Recomiendan a México reformar Ley Minera en respeto a indígenas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Recomiendan a México reformar Ley Minera en respeto a indígenas

El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas emitió un informe en el que recomienda al gobierno la creación de una ley federal de consulta y consentimiento previo para las minas en territorios de pueblos originarios
Por Margarita Warnholtz
31 de mayo, 2013
Comparte

La representación de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) manifestó su interés por las recomendaciones contenidas en el Estudio sobre las industrias extractivas en México y la situación de los pueblos indígenas en los territorios en que están ubicadas estas industrias, presentado en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas (UNPFII por sus siglas en inglés).

saul3

Saúl Vicente, quien presentó ante Naciones Unidas el estudio sobre las minas y los pueblos indígenas en México. // Foto: Margarita Warnholtz.

Elaborado por el zapoteco Saúl Vicente Vázquez, uno de los expertos integrantes del foro, el documento sugiere al gobierno mexicano la creación de una ley federal de consulta y consentimiento previo libre e informado que cumpla con los estándares internacionales establecidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, así como la reforma a la Ley Minera para que sea acorde con los derechos de dichos pueblos.

Saúl Vicente, en entrevista con Animal Político, informó que existen situaciones de violencia contra quienes tratan de defender sus territorios, y se refirió en concreto a los casos de Bernardo Méndez Vásquez, asesinado en Oaxaca el 18 de enero de 2012 y de Bernardo Vásquez Sánchez, muerto a tiros el 15 de marzo del mismo año.

“Para hacer el informe, entrevisté a diversas organizaciones indígenas, una de ellas la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán (CPUVO). Hablé con Bernardo Vásquez y Bernardo Méndez, líderes de la organización y entre otras cuestiones denunciaron una gran preocupación por las amenazas que habían recibido de un grupo paramilitar, a decir de ellos contratado por la empresa minera; amenazas que fueron cumplidas poco tiempo después, cuando fueron asesinados”, expresó. Estos crímenes aún no han sido esclarecidos.

Vicente Vázquez explicó que se entrevistó además con personal de la Cámara Minera de México (CAMIMEX), de la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México y de la Secretaría de Economía, aunque esta última, si bien hablaron con él, nunca le respondieron al cuestionario que les presentó por escrito, hecho que asienta también en el documento. Asimismo, contó con la colaboración del doctor Nemesio Rodríguez, del Programa Universitario México Nación Multicultural de la UNAM, quien estaba realizando una investigación sobre el tema. Afirmó que el estudio servirá para llamar la atención del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la ONU, así como de su Asamblea General, pues “con los sustentos con que se ha presentado (el estudio), deberían tomar nota de que los problemas que tienen los pueblos indígenas de México y de otros países con las empresas mineras son ciertos, y poner especial atención al tema, pues hay necesidad de que las empresas y los Estados respeten los estándares internacionales de los derechos de los pueblos indígenas”.

El estudio presentado ayer por Vicente ante el pleno del UNPFII, destaca que entre los años 2000 y 2010 se expidieron en México 26 mil 559  títulos de concesiones mineras, que equivalen al 35% del territorio nacional y que son las empresas llamadas “junior” o “canadienses” (aunque no todas sean de ese país), que producen 5.29% del oro y 4.79% de la plata, las que desencadenan conflictos entre las poblaciones afectadas por la presencia de las minas, y que se ubican en zonas indígenas marginadas.

El estudio explica que dichas empresas se caracterizan por su carácter efímero “derivado del modelo de explotación intensiva que llevan a cabo” y porque las tecnologías que utilizan producen notorios “pasivos ambientales”, es decir, residuos líquidos o sólidos que dañan el medio ambiente y la salud humana.

El documento afirma también que una de las razones que generan el rechazo de las comunidades a los proyectos mineros, es la escasa e inadecuada información que reciben acerca de los mismos, así como la poca capacidad del Estado para hacer respetar los derechos de los pueblos indígenas, “incluso por falta de conocimiento de las instituciones”.

Destaca también que existen contradicciones entre algunos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en relación a los derechos de estos pueblos y que en las leyes reglamentarias se niega la existencia de los mismos. En este sentido, se plantea la necesidad de reformar la Ley Minera, la Ley de Aguas Nacionales, Ley Federal de Derechos, la Ley Agraria y la Ley General de Bienes Nacionales, para que sean acordes con los derechos de este sector de la población, así como con la protección del medio ambiente. Igualmente, se incluye entre las recomendaciones armonizar la Constitución y las leyes con los instrumentos jurídicos internacionales, de manera que reconozcan a los pueblos indígenas como sujetos de derecho público.

En respuesta al informe, Roberto de León Huerta, miembro de la representación de México ante la ONU, declaró en su intervención ante la plenaria del UNPFII que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) cuenta con un sistema de consulta indígena “en el que participan 150 consejeros y 168 pueblos indígenas que permite conocer, registrar, sistematizar y reintegrar las opiniones y decisiones emitidas por los pueblos indígenas”. Expresó también que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha hecho respetar el derecho a la consulta mediante resoluciones que “incluso han decretado la suspensión de algunas actividades por considerarlas violatorias de los derechos de las comunidades y los pueblos indígenas” y destacó que en febrero del año en curso se creó la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas, que “busca lograr los acercamientos necesarios para asegurar el irrestricto respeto a sus derechos humanos y la atención a sus necesidades “(de los pueblos indígenas).

Las recomendaciones del Estudio serán incorporadas al informe que presentará este año el UNPFII al ECOSOC.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.