Las 10 cosas que hay que saber de los Paralímpicos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las 10 cosas que hay que saber de los Paralímpicos

BBC Mundo presenta las diferencias de forma y de fondo importantes de esta mega evento deportivo.
30 de agosto, 2012
Comparte

Atrás quedaron los Juegos Olímpicos y su lugar ahora lo ocupan los Paralímpicos, que pese a utilizar un termino similar y de tratarse de un mega evento deportivo, conlleva diferencias de forma y de fondo importantes. Conozca algunas de ellas.

No hay anillos

Tal vez suene similar por finalizar en “límpicos”, pero los Paralímpicos no son los Olímpicos e incluso no hay lugar para los famosos anillos de colores.

En su lugar están los Agitos, que son tres líneas en rojo, verde y azul que representan el lema Paralímpicos, “espíritu en movimiento”.

Dos organismos

Los dos Juegos se llevan a cabo en la misma ciudad y comparten la mayoría de los escenarios, pero los Comites Olímpicos y Paralímpicos son dos organismos diferentes.

Los primeros juegos Paralímpicos se celebraron en Roma en 1960, pero tras la negativa de México de organizarlos en 1968 (se disputaron en Tel Aviv) hubo que esperar veinte años para que una sede olímpica albergara los dos eventos deportivos.

A partir de 2001 se hizo oficial y una ciudad candidata a albergar los Juegos Olímpicos está obligada a ser sede también de los Paralímpicos.

Clasificaciones

El deportes es divertido y competitivo si se disputa entre fuerzas semejantes.

Es por eso que en los Paralímpicos uno no ve a un atleta sin piernas corriendo contra uno con parálisis cerebral, pero tal vez si podamos observar a uno con parálisis cerebral compitiendo contra otro con problemas de crecimiento.

Con el objetivo de igualar las condiciones de los atletas, ellos son sometidos a una serie de rigurosos exámenes de movimiento y funcionalidad por profesionales de la medicina que definen su categoría.

Aquí les ofrecemos una guía detallada de las diferentes clasificaciones en cada deporte que le ayudará a seguir el desarrollo de los Juegos de Londres 2012.

Iguales pero diferentes

En los Juegos Paralímpicos hay deportes tradicionales como natación, ciclismo y atletismo, que se practican de forma similar más allá de la presencia de protesis, sillas de rueda o guías.

Pero los espectadores de otros deportes como rugby, voleibol y fútbol se darán cuenta rápidamente de las diferencias que hay con sus pares olímpicos.

En fútbol 5, para personas con discapacidad visual, la pelota rebota menos que un balón tradicional e incopora elementos que la hacen audible.

La comunicación se hace indispensable para los jugadores, por lo que el público debe permanecer en silencio durante los partidos.

Exclusivos

Hay dos deportes que sólo son practicados por atletas paralímpicos,goalball y boccia.

El primero lo juegan equipos de tres atletas invidentes o con deficiencia visual en una cancha cubierta. El segundo, que se juega en más de 50 países, consiste en acercar lo más posible una bola a un objetivo, un concepto similar a las bochas o la petanca.

Libertad de movimiento

Se necesitaron cinco días para transformar la Villa Olímpica en la Villa Paralímpica, aunque la estructura de los apartamentos y demás edificaciones ya estaban adaptadas desde el inicio.

Los estadios aumentaron su capacidad para los espectadores con sillas de ruedas, se proveerán guías de audio para las personas con discapacidad visual y aquellos con problemas auditivos serán situados enfrente de las pantallas gigantes para que puedan seguir la acción.

Golpe suave

Una de las figuras más importantes en el centro acuático son los guías que apoyan a los nadadores invidentes o con deficiencia visual. Ubicados en cada extremo de la piscina, los “tappers” utilizan una larga varilla para advertir a los nadadores, con un suave toque, que se aproximan a la pared.

Se necesita a una gran coordinación y confianza para lograr el mejor rendimiento. Según explica Marcelo Sugimori, uno de los guías del equipo brasileño, “tocamos al nadador entre dos y cuatro metros del final de la piscina”. Es ideal que el golpe sea en la cabeza o en la parte de arriba de la espalda.

Otros ojos

En la pista de atletismo se suele ver a parejas corriendo alrededor de la pista con una sincronización casi perfecta. Es la comunión que debe haber entre los velocistas con discapacidad visual y sus guías, que actúan como los ojos de los atletas.

La británica Libby Clegg describió el proceso como “una carrera de niños en la que te atas las piernas, aunque aquí te unes en las manos”.

“Para hacerlo bien es necesario ejecutarlo de una manera suave y con ritmo, que la velocidad y las zancadas sean las correctas”. Clegg ha logrado correr los 100 metros planos en 12″41.

Los atletas en salto largo o alto también cuentan con guías, aunque ellos se encuentran en una posición determinada y dan instrucciones de voz, con palmadas o sonidos determinados.

Edad

Algunos atlateas paralímpicos llamaran la atención por ser capaces de dominar sus deportes pese a doblar la edad de sus rivales.

Muchos comentaristas predicen que se acerca el fin de la carrera del tenista suizo Roger Federer, que tiene 30 años. Pero el campeón británico de tenis en sillas de ruedas, Peter Norfolk, sigue conquistando títulos a los 51, tras ganar las medallas de oro en Atenas y Pekín.

Pero también hay que destacar la presencia de jóvenes deportistas que participan en plena adolescencia.

Dopaje

Los atletas paralímpicos están sometidos a los mismos controles que sus pares olímpicos y a la misma lista de sustancias prohibidas. Cualquier deportista que necesite una medicación especial para el dolor o por un tratamiento debe solicitar una exención.

Cada caso será estudiado y analizado de manera individual por un comité.

“Está la percepción de que muchos atletas paralímpicos están constantemente bajo el efecto de medicamentos, pero eso no es verdad”, aseguró Nicole Sapstead, directora de la agencia británica antidopaje.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el ejercicio físico puede ayudarnos a crear nuevas neuronas y a mejorar la memoria

Por mucho tiempo se pensó que el cerebro no podía generar nuevas neuronas, pero ahora se sabe que la neurogénesis no se detiene ni siquiera durante la vejez.
31 de agosto, 2021
Comparte

Hace tiempo se pensaba que en el cerebro no se podían generar nuevas neuronas. Éste se entendía como una entidad estática e invariable que, simplemente, degeneraba a medida que envejecíamos o debido a lesiones cerebrales.

No obstante, a partir de los experimentos de la bióloga de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) Marian Diamond, se demostró en 1964 que el cerebro adulto era plástico y adaptativo.

Ese estudio fue pionero en identificar cómo las características del entorno afectaban directamente al desarrollo y crecimiento cerebral.

El experimento realizado contaba con una jaula grande y espaciosa con doce ratas que crecían en un ambiente enriquecido (elementos para jugar o correr en la rueda giratoria, compañía, alimentación diversa), así como con otras doce ratas que se encontraban en una jaula pequeña, aisladas, sin estímulos sociales o de juego.

Tras ochenta días, Diamond analizó sus cerebros y descubrió que el córtex cerebral se había modificado en el grupo del ambiente enriquecido.

En estos, la corteza cerebral era más extensa, debido al crecimiento de las espinas dendríticas de las neuronas, se observó angiogénesis —mayor número de vasos sanguíneos—, se vió incrementado el nivel del neurotransmisor acetilcolina, así como el del factor neutrófico derivado del cerebro, conocido por sus siglas en inglés BDNF, una proteína que se expresa especialmente en la corteza cerebral y el hipocampo, áreas fundamentales para procesos como aprendizaje y memoria.

Estos datos han generado un sinfín de estudios dirigidos a analizar el papel de cada uno de los elementos que componían ese ambiente enriquecido.

Neurogénesis y ejercicio físico

Desde los estudios pioneros de neuroplasticidad, múltiples han sido las evidencias científicas que demuestran cómo factores tales como la dieta, la actividad cognitiva diversa, el ambiente social, la novedad y el ejercicio físico son elementos que favorecen indiscutiblemente este fenómeno.

Cerebro.

Getty Images
El ejercicio físico regular puede contribuir a la neurogénesis.

Centrémonos en el ejercicio físico.

Los múltiples beneficios del ejercicio físico regular se han demostrado ampliamente en modelos humanos y animales. Sabemos que puede contribuir a la neurogénesis, así como poseer un rol importante para revertir y reparar el daño neural existente, tanto en mamíferos como en peces.

Comprender cómo se produce este proceso, y qué factores lo ponen en marcha, puede resolver el rompecabezas para mejorar la pérdida de memoria relacionada con la edad y tal vez prevenir enfermedades neurodegenerativas, incluido el Alzhéimer.

El cerebro promedio contiene alrededor de 100 000 millones de células cerebrales, la mayoría de las cuales se formaron antes del nacimiento. En las primeras etapas de la infancia se siguen generando nuevas células cerebrales a un ritmo acelerado.

Con los años, la neurogénesis disminuye gradualmente, pero el proceso no se detiene ni durante la vejez. Los factores neurotróficos ayudan a estimular y controlar este proceso, siendo el BDNF el más importante.

Entre 700 y 1.500 nuevas por día

Eso es especialmente cierto en el giro dentado del hipocampo, a pesar de que hay otras regiones cerebrales que también producen nuevas células cerebrales.

Recientemente, un equipo de investigación de la Universidad de Harvard, liderado por Rudolph Tanzi, ha encontrado que el hipocampo puede producir entre 700 y 1.500 nuevas neuronas cada día.

Hipocampo.

Getty Images
El ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales.

Quizás esto pueda no parecer mucho si tenemos en cuenta la vasta galaxia de neuronas que poseemos, pero incluso este pequeño número tiene valor, ya que mantiene activas muchas conexiones neurales ya existentes.

Así, si bien la mayoría de los cerebros puede desarrollar nuevas células, el objetivo de la ciencia ahora es encontrar las mejores maneras de hacerlo.

La idea sería que, si se puede aumentar el número de neuronas aún más a través de la neurogénesis, se podría intensificar la función principal del hipocampo y mejorar la forma en que las personas aprenden nueva información y acceden a la memoria a corto y largo plazo.

Los resultados de este estudio respaldan el vínculo entre ejercicio y neurogénesis.

Se encontró que el ejercicio aeróbico durante ocho semanas puede doblar la ratio de generación de nuevas neuronas en el hipocampo, en relación a aquellos sujetos que no realizan ejercicio.

Además de producir BDNF, el ejercicio aeróbico podría ayudar a aumentar la producción hepática de una enzima (Gpld1), que también puede ayudar con la neurogénesis.

Sabemos que el ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales y fomenta el principal mecanismo celular existente para el aprendizaje y la memoria, denominado aprendizaje a largo plazo. Todos estos elementos son clave para fomentar el aprendizaje y la memoria.

¿Cómo reducir el riesgo de enfermedades como el alzhéimer?

Aunque estos hallazgos provienen de estudios en animales, las personas podrían obtener los mismos beneficios cerebrales a través del ejercicio aeróbico. En este momento, no hay sustituto para el ejercicio regular para ayudar con la neurogénesis.

Mujer haciendo deporte.

Getty Images
Cualquier ejercicio físico que aumente la frecuencia cardíaca es ideal.

Sin embargo, no está claro qué tipo de ejercicio aeróbico funciona mejor, ni cuánto tiempo y cuánto es suficiente. Existen datos que sugieren entre 120 y 150 minutos recomendados de ejercicio de intensidad moderada por semana.

Estudios apuntan a la natación como uno de los deportes más completos. Promueve un claro beneficio cognitivo (mejoras en procesos atencionales, flexibilidad cognitiva, memoria) tanto en jóvenes como en personas mayores.

No obstante, cualquier ejercicio físico que aumente la frecuencia cardíaca, como usar usar una cinta de correr, andar en bicicleta o caminar con fuerza, son ideales. El cerebro en movimiento aprende más rápido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpyNdI_pg38

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.