Por qué se van de México los expresidentes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué se van de México los expresidentes

Felipe Calderón, quien pronto se sumará a la comunidad académica en Harvard, es uno de los tantos exmandatarios mexicanos que han decidido abandonar el país al término de su gobierno. BBC Mundo le explica las razones.
5 de diciembre, 2012
Comparte

Felipe Calderón besa la banda presidencial.

Dentro de unas semanas el expresidente Felipe Calderón cumplirá una costumbre de la política mexicana: abandonará el país para residir en el exterior.

Es una práctica que han seguido otros mandatarios, quienes suelen emigrar casi inmediatamente después de entregar el poder.

De hecho, en las últimas décadas sólo dos expresidentes han logrado quedarse en México: Miguel de la Madrid, quien gobernó entre 1982 y 1988, y Vicente Fox cuyo período abarcó de 2000 a 2006.

En algunos casos los exmandatarios salieron del país por un virtual exilio impuesto por el nuevo presidente. En otros la migración fue para evitar escándalos por irregularidades y crisis en sus respectivos gobiernos.

Ahora Calderón se mudará a Massachusetts, Estados Unidos, donde a lo largo de 2013 participará en el Programa Angelopoulos de Líderes Públicos Globales de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy.

Aunque oficialmente la mudanza tiene razones académicas, algunos analistas han dicho que la salida del país también es por la seguridad del ex presidente y su familia, tras los seis años de guerra contra el narcotráfico que causaron la muerte a más de 50.000 personas.

Amenazas

De acuerdo con la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR), durante su gobierno Calderón recibió al menos seis amenazas contra su seguridad.

El riesgo fue tal que en 2007, antes de realizar un viaje a Tamaulipas, al noreste del país, el presidente mexicano grabó un video para despedirse de sus hijos pues su equipo de seguridad tenía sospechas fundadas de que podría ocurrir un atentado a su avión.

Recientemente Calderón contó la historia durante una comida con sus colaboradores, según fue documentado por algunos medios locales. El viaje no fue suspendido.

Las amenazas, sin embargo, no son las razones oficiales para abandonar México pues según uno de los últimos comunicados del gobierno anterior el expresidente fue invitado a participar en Harvard para compartir su experiencia de gobierno.

Algo que el mismo Calderón ya tenía planeado. Desde hace varios meses había dicho en entrevistas y discursos que al concluir su gobierno tenía planeado dedicarse “a la academia”.

Crisis y corrupción

Con Calderón será la primera vez en la historia reciente que un exmandatario abandona el país sin que existan problemas financieros y políticos de por medio.

Muy distinto al caso de Luis Echeverría Álvarez, quien al concluir su gobierno en 1976 el país vivía una fuerte crisis económica y una ola de violencia por la confrontación de policías y militares contra grupos guerrilleros.

Echeverría pretendió seguir al frente de su Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo, ubicado en en la capital mexicana pero en lugar de ello debió viajar como embajador a Australia por órdenes de su sucesor, José López Portillo.

En espacios editoriales de la época se interpretó la decisión como un virtual exilio para evitar interferencias del expresidente hacia el nuevo gobierno. La especie pareció confirmarse con el destino diplomático: por esos años las relaciones de México con Australia eran mínimas.

López Portillo también se fue del país al concluir su gobierno, en 1982, entre acusaciones de corrupción y una nueva crisis financiera por un excesivo endeudamiento gubernamental para financiar proyectos petroleros que no prosperaron.

Pasó varios años en Europa, donde con frecuencia encontraba a mexicanos que, al reconocerlo, lo insultaban.

Años después, en 1995, el expresidente Carlos Salinas de Gortari siguió el mismo camino después que su hermano Raúl fue encarcelado con la acusación de ordenar el asesinato de su cuñado.

También ese año estalló una de las crisis económicas más severas de la historia mexicana, que según funcionarios de nuevo gobierno -encabezado por Ernesto Zedillo- fue provocada por el mal manejo financiero en el equipo de Salinas.

Volver…

El expresidente permaneció fuera de México durante los seis años del gobierno de su sucesor. Fue una decisión obligada, le explica a BBC Mundo Gerardo Ávalos Tenorio, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Zedillo quiso mantener a Carlos Salinas afuera de la política, no fue sólo un autoexilio”, cuenta. “El expresidente tenía un clima muy adverso, y el nuevo gobierno tenía necesidad de consolidarse”.

Paradójicamente, Ernesto Zedillo también abandonó México al concluir su administración y después que el PRI (Partido Revolucionario Institucional) perdiera el poder tras 70 años de gobierno.

El mandatario vive desde 2000 en Estados Unidos y hasta ahora es el único que no parece interesado en regresar a su país. Sus antecesores sí lo han hecho, explica el académico Ávalos Tenorio.

“Todos los expresidentes vuelven subrepticiamente a México, aunque no lo hacen para participar en actividades políticas”, explica. “Se quedan al precio de no hablar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué una calle en Carolina del Norte se llenó de banderas mexicanas

La familia Zambrano, de Wilmington, Carolina del Norte, obtuvo una inesperada muestra de solidaridad de sus vecinos después de recibir una nota amenazante contra la bandera mexicana en su porche.
12 de octubre, 2020
Comparte
Casas de Wilmington con banderas mexicanas

Familia Zambrano
Los vecinos de la familia Zambrano se solidarizaron con un emotivo gesto.

La carta estaba dirigida al “jefe del hogar” y en cuatro líneas (cargadas de insultos) expresaba su propósito.

“Cuando hijos de p*** como ustedes izan su m***** de bandera mexicana, eso significa guerra. La segunda enmienda da el derecho y el deber de usar armas para eliminar de mi país a personas como tú y tu familia”.

BAJEN LA BANDERA O SENTIRÁN MI IRA“.

Jessica Zambrano dijo que tuvo que releerla para “no malinterpretar el propósito” de lo que decía.

Pero la carta era muy clara: alguien no estaba de acuerdo con que hubiera una bandera mexicana izada al lado de una estadounidense en la entrada de su casa en Wilmington, Carolina del Norte.

En esa ciudad del sureste de Estados Unidos, donde más del 75% de la población es blanca, menos del 10% de sus habitantes son latinos. El estado ha sido un bastión conservador desde la década de 1960.

La casa de la familia Zambrano.

Familia Zambrano
Jessica Zambrano dice que las banderas frente a su casa están para honrar el origen binacional de su familia.

Los Zambrano son mexicano-estadounidenses y, orgullosos de ello, decidieron mostrarlo en su porche.

Tras conocerse la amenaza, sus vecinos dieron una muestra de solidaridad que llamó la atención en redes sociales y en medios locales y nacionales de EE.UU.

La calle se llenó de banderas mexicanas.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano
Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

“Vecinos solidarios, haciéndole saber a esta persona que sus creencias no son bienvenidas aquí. Nos lo expresaron en un momento de necesidad y estamos eternamente agradecidos“, escribió Jessica Zambrano en Facebook.

Investigación en marcha

La estadounidense Jessica Zambrano está casada con Gustavo Zambrano, un hombre originario de Michoacán, México, que tiene la doble nacionalidad.

“Aunque también es ciudadano estadounidense, eso no borra de dónde viene”, explica la mujer en un mensaje con miles de reacciones en Facebook.

“Tenemos una bandera mexicana en nuestro porche. Bueno, a la persona que envió esta carta claramente no le gustó eso. Y sintió que era su ‘deber’ informárnoslo”, añade.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano
Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

La Oficina del Alguacil del condado de New Hanover le dijo a BBC Mundo que, tras recibir la denuncia de la amenaza, se inició una investigación junto al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y el Servicio Postal de EE.UU.

Jessica Zambrano le contó a BBC Mundo que la semana pasada habló con un detective: “Todavía están investigando”.

El derecho a tener armas

La Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU., a la que hace referencia la carta, garantiza el derecho de los estadounidenses a poseer y portar armas, pero su significado ha sido motivo de debate durante décadas.

Trump con simpatizantes en Wilmington

Reuters
El presidente Trump estuvo en Wilmington, Carolina del Norte, en septiembre, donde encabezó un mitin. El estado es clave para su reelección.

“Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas“, dice el texto constitucional.

El sentido de “milicia bien ordenada” que procure la “seguridad de un Estado libre” ha sido debatido históricamente entre quienes consideran que es un deber personal cuidar la soberanía de EE.UU., y otros que opinan que eso era reflejo de una época que ha quedado superada.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

“Debemos exponerlo y enfrentarlo”

Para Zambrano, las “acciones y comentarios” de líderes de EE.UU. en los últimos tiempos han sido “gasolina” para “grupos extremistas que se sienten validados en sus creencias”.

“El racismo y la xenofobia corren por las venas de este país. Están incrustados profundamente en nuestros vecindarios, escuelas, lugares de trabajo, en todas partes. Debemos exponerlo y enfrentarlo”, agregó Zambrano, que considera que el remitente de la carta “no representa a la mayoría de los verdaderos estadounidenses“.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

Unos días después de su publicación, a comienzos de octubre, la calle donde vive la familia Zambrano se llenó de banderas mexicanas.

“El gran apoyo que recibimos de nuestros amigos y familiares nos dio paz. Nos dio la esperanza de que algún día haya un lugar donde no exista un comportamiento como este. Donde nuestros niños no se sentirán amenazados por el color de su piel, de dónde vienen, el idioma que eligen hablar en público o simplemente por quiénes son”, expresó Zambrano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FqPEZGKchE4

https://www.youtube.com/watch?v=CX5AgQ5QDYk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.