Guía para entender los Paralímpicos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Guía para entender los Paralímpicos

Los primeros Juegos Paralímpicos se realizaron en Roma en 1960. Compitieron 400 atletas de 23 países en ocho deportes. Desde los juegos de Seúl en 1988, los Paralímpicos se realizan en la misma ciudad que los Olímpicos.
30 de agosto, 2012
Comparte

Tras los Juegos Olímpicos de Londres, el Parque Olímpico reabre sus puertas para recibir a los atletas paralímpicos en el segundo evento multideportivo más grande que existe en el mundo.

Los juegos vuelven a casa, ya que el antecedente de los Paralímpicos fueron los juegos de Stoke Mandeville en 1948, en los que 16 veteranos de guerra heridos compitieron en tiro al arco.

Los primeros Juegos Paralímpicos se realizaron en Roma en 1960. Compitieron 400 atletas de 23 países en ocho deportes. Desde los juegos de Seúl en 1988, los Paralímpicos se realizan en la misma ciudad que los Olímpicos.

Hace cuatro años, en Pekín, se rompieron 279 récords mundiales.

Cada deporte tiene diferentes exigencias físicas y por lo tanto tiene su propio conjunto de clasificaciones.

Para no perderse en la cantidad de categorías y deportes –algunos pueden resultar desconocidos- les presentamos una guía.

Atletismo

Personas con todos tipo de discapacidades pueden competir en atletismo, con un sistema de letras y números para diferenciar las categorías.

La letra F es para los atletas de campo (en inglés, field), T representa a los que compiten en la pista (track), y el número que se muestra se refiere a su grado de discapacidad.

11-13: Atletas de campo y pista con discapacidad visual. Los atletas ciegos compiten en la clase 11 y con los ojos vendados y corren con una persona que los guía. Los atletas en la clase 12 son personas con discapacidad visual, que pueden optar por ir con un guía.

20: Atletas de campo y pista con discapacidades intelectuales. Hay tres eventos para hombres y mujeres en el programa de Londres: 1500 metros, salto en largo y lanzamiento de peso.

31-38: Atletas de campo y pista con parálisis cerebral u otras enfermedades que afectan la coordinación y el control muscular. Los atletas en la clase de 31 a 34 compiten en posición sentada; de 35 a38 de pie.

40: Atletas de pista y de campo con estatura baja (enanismo).

42-46: Amputados. En la clase de 42-44 las piernas se ven afectadas y en la clase de 45-46 son los brazos los afectados. Los atletas en estas clases compiten de pie y no utilizan una silla de ruedas.

T51-54: Atletas de pista en silla de ruedas. Los atletas de clase 51-53 se ven afectados tanto en las extremidades inferiores como las superiores, mientras que los atletas T54 tienen tronco parcial y las funciones de la pierna

F51-58: Atletas de campo en silla de ruedas. Los atletas en F51-54 clases tienen limitaciones en el movimiento del hombro, el brazo o la mano y no pueden mover el tronco ni las piernas mientras que los atletas de F55 a 58 atletas tienen la función normal en los brazos y las manos.

Baloncesto

El baloncesto es un deporte paralímpico para personas en silla de ruedas.

Las discapacidades pueden incluir paraplejía, amputación de miembros inferiores, parálisis cerebral y poliomielitis.

Los atletas se clasifican de acuerdo con su capacidad física y se les da una calificación de puntos entre uno y 4,5. Un punto equivale a la discapacidad más severa.

Boccia

Este juego, parecido a las bochas o la petanca, es practicado por atletas con parálisis cerebral y otras discapacidades físicas graves (distrofia muscular, por ejemplo) que compiten en silla de ruedas, y la clasificación se divide en cuatro clases.

BC1: Los jugadores con parálisis cerebral que son capaces de utilizar sus manos o pies para impulsar constantemente la pelota en juego. Los atletas BC1 pueden tener un ayudante en la cancha para pasarles la bola antes de cada tiro.

BC2: Los jugadores con parálisis cerebral que son capaces de utilizar sus manos para impulsar constantemente la pelota y tienen una mayor capacidad funcional que un atleta BC1.

BC3: Los jugadores con parálisis cerebral u otra discapacidad con disfunción locomotriz en las cuatro extremidades que no pueden tirar o patear una pelota y, por los tanto, se les permite utilizar un dispositivo de ayuda, como una rampa para impulsar la pelota y son ayudados por un asistente (” que ajusta la rampa siguiendo sus instrucciones.

BC4: Jugadores que no tienen parálisis cerebral, pero tienen otra discapacidad locomotriz en las cuatro extremidades y tienen una capacidad funcional similar a los atletas BC2. Las enfermedades tales como la distrofia muscular, espina bífida y tetraplejia se incluyen en esta clasificación.

Ciclismo

El ciclismo está abierto a los amputados, a “les autres” (“los otros”, atletas cuya discapacidad no se incluye en ninguna categoría), atletas con parálisis cerebral y atletas con discapacidad visual, que compiten en carrera de ruta individual y pruebas de pista.

Los atletas con discapacidades físicas compiten en bicicletas (carretera y pista) o triciclos (sólo carretera).

Los atletas con discapacidad visual compiten en tándem con un guía vidente.

Triciclo clases H1-4: Los ciclistas de H1-3 compiten en una posición reclinada. Los H1 atletas no tienen movimiento en el tronco o las piernas y el de los brazos es limitado, mientras que los H3 no tienen ninguna movilidad en las piernas, pero sí en el tronco y los brazos. H4 atletas se sientan sobre sus rodillas y se impulsan usando los brazos y el tronco.

Triciclo T1-2: Las carreras de los atletas que no pueden andar en bicicleta a causa de una enfermedad que afecta el equilibrio y la coordinación. Los atletas de la categoría T1 tienen problemas de coordinación más serios que los T2.

Bicicleta C1-5: Los ciclistas pueden tener una enfermedad como parálisis cerebral o una pierna o brazo amputados. Los C1 atletas tienen una limitación más severa, mientras que los atletas C5 cumplen con los criterios de discapacidad mínimos.

Equitación

Todos los grupos de personas con discapacidad puedan participar en el único deporte ecuestre del programa paralímpico.

Los jinetes se dividen en cinco clases.

Grado Ia: jinetes severamente impedidos, con discapacidad en todas las extremidades y poco control del tronco, que suelen utilizar una silla de ruedas en la vida diaria.

Grado Ib: Jinetes, ya sea con el control del tronco muy limitado y control mínimo de las extremidades superiores o control moderado de todas las extremidades y el tronco. . La mayoría utiliza una silla de ruedas en la vida diaria.

Grado II: Jinetes con una capacidad muy limitada en ambos miembros inferiores y un equilibrio del tronco bueno, o limitaciones más leves en las extremidades superiores e inferiores con el control del tronco reducido. Algunos utilizan una silla de ruedas en la vida diaria.

Grado III: jinetes ambulantes (que pueden caminar de forma independiente) que tienen alteraciones en ambos brazos, o no tienen brazos, o deficiencias moderadas de las cuatro extremidades. Esta categoría también incluye los corredores ciegos y las personas con condiciones tales como enanismo.

Grado IV: Los atletas ambulantes, ya sea con dificultades de visión o de movimiento, fuerza muscular reducida o las funciones de brazos o piernas alteradas.

Esgrima

La esgrima está abierta a los atletas en silla de ruedas, cuyas deficiencias pueden incluir lesiones de la médula espinal, amputación de miembros inferiores y parálisis cerebral y cuya situación les impide competir contra atletas de pie.

Los atletas que compiten en este evento se dividen en dos clases.

Categoría A: Deportistas con buen equilibrio y recuperación, y movimiento del tronco completo.

Categoría B: Los atletas con poco equilibrio y recuperación, pero pleno uso de uno o ambos miembros superiores.

Futbol

El fútbol 5 está diseñado para las personas con discapacidad visual, mientras que el fútbol 7 es practicado por atletas con parálisis cerebral.

Todos los jugadores de fútbol 5 deben llevar antifaces, excepto el portero, que ve, pero no puede abandonar una zona muy restringida. No existe el fuera de juego.

La pelota tiene rulemanes y cápsulas que suenan al moverse.

El fútbol 7 incluye las categorías C5, C6, C7 y C8 divisiones, según el control de sus extremidades y los problemas de coordinación.

Todas las clases están compuestas por atletas ambulantes. Los de la clase cinco son los menos ágiles y los de la clase ocho son mínimamente discapacitados.

Goalball

Goalball es un deporte exclusivamente paralímpico, practicado por atletas con discapacidad visual y no hay necesidad de clasificación.

Los participantes visten máscaras para asegurar que todos, ya sean ciegos o con deficiencias visuales, compitan en igualdad de condiciones.

La pelota tiene campanas en su interior para ayudar a orientar a los jugadores y, como resultado, el juego se practica en un silencio total.

Judo

En el judo compiten solamente atletas con discapacidad visual. No hay categorización y los competidores se dividen por peso, de la misma manera que los atletas no discapacitados.

La principal diferencia es que los atletas comienzan la pelea en contacto físico, en lugar de separados.

El deporte comenzó a existir hace 128 años en Japón, cuando el Dr. Jigoro Kano modernizó el arte marcial antiguo de jiu-jitsu. Es una disciplina Paralímpicos desde 1988.

Levantamiento de pesas

También llamado potencia (en inglés powerlifting) es un deporte de fuerza que consiste en tres eventos: el press de banca, las sentadillas y el peso muerto.

Está abierto a todos los atletas con discapacidad física y la clasificación es exclusivamente según el peso.

Los levantadores de pesas que participan en los Juegos Paralímpicos tienen discapacidades en sus extremidades inferiores o caderas tales como parálisis, parálisis cerebral y amputación de extremidades.

Todos los competidores –hombres y mujeres- participan en 10 categorías de peso.

Natación

La natación es el único deporte que combina, en diferentes categorías, discapacidades como la pérdida de extremidades, la parálisis cerebral (coordinación y las restricciones de movimiento), lesión de la médula espinal (debilidad o parálisis que implica cualquier combinación de las extremidades) y otras discapacidades tales como enanismo y las demás minusvalías juntas.

1-10: Nadadores con discapacidad física. Cuanto menor el número, más grave es la discapacidad.

11-13: Nadadores con discapacidad visual.

14: Nadadores con discapacidad intelectual.

El prefijo S indica la clase para estilo libre, espalda y mariposa. SB indica la clase para braza (también llamado pecho), y SM denota combinado.

Las letras y números combinadas dentoan una variada gama de clasificaciones, desde los nadadores con discapacidad severa (S1, SB1, SM1) a aquellos con discapacidad mínima (S10, SB9, SM10).

En cualquiera de las clases, los nadadores pueden empezar con una inmersión o ya en el agua. Esto se tiene en cuenta a la hora de clasificar un atleta.

La clase 14 vuelve a los Juegos Paralímpicos de Londres después de haber sido omitido en Atenas y Pekín.

Remo

El remo se divide en cuatro clases de embarcaciones.

AM1x: Un barco con asientos fijos e individuales para los hombres. Los atletas tienen movimiento completo solamente en los brazos.

AW1x: Igual que la anterior, pero paras mujeres.

TA2x: Un bote de dos personas, de géneros mixtos, para atletas con movimiento del tronco y los brazos solamente.

LTA4 +: Un barco de dos hombres y dos mujeres, además de un capitán, con asientos que se desplazan. Abierto a los atletas con discapacidad pero que tienen movimiento en las piernas, el tronco y los brazos. Un barco puede incluir un máximo de dos atletas con discapacidad visual que usan vendas de los ojos durante el entrenamiento y la competición.

Rugby en silla de ruedas

Los jugadores de rugby en silla de ruedas se clasifican mediante un sistema de puntos, con los atletas más severamente discapacitados siendo calificados en 0,5 puntos, llegando a 3,5 puntos para los menos impedidos.

Cada equipo se compone de cuatro jugadores y se permite un máximo de ocho puntos en la cancha.

Tenis

El tenis se juega desde una silla de ruedas con dos clases abiertas y quad – (discapacidad en tres o más miembros).

En las competiciones de tenis en silla de ruedas, a los jugadores se les permite que la pelota rebote dos veces, siempre y cuando el primer rebote haya sido dentro de la cancha.

Tenis de mesa

El tenis de mesa es practicado por atletas con discapacidad física o intelectual y se divide en 11 clases.

1-5: Los atletas compiten en silla de ruedas, siento los de clase 1 los más gravemente discapacitados y los de clase 5 menos impedidos.

6-10: Atletas ambulantes, siendo, nuevamente, los de menor números los más gravemente discapacitados.

11: Atletas con discapacidad intelectual.

Tiro

El tiro es para atletas discapacidad física y se clasifica en tres clases:

ARW1: Los usuarios de sillas de ruedas con discapacidad en las cuatro extremidades.

ARW2: los usuarios de silla de ruedas con pleno uso de sus brazos.

ARST(de pie): Los atletas que compiten de pie y también aquellos que necesitan ayudarse con un taburete debido a la falta de equilibrio.

Tiro con arco

Los tiradores se dividen en atletas en silla de ruedas y atletas de pie.

Ambos grupos se dividen en seis sub-clases, cada una de los cuales determina el tipo de equipo de que cada competidor puede de usar.

SH1: Para los competidores de pistola y rifle que no necesitan un soporte de disparo.

SH2: Para los competidores de rifle que tienen una discapacidad en las extremidades superiores y requieren un puesto de tiro.

Vela

La vela es un deporte de discapacidad múltiple donde pueden participar atletas amputados, con parálisis cerebral, discapacidad visual, silla de ruedas, y los grupos “les autres” (otras categorías) también pueden competir juntos.

Hay tres clases de vela: el Sonar, con tres tripulantes, el Skud-18, de dos personas, y el 2.4mR, que es con un solo tripilante.

Los competidores se clasifican de acuerdo con un sistema de puntos de uno a siete. Cuantos menos pintos, más severamente discapacitados los atletas.

Voleibol sentado

El voleibol sentado es para los atletas hombres y mujeres con alguna discapacidad física. Hay dos clases llamadas mínimamente Discapacitados (MD) y discapacitados (D). Cada equipo sólo puede tener un jugador MD en la cancha, mientras que los otros cinco jugadores tienen que ser de clase D.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hepatitis infantil: la hipótesis publicada en 'The Lancet' que vincula el nuevo brote con COVID-19

En la comunidad médica han saltado las alarmas ante un extraño y repentino brote de hepatitis infantil de origen desconocido. Te contamos qué hipótesis se barajan y cuáles se han descartado.
Por Matilde Cañelles López / BBC News Mundo
21 de mayo, 2022
Comparte

En un año normal, son pocos los niños que necesitan un trasplante de hígado, y normalmente es porque previamente tenían una enfermedad que reducía su inmunidad.

Por ejemplo, en España se realizan unos 120 trasplantes infantiles cada año incluyendo todos los órganos. Y cada caso es una pequeña tragedia para las familias implicadas.

Así que cuando los números se salen de la norma, el asunto es serio. Por eso en la comunidad médica, empezando por Reino Unido y siguiendo por Israel y Estados Unidos, han saltado las alarmas ante un repentino y extraño brote de hepatitis infantil de origen desconocido, del que se conocen de momento 450 casos.

De estos, un 14% en EU y un 10% en Reino Unido han precisado un trasplante de hígado. En Europa se han contabilizado 232 casos, incluyendo España, con 26 casos hasta ahora.

¿Qué causa la nueva hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado producida normalmente por un virus. Cuando no se trata a tiempo, puede acabar siendo necesario realizar un trasplante de hígado.

En niños, este tipo de cirugía supone estar de por vida tomando medicinas inmunosupresoras. Lo cual no es menor: todos sabemos por la pandemia de COVID-19 que esto predispone al individuo a padecer enfermedades infecciosas con especial gravedad.

Otro aspecto que complica el tema es que, para que funcione bien a largo plazo, el hígado a trasplantar debe proceder de otro niño y no de un adulto.

Hígado

Getty Images
La hepatitis es una inflamación del hígado producida normalmente por un virus.

Ante el nuevo brote, es esencial determinar la causa, porque condiciona el tratamiento a utilizar. No olvidemos que un tratamiento temprano puede prevenir el trasplante de hígado.

Desde el primer momento se han ido manejando distintas hipótesis:

  1. La primera y más obvia fue que se tratara de alguno de los virus de la hepatitis, que son cinco, marcados con las letras de la A a la E. Esta hipótesis se descartó rápido, ya que ninguno de los niños resultó positivo para estos cinco virus.
  2. El siguiente candidato fue un adenovirus, ya que un porcentaje alto de los niños sí resultaba positivo para adenovirus en muestras de sangre. Pero hay dos problemas con esta hipótesis. El primero, que los adenovirus muy raramente provocan hepatitis en niños previamente sanos. Y el segundo, que las muestras de hígado han resultado negativas para adenovirus.
  3. Otra hipótesis que se ha barajado es que los niños sean especialmente susceptibles a los adenovirus por no haber estado antes en contacto con ellos debido a los confinamientos y cierres de colegios. Pero esta hipótesis tampoco se sostiene, ya que algunos de los niños que han padecido la hepatitis son relativamente mayores y habían tenido tiempo de estar en contacto con adenovirus antes de la pandemia.
  4. Incluso se ha postulado que los causantes pudieran ser animales de compañía, como los perros, pero tampoco se ha podido demostrar.

Ante la dificultad de encontrar una explicación sencilla, se está analizando la concurrencia de varios factores como, por ejemplo, la combinación de dos virus.

Debido a que el SARS-CoV-2 es un virus nuevo que además produce secuelas multiorgánicas en todo tipo de pacientes, incluidos niños, su implicación siempre se ha mantenido como una posibilidad. Y ahora ha surgido una nueva hipótesis que podría relacionarlos definitivamente.

La hipótesis del superantígeno

Hace unos días se publicó en The Lancet un artículo lanzando una atrevida hipótesis que podría explicar el fenómeno de las hepatitis.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que muchos de los niños afectados por esta nueva hepatitis habían pasado el COVID-19 recientemente (por ejemplo, en Israel sucedía en 11 de 12 casos).

También hay que comprender que en los niños la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 transcurre de modo distinto respecto de los adultos.

Por ejemplo, en los niños se detectan trazas del virus en el intestino durante un periodo mucho más prolongado que en los adultos (figura 1). El aspecto bueno de estas diferencias es que en niños la enfermedad suele ser mucho más leve; el malo, que a veces se complica en forma de un proceso inflamatorio multiorgánico llamado MIS-C.

Gráfico

Matilde Cañelles
Figura 1. Permanencia del virus en intestino en adultos y en niños. Imagen adaptada por Matilde Cañelles.

Este síndrome aparece en un porcentaje pequeño de los niños un tiempo después (entre unas semanas y unos meses) de que el niño haya pasado la enfermedad, incluso si esta ha sido leve. Y suele ser bastante grave, hasta el punto de requerir hospitalización.

El hígado es uno de los órganos afectados con más frecuencia. De hecho, un 43% de los casos de MIS-C resulta en hepatitis.

Se piensa que la causa es un deterioro de la barrera intestinal, con salida de trazas del virus al torrente sanguíneo, lo que causaría inflamación.

Médica examinando a una niña.

Getty Images

Pues bien, la otra pieza que se añade a este rompecabezas es la presencia en la proteína Spike del SARS-CoV-2 de una secuencia que se asemeja a otra que aparece en una toxina de la bacteria Staphilococcus aureus, llamada enterotoxina B.

Esta secuencia se corresponde con lo que se llama un “superantígeno”, es decir, una parte de una proteína que el sistema inmunitario percibe como señal de alto peligro, desencadenando una reacción inflamatoria muy rápida y potente.

Se piensa que una mutación reciente aparecida en Europa podría aumentar la similitud.

Concatenación de dos circunstancias

Para añadir más leña al fuego, se sabe que, en ratones, una infección por adenovirus puede generar hipersensibilidad contra la enterotoxina B. Con esto ya tendríamos todas las piezas del rompecabezas. Se trataría de una concatenación de dos circunstancias:

  1. Una infección por SARS-CoV-2 con acumulación de virus en el intestino y salida de proteínas del virus al torrente sanguíneo debido a un aumento de la permeabilidad intestinal.
  2. Una infección por adenovirus que sensibilizaría al sistema inmunitario y provocaría una reacción desmedida con la subsiguiente inflamación del hígado.

¿Qué cambia si se confirma esta causa?

Esta hipótesis de momento es eso, una hipótesis. Es bastante enrevesada y no va a ser trivial demostrar que es cierta. Pero, de demostrarse, se podría tratar a los niños con esteroides de modo temprano, evitando el daño al hígado y previniendo el trasplante.

Esta terapia ya ha demostrado ser efectiva en algunos casos en Israel y en otro caso de una niña de tres años en Cincinnati (EU).

Por el contrario, si se comprueba que el daño en el hígado lo provoca de modo directo un virus, habría que seguir afinando los tratamientos con antivirales.

La lección que extraemos de todo esto es que, ante una situación tan compleja, se debe mantener la mente abierta a todas las posibles explicaciones. Y que, por desgracia, no siempre la más sencilla es la correcta.

*Matilde Cañelles López es investigadora científica. Ciencia, Tecnología y Sociedad, Instituto de Filosofía (IFS-CSIC), España.

*Esta artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para verlo en su versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=2&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.