close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Propuestas de candidatos no resuelven necesidades de personas con discapacidad: Arena Electoral

Peña Nieto y Quadri no saben cuál es el término correcto para referirse a las personas con discapacidad. JVM y AMLO obtienen 7.3 y 6.1, respectivamente; EPN y GQT reprueban.
15 de junio, 2012
Comparte

Probablemente alguna vez te ha tocado ver a una persona en silla de ruedas intentando abordar un microbús, a una persona sin brazos sola en la calle o a un invidente solo entre la muchedumbre en el Metro, e inmediatamente viene a tu mente la pregunta: ¿Cómo le hacen?, ¿cómo se trasladan?, ¿quién los auxilia?

Escenas como esa son la muestra de la obligación que tienen los presidenciables para incluir en sus plataformas electorales políticas dirigidas a personas con discapacidad. Y es que las necesidades a este sector de la población son muchas, pues los ejemplos anteriores sólo se refieren a transporte público y traslado peatonal, pero si se suman las necesidades que se deben cubrir en el campo de la educación, el desarrollo laboral, la atención médica y el esparcimiento, la lista se hace inmensa.

Bajo esta premisa, Arena Electoral, en coordinación con Lupa Ciudadana, llevó a cabo la evaluación de las propuestas de los presidenciables en materia de Políticas para Personas con Discapacidad, a través de la convocatoria de expertos en el tema.

Las calificaciones fueron 7.3 para Josefina Vázquez Mota, siendo la más alta; 2.7 para Gabriel Quadri de la Torre; 6.1 para Andrés Manuel López Obrador y 5.6 para Enrique Peña Nieto.

Calificaciones bajas que dejan ver a lo largo de la evaluación que presidenciables como Peña Nieto y Gabriel Quadri, ni siquiera saben cuál es el término correcto. Como hace notar el maestro Alejandro Brauer Vega, director general y miembro fundador de Stimulo, A.C., es importante que los candidatos entiendan que el término correcto es personas con discapacidad y no discapacitados. “Esto reduce credibilidad en cuanto a lo que presumen saber acerca del colectivo social al que se refieren”, asegura.

También es relevante lo que refiere Pablo Reyes Rueda, psicólogo por la UNAM. Director del Programa de Atención a la Comunidad Orientado a la Socialización, PACOS, A.C. , en cuanto a que rehabilitación, educación, accesibilidad física y empleo no son los únicos ejes en la vida de una persona con discapacidad. “En este sentido, la recreación, acceso a la cultura, promoción artística, seguridad jurídica, inclusión social, regulación de neurólogos, psiquiatras y asociaciones civiles deberían manifestarse”.

Josefina Vázquez Mota fue identificada en lo general con propuestas aceptables, pues habla acerca de todos los temas, en trabajo, educación, salud, cultura, políticas públicas, accesibilidad, NGO’s  y sobretodo explica el cómo hacerlo.

Brauer Vega, no obstante menciona que la panista se contradice severamente cuando habla de ampliar la cobertura de la educación especial, cuando el modelo educativo sugerido por la convención es la escuela incluyente.

Por su parte, Reyes Rueda especifica que fuera de las políticas asistencialistas, esta propuesta contempla a la persona con discapacidad como un ente más global y que las necesidades como la recreación y la cultura, seguridad jurídica y prevención de discriminación estén nominadas.

Rocío Culebro Bahena, directora ejecutiva del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia A.C., reitera que la propuesta de la candidata del PAN contiene algunos deslices en el uso del lenguaje para referirse a las personas con discapacidad.

Respecto a la propuesta de AMLO, algunos académicos evidenciaron que contemplar a todas las personas con alguna discapacidad, es demasiado global, enmarca aristas de trabajo desde la legislación, cambio curricular y de perspectiva social.

Los evaluadores fueron Emma González, psicóloga, mexicana, con experiencia en el tema de discapacidad desde el año 2000, participa en diversas Organizaciones de la Sociedad Civil; actualmente, se desempeña como asesora  para organizaciones civiles y empresas en pro de la inclusión de las personas con discapacidad.

El psicólogo Guillermo Hernández Martínez, Secretario Técnico de la Coalición México por los derechos de las personas con discapacidad (COAMEX), coalición formada por: APAC, I.A.P.; CONFE, A.C.; Organismo Mexicano Promotor del Desarrollo Integral de los Discapacitados Visuales, I.A.P.; Libre Acceso, A.C. y Voz Pro Salud Mental DF, A.C.

Cabe señalar que Rocío Culebro Bahena es recocida por su trabajo en la defensa y promoción de los derechos de todas las personas desde 1988. Ha participado desde entonces en diversas organizaciones como directora en la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, secretaría técnica de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los derechos para todas y todos” así como directora de la Sección Mexicana de Amnistía Internacional.

Asimismo, el maestro Alejandro Brauer Vega ha sido asesor y consultor en diversos proyectos y organizaciones. Es psicólogo y maestro en Filosofía Contemporánea. Su área de especialidad es inclusión social de personas con discapacidad.

También Pablo Reyes Rueda cuenta con más de 10 años de  experiencia en la gestión y dirección de programas de apoyo y orientación para el desarrollo social, cultural y económico de personas con discapacidad.

Consulta las propuestas completas de los candidatos en la materia en el sitio web de Arena Electoral, proyecto de la Fundación Ethos.

Limitaciones de la propuesta de Enrique Peña Nieto

La propuesta de Peña Nieto ni siquiera establece el concepto y significado de discapacidad previsto en los marcos jurídicos internacionales; excluye toda forma de disposición encaminadas al reconocimiento y protección jurídica. Omite la relación pobreza-discapacidad, violencia-discapacidad, deterioro ambiental-discapacidad. No hay propuesta de deportes, arte o cultura.

La propuesta del priista es precaria comenzando por el mal uso del lenguaje; es notable que las primeras 5 viñetas corresponden a discursos del candidato, mientras las demás están más elaboradas. Sin embargo, no reflejan la satisfacción integral de los requerimientos de la población con discapacidad urbana y sobretodo rural, que es la mayoría.

Las cifras están desactualizadas y en lo general no se observa la transversalidad de indicadores que propone la evaluación. Propuesta de EPN poco ordenada en cuanto a acciones prioritarias.

La propuesta del candidato del PRI está basada en fortalecer al sector con discapacidad motriz y sensorial, no contempla las necesidades de la discapacidad intelectual y trastornos psiquiátricos.

Limitaciones de la propuesta de Josefina Vázquez Mota

No se encuentra presente en la propuesta de la panista el cambio de paradigma a la hora de regular la capacidad jurídica de la persona; ya que todo proceso de reforma legislativa deberá abordar esta cuestión con carácter prioritario; no contempla la incorporación como medida estratégica, de la creación de un catálogo de discapacidades y la elaboración de un censo; que permitiría una orientación efectiva del establecimiento de políticas públicas y  recursos destinados a la atención de la discapacidad.

Entre las limitantes de la candidata está lo relacionado con un esquema de pensión para personas con discapacidad. Buena parte de la propuesta se centra en la entrega de apoyos económicos y aumento de presupuestos que no se indica de qué manera se garantizarán, ni mecanismos para evaluar.

Propuesta más amplia, pero igualmente desordenada. No revela un conocimiento serio acerca de la realidad de la discapacidad ni de los retos existentes en cuanto a la inclusión social de las personas con discapacidad.

Limitaciones de la propuesta de Andrés Manuel López Obrador

No se establecen medidas específicas para garantizar la inclusión social de las personas con discapacidad como sujetos de plena capacidad jurídica. Menciona la condición vulnerable de las mujeres pertenecientes a este sector de la población, pero prescinde del fortalecimiento a los instrumentos impuestos por el Estado para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, en el que la discapacidad no figura.

Habla sobre desarrollo en todas las áreas sin especificar el cómo, sobretodo no se explica una propuesta laboral.  Es incongruente, como propone el perredista, decir que desea dejar atrás las políticas paternalistas y al mismo tiempo proponer entregar mensualmente la mitad de salario mínimo (es importante que reciban ayuda económica pero es mejor utilizar dinero para impulsar trabajo).

Propuestas interesantes y más completas, no obstante no considera como base primordial la normatividad internacional. Atiende de manera satisfactoria la corresponsabilidad social pero deja pendiente la garantía de algunos derechos fundamentales del sector en comento, e incluso ignora algunas discapacidades que requieren mayores medidas de acción.

Esta propuesta parece más coherente en cuanto a la priorización de acciones tendientes a la creación de políticas públicas para promover la inclusión social de las personas con discapacidad.  Sin embargo, no parece que atienda todas las áreas sugeridas en la convención internacional. Es preocupante que sugiera apoyos económicos y no formación de empleo. Sería interesante conocer los programas e intervenciones que emanen de esta intención. En su marco no contempla a la iniciativa privada quien es el principal actor en el fortalecimiento de la calidad de vida de esta población.

También puedes revisar los comentarios completos de los expertos encargados de evaluar las propuestas de los candidatos, en el portal web de Arena Electoral.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cortesía de Fasad

El viaje a México de 'La balsa del sexo' uno de los experimentos grupales más extraños

En 1973, 5 hombres y 6 mujeres cruzaron el Atlántico como parte de un experimento científico para estudiar la sociología de la violencia y la atracción sexual. Nadie esperaba lo que ocurrió en ese viaje desde Las Canarias a México.
Cortesía de Fasad
24 de junio, 2019
Comparte

Todo comenzó con un secuestro en noviembre de 1972.

El hispano-mexicano Santiago Genovés volaba a Ciudad de México, su hogar desde que tenía 15 años, cuando llegó como refugiado de la Guerra Civil de España.

Había partido de Monterrey, tras asistir a una conferencia sobre la historia de la violencia, cuando de repente un grupo tomó el control del vuelo para exigir la puesta en libertad de unos compañeros.

Era demasiado bueno para ser cierto. Imagínense la ironía. Yo, un científico que había pasado toda mi carrera estudiando el comportamiento violento, acaba en medio del secuestro de un avión“.

Toda mi vida he querido saber por qué la gente pelea y entender qué es lo que sucede en verdad en nuestras mentes“, escribió después el doctor en Antropología graduado la Universidad de Cambridge británica, profesor de la Universidad Autónoma de México y una de las eminencias mundiales en Antropología física.

El secuestro lo inspiró a crear una situación similar, que le sirviera de laboratorio para estudiar el comportamiento humano.

Su experiencia con el renombrado aventurero y etnólogo noruego Thor Heyerdahl un par de años atrás le dio la idea para poner en práctica su plan.

Viaje de Ra I

Getty Images
Aunque el Ra I no llegó a su destino, Heyerdahl demostró con el Ra II que era posible viajar desde el Mediterráneo y cruzar el Océano Atlántico mucho antes que Colón. Genovés fue parte de la tripulación internacional que navegó bajo la bandera de las Naciones Unidas.

Había colaborado con él en la construcción de botes de juncos de papiro del estilo de los del antiguo Egipto -Ra I y Ra II-, y había formado parte de la tripulación multinacional que cruzó el Atlántico para demostrar que los africanos podrían haber llegado a América antes que Cristóbal Colón.

Durante esos viajes, Genovés aprendió lo que todo marinero sabe: no hay mejor laboratorio para estudiar el comportamiento humano que un grupo flotando en alta mar.

La casa en el agua

Con el mar como el medio aislante perfecto, el antropólogo se puso en la tarea de preparar su experimento, diseñando estrategias para provocar conflicto y herramientas para examinarlo.

Gracias a pruebas en animales de laboratorio sabemos que la agresión puede desencadenarse poniendo distintos tipos de ratas en un espacio limitado. Quiero averiguar si es igual para los seres humanos“.

Mandó a hacer una barca de 12×7 metros con una pequeña vela. La cabina era de 4×3,7 metros de largo, “justo el espacio para el cuerpo de cada uno, acostado. No se puede estar de pie“, escribió la Revista de la Universidad de México (1974).

3 de los 6 participantes en el experimento, reunidos por el director Marcus Lindeen para el documental "La Balsa" (2018).

Cortesía de Fasad
Así dormían en la cabina, muestran 45 años más tarde, 3 de los 6 participantes en el experimento reunidos por el director Marcus Lindeen para el documental “La Balsa” (2018), en una reconstrucción de Acali.

Y tanto la ducha como el inodoro estaban al aire libre a plena vista de sus compañeros de tripulación.

Nombró a la balsa Acali, que en lengua náhuatl significa ‘la casa en el agua’.

En ella se embarcarían 10 personas y él para hacer un viaje que duraría 101 días, sin motor, ni electricidad, “ni barcos que la vayan siguiendo, ni vuelta atrás”.

“Diez valientes desconocidos”

Para encontrar a sus conejillos de indias, Genovés publicó un anuncio en varios periódicos internacionales al que cientos de personas respondieron.

Anuncio publicado en el diario The Times 6/4/1973

Folkets Bio
Anuncio publicado en el diario The Times 6.4.1973: “Líder de expedición busca voluntarios para cruzar el Atlántico en una balsa; duración 3 meses; hombres y mujeres; preferiblemente casados pero sin la participación de sus conyugues; edad 25-40”.

Había elegido a 4 hombres y 6 mujeres, solo 4 de ellos solteros y casi todos con hijos, de diferentes nacionalidades, religiones y contextos sociales, seleccionados “para crear tensiones en el grupo”.

Entre ellos, la capitana: la sueca Maria Björnstam, de 30 años y soltera, a quien había invitado por ser “la primera mujer del mundo en tener nombramiento de capitán de navío”.

No fue la única mujer a la que Genovés le asignó un rol predominante.

Decidió darles los roles importantes, dejando para los hombres las tareas insignificantes.

Me pregunto si darles el poder a las mujeres llevará a tener menos violencia. O si habrá más“.

El 13 de mayo de 1973, la balsa Acali fue arrastrada hacia mar abierto desde de Las Palmas, en las islas Canarias, hasta quedar suelta como una isla flotando perezosamente hacia su destino: la isla mexicana de Cozumel.

La tripulación a bordo

Cortesía de Fasad
Los 11 a bordo, con la capitana en el medio.

Sexo, adentro y afuera

Junto con Acali zarpó también la imaginación de la opinión pública, instigada por la prensa.

A pesar de no tener las cámaras que años después mostrarían todos los detalles de situaciones similares en reality shows, los medios aprovecharon para crear historias titilantes basadas en pocos minutos de contacto radial con la barca.

Con titulares como “Las orgías en la balsa del amor“, artículos como “El secreto de la balsa de amor” -que hablaba de un supuesto código radial secreto de SOS por si había problemas en la “balsa de la pasión“-, y hasta un escrito dedicado al hecho de que el capitán usaba un bikini, hicieron que el proyecto de Genovés se empezara a conocer como “la balsa del sexo”.

Y aunque la realidad a bordo no era como la pintaban los diarios, las relaciones sexuales estaban muy presentes en el menú de experimentos preparado por el antropólogo.

Foto de casi todos en la popa de la balsa

Cortesía de Fasad
Entre otras cosas, la misma estrechez de la balsa hacía que tener relaciones sexuales fuera logísticamente difícil… aunque esas dificultades fueron superadas por varias parejas, pero nunca como los tabloides imaginaron.

Estudios científicos con simios han demostrado que hay una conexión entre la violencia y la sexualidad, donde la mayoría de los conflictos entre machos son consecuencia de la disponibilidad de las hembras que están ovulando.

Para verificar si es igual entre los humanos, he seleccionado a participantes que son sexualmente atractivos.

Y como el sexo está ligado a la culpa y a la vergüenza, dispuse entre ellos a Bernardo, un cura católico de Angola, para ver qué pasa.

En la balsa, aunque varios miembros de la tripulación tuvieron relaciones sexuales, ese aspecto de la conducta humana no generó tensiones u hostilidades que valiera la pena recalcar, a menos quizás de que se tenga en cuenta la incomodidad que sintieron los integrantes al descubrir, al final del viaje, la narrativa lasciva de los tabloides sobre la expedición.

El observador observado

No obstante, la sexual era apenas una de las facetas de un experimento cuyos objetivos eran los más elevados, como confirmó Genovés cuando la capitana Maria le preguntó frente al grupo qué es lo que realmente deseaba lograr con el experimento.

Le dije que quería descubrir la forma de crear paz en la Tierra“.

Para lograrlo era indispensable entender la agresividad en los humanos pero en ese laboratorio flotante, los días pasaban y el único asomo de alguna conducta violenta brotó ante un tiburón y no, “para mi gran sorpresa, de celos sexuales, ni de conflictos entre los participantes“.

Comiendo a bordo de Acadi

Cortesía de Fasad
“Como no está permitido leer libros, el único entretenimiento que tienen es cantar canciones o contar historias de sus vidas en tierra”… pero nada de eso disparaba actos violentos.

Tras 51 días de convivencia, Genovés, frustrado, anotó:

Nadie parece recordar que estamos aquí tratando de hallar una respuesta a la pregunta más importante de nuestra época: ¿Podemos vivir sin guerras?“.

Lo que le tomó más tiempo darse cuenta fue que sus métodos efectivamente estaban logrando su objetivo: causar irritación, provocar animosidad y despertar agresividad. Solo que -sorprendentemente- no como había sido planeado.

Me di cuenta de que el único que había mostrado algún tipo de agresión o violencia en la balsa había sido yo“.

No solo eso. También había sido el único blanco de los sentimientos oscuros de los demás.

“Asesinato”

Más de cuatro décadas después, algunos miembros de la tripulación de Acali confirmaron que habían fantaseado hasta con lo peor: “asesinato”.

“Todos estábamos pensando lo mismo, al mismo tiempo -¿Será que lo hacemos?”, cuenta la ingeniera estadounidense Fé Seymour, en el documental “La Balsa”, del artista sueco Marcus Lindeen, y que se estrenará en septiembre en México.

Lindeen reunió a los seis participantes del proyecto de Genovés que están vivos para que compartieran sus recuerdos, fotos y filmes mientras exploraban una reconstrucción de Acali.

Sobrevivientes del experimento (de izquierda a derecha): Mary Gidley, Edna Reves, Fé Seymour, Eisuke Yamaki, Maria Björnstam y Servane Zanotti, en el documental "La Balsa" de Marcus Lindeen.

Cortesía de Fasad
Sobrevivientes del experimento (de izquierda a derecha): Mary Gidley, Edna Reves, Fé Seymour, Eisuke Yamaki, Maria Björnstam y Servane Zanotti, en el documental “La Balsa” de Marcus Lindeen.

En su afán por proteger su experimento, Genovés había terminado comportándose como “como un dictador”, según Björnstam, al punto que en un momento fue él el hombre quien le quitó el mando y se declaró capitán.

“Su violencia psicológica era difícil de soportar”, añade el japonés Eisuke Yamaki.

Los voluntarios imaginaron desde en tirarlo “accidentalmente” por la borda hasta inyectarle medicamentos para provocarle un paro cardíaco “con la mano de todos en la jeringa”.

“Me dio miedo de que escalara hasta el punto que lo hiciéramos. Me asusté. Como estábamos en el mar, no era como cuando estás en la tierra: nada era normal.

“En ese momento me di cuenta de que teníamos la capacidad de hacer algo terrible para sobrevivir”, recuerda Seymour en el documental “La Balsa”.

En tierra firme

Nada tan grave ocurrió.

Los problemas con Genovés se resolvieron diplomáticamente, como todos los que habían tenido durante el viaje, algo desafortunado para el experimento, por mal que suene.

Santiago Genovés adelante y Fe Seymour atrás, en la barca.

Cortesía de Fasad
“Me desperté a mitad de la noche. Los demás dormían tranquilamente a mi alrededor. Pero por alguna razón, me sentía completamente solo”, escribió Genovés -aquí adelante- cuando todo se puso difícil.

Cuando el Acali llegó a México, todos los que estaban a bordo -incluido Genovés- fueron aislados durante una semana, y sometidos a una serie de pruebas por psiquiatras, psicólogos y médicos.

El antropólogo tuvo momentos difíciles durante las pruebas y, más tarde, con las críticas que se le hicieron al experimento, pero siguió adelante con su prestigiosa carrera como antropólogo físico, con sus aventuras flotantes (más tarde navegó solo “para conocerse a sí mismo”) y con su copiosa producción de artículos y libros, entre varias otras cosas.

Para los “conejillos de indias”, el viaje empezó y terminó como una aventura. Aunque vivieron algunos momentos difíciles, no hubo discordia en el grupo sino todo lo contrario: entre ellos se formó un vínculo que aún se mantiene.

Tras investigar a fondo el caso, el autor del documental piensa que Genovés habría podido encontrar parte de lo que buscaba en Acadi, solo que no precisamente con sus cuestionarios y estrategias.

En entrevista con el diario The Guardian, Marcus Lindeen opinó: “Si hubiera escuchado a la gente explicando por qué estaba en la balsa -Mary escapando de un marido abusivo, el racismo que Fé había sufrido- habría aprendido sobre las consecuencias de la violencia y cómo a veces podemos superarla allanando nuestras diferencias“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.