Crisis en Gaza: ¿cuán frágil es el cese el fuego?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Crisis en Gaza: ¿cuán frágil es el cese el fuego?

Tras la tregua alcanzada entre Israel y Hamas para detener el último brote de violencia, son muchos los cambios estructurales necesarios para superar de manera permanente el conflicto entre palestinos e israelíes.
23 de noviembre, 2012
Comparte

Horas antes del cese el fuego entre israelíes y palestinos, en una escuela de Naciones Unidas en la ciudad de Gaza, repleta de familias que huían de los ataques israelíes, una niña de aproximadamente 13 años arrojó a las manos de uno de mis colegas un pedazo de cartón de una caja de galletas.

Era una lista de deseos para el futuro:

  • Espero detener la guerra
  • Espero vivir una vida feliz
  • Espero estar en paz para siempre
  • Feliz sueño

Pero esto es Gaza, el lugar donde las pesadillas se hacen realidad.

Su familia había abandonado apresuradamente su casa cerca de la frontera con Israel, después de que Israel dejó caer miles de panfletos en los que advertía un inminente ataque en su barrio. No mucho tiempo después de que se fueron, los israelíes empezaron a bombardear.

¿Logra el cese el fuego acercar a la niña a la vida que sueña con tener? Probablemente no.

En los años desde que Israel retiró sus tropas y asentamientos de Gaza en 2005, ha habido múltiples episodios de muertes transfronterizas. Todos seguidos por ceses el fuego, algunos tácitos, otros acordados por diplomáticos extranjeros. Todos fallidos.

Esto es porque Israel y Hamas, grupo que tomó el control interno de la Franja de Gaza en 2007, están sumergidos en una guerra perpetua, a veces la guerra está más fría; otras veces, está ardiendo. Hamas, que no representa en realidad una amenaza militar para Israel, se ha mostrado muy duro de vencer.

Me consta que hay niños del otro lado de la línea fronteriza, en los pueblos israelíes como Sderot, que tienen las mismas esperanzas que la niña palestina en la escuela de la ONU.

¿Un breve respiro?

Los adultos en ambas partes son mucho más escépticos sobre el futuro.

Al anunciar el cese el fuego, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu le dijo a sus ciudadanos que sabía que algunos de ellos esperan medidas militares más drásticas, agregando que eso podría ser necesario en el futuro.

Una encuesta realizada por Channel 2 News en Israel, y publicada justo antes del cese al fuego, sugirió que el 70% de los israelíes estaban en contra del mismo.

En un hospital de Gaza, un hombre de unos 30 años, envuelto en vendajes desde la cabeza hasta el pecho por heridas de metralleta, dijo que no creía que esta medida fuera a hacer alguna diferencia más allá del corto plazo.

“Los judíos no quieren tregua alguna, no va a funcionar en absoluto para ellos… La situación no cambiará mucho con o sin cese el fuego”.

En El Cairo, el líder político de Hamas, Jaled Meshaal, declaró la victoria.

“Dios obligó a las manos de los sionistas a dejar de golpear a nuestra gente de Gaza, y se han sometido a nuestras condiciones”, proclamó.

Los oficiales de Netanyahu, por su lado, dijeron que Israel le causó verdadero daño a Hamas, enseñándole la capacidad de rearmarse de Israel para disuadir a sus enemigos.

Un entendimiento frágil

Este cese el fuego es un empate que les sirve Israel y Hamas por igual. Ambos pueden afirmar que reforzaron sus posiciones.

Pero la historia ha demostrado que una tregua que no compra tiempo para un proceso político que resuelva los problemas de fondo entre israelíes y palestinos, no durará.

Esta vez el cese el fuego viene con una página escrita que dice “entendimientos” que contempla algunos de los grandes temas entre los dos. Los palestinos deben detener el fuego contra Israel. Israel debe abrir los pasos fronterizos en Gaza para facilitar el desplazamiento de la gente y el transporte de mercancías.

Detener el ataque de cohetes y levantar el bloqueo son los factores que pueden -si llegara a pasar- generar una mejoría real en la vida de las personas, e incluso restauraría la esperanza en el futuro entre los adultos y los niños.

Pero Israel ha dicho en muchas ocasiones que el bloqueo es vital para su seguridad. Incluso si Hamas impone el cese el fuego entre sus propias tropas, podría tener que luchar por controlar pequeñas milicias armadas en Gaza.

Excepto por un milagro político, las condiciones para la siguiente espiral que convierta la tensión en violencia están tristemente ahí.

El nuevo Egipto se ganó el reconocimiento de los estadounidenses por el papel que desempeñó su presidente Mohamed Mursi en el acuerdo de cese el fuego.

El presidente egipcio, aliado ideológico de Hamas, mostró un pragmatismo considerable en la elaboración del acuerdo. No le conviene una matanza en Gaza que lo distraiga de los monumentales retos económicos y políticos de su país.

Los elogios que recibió de la Casa Blanca no le vendrán mal para sus relaciones con el Fondo Monetario Internacional, que está en proceso de otorgarle a Egipto un salvavidas económico.

No obstante, poco después del cese el fuego, oficiales de la Casa Blanca afirmaron que el entendimiento era frágil.

Palestinos e israelíes tienen ahora un espacio para respirar. Convertir esta tregua en algo más que una pausa, requerirá mucho más de lo que ninguna de las partes parece estar dispuesto a ceder.

El texto del cese el fuego

  • Israel debe acabar con todas las hostilidades por tierra, mar y aire en la Franja de Gaza, incluyendo las incursiones y el ataque a individuos.
  • Todas las facciones palestinas deben acabar con las hostilidades desde la Franja de Gaza hacia Israel, incluidos los ataques con cohetes a lo largo de la frontera.
  • Deben abrirse los cruces fronterizos y facilitar el movimiento de personas y la transferencia de bienes y abstenerse de restringir la libertad de movimientos de los residentes en las áreas fronterizas. La implementación de estas medidas debe entrar en vigor 24 horas después del comienzo del cese al fuego.
  • Otros problemas se tratarán cuando surjan.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los países que no han registrado ningún caso de COVID (y el precio por evitarlo)

El COVID-19 se ha extendido a casi todos los países del mundo. Pero hay 10 naciones que se han librado de momento de la pandemia. Eso sí, las pérdidas económicas son cuantiosas.
25 de agosto, 2020
Comparte

Hasta 1982, las lejanas y paradisíacas islas de Palaos no contaban con ningún hotel.

Ese año se inauguró el primer alojamiento turístico y desde entonces, este país, rodeada por las aguas celestes del océano Pacífico, ha disfrutado del auge del turismo.

En 2019 llegaron a Palaos 90.000 turistas, cinco veces la población total.

Según los datos recogidos por el FMI (Fondo Monetario Internacional), en 2017 el turismo representó el 40% del PIB del país.

Pero eso fue antes de la pandemia de covid-19.

Vista aérea de unos islotes de Palaos.

Getty Images
La República de Palaos se halla en un privilegiado enclave de Oceanía.

Las fronteras de Palaos han permanecido cerradas desde finales de marzo y es uno de los diez países del mundo sin casos confirmados (contando sólo los países miembros plenos de Naciones Unidas y excluyendo a Corea del Norte y Turkmenistán).

Sin embargo, aunque no se ha registrado ni un solo caso, el virus de alguna manera sí ha devastado el país.

Los hoteles están cerrados, los restaurantes vacíos y las tiendas de souvenirs no venden nada.

Los únicos huéspedes que tienen ahora los hoteles son los residentes que regresan a la isla y están obligados a guardar cuarentena.


Países sin casos registrados de covid-19

  • Palaos
  • Micronesia
  • Islas Marshall
  • Nauru
  • Kiribati
  • Islas Salomón
  • Tuvalu
  • Samoa
  • Tonga
  • Vanuatu

“El océano aquí es mucho más bonito que en cualquier otro lugar del mundo”, dice Brian Lee, gerente y copropietario del Hotel Palau.

Es el océano azul celeste lo que mantuvo ocupado a Brian.

Antes de la pandemia, sus 54 habitaciones tenían una ocupación del 70% al 80%.

Pero cuando las fronteras se cerraron, no hubo nada a lo que recurrir.

“Es un país pequeño, así que es normal que la gente local no se quede en Palaos”, dice Brian.

El hotel tiene alrededor de 20 empleados y los ha mantenido a todos, aunque con horario reducido.

“Trato de encontrarles trabajo haciendo otras tareas como mantenimiento, renovación, etc”, dice.

Sin embargo, los hoteles vacíos no pueden mantenerse ni renovarse para siempre.

Buzo en aguas de Palaos

Reinhard Dirscherl/ Getty Images
Los arrecifes de coral de Palaos son el principal atractivo para muchos visitantes.

“Puedo estar así otro medio año”, dice Brian.

“Pero luego es probable que tenga que cerrar”.

Apoyo estatal

Brian no culpa al gobierno, que ha ofrecido apoyo financiero a los residentes y, después de todo, ha mantenido alejado al virus.

“Creo que han hecho un buen trabajo”, dice.

Y, sin embargo, para que el primer hotel que hubo en Palaos sobreviva, algo tiene que cambiar pronto.

El presidente anunció recientemente que los viajes aéreos “esenciales” podrían reanudarse el 1 de septiembre.

Mientras tanto, ha habido rumores de que se instauraría un “corredor aéreo” con Taiwán que permitiría la visita de turistas.

Pero para Brian, la medida podría llegar demasiado tarde.

Islas del Pacífico

BBC

“Creo que tienen que empezar a reabrir de nuevo. Tal vez podamos tener burbujas de viajes con Nueva Zelanda y países del entorno”, dice.

“De lo contrario, nadie podrá sobrevivir aquí”.

El caso de las Islas Marshall

A unos 4.000 km al este a través del vasto Océano Pacífico, las Islas Marshall también permanecen libres de covid-19.

Pero, como Palaos, no tener casos también ha tenido un impacto.

El Hotel Robert Reimers se encuentra en una franja de tierra en el atolón principal, Majuro, con una laguna a un lado y el océano al otro.

Atolón Bikini

Getty Images
El atolón Bikini es uno de los más famosos de las Islas Marshall.

Antes de la pandemia, las 37 habitaciones tenían una ocupación del 75% al 88%.

Sus huéspedes llegaban principalmente de Asia, del Pacífico o “el continente” (Estados Unidos).

Desde que se cerraron las fronteras a principios de marzo, la ocupación ha caído a entre el 3% y el 5%.

“Algunos de nuestros huéspedes vienen de las islas exteriores”, dice Sophia Fowler, que trabaja para el grupo hotelero.

“Pero no muchos”.

A nivel nacional, se espera que el país pierda más de 700 puestos de trabajo en la recesión post-covid, la mayor caída desde 1997.

De ellos, 258 estarán en el sector de hoteles y restaurantes.

También la pesca

Pero el autoaislamiento afecta a sectores más allá del turismo, y las Islas Marshall dependen mucho menos de los turistas que Palaos.

El problema para estas islas es la industria pesquera.

Para mantener el país libre de covid-19, los barcos que han estado en países infectados tienen prohibido ingresar a sus puertos.

Otros barcos, incluidos los buques tanque de combustible y los portacontenedores, deben pasar 14 días en el mar antes de atracar.

.Las licencias de pesca están suspendidas y se ha rebajado el número de vuelos de carga.

El efecto es claro.

Las Islas Marshall están especializadas en peces de acuario, el más popular es el pez ángel llama, pero las exportaciones cayeron un 50%, según un informe estadounidense.

El envío de atún sashimi se redujo en la misma cantidad.

Otras industrias pesqueras esperan una caída del 30% durante el año.

En resumen, se puede mantener el virus fuera del país, pero luchar contra sus efectos en la economía es distinto.

Así que al final el covid-19 te arrastra de una forma u otra.

Sophia Fowler “espera” que las cosas vuelvan a la normalidad para el país y el Hotel Robert Reimers el próximo año.

¿Pero si no lo hacen?

“Entonces no será un proyecto viable”, dice.

Pero aunque el cierre de las fronteras ha empobrecido a los países sin casos de covid, no todos quieren salir del confinamiento.

El doctor Len Tarivonda es el director de salud pública en Vanuatu, otra isla del Pacífico con una población de 300.000 habitantes.

Aunque trabaja en la capital, Port Vila, es de Ambae, una isla de 10.000 habitantes a unos 275 kilómetros al norte.

“La mayoría de los habitantes prefiere que la frontera se mantenga cerrada el mayor tiempo posible”, cuenta.

“Dicen: ‘No queremos que la enfermedad llegue. Si sucede, básicamente estamos condenados'”.

Alrededor del 80% de la población de Vanuatu vive fuera de las ciudades y de la “economía formal”, dice Tarivonda.

“Y creo que no necesariamente sienten el apuro todavía. Son agricultores de subsistencia, cultivan sus propios alimentos, dependen de la economía local y tradicional”.

No obstante, el país sufrirá.

El Banco Asiático de Desarrollo espera que el PIB caiga casi un 10%, la mayor caída de Vanuatu desde su independencia en 1980.

Anne Pakoa

BBC
Los pueblos rurales de Vanuatu son muy numerosos y carecen de atención médica permanente.

Pero ese retroceso no se debe solo al cierre de fronteras por el covid-19.

En abril, el ciclón tropical Harold azotó gran parte del país, mató a tres personas y afectó a más de la mitad de la población.

“Teníamos sesiones informativas diarias sobre operaciones de emergencia sanitaria”, recuerda Tarivonda.

“Primero discutiríamos sobre el covid, luego sobre el ciclón Harold. Dos desastres al mismo tiempo”.

Sin embargo, la pandemia tendrá un impacto más duradero.

En julio, el gobierno anunció que tenía planes para reabrir la frontera a otros países “seguros” antes del 1 de septiembre.

Pero al aumentar los casos en Australia y Nueva Zelanda, el plan comenzó a retrasarse.

Tarivonda, que forma parte del grupo de trabajo fronterizo junto con funcionarios del gobierno, del sector del turismo y de las aerolíneas, admite que están “casi de vuelta al punto de partida” y no tienen una nueva fecha para la reapertura.

Vanuatu

Getty Images
Vanuatu es otro destino paradisíaco.

Los viajes transfronterizos más pequeños pueden ayudar a Vanuatu.

El ejemplo más reciente es cuando el gobierno permitió que 172 trabajadores viajaran al Territorio del Norte, en Australia, durante seis meses para recoger mangos.

Aunque las remesas ayuden en la situación económica, no son suficientes en un país donde el 35% del PIB proviene del turismo.

Sin prisa

Pero, a pesar de esa necesidad de reabrir las fronteras, Vanuatu no se apresurará en hacerlo.

El doctor Tarivonda recuerda con preocupación el caso de Papua Nueva Guinea, que estuvo casi libre de covid hasta un fuerte aumento a fines de julio.

“Si el virus entra en el país, probablemente será como un incendio forestal, y lo que estamos viendo en Papúa Nueva Guinea refleja por qué estamos preocupados”, dice.

“Dadas nuestras limitaciones y el contexto que tenemos en el Pacífico, la mejor opción es mantener el virus fuera de nuestro país el mayor tiempo posible”.

Funafuti, Tuvalu.

Getty Images
¿Llegará el covid a las remotas islas del Pacífico?

A medida que pasan los meses, aumenta la desesperación en los países cerrados del Pacífico.

Sin embargo, Jonathan Pryke, director del Programa de las Islas del Pacífico en el Instituto Lowry, no tiene ninguna duda de que la única opción para estos países es el autoaislamiento.

“Incluso si mantuvieran sus fronteras abiertas, sus principales mercados turísticos de Australia y Nueva Zelanda no estarían abiertos, ya que han cerrado sus propias fronteras”, dice.

“Así que solo habríamos conseguido lo peor de ambos mundos: una crisis de salud y una crisis económica. Tendremos años y años para ver cuáles fueron las decisiones correctas”.

“Pero echando la vista atrás, nadie duda de que cerrar fue la medida correcta para estos países del Pacífico”, concluye Pryke.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.