Reconoce PGR no tener pruebas que incriminen a Generales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Reconoce PGR no tener pruebas que incriminen a Generales

En un hecho inédito, la dependencia reconoce ante un juez federal que no tiene pruebas que confirmen las declaraciones de los testigos protegidos que incriminaron al General Tomás Ángeles Dauahare de proteger al Cártel de los Beltrán Leyva, así como a cinco militares más.
22 de enero, 2013
Comparte
Archivo_Tomas_Angeles-1

Foto de archivo del general Tomás Ángeles Dahuare. Foto: Cuartoscuro.

En un hecho inédito, la Procuraduría General de la República (PGR) reconoció ante un juez federal que no tiene pruebas que confirmen las declaraciones de los testigos protegidos que incriminaron al General Tomás Ángeles Dauahare de proteger al Cártel de los Beltrán Leyva, así como a cinco militares  más vinculado al mismo caso.

El 15 de enero pasado, la dependencia admitió que no pudo corroborar los dichos de “Jennifer” y Sergio Villarreal “El Grande”, en la investigación que llevó a la cárcel al Divisionario, de acuerdo con documentos judiciales.

En el oficio DGCPPAMDO/707/2013 de la dependencia a cargo de Jesús Murillo Karam se lee: “Por lo que hace al procesado Tomás Ángeles Dauahare, los deposados (las declaraciones) de los testigos protegidos colaboradores no se encuentran corroborados con medio convictivo alguno, salvo el hecho de que el encausado fue servidor público de la Secretaría de la Defensa Nacional, sin que al día de la fecha se cuente con probanza alguna para confirmar los dichos de ‘Jennifer’ y ‘Mateo'”.

Dicho oficio fue entregado al Juez Tercero de Distrito en Procesos Penales Federales de Toluca, Raúl Valerio Ramírez, quien lo hizo del conocimiento del general Ángeles y de los otros militares acusados la tarde del lunes 21 de enero de 2012.

Se espera que hoy, 22 de enero de 2013, el juez dicte el cierre del proceso penal iniciado por delincuencia organizada a Ángeles.

La PGR hizo este reconocimiento, luego de que el defensor del general, Ricardo Sánchez Reyes Retana, solicitara al juez que requiriera a la SEIDO para informar si había o no confirmado las afirmaciones de estos dos testigos colaboradores que involucraron al militar con el narco.

El 31 de julio de 2012, el  mismo Juez que notificó ayer a los generales del oficio libró orden de aprehensión contra Tomás Ángeles Dauahare, General de División Diplomado del Estado Mayor (DEM) retirado; Ricardo Escorcia Vargas, General de División DEM retirado; Roberto Dawe González, General Brigadier DEM; y Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto, Teniente Coronel retirado, y el Mayor Iván Reyna Muñoz por los cargos de delincuencia organizada con el propósito de cometer delitos contra la salud.

En julio de 2012, la PGR, entonces al mando de Marisela Morales, desechó la acusación contra Ángeles Dauahare que lo responsabilizaba de promover el narcomenudeo en el Colegio Militar cuando fue su director.

Entonces, Morales indicó que la acusación sobre narcomenudeo contra Ángeles se hizo de manera anónima a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), quien se encargó de verificar las imputación y no encontró sustento en ella.

El 17 de mayo de 2012, el Juzgado Primero Federal Penal Especializado en Cateos, Arraigos e Intervención de Comunicaciones, concedió a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) una primera orden de arraigo contra los generales Dauahare y Roberto Dawe González.

Como parte de la misma investigación también se encontraban bajo arraigo los generales Ricardo Escorcia, y Roberto Dawe González, además del teniente coronel Silvio Isidro de Jesús Hernández.

Tomás Ángeles Dahuare. Foto archivo Cuartoscuro.

 

El 25 de junio de 2012, se difundió que una persona acusó, de manera anónima y a través de una llamada telefónica, al general de División en retiro Tomás Ángeles Dauahare de haber presionado a sus alumnos, cuando fue titular del H. Colegio Militar, para que supuestamente consumieran y vendieran drogas.

El 21 de junio de 2012, Ángeles Dahuare envió una carta al presidente Felipe Calderón desde el centro de arraigos de la PGR, en la que aseguró que todos los testigos que han declarado en su contra son de oídas, además de que sus manifestaciones son inverosímiles y mentirosas, por lo que carecen de sustento jurídico. ”Me permito manifestar que a la luz de nuestro sistema jurídico, y aún más, de nuestro estado de derecho, no es dable tener por ciertos los testimonios de personas sin constatar los hechos materia de su narración; máxime si existen pruebas en contrario, puntualizó quien hasta 2008 fue el segundo militar de importancia dentro de la estructura orgánica de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)”, señalaba la misiva.

El 15 de mayo de 2012, elementos del Ejército mexicano detuvieron a dos generales presuntamente vinculados con el crimen organizado: Ángeles Dauahare y Dawe González.

A ambos, de acuerdo a fuentes de la PGR, se les investigaba por sus presuntos vínculos con un cártel del narcotráfico.

Tres días después, el 18 de mayo, la PGR informó que los generales Ángeles Dauahare y Dawe González serían arraigados por 40 días,  la SIEDO obtuvo del juez primero federal penal especializado en cateos, arraigos e intervención de comunicaciones, la medida cautelar.

El teniente coronel de caballería retirado Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto y el general de división diplomado de Estado Mayor retirado Ricardo Escorcia Vargas fueron detenidos horas después bajo la misma acusación de presuntos nexos con el narcotráfico y arraigados la noche del sábado 19 de mayo de 2012.

Con información de Reforma.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la inmunidad cruzada y por qué puede ser clave en la lucha contra el COVID-19

Un estudio recientemente publicado arroja una hipótesis esperanzadora en el combate al COVID-19: haber superado otros coronavirus puede dejar en el cuerpo algo de inmunidad.
Getty Images
1 de junio, 2020
Comparte
Ilustración sistema inmunológico

Getty Images
La inmunidad es el conjunto de mecanismos que nos protegen de las infecciones.

¿Por qué algunas personas infectadas con el nuevo coronavirus solo presentan síntomas leves o incluso son asintomáticas? Es una de las grandes dudas que la comunidad científica está tratando de despejar sobre la covid-19.

Para dar respuesta a esta y otras interrogantes que rodean al nuevo coronavirus, expertos de todo el mundo están tratando de entender cómo responde nuestro sistema inmunológico cuando es atacado por el SARS-CoV-2.

Un estudio recientemente publicado en la revista Cell arroja una hipótesis esperanzadora: haber superado otros coronavirus puede dejar en el cuerpo algo de inmunidad.

Es lo que se conoce como inmunidad cruzada.

Pero antes de explicar este concepto, es importante revisar qué tipos de inmunidad existen.

Innata y adaptativa

La inmunidad es el conjunto de mecanismos que nos protegen de las infecciones. Es una compleja red de células, órganos y tejidos que trabajan en conjunto para defendernos de los microorganismos y sustancias tóxicas que podrían enfermarnos.

Hay dos tipos de inmunidad: la innata y la adaptativa.

La respuesta innata es la primera que se desarrolla y normalmente es efectiva para eliminar a diferentes tipos de agresores.

“Está compuesta por el conjunto de barreras, sensores y actores que participan de manera más o menos inespecífica en bloquear la entrada de todos los agentes infecciosos a los que estamos expuestos continuamente a lo largo del día”, le explica a BBC Mundo Estanislao Nistal, virólogo y profesor de microbiología de la Universidad CEU San Pablo en Madrid, España.

Mientras que la inmunidad adaptativa “establece una respuesta específica frente al agente infeccioso en concreto o frente a las células que están albergando a este microorganismo”.

Esta respuesta se demora varios días en llegar.

A su vez, la respuesta adaptativa se divide en dos ramas: la inmunidad derivada de anticuerpos, que también se denomina inmunidad humoral, y la inmunidad celular que la ejercen las células llamadas linfocitos T o células T.

Memoria

Un rasgo particular de la respuesta adaptativa es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

“Desde el momento en que nacemos nos enfrentamos a muchos agentes infecciosos. Y el cuerpo tiene que saber cómo reaccionar de manera específica, frente a aquello que es extraño y que puede producir una patología”, dice Nistal.

“Cuando nos enfrentamos a un agente infeccioso por primera vez, normalmente la respuesta que activamos es una respuesta muy buena que nos produce un tipo de memoria que puede durar para toda la vida”, explica el virólogo.

Ahí entra el concepto de inmunidad cruzada, que consiste en la capacidad de algunos de los linfocitos involucrados en la respuesta adaptativa (linfocitos o células B o T) de reconocer secuencias de un virus, de una bacteria o de un agente infeccioso, y ser capaz de identificarlas en el futuro en otro agente infeccioso.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo.

BBC

Pero el SARS-CoV-2 es un virus nuevo, entonces ¿puede haber inmunidad cruzada?

Familia de coronavirus

El SARS-CoV-2 pertenece a la familia de los coronavirus. Hay siete coronavirus identificados, pero de ellos, la población se expone anualmente a cuatro tipos, a los que el profesor Nistal llama “coronavirus estacionales”.

En general, lo que ocurre con estos coronavirus es que la mayoría de las personas no tiene mayores complicaciones y lo más normal es que produzcan catarros, explica el virólogo.

“Y esos catarros normalmente activan esos linfocitos que tenemos, que han sido activados anteriormente”.

Persona con mascarilla estornudando.

Getty Images
Lo más normal es que los coronavirus estacionales produzcan un catarro.

Los investigadores del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California, autores del estudio publicado en la revista Cell, utilizaron muestras de sangre recogidas entre 2015 y 2018 de personas que sí habían superado coronavirus estacionales, pero que por las fechas, no habían podido estar expuestas al nuevo SARS-CoV-2.

Lo que hicieron con esas muestras fue ponerlas en contacto con secuencias o fragmentos del SARS-CoV-2 y vieron que había una reactivación celular.

“Lo que ven los investigadores es que hay linfocitos, tanto B como T, que son capaces de reconocer esos fragmentos y activarse”, dice Nistal.

“Eso es lo que significa que tienen inmunidad cruzada”.

El resultado, para el experto, era “bastante esperable”, porque aunque sea un virus nuevo, “tiene en torno al 80% de homología con el SARS (las siglas en inglés de síndrome respiratorio agudo severo, que apareció en 2002) y entre un 40 y 60% de homología con los coronavirus circulantes o estacionales”.

“Si analizas la secuencia de aminoácidos que producen las proteínas del virus, te das cuenta de que sí hay zonas muy diferentes entre los coronavirus circulantes y este SARS-CoV-2, pero hay zonas que están muy conservadas. Y es por tanto esperable que un linfocito que reaccione frente a esa secuencia, reaccione también frente a la secuencia del SARS-CoV-2”.

Para el experto, esto explicaría, en parte por qué hay personas que tienen síntomas muy leves o incluso ninguna sintomatología. “Otra parte también la explicaría la inmunidad innata”, apunta.

Ilustración sistema inmunológico

Getty Images
La inmunidad adaptativa recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

¿Y esto qué implicaciones tiene a la hora de encontrar una posible vacuna para el nuevo coronavirus?

Protección para el futuro

Para Estanislao Nistal, este estudio tiene una implicación importante.

Si las vacunas que se empezaron a investigar contra el SARS pero luego fueron abandonadas se hubiesen desarrollado, “hubieran servido posiblemente para protegernos del nuevo virus (no para que no nos infectáramos, porque en un principio los linfocitos T no bloquean la entrada del virus en la célula, pero sí ayudan a destruirlo)”, explica Nistal.

“Entonces la primera enseñanza que hay que sacar de todo esto es que cuando se empieza algo debería terminarse. El que no haya un agente infeccioso no significa que no exista en el futuro, sobre todo con el coronavirus”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

https://www.youtube.com/watch?v=LBVGmtqpmwc&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=18&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.