Cinco cosas que cambiarán con el fin de la patente de Viagra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cinco cosas que cambiarán con el fin de la patente de Viagra

El pasado viernes 21, el Sildenafil –nombre genérico del Viagra- pasó a ser de dominio público.
Por Gabriela Torres
22 de junio, 2013
Comparte

Se termina una era de dominio para Pfizer. La píldora azul que los lanzó al estrellato deja de ser exclusividad de esta farmacéutica. El Sildenafil –nombre genérico del Viagra- pasa a ser de dominio público.

¿La razón? A partir de este viernes, Pfizer pierde la patente de la pastilla que revolucionó al mundo a finales de los 90. Sólo le quedará Estados Unidos como bastión, donde disfrutará de su poderío hasta el 2020.

Para muchos expertos, la aparición del Viagra ha sido tan importante para el hombre como lo fue la píldora anticonceptiva para la emancipación de la mujer.

Hombres mayores de 60 años han vivido una “segunda juventud sexual”. Mientras que jóvenes la han probado a fin de potenciar sus habilidades.

Ahora que se acaba la patente de Viagra y entra en la ecuación de la venta de genéricos de esta poderosa pastilla azul, ¿se abrirá un nuevo capítulo en la sexualidad moderna?

BBC Mundo explora cinco aspectos relacionados con el medicamento que podrían cambiar, o quedar inalterados desde este viernes. Haga clic en el menú de abajo.

1. Posibilidad de elegir

pfizerUn estudio realizado años después de la salida al mercado de Viagra por especialistas del departamento de Urología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, estimó que para el 2025 habrá unos 322 millones de hombres con disfunción eréctil.

“El mayor crecimiento proyectado será en el mundo en desarrollo: Africa, Asia y Latinoamérica”, dice el ensayo publicado entonces en el Journal of the British Association of Urological Surgeons.

Esto se traduce en muchos récipes médicos. “Y la competencia será económica”, le dice a BBC Mundo María Fernanda Peraza, uróloga venezolana experta en la salud sexual masculina y femenina.

“Uno prescribe el medicamento que sabe que le va a funcionar mejor al paciente”, continúa. “Pero a partir de ahora, el paciente va a preferir comprar el más económico”.

La doctora Peraza considera que los pacientes que ya utilizan medicamentos inhibidores –Viagra y su competencia, Cialis y Levitra-, por lo general, se mantendrán
fieles al producto que ya conocen.

“Al que sólo le funciona uno de los fármacos se quedará con ese, pero quien responde con los dos, preferirá ahorrar dinero y comprar el genérico”, agrega.

2. ¿Exactamente igual?

“Mira, hasta el diseño es igual, un rombo azul con las puntas redondeadas”, le dice a BBC Mundo un vendedor de genéricos en España que prefiere no dar su nombre.

“Un genérico es lo mismo que la marca, Viagra es Sildenafil y es así como lo vamos a sacar”, señala.

María Fernanda Peraza prefiere no poner las manos en el fuego.

“Todavía no podemos estar seguros de su efectividad”, aclara. “Eso es muy subjetivo. Es de aquí a un año que se podrá empezar a valorar por la experiencia clínica”.

Sin embargo, estudios respaldan las posición del vendedor. La literatura científica indica que un genérico es lo mismo que la marca.

¿La diferencia? Muchisimo más económico. Mientras que el Viagra de Pfizer cuesta alrededor de US$10 la pastilla, el genérico podrá salir a la venta por un precio tan barato como US$1 la unidad.

3. Apertura del negocio

“Se producirá una masificación del producto. Estás facilitando acceso tanto a una población con demanda, porque tiene disfunción eréctil, como a probadores novatos y más jóvenes”, dice la doctora Peraza.

“Esperamos que haya más venta porque habrá más capacidad para comprarlo”, le explica a BBC Mundo la farmaceuta Mireia Romans, con un negocio en Barcelona, España.
Romans cuenta que ya muchos jóvenes adquieren la pastilla, sólo que a un alto precio.

“Nos ha pasado que como regalo de 18 años compran Viagra ‘para que pases una buena noche'”, cuenta.

A Romans las empresas de genéricos ya le han ofrecido Sildenafil. Sin embargo, por lo pronto su prioridad es salir del stock que tiene de Viagra antes de que se abaraten los costos.

La presión no viene de los nuevos productos genéricos sino de la misma Pfizer, que lanzará su propia versión de precio reducido a fin de retener una cuota de su mercado.

Lo que está en juego es mucho, pues en 2011 Viagra fue el sexto medicamento más vendido de esta empresa estadounidense, con ingresos de más de US$2.000 millones en todo el mundo.

Pfizer ya sabe lo que es perder una patente. Cuando hace dos años perdió los derechos de Lipitor, un fármaco para el colesterol, también dejó de percibir casi la mitad. Las ventas cayeron de US$9.600 millones a US$3.600 millones.

Tanto el Viagra como su competencia, Cialis y Levitra, se venden en la mayoría de los países con receta médica en la farmacia.

Aunque en internet la oferta es feroz. Tanto, que hace poco Pfizer decidió vender su producto en la red para contrarrestar el mercado negro.
Con la salida de genéricos, se espera que el mercado negro de la pastilla azul se vea seriamente afectado.

4. Sociedad Viagra

La publicidad de Viagra ha contado con personalidades como la estrella de futbol Pelé.

La publicidad de Viagra ha contado con personalidades como la estrella de futbol Pelé.

Con la salida de Viagra en 1998, el mundo experimentó –o para ser más específica, la población masculina de la tercera edad- una especia de destape sexual.

La medicina sexual vivió un despertar. Viagra fue el primer medicamento que se publicitó directamente al consumidor.

Para Meika Loe, socióloga y antropóloga de la Universidad Colgate, del estado de Nueva York, en EE.UU. y autora del libro “The rise of Viagra”, este boom sexual se debe a que “vivimos en una época cultural en que se enfatiza el sagrado triunvirato de juventud, vitalidad y rendimiento”.

“Pfizer ha ayudado a reforzar estas idead tradicionales, y no tan tradicionales, con Viagra”, le dijo al sitio en internet About.com. “Ha sido fascinante ver lo exitoso que ha sido aquí (EE.UU.) como en todo el mundo ese mensaje de juventud, vitalidad y rendimiento”.

No obstante, Loe considera que esa explosión sexual fue a un nivel interno. Más allá de las personalidade que, como parte del mercado del producto, han reconocido tomar la pastilla –Pelé, Michael Douglas y Jack Nicholson, entre ellos- en el mundo real son más los casos de gente que conoce a “un amigo” que la ha probado que el número de quienes están dispuestos a hablar abiertamente de que la usan.

“Me hubiera gustado ver una explosión de gente comunicándose sobre la sexualidad”, apuntó la especialista. “Pero en nuestra cultura de ‘una pastilla para todo’, tendemos dejar que una píldora haga todo el trabajo”.

Quizás una masificación del producto produzca un diálogo más abierto sobre las disfunción eréctil y las implicaciones en la relación de pareja.

5. ¿Y la mujer?

Tras revisar una buena cantidad de artículos sobre cómo Viagra ha cambiado la vida de la mujer, sólo se puede llegar a una conclusión ambivalente.

Hay mujeres que agradecen tanto como sus parejas la aparición de esta píldora azul, mientras que otras se quejan de una profundización de los problemas de pareja.

Y es que la sexualidad de la mujer es muy distinta a la del hombre. En el caso de las chicas la líbido juega un papel esencial, mientras que en los hombres buena parte es cuestión de dureza.

“Viagra no es para el deseo sexual”, aclara la doctora Peraza. “Están indicados solamente para la disfunción eréctil y con la mujer –en el área sexual- no hay ninguna medicación específica”.

La especialista considera que parte de la situación (o problema, según se mire) radica en que vivimos en una sociedad “penelizada”.

“Es una cuestión social y cultural. Al varón desde pequeño se le aplaude el pene, y cuando tienen disfunción eréctil se les cae la vida, porque todo gira en función de penetrar”.

“Entonces -continúa Peraza-, tener una erección les devuelve la masculinidad, aumenta la seguridad y la autoestima”.

El problema es que ese “rejuvenecer” ocurre en una etapa en que la mujer puede estar pasando por la menopausia y se puede perder aún más la sincronía en la relación de pareja.

Con la entrada de genéricos, será más importante que nunca incluir a la mujer en la ecuación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Aleksandr Dugin, el 'Rasputin de Putin' que ha modelado la visión del mundo del presidente ruso

El analista y estratega, conocido por sus puntos de vista ultranacionalistas, es considerado por algunos como el pensador más influyente de Rusia. Su figura se volvió central este fin de semana, cuando Rusia informó que su hija, Darya Dugina, murió el sábado en un ataque en Moscú.
22 de agosto, 2022
Comparte

Es quizás el filósofo vivo a quien más admira Vladimir Putin y se dice que es uno de los que más influencia ejerce en la forma de pensar del presidente de Rusia.

Aleksandr Dugin, analista, académico y estratega, es conocido por sus puntos de vista ultranacionalistas, y en muchos ámbitos se le considera como el pensador más influyente de Rusia.

Por su influencia sobre el presidente ruso, algunos lo llaman el ‘Rasputin de Putin’, en referencia a Grigori Rasputin, el místico que cautivó a la corte imperial de Rusia hace un siglo.

Se cree que Dugin fue el cerebro detrás de la anexión de Crimea ordenada por Putin en 2014. Y también defendió hace años que era necesaria la intervención militar en el este de Ucrania a la que llama Novorossiya (Nueva Rusia) “para salvar la autoridad moral de Rusia”.

Y en los últimos meses, mientras el mundo observa la invasión rusa en Ucrania, muchos han vuelto a revisar las ideas de Dugin y su influencia en las acciones de Putin.

Rasputin

Getty Images
Por su ascendencia sobre el presidente ruso, algunos lo llaman el ‘Rasputin de Putin’, en referencia a Grigori Rasputin, el místico que cautivó a la corte imperial de Rusia hace un siglo.

La figura del relevante pensador ultranacionalista se volvió central en la disputa con Ucrania este fin de semana, cuando Rusia informó que la hija de Dugin, Darya Dugina, murió el sábado en un ataque en Moscú.

Lee: Darya Dugina: Muere en una explosión en Moscú la hija del ‘Rasputín de Putin’, uno de sus principales ideólogos

Los servicios secretos rusos han atribuido el ataque a Ucrania, aunque Kyiv ha rechazado las acusaciones.

Mykhailo Podolyak, un asesor del presidente de Ucrania, dijo que la versión de los hechos ofrecida por el Kremlin es “propaganda rusa” de “un mundo ficticio”.

Las extrañas circunstancias en torno al ataque han levantado todo tipo de especulaciones tanto dentro como fuera de Rusia.

La reconocida analista Yekaterina Shulman opinó que el estallido de ira entre los comentaristas pro Kremlin en respuesta al ataque le pereció sospechoso.

“La reacción fue inmediata. Parecería como si estuvieran esperando que sucediera algo así”, escribió.

En criterio de Shulman, el asesinato “posiblemente podría usarse para aumentar la indignación pública dentro del país para justificar acciones represivas aún más activas por parte del Estado”.

Con anterioridad, opositores rusos han señalado que el Kremlin utiliza ataques de este tipo para justificar agresiones o despliegues armados.

En un comunicado tras el ataque, Dugin pidió una “victoria” en Ucrania tras la muerte de su hija. “Solo necesitamos nuestra victoria. Mi hija sacrificó su vida de joven mujer en su altar. ¡Así que por favor, consíganla! (la victoria)”, escribió.

Pero, ¿quién es Dugin y por qué tiene tanta influencia sobre Putin?

El “imperio eurasiático”

La filosofía de Dugin se conoce como eurasianismo.

Sostiene que la Rusia ortodoxa no es ni de Oriente ni de Occidente, sino una civilización separada y única, un “imperio eurasiático” comprometido en una batalla por el lugar que le corresponde entre las potencias mundiales.

Y la misión principal de esta civilización, cree Dugin, debe ser desafiar la dominación de Estados Unidos en el mundo.

Sus teorías han recibido amplio apoyo tanto entre la “nueva derecha” de Europa como en la alt right (derecha alternativa) de EU.

Una protesta en apoyo de "Novorossiya"

Getty Images
Una protesta en San Petesbrugo en 2015 en apoyo de ‘Novorossiya’ (Nueva Rusia) en Ucrania.

Nacido en Moscú en 1962, Dugin trabajó como periodista para después involucrarse en la política poco antes de la caída del comunismo.

En 1987, durante el segundo año de gobierno de Mijaíl Gorbachov, Dugin se unió al liderazgo de la notoria organización nacionalista rusa antisemita Pamyat, y durante los siguientes años se desempeñó como miembro del Consejo Central de la agrupación.

A principios de la década de 1990, cuando la Unión Soviética estaba cerca de colapsar, Dugin comenzó a asumir un papel político de más alto perfil.

Formó una asociación con “patriotas estatistas” en el campo comunista y estuvo, durante un breve periodo, cerca de Genadii Zyuganov, el líder del Partido Comunista de la Federación Rusa.

En un artículo en el sitio web del Centro para Europa de la Universidad de Stanford, el experto en política rusa John B. Dunlop escribe que en 1991, cuando colapsó la URSS, Dugin conoció a un importante escritor neofascista con vínculos con elementos del ejército ruso, Aleksandr Prokhanov, cuya revista Den sirvió para divulgar las ideas de la “oposición rojo-marrón” (socialista-fascista).

“Dugin pronto emergió como uno de los principales ideólogos de Den“, señala Dunlop.

Poco después comenzó a editar su propia revista, Elementy, y fundó la editorial Arktogeya.

Pero, según Dunlop, fue en 1998 cuando la carrera de Dugin dio un salto al ser nombrado asesor de geopolítica de Gennadii Seleznev, quien era presidente de la Duma y un importante actor en la política rusa.

Un año después, Dugin fundó el Centro de Experiencia Geopolítica en Moscú.

En un artículo en su revista explicó que el centro podría convertirse en “un instrumento analítico de la Plataforma Euroasiática para, simultáneamente, la Administración Presidencial, el Gobierno de la Federación Rusa, el Consejo de la Federación y la Duma Estatal”.

Putin

Getty Images
En 2000, Putin declaró públicamente que “Rusia siempre se ha percibido a sí misma como un país euroasiático”.

Sus ideas y estrategias parecieron afianzarse en el 2000 cuando conoció a Gleb Pavlovskii, uno de los principales ideólogos del gobierno del entonces recién electo presidente Vladimir Putin.

Y todo pareció quedar claro cuando ese año Putin declaró públicamente que “Rusia siempre se ha percibido a sí misma como un país euroasiático”.

Dugin después dijo que la admisión de Putin era “histórica, grandiosa y revolucionaria” y que lo cambiaba “todo”.

Desde entonces, Dugin se ha desempeñado como profesor de la Universidad Estatal de Moscú, ha planificado cursos para instituciones militares rusas y a menudo aparece en los principales canales de televisión de Rusia.

En 2015, el gobierno de EU lo sancionó por su proximidad al Kremlin y su aparente influencia en la anexión de Crimea el año anterior.

El “libro de texto”

Dugin fundó en 2001 el Partido Eurasia para promover sus ideas euroasiáticas.

Entonces dijo que el movimiento enfatizaría la diversidad cultural en la política rusa y se opondría “a la globalización al estilo estadounidense y también se resistiría a un regreso al comunismo y al nacionalismo”.

Fue en 1997 cuando publicó Los fundamentos de la geopolítica: el futuro geopolítico de Rusia, un libro en el que establece los detalles para que Rusia reconstruya su poder a nivel mundial.

Algunos analistas aseguran que ese libro marcó la visión de Putin sobre Rusia y su lugar en el mundo y que todos los generales del ejército ruso lo leen en algún momento.

En él escribe que, para lograr sus objetivos geopolíticos, Rusia necesitaría “la desinformación, la desestabilización y la anexión”.

Además, señala que agentes rusos deberían fomentar las divisiones raciales, religiosas y regionales dentro de EU mientras promueven las facciones aislacionistas en ese país.

También indica que en Reino Unido las operaciones psicológicas deberían centrarse en exacerbar las rupturas históricas con la Europa continental (adelantándose dos décadas al Brexit) y los movimientos separatistas en Escocia, Gales e Irlanda.

Dugin también plantea que Europa occidental debería verse atraída hacia Rusia por sus recursos naturales: petróleo, gas y alimentos, mientras la OTAN colapsa desde adentro.

Igualmente, escribió que uno de los objetivos de las anexiones de Rusia debería ser Ucrania. Su idea es que una Ucrania independiente se interpone en el camino para que Rusia se convierta en una superpotencia transcontinental.

“Ucrania como Estado independiente con ciertas ambiciones territoriales representa un peligro enorme para toda Eurasia”, escribe, y “sin resolver el problema ucraniano, en general no tiene sentido hablar de política continental”.

Dugin

BBC
“La verdad es una cuestión de creencia”, dijo Dugin a la BBC en 2017.

Muchos ven que las acciones de Rusia en los últimos años inmiscuyéndose en las elecciones en EU y en el proceso del Brexit, y con conflictos como los de Georgia o el del este de Ucrania son un ejemplo de la influencia de las ideas eurasianistas de Dugin sobre Putin y sus colaboradores.

La “verdad rusa”

Para lograr esta “nueva realidad rusa”, Dugin se ha apoyado en un marco filosófico cuidadosamente construido en el que la verdad parece haber quedado de lado.

“La verdad es una cuestión de creencia”, dijo Dugin en una entrevista con el programa Newsnight de la BBC en 2017.

“La posmodernidad muestra que en cada supuesta verdad lo único que cuenta es lo que tú crees”.

“Así, creemos en lo que hacemos, creemos en lo que decimos. Y esta es la única manera de definir la verdad. Así que nosotros tenemos nuestra verdad rusa especial y usted tiene que aceptarlo”, expresó.

Agregó: “Si Estados Unidos no quiere comenzar una guerra, se debe reconocer que Estados Unidos ya no es un único amo”.

“Y (con) la situación en Siria y Ucrania, Rusia le está diciendo: ‘No, tú ya no eres el jefe’. Esa es la cuestión de quién gobierna el mundo. Solo la guerra puede realmente decidirlo”.

Según escribió David Von Drehle en The Washington Post, la obra de Dugin “se puede resumir en una idea: la alianza equivocada ganó la Segunda Guerra Mundial”.

“Si tan solo Hitler no hubiera invadido Rusia, Reino Unido podría haberse roto. Estados Unidos se habría quedado en casa, aislado y dividido, y Japón habría gobernado a la antigua China como socio menor de Rusia”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zCY05LVIK6Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.