Nueva York intenta regresar a la normalidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Nueva York intenta regresar a la normalidad

Para el martes por la noche, los vientos y las inundaciones causadas por Sandy habían amainado, tras dejar al menos 55 muertos a lo largo de la costa del Atlántico.
1 de noviembre, 2012
Comparte

El paso de 'Sandy' provocó cuantiosos daños en Nueva York. //Foto: AP

Los habitantes en el corredor costero vapuleado por la supertormenta Sandy tomaron los primeros pasos cautelosos para regresar a rutinas alteradas por el desastre, incluso mientras socorridas recorrían barrios llenos de escombros y marcados por inundaciones e incendios.

Pero mientras los autobuses públicos en la ciudad de Nueva York regresaban a calles oscuras y fantasmagóricamente carentes de tráfico, y la Bolsa de Valores se aprestaba a reiniciar sus transacciones, estaba claro que restaurar la región a su ritmo usualmente frenético pudiera tomar días — y que reconstruir las comunidades más afectadas y las redes de transporte que las conectan pudiera tomar mucho más tiempo.

“Vamos a sobrevivir los próximos días haciendo lo mismo que hacemos siempre en tiempos difíciles: trabajar juntos, hombro con hombro, dispuestos a ayudar a un vecino, darle consuelo a un extraño y echar a andar la ciudad que amamos“, dijo el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

Foto: AP

Para el martes por la noche, los vientos y las inundaciones causadas por Sandy habían amainado, tras dejar al menos 55 muertos a lo largo de la costa del Atlántico y destruyendo viviendas y paseos en playas desde Carolina del Norte hasta el sur de Nueva Inglaterra.

La debilitada tormenta siguió desplazándose por Pensilvania en su ruta pronosticada hacia el estado de Nueva York y Canadá.

En el punto máximo del desastre, más de 2.8 millones de personas quedaron sin electricidad, algunas en estados tan alejados como Michigan. Casi una cuarta parte de aquellos sin servicio estaban en Nueva York, donde las usualmente brillantes luces del bajo Manhattan siguieron a oscuras por segunda noche consecutiva.

“Es descorazonador tras haber estado aquí por 37 años”, dijo Barry Prezioso, de Point Pleasant, Nueva Jersey, al regresar a su casa en esa comunidad de playa para inspeccionar los daños. “Tú ves tu casa destruida de esta forma y es duro. Pero nadie resultó herido y la planta alta es aún habitable, así que podemos vivir ahí y limpiar. Estoy seguro que a mucha gente le fue peor. Me siento un poco afortunado”.

La tormenta causó los peores daños en los 108 años de historia del sistema del tren subterráneo de Nueva York, de acuerdo con Joseph Lhota, presidente de la Autoridad Metropolitana del Transporte, y pudiera tomar al menos cinco días restaurar el servicio.

“Esta fue una tormenta devastadora, quizá la peor que hayamos experimentado“, dijo el alcalde Bloomberg.

El grado de la devastación en Nueva Jersey se fue revelando al amanecer del martes. Las cuadrillas de emergencia recorrían la zona para rescatar a cientos de personas.

La devastadora tormenta Sandy 'sacó' literalmente a un buque de grandes dimensiones del mar. //Foto: AP

Con la voz ronca, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dio el recuento de los daños en una conferencia matutina ante la prensa: Las vías del tren fueron arrasadas por el agua, no fue posible encontrar un lugar seguro para que su aeronave aterrizara en la barrera de islas frente al estado, y buena parte de la costa seguía sumergida.

“Esto va más allá de cualquier cosa que pensé ver”, dijo Christie. “El panorama es devastador por ahora”.

El número de muertos dejado por el huracán Sandy, convertido en supertormenta al combinarse con otros fenómenos meteorológicos, ascendió a 55 en Estados Unidos. Además, Sandy mató a 69 personas en el Caribe, antes de avanzar al territorio norteamericano.

Las aerolíneas cancelaron más de 18 mil vuelos. Sólo el martes más de 7 mil vuelos fueron cancelados, de acuerdo con FlighAware, una página de rastreo de los servicios de aviación. Los tres aeropuertos principales de la ciudad de Nueva York permanecieron cerrados.

El presidente Barack Obama emitió la declaración de desastre mayor en Nueva York y en Long Island. La medida liberó fondos federales para los habitantes de la zona. Obama volvió a suspender el martes sus actividades proselitistas.

Durante una visita a las oficinas principales de la Cruz Roja, Obama advirtió el martes al público que la supertormenta “no ha terminado”. Agregó que persisten los riesgos de inundaciones y caída de cables eléctricos, y consideró que la tormenta fue un evento “desgarrador para la nación”.

El mandatario ofreció sus reflexiones y plegarias para los afectados, y les aseguró, “Estados Unidos está con ustedes”. Dijo también que ha dado instrucciones para que los funcionarios gubernamentales coordinen la respuesta adecuada. “No hay excusa para la pasividad”, advirtió.

Aseguró a los gobernadores de las zonas afectadas que si reciben un “no” como respuesta, “pueden llamarme personalmente a la Casa Blanca”.

El candidato republicano a la presidencia Mitt Romney reanudó sus actos proselitistas, en Ohio, aunque planeaba convertir un mitin en un acto de recaudación de ayuda para la tormenta.

Las operaciones se cancelaron otra vez en la Bolsa de Valores de Nueva York. El mercado bursátil no había dejado de operar en dos días consecutivos por factores meteorológicos desde una intensa nevada en 1888.

La marea aumentó 4,27 metros (14 pies), con lo que rebasó el récord histórico. Ello llevó agua de mar al Bajo Manhattan, donde se inundaron túneles, estaciones del tren subterráneo y ductos del sistema eléctrico que dan servicio a Wall Street. El problema obligó a desalojar lo mismo a pacientes de los hospitales que a turistas de los hoteles. Los rascacielos se menearon por la fuerza del viento, que derribó parte de una grúa instalada en el piso 74 de un edificio en el área de Manhattan conocida como Midtown.

En Queens, uno de los barrios de la ciudad, cerca del Océano Atlántico, un incendio devastó entre 80 y 100 viviendas el martes por la mañana, pero no se reportaron decesos.

“Esto será para los libros de récords”, dijo John Miksad, vicepresidente de operaciones eléctricas de la empresa Con Edison, que tenía a más de 670 mil clientes sin el servicio en la ciudad de Nueva York y sus alrededores.

En Nueva Jersey, por donde entró Sandy, el agua inundó repentinamente la pequeña localidad de Moonachie, y las autoridades se esforzaban para rescatar a unas 800 personas, algunas de las cuales vivían en un parque de remolques. La policía y los bomberos usaban lanchas para llegar a la gente que quedó rodeada por el agua.

“Vi árboles que no sólo cayeron parcialmente, sino que fueron arrancados de raíz. Vi cuando un árbol aplastó la casa de alguien como si fuera una esponja mojada”, dijo Juan Allen, residente del parque de remolques.

La tormenta colosal llegó hasta el centro norte del país, con lluvias intensas y nieve. Las autoridades en Chicago pidieron a los habitantes que se alejaran de las orillas del Lago Michigan, en tanto la ciudad se preparaba para soportar vientos de incluso 96 kph (60 mph) y olas de 7.2 metros (24 pies). Esas condiciones se mantendrían incluso hasta el miércoles.

La curiosidad cedió paso a la preocupación durante la noche, cuando muchos neoyorquinos vieron vecindarios enteros que quedaban en penumbra, por los cortes de electricidad. El sitio del World Trade Center parecía un espectro refulgente cerca de un extremo del Bajo Manhattan. Muchos residentes reportaron que las únicas luces visibles eran las estroboscópicas de los vehículos de emergencia y los destellos de algunas linternas en los apartamentos cercanos.

Mientras el huracán Sandy se acercaba al noreste del país, se combinó con un sistema polar que lo convirtió en un monstruoso fenómeno híbrido de lluvia, viento e incluso nieve como la que azotó a Virginia Occidental y otras zonas montañosas, tierra adentro.

Aunque se seguía debilitando, la tormenta, que provocó advertencias de vientos intensos desde Florida hasta Canadá, seguirá generando lluvias torrenciales e inundaciones, dijo Daniel Brown, meteorólogo encargado de coordinar los sistemas de alerta en el Centro Nacional de Huracanes en Miami.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID en China: compras 'de pánico' y test masivos en Pekín ante el repunte de casos y el miedo a un nuevo confinamiento

La capital china teme un cierre similar al que sufre Shanghái desde hace unas semanas.
25 de abril, 2022
Comparte

Pruebas masivas de covid y largas colas en los supermercados.

Pekín, la capital de China, registra un aumento de casos del virus y ya se han empezado a cerrar algunas urbanizaciones para evitar su propagación.

Solo en el fin de semana, el distrito de Chaoyang, el más poblado de la capital y que concentra desde embajadas hasta rascacielos corporativos, ha reportado 26 casos durante el fin de semana, el número más alto hasta ahora en esta última oleada. Se ha exigido a quienes vivan o trabajen en la zona que se sometan a tres pruebas de ácido nucleico durante esta semana.

Y, a pesar de que el gobierno ha ofrecido garantías de que habrá suficiente comida, la gente se ha lanzado a las tiendas en busca de provisiones.

En el aire está el temor a que Pekín se pueda enfrentar a una situación similar a la de Shanghái, que lleva ya varias semanas bajo confinamiento estricto.

La gente hace cola para hacerse un test de covid

BBC
La gente en Pekín teme que los confinamientos sean similares a los de Shanghái.

Por ahora, se ha suspendido la llegada de turistas a la capital a partir de este lunes y se ha exigido a las agencias de viajes que reembolsen el importe de los paquetes de viajes.

Ni carne, ni huevos ni gambas

En Chaoyang se concentran los mayores temores ante el aviso del equipo de prevención de enfermedades de la ciudad de las rondas de pruebas masivas a las que deberán someterse sus habitantes.

La noticia hizo que los residentes corrieran a abastecerse de suministros esenciales. Las imágenes que empezaron a circular en los medios locales mostraban los estantes de los supermercados vacíos y largas colas en los mostradores para pagar.

Ante el aumento de la demanda, los principales supermercados de Pekín han ampliado sus horarios de apertura.

“La gente en Pekín está viendo los confinamientos en Shanghái, la falta de comida y de medicamentos. Y aunque no se sabe si Pekín tendrá unas medidas similares, la gente se está poniendo nerviosa dada la experiencia de lo que ha pasado”, apunta el corresponsal de BBC en China, Stephen McDonell.

Algunas personas en áreas cerradas de Shanghái dicen que están teniendo dificultades para acceder a los suministros de alimentos y se han visto obligados a esperar a que el gobierno les entregue verduras, carne y huevos.

“Nunca pensé que iría al mercado tan temprano por la mañana… Cuando llegué, todos los huevos y gambas habían desaparecido y toda la carne había sido saqueada“, dijo un usuario de Weibo -una red social usada en China-, en Shanghái, antes de agregar que logró conseguir algunas verduras.

Otro usuario de Weibo en Shanghái dijo: “Ver a la gente en Pekín apresurarse a comprar comida es divertido y angustiante. Es ver cómo era mi propia vida el mes pasado”.

El medio estatal de noticias The Global Times dijo que se ordenó a las compañías de alimentos frescos de Pekín que aumenten el suministro de comestibles como carne, huevos de aves y verduras.

También citaron a expertos en salud diciendo que los resultados de las pruebas masivas indicarían si es necesario intensificar aún más las medidas, como bloquear varias áreas de la capital.

Por otra parte, Pang Xinghuo, subdirector del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Pekín, dijo al medio de comunicación estatal China Daily que se espera que la cantidad de casos en Pekín aumente en los próximos días.

El último brote en Shanghái, detectado por primera vez a fines de marzo, ha registrado más de 400.000 casos hasta ahora y 138 muertes.

Alarmas electrónicas y evacuaciones a la fuerza

Algunas de las medidas que han aplicado las autoridades chinas en Shanghái incluyen poner alarmas electrónicas en las puertas para evitar que los infectados salgan y evacuar a la fuerza a las personas de sus hogares para realizar procedimientos de desinfección.

La gente se agolpa a las afueras de un supermercado en Pekín para conseguir comida

Getty Images
La estrategia de cero covid de China fue efectiva en un primer momento, pero no con las últimas variantes.

La última polémica en Shanghái es que, durante la noche y sin previo aviso, han aparecido en algunas urbanizaciones unas enormes vallas verdes, de unos dos metros de altura, para impedir que los residentes salgan de sus casas.

Las redes sociales recogieron este fin de semana imágenes de personas confinadas que criticaban desde el balcón a los trabajadores que, enfundados en trajes blancos de protección, levantaban estas cercas y protestaban ante la hipótesis de que, de producirse un incendio, no podrían salir de sus hogares de ninguna manera.

Algunas de estas vallas se levantaron en complejos residenciales en los que se han detectado positivos y la razón, según las autoridades municipales, es que algunas zonas deben activar un “confinamiento duro” y evitar a toda costa que la gente salga y así evitar nuevos contagios.

A diferencia de muchos otros países, China está siguiendo una estrategia de cero covid con el objetivo de erradicar el virus del país por completo. En este momento, el número total de contagiados sintomáticos activos en la China continental asciende a 29.178.

Si bien los funcionarios lograron mantener los niveles de infección relativamente bajos al comienzo de la pandemia, los confinamiento posteriores no han servido del todo para contener las variantes recientes y más transmisibles del virus.

La prensa oficial reconoce que “China ha atestiguado un prominente incremento de rebrotes en todo el país”, con más de 500.000 contagios desde marzo, pese a lo cual el país debe “insistir en la política de ‘covid cero’ y garantizar la salud de la población en la mayor medida posible”.

Según opina hoy el diario Global Times, “hay que actuar” y “ser lo más rápidos en la medida de lo posible” para impedir la propagación del virus, algo que, destaca el periódico, lograron ciudades como Cantón tras detectar sus primeros casos.

“Un confinamiento total solo se puede poner en marcha cuando la propagación está en una fase avanzada o si se detecta temprano pero no se controla de forma decidida. Debemos ser incisivos e identificar a tiempo las fuentes de infección para evitar repuntes”, acota el rotativo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t4rIlX9zFTY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.