¿Le suenan? Estas son las canciones más ricas del mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Le suenan? Estas son las canciones más ricas del mundo

¿Qué canciones pondría usted en una lista con las más exitosas? ¡Prepárese para las sorpresas! En esta primera entrega le contamos la historia de cinco de las canciones que más dinero han recaudado.
12 de enero, 2013
Comparte

Desde que la música popular se convirtió en una industria global, un puñado de canciones se destaca del resto.

Estos temas vendieron más copias, fueron interpretados en más versiones y sonaron más veces, durante más tiempo y en más lugares que todos las demás.

Un documental de la BBC presentado por célebre locutor de radio británico Mark Radcliffe consultó con expertos de la industria musical y después de un análisis minucioso de toda la información disponible, elaboró una lista con las diez canciones que generaron más beneficios para sus autores.

Detrás de las historias peculiares de cómo fueron creadas, se revela cómo distribuye la industria musical las regalías: algunos escritores de canciones se convierten en multimillonarios, otros deben pelear por su parte.

Siga leyendo, le prometemos las historias fascinantes de cómo fueron creados algunos de los más grandes éxitos de la historia y alguna que otra sorpresa.

En esta entrega le ofrecemos la primera parte del ránking. ¿Adivina cuál es el número uno? Mañana se lo contamos.

10 – The Christmas Song

En un caluroso día de julio de 1942 en California, el compositor Mel Tormé visitó a su colega y socio Bob Wells.

Cuando entró a su casa, encontró un cuaderno sobre el piano con estas palabras escritas:

Chestnuts roasting on an open fire/Jack Frost nipping on your nose/Yuletide carols being sung by a choir/And folks dressed up like Eskimos“.

(Castañas asándose en el fuego/Jack Frost mordiéndote la nariz/un coro cantando villancicos navideños/y gente disfrazada de esquimal).

Wells le explicó a Tormé que hacía tanto calor que escribió esos versos como una manera de “refrescarse mentalmente”, según el relato de James Tormé, hijo del compositor.

A Tormé le pareció que estas palabras había algo más, cuenta su hijo, y “literalmente 24 minutos después habían escrito la canción completa”.

Además de letrista, Mel Tormé era un exitoso cantante, y él mismo grabó cuatro versiones de esta canción entre 1954 y 1992.

Pero fue otro célebre intérprete, Nat King Cole –que la grabó en 1946– quien la transformó en un clásico.

Entre 1945 y 1947 las tropas estadounidenses desmovilizadas comenzaban a volver a casa después de la Segunda Guerra Mundial, y la canción se convirtió en la banda de sonido de la Navidad en tiempos de paz.

Para un autor, un éxito de temporada es un regalo anual: cada año suena en la radio, en los centros comerciales, en las compilaciones navideñas y vende más copias.

De acuerdo a los cálculos del programa The Richest songs of the world de la BBC, The Christmas Song ha generado unos U$20.100.000.

9 – Pretty Woman

Roy Orbison estaba escribiendo junto a su socio Bill Dees en su casa, cuando Claudette, la esposa de Orbison, apareció y anunció que iba a salir de compras.

Orbison le preguntó si necesitaba dinero y Dees añadió una ocurrencia “pretty woman never needs any money” (mujer bonita nunca necesita dinero).

Inspirado, Orbison comenzó a cantar: “Pretty woman, walking down the street (mujer bonita caminando por la calle). Y así nació la canción.

Los derechos se dividieron entre Orbison, Dees y el sello discográfico Acuff-Rose Music.

Tuvo mucho éxito, y Bill Dees cuenta que hasta los años 90 sus regalías representaron la mayor parte de sus ganancias anuales.

Pero la fama del tema tuvo su costado trágico: Claudette, la musa de Orbison, falleció en 1966 en un accidente de motocicleta, algo que destrozó al cantante.

En 1990 Pretty Woman comenzó una nueva vida: la que le insufló el estreno mundial de la película con el mismo nombre, protagonizada por Julia Roberts y Richard Gere.

Las tarifas por sincronización (término legal que define el uso de una canción para acompañar imágenes) son confidenciales, pero se estima que por una canción que musicaliza y da título a un filme, puede representar cualquier cifra entre U$240 mil y U$800 mil.

Según los cálculos de esta investigación, Pretty Woman ha recaudado cerca de U$20.900.000.

8 – Every breath you take

La canción escrita por Sting en 1983 y popularizada por el grupo británico The Police ocupó los primeros puestos de las listas de éxitos en todo el mundo y ha sonado millones de veces en la radio.

Apoyada por imágenes en los inicios del videoclip, la canción tuvo un gran impacto global y el video ganó un premio en la primera edición de los premios de MTV en 1984.

Según cuenta el presentador Mark Radcliffe, Sting escribió esta canción cuando se estaba separando de su primera esposa. Sin embargo, es uno de los temas preferidos en infinidad de bodas.

David Hepworth, compositor, periodista y locutor consultado por la BBC, explica que las ganancias de Everey breath you take representan entre una cuarta parte y un tercio de los beneficios del total del catálogo de canciones de The Police.

La versión que hizo Puff Daddy en 1997, I´ll be missing you, mantuvo los derechos originales de autoría para Sting y siguió generando dinero, a pesar de que Daddy sólo utilizó los inconfundibles acordes de guitarra que Andy Summers había creado para la canción.

“Nosotros teníamos nuestro acuerdo particular en The Police, pero en este caso, Sting creó la canción, así que se acredita como el autor, en cambio, yo, como ‘arreglista’ si se quiere, no tengo ningún crédito. Igual tenemos un acuerdo, no voy a entrar en él. Ya sabes, el vil metal”, dijo Andy Summers a la BBC.

Every breath you take, se estima, ha recaudado hasta el momento unos U$21.700.000.

7 – Santa Claus is coming to town

La versión en vivo de Bruce Springsteen de 1991 aún aparece en las compilaciones navideñas, pero la historia de esta canción comenzó casi medio siglo antes en un tren de Nueva York.

A Haven Gillespie, un letrista profesional, le habían encargado una canción de Navidad y se inspiró en los anuncios navideños del metro de la ciudad.

Recordó palabras de su madre cuando era niño “Si no te lavas detrás de las orejas, Santa no vendrá, más vale que seas bueno”, escribió la canción en un corto trayecto de subterráneo y la finalizó con la ayuda de su colega John Frederick Coots.

En sus inicios fue un éxito de ventas de partituras (lo que se vendía antes de que se popularizaran los discos), y fue grabada más de doscientas veces por artistas como Dolly Parton o The Jackson Five. Cada una de esas versiones es como un regalo para el autor, porque los beneficios van para quien escribió la canción.

Sus ganancias alcanzan alrededor de U$26.500.000. Asumiendo que el sello se queda con 50% y el resto se reparte entre los dos autores, John Frederick Coots y Haven Gillespie han obtenido más de U$6 millones por esta canción.

6 – Stand by me

“Estaba en casa un día y comencé a rasguear mi guitarra barata, con mi mujer, estábamos recién casados, viviendo en un pequeño apartamento, y la canción cobró vida”, cuenta Ben E. King a la BBC.

Corría el año 1960 y King contactó al célebre dúo de compositores Jerry Leiber y Mike Stoller.

Stoller creó la distintiva secuencia de bajo, y entre los tres completaron los arreglos de un éxito que llegó en el momento justo.

En la época del nacimiento de la lucha por los derechos civiles, un negro y dos judíos hipster crearon un himno a la tolerancia y la solidaridad con influencias del góspel, que se volvió intemporal.

Ese espíritu positivo también se reflejó en la manera en que Ben King manejó el tema de las regalías, que se repartieron amigablemente entre él (50%)Jerry Leiber(25%) y Mike Stoller(25%).

Fue todo un éxito en 1961. Pero en 1986 fue utilizada en una película con el mismo nombre, protagonizada por un joven River Phoenix, y se convirtió, 25 años después, en un éxito aún más grande.

Tal como cuenta Mike Stoller a la BBC, era “exactamente la misma grabación, nada había cambiado”.

“Apostaría a que estos discos, revividos en los años 80, se vendieron mucho más que cuando fueron lanzados en los 60. Porque el mercado discográfico en los 60 era bastante pequeño, comprar discos era algo de especialistas, no todo el mundo tenía un tocadiscos. En los 80 todos tenían reproductores de CD o de casete, así que los ingresos por algo así serían enormes como consecuencia”, dice el compositor y periodista David Hepworth.

Stand by me ganó más de U$28.200.000.

“Si no fuera por Stand by me, yo estaría probablemente manejando un taxi, y no sería tan feliz como soy, con mi familia, mis nietos y mis hijos”, reflexiona Ben E. King, que también invirtió parte de este dinero en una fundación llamada como la canción que ofrece becas para estudiar música a niños sin recursos.

¿Se quedó con ganas de más? No se pierda la segunda parte de nuestra lista de canciones más lucrativas del mundo, que publicaremos mañana.

¿Imagina qué canciones ocupan los primeros puestos de este ránking? ¿Ya adivinó cuál es el número uno? Una pista: no es de Navidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quién es Kamala Harris, primera mujer negra candidata a vicepresidencia de EU

Tras mucha especulación en Estados Unidos, el candidato demócrata a la presidencia anunció quién será su "número dos" en la carrera a la Casa Blanca.
11 de agosto, 2020
Comparte
Kamala Harris

Getty Images

Joe Biden luchará por la Casa Blanca junto a Kamala Harris.

El candidato demócrata a la presidencia anunció este martes que la senadora será su número dos en la campaña contra Donald Trump de cara a las elecciones de noviembre.

El veterano político ya había adelantado que sería una mujer y había más de una decena de nombres en juego.

“Tengo el gran honor de anunciar que escogí a @KamalaHarris -una valiente luchadora en defensa de los menos poderosos y de los mejores funcionarios públicos del país- como mi compañera de fórmula ”, señaló Biden en Twitter.

Biden destacó además la labor de Harris como fiscal general de California, donde se puso frente a “los grandes bancos, levantó a la clase trabajadora, protegió a mujeres y niños del abuso”.

“Estaba orgulloso entonces, y lo estoy ahora de tenerla como mi compañera en esta campaña”.

Harris se convertirá en la primera mujer afroestadounidense en ser candidata a la vicepresidencia del país.

La elección era crucial en un momento de crisis política, social, sanitaria y económica en Estados Unidos.

Y tenía que ser alguien a quien los demócratas consideraran “presidenciable”, dada la avanzada edad de Biden, 77 años, y la posibilidad de que, de ganar, opte por no presentarse a la reelección en cuatro años.

“Me siento honrada de unirme a como la candidata de nuestro partido a vicepresidente, y haré todo lo posible para convertirle en nuestro comandante en jefe”, aseguró Harris en Twitter.

¿Quién es Kamala Harris?

La política demócrata nació en Oakland, California, en una familia de inmigrantes: una madre originaria de India y un padre nacido en Jamaica.

Tras el divorcio de sus padres, Harris fue criada principalmente por su madre hindú, una investigadora especializada en el cáncer de mama y activista de derechos civiles.

Harris creció ligada estrechamente a su herencia en el sur de Asia, acompañando a su madre en sus visitas a India.

Kamala Harris

Getty Images
Harris tiene familia de India y Jamaica.

No obstante, la californiana ha subrayado que su madre adoptó la cultura afroestadounidense de Oakland, sumergiendo a sus dos hijas -Kamala y su hermana menor, Maya- en ella.

“Mi madre siempre entendió muy bien que estaba criando a dos hijas negras”, escribió Harris en su autobiografía The Truths We Hold.

“Sabía que su país de adopción vería a Maya y a mí como niñas negras y estaba determinada en asegurarse que nos convertiríamos en mujeres negras orgullosas y con confianza en nosotras mismas“.

Harris estudió en la Universidad Howard, uno de los prominentes e históricos centros afroestadounidenses de estudios superiores del país, que ella describió entre las experiencias más formativas de su vida.

La destacada política asegura que ella siempre ha estado cómoda con su identidad y se describe a sí misma como “estadounidense”.

Kamala Harris y signos de campaña.

Getty Images
Harris también presentó su candidatura para convertirse en la nominada demócrata a la presidencia, pero no consiguió suficiente respaldo.

En 2019, consideró en declaraciones al diario The Washington Post que no se debería encajar a los políticos en compartimentos según el color o su historial.

“Mi punto era: yo soy quien soy. Y me siento bien con eso. Quizá tú tengas que descifrarme, pero a mí me parece bien”.

Ascendiendo puestos en el ámbito de la Ley y el Orden

Tras cuatro años en Howard, Harris se trasladó a la Universidad de California, Hastings, para conseguir un título en Derecho y empezar su carrera en la Oficina del Fiscal de Distrito del condado de Alameda.

Se convirtió en fiscal de distrito -el máximo puesto en esa área- de San Francisco en 2003, antes de convertirse en la primera mujer y la primera afroestadounidense en ganar el puesto de fiscal general de California, el principal abogado y funcionario encargado del cumplimiento de la ley en el estado más poblado del país.

Senadora Kamala Harris.

Getty Images
Harris no deja de acumular hitos: fue también la primera mujer y la primera afroestadounidense en ganar el puesto de fiscal general de California.

En sus cerca de dos mandatos en ese cargo, Harris se ganó la reputación de estrella ascendente del Partido Demócrata, lo que le impulsó para convertirse en senadora por California en 2017.

Desde su elección al Congreso estadounidense, la ex fiscal se granjeó gran apoyo entre los progresistas de la formación por su riguroso cuestionamiento al entonces nominado al Tribunal Supremo Brett Kavanaugh y al fiscal general William Barr en sus respectivas audiencias ante el Senado.

Aspiraciones a la Casa Blanca

Cuando lanzó su candidatura a la presidencia ante más de 20,000 seguidores en Oakland el año pasado, esta fue recibida con entusiasmo.

Pero a medida que se adentró en la carrera, Harris no logró articular una base sólida para su campaña, ofreciendo respuestas confusas sobre temas cruciales como el sistema sanitario.

También fue incapaz de capitalizar el gran fuerte de su candidatura: su gran habilidad en los debates, donde pudo demostrar su ventaja como ex fiscal, a menudo poniendo a Biden contra las cuerdas.

Kamala Harris y Joe Biden en un acto de campaña.

Getty Images
Harris anunció su apoyo a la candidatura de Biden después dos meses después de que pusiera fin a sus propias aspiraciones presidenciales.

La demócrata de California trató de mantenerse en la fina barrera entre el ala progresista y moderada del partido, pero acabó sin llamar la atención de ninguno de estos bandos, poniendo fin a su candidatura en diciembre, incluso antes de las primeras votaciones.

En marzo, Harris ofreció su apoyo al exvicepresidente Biden, asegurando que haría “todo en su poder para ayudarle a convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos”.

Historial contra el crimen y la policía

Su breve campaña a la presidencia puso el foco en su historial como principal fiscal de California.

Pese a sus inclinaciones más izquierdistas en asuntos como el matrimonio homosexual o la pena capital, Harris se enfrentó a repetidos ataques por no ser lo suficientemente progresista, y fue el blanco de un devastador artículo de opinión de la catedrática de Derecho de la Universidad de San Francisco Lara Bazelon.

Kamala Harris y signos de campaña.

Getty Images
Harris también presentó su candidatura para convertirse en la nominada demócrata a la presidencia, pero no consiguió suficiente respaldo.

Escrito al principio de la campaña de Harris, la profesora consideró que la candidata había evitado en gran medida las batallas progresistas que estuvieran relacionadas con asuntos como la reforma policial, sobre las drogas o condenas injustas.

Harris, que se describió a sí misma como “la fiscal progresista”, trató de enfatizar las partes de su legado de tendencia más izquierdista, como requerir a algunos agentes especiales del Departamento de Justicia de California que portaran cámaras corporales -el primer estado en ponerlas en práctica- o lanzar una base de datos que ofreció acceso al público a estadísticas sobre crimen.

Pero sus esfuerzos no consiguieron el apoyo esperado.

Kamala Harris

Getty Images
Ahora tiene ante sí una nueva oportunidad para llegar a la Casa Blanca.

“Kamala es la policía”, se convirtió en una frase habitual en las primarias demócratas, frustrando sus intentos de ganarse a la base más liberal del partido.

No obstante, su historial puede resultar beneficioso en las elecciones presidenciales cuando los demócratas tratan de ganar el apoyo de votantes moderados o independientes.

Con las actuales tensiones raciales en el país, además, crece el escrutinio sobre la brutalidad policial y Harris ha tomado un rol destacado, utilizando su altavoz para amplificar las voces más progresistas.

En intervenciones de televisión, Harris ha pedido cambios de las prácticas policiales en todo Estados Unidos; en Twitter, ha abogado por la detención de los agentes que mataron a Breonna Taylor, la mujer afroestadounidense de 26 años de Kentucky; y suele hablar con frecuencia de la necesidad de desmantelar el racismo sistémico en el país.

Imagen de promo mostrando a Joe Biden y Donald Trump.

BBC
En estas elecciones presidenciales Trump se juega la reelección y Biden pasar de exvicepresidente a presidente.

En cuanto a la controvertida apuesta por “retirar la financiación” de la policía para derivar los fondos a programas sociales -un planteamiento al que se opone Biden-, Harris suele contestar con evasivas, pidiendo en su lugar “reinventar” el concepto de seguridad pública.

Harris ha considerado a menudo que su identidad la sitúa en una posición idónea para representar a aquellos en los márgenes de la sociedad.

Si ella y Biden consiguen llegar a la Casa Blanca, tendrá la oportunidad de demostrarlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.