Cherán, de la autodefensa a la autogestión
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cherán, de la autodefensa a la autogestión

Las autoridades autogestivas que se han instaurado desde 2011 en ese municipio michoacano están potenciando pequeñas empresas que buscan conjugar la recuperación de los bosques y la explotación sustentable.
Por Pablo Pérez
17 de junio, 2013
Comparte

Poco más de dos años después de que el 15 de abril de 2011, los vecinos de Cherán comenzaran a asumir su propia seguridad ante los talamontes ilegales, a los que atribuyen vínculos con el crimen organizado y que imponían el terror en la comunidad, este municipio de la Sierra Purépecha ha decidido pasar de la reacción a la acción y procurarse no sólo protección, sino también desarrollo económico.

Las nuevas autoridades autogestivas y horizontales que se han ido instaurando desde 2011 con base en los usos y costumbres indígenas están potenciando pequeñas empresas que buscan conjugar la recuperación de los bosques y la explotación sustentable de los recursos con la generación de empleo y de ingresos para el pueblo.

Desde que los vecinos de Cherán decidieron bloquear todas las entradas del pueblo con barricadas y hogueras y atrajeron la atención de todo el país, distintas instituciones federales y estatales les han ofrecido ayuda. Una de ellas es la Comisión Nacional Forestal (Conafor), que ya el año pasado destinó recursos al municipio purépecha para la reforestación de sus bosques esquilmados.

Sin embargo, los pinos que se plantaban en el municipio provenían de otro lado. Este año, por primera vez, está prevista la reforestación de 400 hectáreas con pinos plantados y cuidados en el vivero creado hace dos años con el impulso del Consejo de Bienes Comunales en el pueblo.

“Tenemos un convenio de 400 mil plantas (mil por hectárea) con Conafor”, si bien “la capacidad de este vivero es de un millón de plantas”, explica Vicente Sánchez, un ingeniero agrónomo que trabaja en el proyecto. A su espalda, varios trabajadores riegan los miles de diminutos pinos listos para ser trasplantados.

Actualmente trabajan unas diez personas en el vivero, pero para la reforestación y el mantenimiento de las hectáreas reforestadas (poda, retirada de maleza, fertilización…) se emplearán muchas más.

Sánchez calcula que faltan unos 15 años para llegar a reforestar lo que deforestaron los talamontes ilegales en dos años.

Entretanto, en los bosques del municipio, una patrulla de la ronda comunitaria –las fuerzas de autodefensa- con cinco hombres y una mujer armados con fusiles AR-15 y M-1 y vestimenta militar, recorre los bosques en una pick-up de la policía estatal y vigila que nadie tumbe más pinos.

El día anterior habían capturado a dos personas con madera fresca, por lo que los llevaron al Morelia. “Si sorprendemos a alguien cometiendo un delito rápidamente es puesto ante el Ministerio Público. Nosotros nada más cumplimos con arrestarlos y llevarlos ante ellos”, explica uno de los miembros de la patrulla que se identifica  sólo con el número 38 por seguridad.

Muchos en Cherán coinciden en que desde la instauración de la ronda comunitaria la inseguridad ha remitido de forma palpable.

“Antes de que se empezó el movimiento casi nadie subía a hacer sus labores allá en el campo y ya prácticamente habían abandonado todos los terrenos. Desde que existió la ronda para acá se empezó a retomar todo el terreno”, asegura el elemento 38.

En total, conforman la ronda comunitaria unas 100 personas, elegidas en asamblea para un periodo de tres años. Unos patrullan dentro del pueblo y vigilan los retenes instalados en los principales accesos a la comunidad, en los que se revisan los vehículos sospechosos. Y otros, los denominados guardabosques, recorren el monte de alrededor.

Así han acabado con los levantones, los asesinatos (unos 20 en total entre ambos delitos desde que empezó el problema), el cobro de piso, los robos y la tala ilegal.

De repente la patrulla escucha una motosierra entre la vegetación. Pero se trata de una de las cuadrillas encargadas de recolectar los restos de los árboles abandonados por los ilegales. Esa madera, es llevada a otra de las empresas comunales, el aserradero.

Cuando los talamontes clandestinos tumbaban un árbol, sólo se llevaban el tronco o parte de él, y dejaban los restos regados por el monte: las ramas, las copas, las bases… Ahora, para poder reforestar, es necesario limpiar todos estos restos.

“Después de evaluar el daño que se había ocasionado por la tala ilegal se llegó a la conclusión de que teníamos en el monte 74 mil metros cúbicos de madera que debían ser extraídos”, indica Pedro Rivera, responsable del Aserradero Comunal San Francisco Cherán.

Con esos restos de árboles que son recuperados del bosque el aserradero da empleo a 24 personas para su procesamiento y a otras 40 para su recolección. Además, busca estimular otros rubros de la economía local ofreciendo su producción a precios bajos a los artesanos y los carpinteros del municipio. “El promedio en una maderera normal está de 10 a 13 pesos el pie-tabla y aquí lo tenemos a 6.50” , comenta Rivera.

La más reciente de estas empresas comunales es la adoquinera, situada junto al aserradero y que emplea arena y grava provenientes de minas del municipio.

Estas iniciativas productivas dependen del Consejo de Bienes Comunales, que es uno de los pilares del nuevo sistema de gobierno basado en los usos y costumbres purépechas. Después de la sublevación de los vecinos y de la formación como autodefensa de la ronda comunitaria, el sistema de elección de autoridades en base a partidos políticos fue desechado y ahora la base de la toma de decisiones son las asambleas generales de los cuatro barrios del pueblo.

Las autoridades oficiales “no dieron respuestas, todo el mundo decía que no le competían los problemas”.

“Simplemente ya no los tomamos en cuenta y se formó un tipo de gobierno comunal, como siempre había sido”, recapitula Don José (rehúsa dar su apellido también por seguridad), uno de los miembros del Consejo Mayor, una especie de autoridad moral formada por 12 representantes, tres por cada barrio del municipio. Colabora con la veintena de comisiones operativas que se encargan de los distintos asuntos del pueblo y ocupa lo que antes era el palacio municipal.

“Este es un gobierno horizontal”, sostiene el miembro del Consejo. “Aquí desde tiempos inmemoriales se ha llevado este tipo de gobierno, que le tiene que informar a la gente del pueblo sobre el dinero, sobre las actividades… sobre todo”.

Junto al vivero comunal ha abierto un nuevo restaurante: La Parangua (“El fogón”, en purépecha). Fue creado, con financiamiento de la Comisión Nacional para el Desarrollo Indígena (CDI) y de las arcas municipales,  para el sustento de un grupo de 19 mujeres cuyos esposos fueron asesinados y hechos desaparecer por los talamontes.

Sin embargo, “las que estamos ahora somos cuatro que no tenemos trabajo en la casa y las demás se quedaron en sus trabajitos”, ya que de momento el restaurante apenas da para cubrir gastos, señala María Juárez. Su esposo, Rafael García, está desaparecido desde el 10 de febrero de 2011, poco antes de que estallara la revuelta.

Los talamontes ilegales, denuncia la mujer, “no querían que uno subiera al cerro y por eso la gente que subía ya no bajaba sino en partes, en pedazos, quemados…”. En uno de los enfrentamientos “mi esposo sí alcanzó a bajar, pero desgraciadamente lo alcanzaron y se lo llevaron y hasta ahorita no sé nada de él”, cuenta.

Apenas unos metros más delante de La Parangua tres miembros de la ronda controlan los vehículos que salen y entran de Cherán en un retén carretero. Visten unos impolutos uniformes verde oliva con la bandera de México en una manga y la purépecha en la otra. Muchas cosas han cambiado en el pueblo desde aquellas primeras fogatas improvisadas en la noche del 15 de abril de 2011.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Derrumbe en Miami: qué se sabe de las posibles causas del colapso del edificio de apartamentos

No están claras de momento las causas del derrumbe, pero expertos y autoridades apuntan a que podría tratarse de una conjunción de factores.
25 de junio, 2021
Comparte

“Este tipo de cosas no pasan en Estados Unidos”.

Así se expresaba en la mañana de este jueves Charles Burkett, el alcalde de Surfside, la localidad del condado de Miami Dade donde en la madrugada de este jueves colapsó parcialmente un edificio residencial.

A medida que los equipos de rescate continuaban las tareas de rescate, autoridades y expertos han comenzado también a barajar las posibles causas de un derrumbre sucedido en un condado en el que las normas constructivas se encuentran entre las más estrictas de EE.UU. como resultado de los huracanes.

Según dijo Burketta a medios locales un colapso de este tipo “es menos probable que el impacto de un rayo“.

“Estas cosas simplemente no suceden. No ves edificios cayendo en Estados Unidos y aquí teníamos un edificio literalmente cayendo”, dijo.

No está claro de momento qué pudo haber detrás del derrumbe.

“Es demasiado pronto para establecer cuál fue la causa del colapso. No debemos apresurarnos a concluir nada y dejar que las autoridades completen su investigación”, le dice a BBC Mundo Atorod Azizinamini, profesor de Ingeniería Civil y director de Escuela Moss de Construcción, Infraestructura y Sostenibilidad de la Universidad Internacional de Florida.

De acuerdo con el experto, generalmente ante situaciones como esta, se crea una comisión para investigar lo sucedido -que ya está en marcha-, aunque este tipo de estudio puede tomar meses o incluso años.

En BBC Mundo te contamos lo que se sabe de momento.


El edificio

Champlain Towers

Google Street View
Champlain Towers era un caro edificio de apartamentos frente a la playa.

El Chaplain Towers es un condominio de 12 plantas y más de 100 apartamentos ubicado frente al mar al norte de Miami Beach.

Según muestra una búsqueda realizada por BBC Mundo en sitios de bienes raíces de la ciudad, los precios de los apartamentos eran elevados, con costos entre los US$ 600.000 y los US$700.000.

Datos de la aplicación de venta de inmuebles Zillow muestra que un apartamento de cuatro cuartos y pisos de mármol en el último piso, que se vendió a inicios de mayo por casi US$3 millones.

Medios latinoamericanos han señalado que actores populares, familiares de presidentes y reconocidos médicos vivían en el edificio, así como miembros de la comunidad judía de Florida.


Detrás de las causas

El edificio fue terminado en 1981, según datos de la ciudad.

Dado que las normativas vigentes establecen que las construcciones de este tipo deben pasar una inspección a los 40 años para garantizar su habitabilidad, el edificio estaba siendo sometido a reparaciones para poder ser inspeccionado por peritos y obtener su recertificación, de acuerdo con autoridades locales.

“Se estaba trabajando en el edificio para cumplir con el estándar de 40 años. Eso es algo que se ha implementado no solo para el condado, sino para todos las municipalidades y tenemos un estricto código de construcción desde el huracán Andrew para actualizaciones y mejoras”, dijo Heyman.

Azizinamini, por su parte, considera que este lapso de tiempo no es siempre funcional para todos las construcciones.

“Soy de la opinión de que ciertos edificios, ubicados en ciertos lugares, deben inspeccionarse de manera más rutinaria, lo que permite tomar medidas oportunas si es necesario”, dice.

Un estudio publicado en 2020 por expertos de la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en ingles), señalaba que habían detectado que en la década de 1990 el área donde está ubicado el edificio se estaba hundiendo a un ritmo de 2 milímetros año, lo que calificaban de “alarmante”.

El estudio no se realizó con el propósito de determinar la solidez del edificio, sino como parte de un proyecto para identificar qué partes de Miami podrían verse más afectadas por el aumento del nivel del mar y las inundaciones costeras, indicó el diario.

“Fue un subproducto del análisis de los datos. Vimos que este edificio tenía algún tipo de movimiento inusual “, dijo Shimon Wdowinski, profesor del Departamento de Tierra y Medio Ambiente, a medios locales.

Residentes y familiares de residentes del complejo.

Getty Images

En una conferencia de prensa durante la tarde del jueves, las autoridades de Miami declinaron responder una pregunta sobre el presunto hundimiento del terreno.

Un estudio realizado en 2016 por la Universidad de Miami y la Universidad de Padua, en Italia, concluyó que partes de la isla de Miami Beach, al norte de la cual se encuentra Surfside, se están hundiendo a una velocidad de 2 a 3 milímetros por año, aproximadamente el grosor de una moneda.

Durante los últimos 80 años, estimó el estudio, algunas casas podrían haberse hundido entre 15 y 20 centímetros.

Otras teorías

Bukett comentó que el edificio estaba siendo sometido a ciertas reparaciones en el techo, aunque aclaró que no estaba claro si estos trabajos pudieron haber influido en el colapso.

Agregó que no podía imaginar ninguna razón para la tragedia más que algún tipo de socavón o un problema en los cimientos del edificio.

Antes y después del edificio colapsado en Miami Beach.

BBC

Un agente de bienes raíces que vendía propiedades en el inmueble le dijo al diario Miami Herald que el Champlain Towers se encontraba “en buenas condiciones” y que “recién estaban comenzando las reparaciones” para su recertificación.

Según el Herald, la asociación de vecinos al frente al edificio contrató recientemente a un ingeniero para llevar a cabo cambios en el sistema eléctrico y estructurales necesarios para obtener la el nuevo permiso, pero aún no había comenzado la construcción.

Peter Dyga, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Constructores y Contratistas de la costa este de Florida, le dijo a CBS Local 10 News que es probable que detrás de lo sucedido haya una conjunción de “múltiples factores” y que “tomarán años de investigación y aprendizaje” para determinar qué pasó.

“Probablemente habrá varias cosas que contribuyeron. Esto simplemente no sucede sin la concurrencia de múltiples cosas que se juntan para hacer de esto una tragedia. ¿Quién sabe cuáles serán esas cosas?”, consideró.

“Como dijo el alcalde, simplemente no se sabe si hay un socavón o alguna debilidad o un movimiento en el suelo”, agregó.

edificio

Getty Images
El edificio colapsó en la madrugada del jueves.

Algunos arquitectos entrevistados por CNN señalaron que se realizaban trabajos de construcción en el área que pueden también haber removido el suelo.

Como sucede tradicionalmente al final de la primavera e inicio del verano, se han reportado intensas lluvias en la zona de Miami-Dade y las autoridades han alertado que muchos suelos han estado saturados de agua.

La zona costera de Florida, de terreno poroso y permeable, se encuentra entre las más afectadas del país por el cambio climático y tiene áreas que se inundan frecuentemente por las crecidas del mar.

¿Cómo se puede saber qué pasó?

Según explica Azizinamini, en estas situaciones, ingenieros estructurales recopilan toda la información disponible para luego realizar un análisis numérico detallado y simular el colapso del edificio en diferentes escenarios.

“Una vez que el resultado coincide con la observación visual, como el video que muestra el colapso del edificio, pueden sacar conclusiones. sobre la(s) causa(s) del colapso”, dice.

Este tipo de investigación implica, según el experto, observar los cálculos de diseño, revisar el código y las notas de construcción, tomar muestras del material utilizado (acero y concreto), inspeccionar los cimientos, observar las piezas de construcción grandes que fallaron, entrevistar a los residentes y recopilar toda la otra información disponible.

edificio

Getty Images

“Es al final de dicha investigación, que puede llevar meses, cuando uno puede llegar a la(s) razón(es) del colapso”, dice.

El experto señala que tras eso, el siguiente paso es verificar las políticas y códigos vigentes y ver si es necesario realizar cambios.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.