¿Regresar al servicio público? Ramírez Mandujano lo duda
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Regresar al servicio público? Ramírez Mandujano lo duda

El ex subprocurador de la SEIDO lleva poco más de 3 semanas en libertad, luego de que el 15 de abril abandonó el penal federal de Nayarit tras ser absuelto por un juez federal.
Por Luis Brito
10 de mayo, 2013
Comparte

 

Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Noé Ramírez Mandujano mira la justicia desde una perspectiva distinta a la que tenía cuando era un alto funcionario de la Procuraduría General de la República (PGR) que perseguía a presuntos narcotraficantes. Después de que pasó 4 años preso por acusaciones fabricadas en su contra por funcionarios de la propia dependencia, el ex subprocurador de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (ahora SEIDO) duda por el momento en volver a ejercer en el servicio público.

“Es una visión distinta, ser una persona que consigna a una persona que también pudo observar que la pronta y expedita justicia fue nugatoria, tanto para mí como para muchas gentes”, indicó el ex funcionario federal en entrevista con Animal Politico.

Lleva poco más de 3 semanas en libertad, luego de que el 15 de abril abandonó el penal federal de Nayarit tras ser absuelto por el juez federal Mauricio Fernández de la Mora, quien en una inédita sentencia solicitó a la PGR indagar por fabricación de pruebas a los responsables de integrar la falsa acusación de que protegió a la organización de los Beltrán Leyva cuando fue titular de la SEIDO.

Al momento de su detención, el 20 de noviembre de 2008, fungía como representante de la PGR ante la Oficina de la ONU para las Drogas en Viena, Austria, tras dejar la SEIDO tres meses antes. Despachaba en el país europeo cuando fue llamado a las oficinas centrales en el DF para asistir a una reunión de agregados de la dependencia en el extranjero.

Entonces con 14 años intinterrumpidos dentro de la PGR, durante los cuales había ostentado más de 6 cargos tras escalar desde el puesto de agente del Ministerio Público, Ramírez Mandujano sabía que la invitación al encuentro era un pretexto. Subalternos suyos que se mantenían en la SEIDO le habían advertido que estaban fabricando pruebas en su contra para implicarlo con el crimen organizado.

“Ya sabía a qué era a lo que venía, no intenté en ningún momento fugarme o escapar. Ya lo sabía, pero tenía plena seguridad de que cualquier cosa, si no era inducida, era falsa, porque siendo inducida evidentemente era falsa.

“Pensé por un momento que podía ser algún testigo que por tener algún beneficio se le había ocurrido mentir, pero después de ver las declaraciones no podía ser de otra manera más que habían sido aleccionados (los testigos protegidos), porque se ocultaron pruebas que existían en la misma SIEDO y que podían haber corroborado el dicho de los testigos o desvirtuarlo, que fue el caso”, relató en entrevista con Animal Político.

Una prueba fue que el testigo “Jennifer” declaró que le entregó 450 mil dólares personalmente en un restaurante el 10 de septiembre de 2007, fecha en que el entonces Subprocurador estaba en Las Vegas en una reunión de trabajo con personal de la DEA por el caso Zhenli Ye Gon.

Ramírez Mandujano aseguró que no tuvo comunicación con el entonces titular de la PGR, Eduardo Medina Mora, previo a su detención. De hecho, no ha vuelto a hablar con el ahora Embajador de México en Estados Unidos, a pesar de que fue su segundo hombre en importancia durante los primeros 20 meses de la administración del ex Presidente Felipe Calderón.

“Es difícil a veces pensar en regresar después de lo que se me hizo, aun cuando yo tenía la confianza de que esto no podía ocurrirme, por el puesto que yo tenía, y no obstante se fabricaron pruebas en mi contra y me mandaron 4 años injustamente a prisión”, sostuvo.

Ayer, en su vigésimo tercer día en libertad, Ramírez Mandujano asistió al Quinto Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia para escuchar la ponencia del procurador Jesús Murillo Karam. Llegó sin acompañantes al Pepsi Center, donde el evento se realiza, y ocupó una silla en el espacio destinado al público general. Permaneció prácticamente solo durante el evento, salvo un breve periodo en que fue acompañado por el consultor Samuel González, quien fue su antecesor en la SEIDO (cuando se denominaba UEDO).

Desde su lugar escuchó a Murillo Karam advertir que trabajará para que los agentes del Ministerio Público de la PGR formulen acusaciones correctamente y no permitan que un inocente sea encarcelado. “No se puede resolver un problema sobre la base de mentiras”, sentenció el procurador, sin hacer referencia a algún caso en particular.

Acabada la ponencia, Ramírez Mandujano expresó que la clave para mejorar la procuración de la justicia es que quienes encabezan a los Ministerios Públicos sean personas con convicción de servicio y ética, algo que, acusó, no tuvo en su momento Marisela Morales, quien dirigía la SEIDO cuando fue detenido y posteriormente alcanzó la titularidad de la PGR.

“La falla no está solamente en generar una nueva mentalidad en los Ministerios Públicos, sino también en quienes dirigen la procuración de justicia y creo que el procurador actual tiene una mentalidad propia para esa función”, mencionó.

Por el momento, el ex funcionario reactivará los trámites para titularse en el doctorado que realizaba en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe) previo a ser detenido, con la tesis “Delincuencia Organizada y Garantismo Penal. En busca del equilibrio”.

No obstante, afirmó que también está en búsqueda de trabajo.

“Como lo que dijeron los testigos fue falso y fue probado así, evidentemente no tengo ningún guardadito ni tengo ningún dinero enterrado, entonces tengo que trabajar para sobrevivir, para mantener a mi familia”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Homero Zamorano, el conductor acusado de la muerte de al menos 53 migrantes en Texas

El chofer del tráiler en el que murieron decenas de migrantes cerca de San Antonio, Texas, ha sido acusado y enfrenta una posible cadena perpetua o hasta la pena de muerte.
1 de julio, 2022
Comparte

Cuatro días después del hallazgo de decenas de migrantes muertos en un tráiler en Texas, Homero Zamorano está frente a un proceso judicial que podría llevarlo a pasar el resto de su vida en la cárcel o incluso enfrentar la pena de muerte.

El estadounidense de 45 años era el conductor que manejaba el vehículo en el que murieron al menos 53 personas. Es el más grande caso de migrantes fallecidos en EE.UU. del que haya registro.

Zamorano ya recibió cargos federales por “tráfico de extranjeros con resultado mortal”, informó el Departamento de Justicia de EE.UU.

“Si es declarado culpable, Zamorano enfrenta cadena perpetua o posiblemente la pena de muerte”, señala.

Junto a él, otro estadounidense, Christian Martínez, enfrenta los mismos cargos. Dos mexicanos, Juan Claudio D’Luna Méndez y Juan Francisco D’Luna Bilbao, están siendo procesados bajo distintos cargos por su posible participación en el fatal incidente.

Conforme ha avanzado la investigación, han surgido más detalles de quién es Zamorano y por qué se le responsabiliza de la tragedia que ha puesto de luto a decenas de familias en México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

¿Qué se sabe de Zamorano?

Zamorano, de 45 años, es originario de Brownsville, una ciudad de Texas fronteriza con México.

Familiares han señalado que desde muy joven hizo su vida apartado de ellos y que sabían que se metía en problemas frecuentemente. Supuestamente trabajaba como empleado de mantenimiento en Houston.

Una ilustración de Zamorano en el tribunal

Reuters
Zamorano tuvo su primera comparecencia ante una jueza el jueves.

“Se perdía durante años y aparecía de vez en cuando. Básicamente se crió a sí mismo”, dijo uno de sus cuñados al diario The Texas Tribune.

“Él siempre ha tenido un problema con las drogas”, señaló la hermana de Zamorano, Tomasita Medina, al diario Los Angeles Times. “Él siempre estaba dentro y fuera de nuestras vidas por eso”.

Según el congresista Henry Cuellar, que ha accedido a detalles de la investigación, un examen toxicológico después del incidente mostró que Zamorano había consumido metanfetamina, una potente droga sintética.

¿Qué se sabe de su participación?

El pasado 27 de junio, Zamorano condujo el tráiler en el que aparecieron los migrantes en la ruta que va de Laredo, en la frontera, a San Antonio, un trayecto de unos 250 km.

Fue captado por las cámaras en un punto de inspección del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) a unos 50 km de distancia desde Laredo.

El conductor al pasar por Encinal

INAMI
Al pasar por el filtro de revisión del CBP en Encinal, el conductor fue captado por las cámaras de seguridad.

Sin embargo, el vehículo no fue revisado debidamente. El gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró que ocurrió así “porque la Patrulla Fronteriza no tiene los recursos para poder inspeccionar todos los camiones”.

Horas después, cuando ocurrió el hallazgo de los migrantes, Zamorano “fue encontrado escondido en la maleza después de intentar fugarse”, según la investigación del Departamento de Justicia.

En un principio, los servicios de emergencia le prestaron ayuda, pero luego fue detenido por la policía de San Antonio.

La investigación ha revelado que, aparentemente, Zamorano no sabía que el aire acondicionado del tráiler no funcionaba. Los migrantes estaban en el vehículo con mínima ventilación en un día que rozó los 40 °C a la sombra.

Los cuerpos de emergencia que hallaron a los migrantes muertos dijeron que estaban “calientes al tacto”.

Mapa del presunto trayecto del camión

BBC

Según los documentos de la acusación, Christian Martínez envió mensajes de celular a Zamorano para indicarle la ubicación de una casa de seguridad de traficantes donde recogió a los migrantes en Laredo.

En camino a San Antonio, el conductor ya no respondió a los mensajes.

Fue a través de una revisión del teléfono de Zamorano que las autoridades dieron con los otros presuntos cómplices.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DSeuPF0Fn_g&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.