close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sí usamos tarjetas de Monex: PRI
Murillo Karam asegura que el PRI contrató a "Alkino" la cual a su vez se hizo de los servicios de Monex, pero insistió que no tiene vínculo de origen o de orden jurídico con Banco Monex
Por Redacción Animal Político
20 de julio, 2012
Comparte

Jesús Murillo Karam, coordinador jurídico del equipo de trabajo de Enrique Peña Nieto.//FOTO: Tomada de un video en YouTube

Las tarjetas Monex sí fueron utilizadas por el PRI, pero éstas se usaron para el pago de estructuras y de los propios observadores de ese partido el día de la elección, así lo aseguró en entrevista para W Radio Jesús Murillo Karam, coordinador jurídico del equipo de trabajo de Enrique Peña Nieto.

Murillo Karam señaló que las tarjetas adquiridas por la empresa Alkino Servicio y Calidad S.A. de C.V.  pertenecen a Grupo Financiero Monex y éstas fueron las que distribuyeron los más de 66 millones de pesos para el pago de estructura del PRI

Cuestionado por Salvador Camarena en torno a si la totalidad de las tarjetas que Alkino Servicios les da es de Monex, el priista contestó:

-“Alrededor de 8 mil, sí”,

-¿Son de Monex todas?

-“Sí, así es. Parece ser que sí, yo no estoy muy al tanto sobre los contadores, pero parece que las 8 mil sí (fueron distribuidas por Monex)”, afirmó.

Murillo Karam recordó que el PRI contrató a la empresa Alkino la cual a su vez se hizo de los servicios de Monex para la distribución de las tarjetas, pero insistió que su partido no tiene vínculo de origen o de orden jurídico o comercial con Banco Monex S.A, institución de banca múltiple, o con grupo financiero Monex.

Por la tarde, en conferencia de prensa, el PRI informó que interpuso una denuncia de hechos contra los presidentes del PAN y del PRD, por las “difamaciones” que realizaron ambos partidos entorno al lavado de dinero que presumen hubo en la pasada elección, según dijo el presidente de dicho partido Pedro Joaquín Coldwell.

Mediante la denuncia presentada, el PRI negó “categóricamente” el uso de recursos de procedencia ilícita en la campaña presidencial, o que se hayan rebasado los topes de gastos de campaña.

Ante ello, el PRI manifestó que Alkino se obligó a prestar servicios de desarrollo, diseño e implementación de soluciones de negocios, basados en mecanismos de disponibilidad inmediata de recursos monetarios, consistentes en la entrega de tarjetas de prepago con recursos disponibles para ser utilizadas por personas autorizadas por el partido.

De hecho, fue el senador Jesús Murillo Karam quien explicó que estas tarjetas fueron utilizadas para pagar los traslados y comidas de cada uno de los representantes de casillas autorizados por el IFE y por la propia ley.

Además de ello, Murillo Karam  destacó que este dinero utilizado para las tarjetas de prepago no fue sacado de los montos de campaña sino de los recursos ordinarios del partido.

Para este servicio, el PRI le pagó a la empresa Alkino 4 millones 243 mil 54 pesos, adicionalmente a esto, el partido se obligó a pagar la cantidad de 50 pesos por cada tarjeta de prepago que contratara de la empresa.

En este contrato con Alkino la dirigencia del PRI logró repartir 7 mil 851 tarjetas de prepago para poder distribuir más de 66.32 millones de pesos. Dinero que el partido justificó ante el IFE y la PGR de la siguiente manera:

“La estructura del PRI fue reforzada con la contratación de personal en distintas áreas de trabajo, para cumplir con metas y objetivos relacionados con tareas ordinarias del partido, lo que obligó a recurrir a un sistema práctico de contratación de personal, acompañado de un método eficiente y eficaz de pago, apto para responder a la velocidad de los requerimientos del partido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Así se prepara la NASA para un posible impacto de un asteroide
La posibilidad de que un gran asteroide choque en la Tierra es baja, pero la amenaza está ahí. Y si algún día llegase a pasar sería una catástrofe apocalíptica. Por eso, los científicos se toman el tema en serio y se entrenan para tener listo un plan de reacción.
1 de mayo, 2019
Comparte
asteroide

Getty
Los científicos se preparan en caso de que algún día un asteroide grande impacte la Tierra.

El siguiente escenario es apocalíptico.

Que quede claro desde el principio que no es real. Pero solo imaginarlo es aterrador.

Un asteroide se acerca velozmente a la Tierra. Mide entre 100 y 300 metros y, de llegar a impactar nuestro planeta, liberaría entre 100,000 y 800,000 kilotones de energía, lo que causaría una gran devastación.

Como referencia, la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima tenía “solo” 15 kilotones.

La Red Internacional de Alerta de Asteroides (IAWN, por sus siglas en inglés), calcula que el asteroide pasará muy cerca de nosotros dentro de ocho años (el 29 de abril de 2027) y tendrá un 10% de posibilidades de embestir la Tierra.

Ante esta amenaza, los científicos tienen una misión contrarreloj: evitar una catástrofe sin precedentes en el planeta.

Calma. Como avanzamos, este panorama es ficticio.

En realidad, es parte de un ejercicio en el que durante esta semana participan astrónomos de distintas partes del mundo, reunidos en la Conferencia de Defensa Planetaria convocada por la Academia Internacional de Astronáutica en Washington D.C, Estados Unidos.

asteroide

Getty
El asteroide del simulacro mide entre 100 y 300 metros.

Dentro de la conferencia, uno de los puntos centrales es este simulacro diseñado por la NASA, en el que los expertos deben diseñar estrategias de preparación en caso de que algún día un asteroide se acerque peligrosamente a la Tierra de manera real.

“Esta es una amenaza que podría ocurrir, aunque es muy poco probable“, le dijo a la cadena NPR Paul Chodas, director del Centro de Estudios para Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA (CNEOS, por sus siglas en inglés), quien diseñó el ejercicio.

“Nuestro objetivo es seguir todos los pasos que deberíamos llevar a cabo”, dice Chodas refiriéndose a cómo se preparan para un posible escenario real.

Misión: salvar el planeta

Según Chodas, el objetivo del simulacro es ajustar el sistema de toma de decisiones sobre cuál es la mejor manera de enfrentar este tipo de amenazas.

Aunque un plazo de ocho años para tomar una decisión parece bastante, Chodas advierte que, en realidad, es poco.

destrucción

Getty
El impacto de un asteroide sería devastador.

A diferencia de las misiones científicas en la que los investigadores eligen qué asteroide quieren analizar, en asuntos de defensa planetaria la situación es al contrario.

“Es el asteroide el que te elige a ti”, dice Chodas.

El reto de los astrónomos reunidos en Washington es realizar cálculos para determinar con precisión las características del asteroide y, a partir de ahí, proponer qué acciones tomar.

Entre las posibles estrategias para salvarnos del asteroide podría estar desviar su trayectoria con una nave o mediante una detonación nuclear.

Según el CNEOS el reto es desviar el asteroide sin fracturarlo, pues sus fragmentos podrían caer sobre la Tierra.

En caso de que el choque sea inminente, los planes deberían enfocarse en evacuar la zona del impacto.

¿Estamos en riesgo?

Según la NASA, diariamente sobre la Tierra caen unas cien toneladas de material interplanetario. La mayoría de ese material es polvo que se libera de los cometas.

incendio

Getty
En caso de impacto inminente de un asteroide, los planes se enfocarían en la evacuación.

Pero también, en un promedio de cada 10,000 años, existe la posibilidad de que asteroides mayores de 100 metros puedan impactar sobre la Tierra y causar desastres a nivel local o generar olas que inunden áreas costeras.

La NASA también calcula que cada “varios cientos de miles de años”, un asteroide mayor a un kilómetro podría golpear la Tierra.

Si eso sucede, los escombros se esparcirían a través de la atmósfera. Causarían lluvia ácida, se bloquearía parcialmente la luz del sol y las rocas volverían a caer en llamas sobre la Tierra.

La tecnología actual permite detectar un objeto que se acerca al planeta con varios años de anticipación, pero en todo caso, los expertos dicen que nadie debería preocuparse demasiado por el impacto de un asteroide en la Tierra.

Pero insistimos: el CNEOS advierte que, en este momento, no se conoce ningún asteroide que te tenga una “probabilidad significativa” de impactar sobre la Tierra en los próximos 100 años.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=xw6EJRpPS-0&t=145s

https://www.youtube.com/watch?v=gYz4XUuO_rk

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.