un problema potencial. Nuestro plan hace hincapié en la importancia de facilitar un proceso ordenado de reconversión monetaria en todos los procesos de ruptura. Esto incluye la necesidad de una canasta de UME-2 para resolver los reclamos de un desmembramiento del euro, en los que el euro cesará de existir.

El UME-2 constituiría un puente entre el euro (que no existiría dado un desmembramiento) y las nuevas divisas nacionales. El concepto de la UME-2 ayudaría a evitar conversiones arbitrarias de la divisa y prolongadas batallas legales sobre la reconversión.

En la ausencia de un proceso eficiente de reconversión, un desmembramiento de la eurozona podría ser devastador y podría ver un congelamiento completo del sistema financiero global.

5. Dividir la eurozona en dos para frenar la fuga de divisas- Cathy Dobbs

Mi enfoque está diseñado para permitir una transición ordenada de la eurozona a dos o más regiones y prevenir el flujo especulativo de capitales, que podría forzar la salida de un país de la eurozona. Estas nuevas regiones tendrían su propio banco central, su propia política monetaria y una unidad monetaria.

Todos los euros serían tratados de forma igualitaria y serían cambiados por una canasta de nuevas divisas a una tasa fija y acordada. Todos recibirían una canasta de nuevas divisas y sería su decisión la divisa con las que harán los intercambios.

El valor de liquidación de los actuales contratos denominados en euros y la deuda podría ser determinado por la tasa de cambio y el valor relativo de las nuevas divisas. Tras la separación, la competitividad puede ser restaurada por el país o los países salientes por medio de una devaluación gradual, usando tasas más altas de interés y la inflación.

Tasas más altas de interés previenen un colapso repentino de la divisa y frenan la fuga monetaria.
Asimismo, cualquier renegociación de la deuda o cesación de pagos de la misma podría manejarse de forma separada.

Y, a diferencia de una estrepitosa salida, los ahorristas en los países salientes no son castigados y los especuladores no son premiados. El proceso puede dar tiempo para la migración hacia los nuevos regímenes monetarios. Debido a que reduce el riesgo del flujo especulativo de capital, el enfoque Newny-New Euro-White (New and New Euro Yolk) podría también apoyar la eurozona a mantenerse unida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo crear un sistema de alerta de enfermedades infecciosas basado en el modelo para detectar hambrunas

Las pandemias no surgen de repente: comienza con el brote de una enfermedad infecciosa que se transforma en una epidemia local, que luego se propaga entre sus vecinos, y adquiere el potencial de convertirse en global. ¿Cómo detectar estos primeros signos?
5 de agosto, 2020
Comparte

“Para todos los desastres —ya sean hambrunas, terremotos o tsunamis— necesitamos recibir una alerta lo más temprano posible”. Y las pandemias no son la excepción.

Esta es la reflexión de Andrew Natsios, profesor de la Universidad de Texas A&M y director del Instituto Scowcroft de Asuntos Internacionales, en Estados Unidos, quien sostiene que del mismo modo que se puede predecir una crisis alimentaria analizando una serie de variables, también se puede estimar cuándo un brote de una enfermedad infecciosa tiene el potencial de salirse de control.

Crear un método de alerta temprana (que denomina Sistema de Advertencia Temprana de Pandemias, PEWES, por sus siglas en inglés) serviría para evitar que se produzca, asegura el profesor, quien también se encargó de administrar la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entre 2001 y 2006.

“Una pandemia no surge de repente: comienza con un brote de una enfermedad que luego se transforma en una epidemia localizada, después se propaga a otros países y más tarde se convierte en una pandemia que puede tener el potencial de transformarse en global”, le explica a BBC Mundo.

¿Pero cómo funcionaría este sistema? ¿En que datos se basaría para hacer esta predicción? ¿Y no existen ya otros sistemas de alerta temprana de pandemias?

Entierros y multitudes en los hospitales

El sistema, explica el profesor, sería similar a la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas, (FEWES, por sus siglas en inglés), un modelo exitoso desarrollado por USAID tras la devastadora hambruna de 1985 en Etiopía que dejó cerca de un millón de muertos.

Cementerio en Brasil

Getty Images
La aparición de una gran cantidad de nuevas fosas es un elemento que indica qué algo fuera de lo normal está ocurriendo en un lugar determinado.

Desde su implementación, recalca Natsios, este programa “ha logrado predecir todas las hambrunas en los territorios bajo su responsabilidad en los últimos 40, 50 años”.

Este sistema utiliza imágenes satelitales para evaluar qué está ocurriendo en el terreno, datos sobre el comercio de granos y ganado, del clima, así como reportes de expertos en alimentos, científicos agrícolas y empresarios que ingresan información a la red cuando notan que algo no está bien.

Con esta información produce mapas de acceso gratuito de zonas con inseguridad alimentaria y análisis sobre los problemas que se están gestando en el mundo.

En el caso de una pandemia, informes de profesionales de la salud locales en distintas regiones del globo podrían contribuir con información relevante.

Paciente en China

Getty Images
Profesionales de la salud locales pueden aportar información clave que, en contexto, puede servir de indicador.

Imágenes satelitales permitirían obtener datos clave.

Fotos aéreas de entierros masivos, crematorios trabajando horas adicionales, imágenes que muestren un aumento en el tamaño de grupos que se congregan frente clínicas y hospitales son un material valioso.

No son necesariamente indicadores de un brote, pero sí denotan la presencia de un problema que amerita investigación, por ejemplo.

Agosto, no diciembre

Otra herramienta crucial es el monitoreo de lo que ocurre en internet y de los temas de los que está hablando la gente.

Natsios hace referencia a un estudio reciente de la Universidad de Harvard que combinó dos piezas de información que permitieron llegar a un conclusión interesante.

“Los investigadores observaron imágenes satelitales de aparcamientos, clínicas y hospitales en la zona de Wuhan, donde la pandemia se manifestó a gran escala en China, y notaron un gran aumento de gente en esos lugares en agosto del año pasado”, le dice Natsios a BBC Mundo.

El segundo dato provino de Facebook y Twitter, que reveló que, desde principios de agosto del año pasado, la gente había empezado a hacer preguntas sobre una nueva enfermedad, enumerando todos los síntomas típicos de la covid-19.

Redes sociales

Getty Images
Analizar los temas que la gente discute en las redes sociales puede darnos una pista de si algo está ocurriendo.

“Combinando estos dos datos, es muy probable que hayan descubierto que, de hecho, la pandemia no empezó en diciembre sino en agosto“, explica el profesor.

De haberlo sabido, “incluso si no hubiésemos podido enviar equipos de ayuda sanitaria (dado que China nunca hubiera permitido el ingreso de grupos de EE.UU., Europa o un contingente de la ONU) podríamos haber alertado a las autoridades chinas”.

Natsios no cree que en ese entonces el gobierno chino tuviera conocimiento de la situación: intuye que los funcionarios locales no quisieron enviar malas noticias a Pekín y por eso mantuvieron en secreto esta información.

Equipos de ayuda

No es que los datos que menciona Natsios por separados no existan, “uno puede obtenerlos comprándolos”, explica.

Pero la idea es aunarlos bajo una mismo techo, y ponerlos en un reporte a disposición del público, ONG y demás organismos e instituciones de forma gratuita.

Los equipos de ayuda son la otra pata del sistema de alerta.

La idea, le dice a BBC Mundo Natsios, es utilizar la estructura de los Equipos de Respuesta Frente a Emergencias de USAID para entrenar a profesionales en el terreno que puedan actuar frente a una pandemia y enviar equipos especiales de ayuda de EE.UU. a los países que lo permitan.

Gobiernos autoritarios

Un sistema de alerta temprana es particularmente útil para recabar datos de países con gobiernos autoritarios, poco dispuestos a revelar información, señala Natsios, aunque estos no son los únicos renuentes a presentar información sobre sí mismos poco halagadora.

Ayuda de USAID enviada a Honduras.

Getty Images
Enviar equipos de ayuda es algo que podría hacerse si se tiene conocimiento de que una enfermedad infecciosa se está escapando de control.

“En realidad a ningún gobierno le gusta dar noticias incómodas. Pero en una democracia, hay organizaciones civiles, profesionales, centros de estudio, congresos, parlamentos y medios de noticias independientes que pueden hacer preguntas”, afirma Natsios, mientras que las autocracias carecen de estas instancias de control.

Con un sistema de alerta temprana, se puede obtener información por otros medios con mucha antelación y hacer sonar la alarma para tomar medidas o presionar a algunos gobiernos a que las tomen.

Superposición

Dado el alcance global de este proyecto, es lógico preguntarse si no sería más indicado que cayera bajo la jurisdicción de un organismo internacional, como la ONU, o cualquier otra institución que no tenga una afiliación nacional.

Es más, la ONU ya cuenta con una Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN).

¿Qué sentido tiene entonces diversificar recursos y esfuerzos para crear un sistema paralelo?

“No podemos poner todos los ‘huevos humanitarios’ en una canasta, porque a veces los sistemas fallan“, dice Natsios con vehemencia.

Paciente con covid-19

EPA
Saber lo más pronto posible que se avecina una pandemia puede servir para evitar que se produzca.

El problema de un sistema como el de la ONU, es que por la forma en que está organizado los directores ejecutivos tienen derecho a veto, dice el profesor, y menciona el ejemplo del brote de ébola detectado por GOAR en 2014 en África Occidental, del cual no se emitió una alerta porque el funcionario local estimó que esta perjudicaría a la economía regional.

“Y, a veces, también nuestro propio sistema puede fallar”, reconoce. “Por eso tenemos que tener una superposición, una multiplicidad de sistemas, en caso de que se produzcan fallas”.

“Aunar todo en un único sistema internacional sería una idea terrible”, concluye Natsios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.