CaravanaUSA cuenta la historia de Roy, secuestrado hace más de una año
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

CaravanaUSA cuenta la historia de Roy, secuestrado hace más de una año

En el paso de la Caravana por la Iglesia Metodista de Saint Paul, en Houston, Ricardo Rivera cuenta la historia de su hermano Roy secuestrado en enero de 2011
Por Manuel Larios
29 de agosto, 2012
Comparte

Houston, Texas.- En una banca de madera afuera del auditorio de la Iglesia Metodista de Saint Paul, Ricardo Rivera Hidalgo intenta llevarse a la boca un vaso con agua, pero su mano derecha le tiembla.

Saca un cigarrillo. Pide un encendedor. A la primera bocanada, el temblor amaina. Mientras se reclina en la banca, se acomoda los lentes para el sol que hasta hace unos momentos llevaba sobre la cabeza. Tras un año y siete meses de silencio, este domingo es la segunda vez en que Richie  -como pide que le llamen- cuenta en público la forma en que desapareció su hermano Roy, allá en Monterrey. La angustia está liberándose un poco aquí en territorio texano.

“Es como echarle sal a la herida”, comenta el joven, que todavía usa brackets y viste una camiseta polo rosa, shorts tipo cargo y sandalias playeras.

Adentro del auditorio, se desarrolla un panel entre académicos y organizaciones sociales afroamericanas e hispanas, que se van sumando a las demandas de la Caravana por la Paz, a la que Richie y su madre, Leticia Hidalgo, se integraron apenas la tarde del viernes pasado en McAllen, Texas. Esperaron a que la Caravana pasara cerca de Monterrey para sumarse. La necesidad de narrar su testimonio y el sentimiento de seguridad que da hacerlo en Estados Unidos, los animó a integrarse. Allá en México, Richie no ha podido denunciar públicamente la desaparición de su hermano. Desde aquél 11 de enero de 2011, ha tenido que aprender a vivir un con miedo permanente.

“El miedo siempre está presente, es imposible irse a dormir sin cerrar y revisar dos veces todas las puertas y cerraduras; aprendes a tener siempre ubicadas vías de escape; el miedo siempre está ahí, por eso no nos unimos a la caravana por la paz de México, por eso esperamos que fuera aquí en Estados Unidos para sentirnos un poco más seguros”.

***

Durante su participación en los testimoniales de víctimas de la violencia, Richie pidió a las cerca de 300 personas presentes en el auditorio de la iglesia metodista, cerrar los ojos para escuchar su historia, y sentir lo mismo que él sintió aquella madrugada de enero de 2011.

“Estábamos acostados, cada quién en su habitación; yo estaba viendo la tele, todo  muy tranquilo; pero a eso de la una de la mañana se comenzaron a escuchar ruidos y golpes en el portón de la casa”, recuerda Richie, y agrega que, al principio y como desde su infancia tuvo miedo a “los fantasmas y esas cosas”, se auto sugestionó de que los ruidos provenían de la casa de los vecinos.

Pero los ruidos no cesaron y, por el contrario, comenzaron a ser más intensos. Cuando eso ocurrió, se armó de valor y salió de su cuarto. Su hermano Roy estaba también en el pasillo. Se miraron a los ojos un instante y bajaron juntos la escalera para ver qué sucedía.

Afuera, un camión de mudanza y una veintena de hombres armados con fúsiles AR-15 y protegidos por chalecos antibalas –varios de ellos con la leyenda: Policía de Escobedo (un municipio metropolitano de Nuevo León)- se movían con rapidez para ingresar al domicilio de la familia Rivera Hidalgo. Roy subió a despertar a su mamá, mientras Richie fue a la cocina a buscar un par de cuchillos que de nada servirían para enfrentar al grupo armado.

Un culatazo en la cabeza impidió al joven, que en ese entonces tenía 16 años, llegar al cuarto de su madre con los dos cuchillos. Los siguientes cinco minutos transcurrieron en cámara lenta.

“Entran al cuarto y nos tiran a todos al piso, cada que intentaba levantarme me pegaban otro cachazo, comencé a sangrar, me decían que no los volteara a ver; yo les decía que no les podíamos hacer daño, que se llevaran lo que quisieran, tenía 16 años y mi hermano 18, no íbamos a poder nunca con veinte hombres”.

Los delincuentes no hicieron caso a los argumentos y peticiones de Richie. El saqueo comenzó: joyas, dinero en efectivo, televisiones, vehículos, y todo lo acumulado en una vida de trabajo se esfumó en un abrir y cerrar de ojos.

“Se llevaron hasta ocho kilos de carne que habíamos comprado para asarla al día siguiente”, dice Richie.

Para evitar ser reconocidos, los asaltantes voltearon el colchón matrimonial de la habitación y en la base de la cama, metieron a Ricardo y a su madre Leticia. Roy no cabía en ese espacio, así que los hombres armados lo mantuvieron amagado en la habitación.

El caos continuó. Leticia rezaba. El grito de “vámonos” fue el inicio de la desbandada del comando. Cuando Richie y su madre sintieron que era seguro salir, se percataron de que a Roy se lo habían llevado secuestrado.

“Ahí empezó nuestra angustia mayor”, afirma Ricardo.

A las 10 de la mañana del mismo día, voces desconocidas llamaron al celular de Leticia para pedir rescate por Roy. La cantidad era impagable, sobre todo porque los Rivera Hidalgo ya no tenían muchos objetos de valor; como sea, llegaron a un acuerdo y se pagó el rescate en tiempo y forma. Sin embargo, la promesa hecha por los delincuentes de soltar al hermano de Richie en tres horas, aún sigue sin cumplirse.

***

La denuncia por el secuestro de Roy Rivera Hidalgo, estudiante de lenguas extranjeras de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, fue presentada ante la Sedena tres semanas después de ocurrida.

“Es imposible ir a la policía sabiendo que la policía en México está con los delincuentes”, señala Richie. Y afirma que después de interponer la denuncia sólo han encontrado puertas cerradas en las instancias de procuración de justicia.

“La policía nos tapa el camino, no hace nada, no buscan, no les importa nada de nada; es impresionante su apatía”.

Ante la sordera institucional, la familia Rivera Hidalgo ha encontrado en el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad un refugio para compartir el dolor y aferrarse a la esperanza de encontrar al hermano mayor que les arrebataron.

“Tengo mucha fe de que Roy regrese -comenta Ricardo- aunque ya es un año y siete meses y la esperanza se va acabando; pero estando aquí con la caravana sientes que te cobijan, porque ellos tienen tu mismo dolor y al estar con ellos, te sientes bien”.

Aún cuando inicialmente acompañaría a la caravana sólo en McAllen, San Antonio y Houston, para después regresar a la universidad, Richie desea seguir el recorrido con las víctimas de la violencia hasta llegar a Washington, DC el próximo 10 de septiembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué se sigue cayendo internet?

Los colapsos de Facebook y su familia de aplicaciones están provocando una interrupción significativa para las empresas de todo el mundo. Y algunos problemas se remontan al mismo inicio de internet.
13 de octubre, 2021
Comparte

Dudo que Mark Zuckerberg lea los comentarios que la gente deja en sus publicaciones de Facebook.

Pero, si lo hiciera, le tomaría aproximadamente 145 días, sin dormir, para abrirse paso entre la avalancha de comentarios que le enviaron después de que se disculpara por el colapso de los servicios la semana pasada.

“Perdón por la interrupción de hoy”, publicó el fundador y director ejecutivo de Facebook, luego de casi seis horas de Facebook, WhatsApp e Instagram sin conexión.

La compañía culpó a un trabajo de mantenimiento de rutina de la interrupción: sus ingenieros habían emitido un comando que desconectaba involuntariamente los centros de datos de Facebook de internet en general.

Alrededor de 827,000 personas respondieron a la disculpa de Zuckerberg.

Los mensajes iban desde lo divertido: “Fue terrible, tuve que hablar con mi familia”, comentó un usuario italiano, hasta lo confundido: “Llevé mi teléfono al taller pensando que estaba roto”, escribió alguien de Namibia.

Y, por supuesto, los hubo muy molestos y enojados: “No puedes hacer que todo se cierre al mismo tiempo. El impacto no tiene precedentes”, publicó un empresario nigeriano. Otro de India pidió una compensación por la interrupción de su negocio.

Lo que está claro ahora, si no era ya obvio, es cuán dependientes se han vuelto miles de millones de personas de estos servicios, no solo para diversión, sino también para la comunicación esencial y el comercio.

Ilustración de WhatsApp, Facebook e Instagram

Getty Images

Lo que también está claro es que esto está lejos de ser una situación única: los expertos sugieren que los cortes generalizados se están volviendo más frecuentes y más perturbadores.

“Una de las cosas que hemos visto en los últimos años es una mayor dependencia de una pequeña cantidad de redes y empresas para entregar grandes porciones de contenido de internet“, dice Luke Deryckx, director técnico de Down Detector.

“Cuando uno de esos, o más de uno, tiene un problema, no solo los afecta a ellos, sino a cientos de miles de otros servicios”, agrega.

Facebook, por ejemplo, ahora se usa para entrar a una variedad de servicios y dispositivos diferentes, como televisores inteligentes.

“Y entonces, ya sabes, tenemos este tipo de ‘cierres por nieve’ en internet que ocurren ahora”, dice Deryckx. “Algo pasa todos nos miramos como diciendo ‘bueno, ¿Qué vamos a hacer?'”.

Deryckx y su equipo en Down Detector supervisan los servicios web y los sitios web en busca de interrupciones.

Dice que las interrupciones generalizadas que afectan a los principales servicios son cada vez más frecuentes y más graves.

“Cuando Facebook tiene un problema, crea un impacto tan grande en internet, pero también en la economía y, ya sabes … en la sociedad. Millones, o potencialmente cientos de millones, de personas están simplemente sentadas esperando que un pequeño equipo en California arregle algo. Es un fenómeno interesante que ha crecido en los últimos años”.


Derrumbes significativos

  • Octubre de 2021: un “error de configuración” derribó Facebook, Instagram y WhatsApp durante casi 6 horas. Otros sitios como Twitter también se vieron interrumpidos debido al aumento de nuevas visitas a sus aplicaciones.
  • Julio de 2021: más de 48 servicios, incluidos: Airbnb, Expedia, Home Depot, Salesforce estuvieron inactivos durante aproximadamente una hora después de un error con el sistema de nombres de dominio (DNS) en la empresa de entrega de contenido Akamai. Siguió a una interrupción similar en la empresa un mes antes.
  • Junio de 2021: Amazon, Reddit, Twitch, Github, Shopify, Spotify, varios sitios de noticias estuvieron inactivos durante aproximadamente una hora después de que un cliente del proveedor de servicios de computación en la nube activara accidentalmente un error previamente desconocido.
  • Diciembre de 2020: Gmail, YouTube, Google Drive y otros servicios de Google cayeron simultáneamente durante unos 90 minutos después de que la compañía dijera que encontró un “problema de cuota de almacenamiento interno”.
  • Noviembre de 2020: un problema técnico con una de las instalaciones de Amazon Web Service en Virginia, EE.UU., afectó a miles de servicios en línea de terceros durante varias horas, principalmente en América del Norte.
  • Marzo de 2019: Facebook, Instagram y WhatsApp cayeron o sufrieron graves interrupciones durante unas 14 horas después de un “cambio de configuración del servidor”. Algunos otros sitios, incluidos Tinder y Spotify, que usan Facebook para entrar, también se vieron afectados.

Inevitablemente, en algún punto, durante una gran interrupción de los servicios a la gente le preocupa que el colapso sea el resultado de algún tipo de ciberataque.

Pero los expertos sugieren que, la mayoría de las veces, se debe a un caso más mundano de error humano, agravado, dicen, por la forma en que internet se mantiene unida con un conjunto complejo de sistemas obsoletos y complicados.

Durante la interrupción de Facebook, los expertos bromearon en Twitter, diciendo que algunos de los sospechosos habituales o las razones de los problemas de interrupción son “más antiguos que las Spice Girls” y están “diseñados en el reverso de una servilleta”.

El profesor Bill Buchanan, científico de internet, está de acuerdo con esta caracterización: “Internet no es la red distribuida a gran escala que DARPA (la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa), los arquitectos originales de internet, intentaron crear, que podría resistir un impacto nuclear”.

“Los protocolos que utiliza son básicamente los que se redactaron cuando nos conectamos a computadoras centrales desde terminales tontas. Una sola falla en su infraestructura central puede hacer que todo se derrumbe”.

El profesor Buchanan dice que se pueden hacer mejoras para hacer que internet sea más resistente, pero que muchos de los fundamentos de la red están aquí para quedarse para bien o para mal.

“En general, los sistemas funcionan y no se pueden ‘apagar’ ciertos protocolos de internet por un día para intentar rehacerlos”, señala.

comunicación global

Getty Images
Los expertos dicen que los servicios de internet se han vuelto demasiado centralizados.

En lugar de intentar reconstruir los sistemas y la estructura de internet, el profesor Buchanan cree que debemos mejorar la forma en que lo usamos para almacenar y compartir datos, o arriesgarnos a más interrupciones masivas en el futuro.

Sostiene que internet se ha vuelto demasiado centralizado, es decir, cuando demasiados datos provienen de una sola fuente.

Esa tendencia debe revertirse con sistemas que tienen múltiples nódulos, explica, para que ninguna falla pueda detener el funcionamiento de un servicio.

Hay un lado positivo aquí. Aunque las interrupciones importantes de internet afectan la vida de los usuarios y las empresas, en última instancia, también pueden ayudar a mejorar la resistencia de internet y los servicios web conectados a éste.

Por ejemplo, Forbes estima que Facebook perdió US$66 millones durante la interrupción de seis horas por la suspensión o el éxodo de los anunciantes en el sitio.

Es probable que ese tipo de pérdida concentre las mentes de los altos ejecutivos en evitar que vuelva a suceder.

“Perdieron una gran cantidad de dinero ese día, no solo en el precio de sus acciones, sino también en sus ingresos operativos”, según Deryckx.

“Y si nos fijamos en las interrupciones causadas por las redes de entrega de contenido como Fastly y Cloudflare, también perdieron una gran cantidad de clientes frente a la competencia”.

“Entonces creo que estos operadores están haciendo todo lo posible para mantener las cosas en línea”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=evVGBKvH4m8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.