close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Mapa centroamericano... de cárteles mexicanos

Las principales organizaciones de tráfico de droga en México han trasladado a países centroamericanos 90% de sus operaciones para el tráfico de cocaína hacia Estados Unidos, indica un informe de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.
Por Paris Martínez
1 de julio, 2013
Comparte
El Cártel del Pacífico y Los Zetas, han trasladado a Centroamérica 90% de sus operaciones para el tráfico de cocaína a EU, según la ONU. //Foto: Cuartoscuro.

El Cártel del Pacífico y Los Zetas, han trasladado a Centroamérica 90% de sus operaciones para el tráfico de cocaína a EU, según la ONU. //Foto: Cuartoscuro.

A raíz de la estrategia de confrontación abierta al crimen organizado, mantenida en México desde el sexenio pasado, los dos principales cárteles del país, el Cártel del Pacífico y Los Zetas, han trasladado a Centroamérica 90% de sus operaciones para el tráfico de cocaína hacia Estados Unidos y, con ello, también su lucha por el control de plazas, haciendo de éste “el principal problema delictivo” en dicha región del continente.

Según el reporte Delincuencia organizada transnacional en Centroamérica y el Caribe, publicado por la ONU a finales del año pasado, “después de 2006, año en que el gobierno mexicano implementó su nueva estrategia de seguridad nacional, se volvió más peligroso para los traficantes enviar la droga directamente a México, de modo que un mayor porcentaje del flujo comenzó a transitar por la zona centroamericana”, para luego ingresarla a suelo mexicano por puntos terrestres.

Así, definió la ONU, el territorio guatemalteco es ahora disputado por ambos grupos criminales mexicanos, a través de cuatro bandas locales;  mientras que Belice es considerada como zona de operación de Los Zetas; y, en El Salvador, la principal organización de tráfico de drogas trabaja para el Cártel del Pacífico, misma que tiene ramificaciones en Nicaragua y Costa Rica. Además, a partir del golpe de Estado de 2009 en Honduras, este país fue tomado como puerto de arribo de la droga dirigida a ambas mafias desde Colombia, Venezuela y Bolivia.

La nueva guerra en Guatemala

Debido a que la estrategia de seguridad en México “llevó las líneas del frente del tráfico hacia el sur”, señala la ONU, Guatemala se convirtió en el “cuello de botella” por el que ahora pasa 90% de la cocaína que los cárteles mexicanos llevan a Estados Unidos, creando a lo largo de la frontera con el país centroamericano “nuevas plazas”, cuyas bandas criminales locales fueron cooptadas para librar, en nombre de Los Zetas y el Cártel del Pacífico, la lucha por el control territorial de este país.

A través de la banda conocida como Los Lorenzanas, se destaca, Los Zetas ahora controlan el tráfico de cocaína a través de cinco de las provincias más grandes de Guatemala –Petén, Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz y Zacapa–, en una ruta que surca el país, desde la frontera con Honduras hasta la frontera con México.

Además, otros cuatro municipios fronterizos con Honduras y con salida a la costa del Pacífico –Chiquimula, Jutiapa, Jalapa y Santa Rosa–, fueron arrebatados por Los Zetas al grupo local dominante, la banda conocida como Los Leones, cuya dirigencia fue abatida por la organización criminal mexicana.

Mientras tanto, el Cártel del Pacífico ostenta el control de la provincia de San Marcos, fronteriza con México y en la que se encuentra uno de los principales puertos marítimos de Guatemala, y a través de la banda local conocida como Los Mendozas domina también la provincia de Izábal, que por un lado linda con Honduras, Belice y tiene salida al Golfo de México, y por el otro está cercado por las provincias bajo control de Los Zetas, grupo delictivo con el que, además, el grupo dirigido por el Chapo Guzmán mantiene una disputa por el control de Huehuetenango.

Esta lucha por el control de puntos específicos de Guatemala, particularmente los que hacen frontera con Honduras y El Salvador, han convertido a estos en los dos países “con las tasas de homicidios más altas del mundo (82 en Honduras y 65 en El Salvador, por cada 100 mil habitantes, en 2010)” y, afirma la ONU, “debido a la competición entre grupos aliados con Los Zetas y el Cartel del Pacífico, es muy probable que estas muertes sean atribuibles a las disputas por el contrabando y las rutas de tráfico”.

Cabe destacar que, según la ONU, por estas diez provincias de Guatemala en las que los cárteles mexicanos tienen presencia –y que ocupan más de la mitad del territorio guatemalteco– tan sólo en 2010 transitaron 330 toneladas de cocaína, hacia México, cuyo valor “al mayoreo” rondaba los 4 mil millones de dólares, es decir, mil millones más de lo que toda Centroamérica invirtió, ese mismo año, en la lucha contra el crimen organizado.

mapa_1

Haz click para agrandar.

“Fiebre del oro de la cocaína”

Si bien la principal disputa territorial de los cárteles mexicanos en Centroamérica se da por el control de Guatemala, esto no quiere decir que no tengan intereses en el resto del subcontinente.

Luego de Guatemala, por ejemplo, el país centroamericano con mayor importancia para las mafias mexicanas es Honduras, nación en la que el golpe militar perpetrado en 2009 detonó “una especie de fiebre de oro de la cocaína”, tal como la describe la misma Organización de las Naciones Unidas.

“Los flujos de cocaína directos a Honduras crecieron de forma significativa después de 2006 y aumentaron enormemente después del golpe de Estado de 2009 –destaca el estudio–. De manera particular el tráfico aéreo de la frontera entre Venezuela y Colombia.

De hecho, se estima que, en 2010, cerca de 15% de la cocaína enviada por aire a Estados Unidos hizo escala en Honduras, país al que la droga también llega por vía marítima, y luego se envía al norte del continente en aeronaves pequeñas.

Así como en Guatemala, señala el informe, en Honduras “la naturaleza territorial del tráfico de drogas ha otorgado una especial importancia a la propiedad de la tierra, y muchos grandes terratenientes, incluyendo granjeros y rancheros comerciales, son prominentes traficates, pues las plantaciones y ranchos proporcionan terreno para pistas de aterrizaje clandestinas, instalaciones de almacenamiento, y proporcionan emplazamientos para entrenar y desplegar grupos armados”.

Cabe destacar que, según la ONU, de las 330 toneladas de cocaína que ingresaron a México en 2010, por Guatemala, 267 pasaron antes por Honduras, país en el que sólo en 2012 fueron detectadas 62 pistas clandestinas de aterrizaje.

mapa_2

Haz click para agrandar.

Países de paso

Debido al incremento en las incautaciones de cocaína en Belice, destaca el informe de la ONU, “se cree que los Zetas están activos (en este país)”, cuya frontera con Guatemala está prácticamente controlada en su totalidad por este grupo mexicano.

Y aunque el tráfico de cocaína en Belice es “secundario”, destaca la ONU, su valor asciende a 74 millones de dólares, lo que representa 5% del producto interno bruto de esta nación en 2010.

En ese mismo año, asimismo, Belice se ubicó en 2010 como el octavo país con la tasa de homicidios más alta del mundo (42 por cada 100 mil habitantes).

Por otra parte, en El Salvador, el principal grupo de narcotraficantes, Los Perrones, mantiene alianza con el Cártel del Pacífico, para el cual realizan labores de traslado de cocaína proveniente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Este grupo, además, lleva dinero del Chapo hacia Panamá.

Otro grupo de transportistas asentado en este país es el Cártel de Texis, que trabaja por encargo, para ambos cárteles mexicanos, y que se destaca “por su amplia red de complicidad con políticos de alto nivel, autoridades de seguridad, jueces y fiscales”.

Epílogo: riesgos a corto plazo

El informe de la ONU concluye que el principal motivador de la violencia en Centroamérica “no es la cocaína, sino el cambio en las relaciones de poder negociadas entre los grupos (criminales) y en su interior, y con el Estado”, ejemplo de lo cual fue la andanada del gobierno mexicano emprendida contra los cárteles en 2006.

“Cualquier cambio en el status quo, incluso cuando éste resulta de la necesaria y legítima acción de los organismos de aplicación de la ley, puede contribuir a la inestabilidad y a la violencia entre los grupos territoriales”, concluye la ONU, por lo cual, “para llegar a mejorar la situación, se debe tener en cuenta el riesgo de agravar la violencia a corto plazo”, como ocurrió en México, primero, y ahora también en América Central.

Consulta aquí el reporte completo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

TOC_Central_America_and_the_Caribbean_spanish.pdf by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué todavía se guardan dos muestras del virus de la Viruela?

Un incendio en un laboratorio ruso encendió las alarmas sobre una de las muestras que existen en el mundo de la viruela, una enfermedad que acabó con la vida de 300 millones de personas solo en el siglo XX.
17 de septiembre, 2019
Comparte

La noticia parecía volver realidad un guión de Hollywood.

Las autoridades rusas confirmaron este martes que se había registrado una explosión y un incendio en un laboratorio donde se almacenan, entre otras cosas, virus tan letales como el del ébola.

El Centro Nacional de Investigación de Virología y Biotecnología, conocido en la era soviética como Instituto Vector, había sufrido daños menores en uno de sus edificios, ubicados en la localidad de Novosibirsk, en la región de Siberia, según informó la agencia estatal rusa Ria-Novosti.

Sin embargo – y esa era la razón del comunicado-, quedaba claro que la explosión, causada por un cilindro de gas, había ocurrido en una “zona donde no se encontraba material biológico almacenado”.

“Los voceros del Centro de Investigación han enfatizado que este incidente no representa ninguna amenaza biológica ni de ningún orden para la población en general”, señaló la agencia.

Pero la noticia ya estaba dando la vuelta por redes sociales (en Twitter, el hashtag #bioweapons era tendencia) por una simple razón: este laboratorio es uno de los dos lugares en el mundo donde se encuentra una muestra del virus que causa la viruela, una de las enfermedades más letales en la historia de la humanidad.

En el siglo XX, la viruela causó la muerte de casi 300 millones de personas alrededor del planeta.

Sin embargo, fue erradicada hacia 1980, una época en la que el mundo estaba dominado por dos potencias: EE.UU. y la Unión Soviética.

Una muestra quedó en territorio ruso, mientras la otra la conserva el los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., el CDC, en Atlanta.

“Este edificio fue utilizado dentro del programa de defensa contra armas biológicas en la era soviética y ahora se dedica a la investigación de enfermedades como la hepatitis e y el ébola“, confirmó Ria-Novosti.

Pero, ¿cómo quedaron esas dos muestras del virus de la viruela en dichos laboratorios durante de la guerra fría?

Viruela mortal

La viruela es un viejo conocido de la humanidad: se sabe que causó la muerte del faraón Ramsés V hace más de 3.000 años y la del zar ruso Pedro II en 1730.

También fue la causante de la muerte de millones de personas más.

La enfermedad, causada por el Variola virus y conocida por el sarpullido que produce en la piel, fue llamada “el monstruo moteado” (speckled monster) por Edward Jenner, el científico británico que logró crear la primera vacuna efectiva contra el padecimiento en el siglo XVIII.

Pero, a pesar de que existía una vacuna eficaz desarrollada hacía más de 200 años, en el siglo XX el virus seguía arrasando con poblaciones enteras debido al crecimiento demográfico y el aumento de las migraciones.

De acuerdo a la periodista de la BBC Colette Flight, “la velocidad de contagio y la altda tasa de mortandad de la viruela la hacían casi incontrolable cuando ocurría algún brote”.

Por esa razón, a mediados de la década de 1950, con una pandemia global en ciernes, el viceministro de salud de la Unión Soviética, Viktor Zhdanov, propuso cambiar la estrategia: darle una mirada global al asunto.

Virus de la viruela

Getty Images
La viruela se erradicó en 1980.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) le hizo caso e inició un proceso que fue liderado esta vez por un estadounidense: el epidemiólogo Donald Henderson.

A partir de 1967, y de la mano de una agresiva campaña de vacunación alrededor del mundo, el virus fue borrado del planeta: el último caso conocido fue el de un joven en Somalia en octubre de 1977.

El 8 de mayo de 1980 la OMS declaró la erradicación total de la viruela.

Pero lo cierto es que dos muestras vivas habían sobrevivido.

Laboratorio Vector

Con el fin de combatir la enfermedad en caso de que ocurriera otro brote, la OMS decidió guardar dos muestras en los únicos laboratorios que tenían el nivel suficiente de seguridad para albergar semejante virus: los CDC de Atlanta, en el corazón de EE.UU., y el laboratorio del Instituto Vector, en la Siberia rusa.

Lo curioso de este último laboratorio es que hacía parte de la infraestructura creada por la Unión Soviética con el ánimo de defenderse de un posible ataque biológico.

De acuerdo a los registros del libro “Riesgo biológico: la verdadera historia del mayor programa encubierto de armas biológicas en el mundo”, del científico ruso Ken Alibek, aunque la Unión Soviética firmó en 1972 un acuerdo para no producir armas biológicas, continuó investigando el tema porque “temía que Estados Unidos no cumpliera con lo pactado”.

Según Alibek -quien trabajó en dicho programa de defensa-, la Unión Soviética utilizó el laboratorio del Insituto Vector, debido a sus altos niveles de seguridad, como una de las instalaciones donde llevó adelante estas investigaciones.

Recipientes en un laboratorio

Getty Images
Se teme que ocurra un accidente en un laboratorio y que el virus se propague.

Lo cierto es que, con el final de la guerra fría, varios organismos – entre ellos, grupos de investigación de la OMS- comenzaron a solicitar la destrucción total de las muestras para evitar una nueva epidemia, pero sobre todo para que no llegaran a las manos de agentes internacionales que pudieran convertirlas en armas biológicas.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 y los ataques con ántrax que ocurrieron días después llevaron a varios científicos de Estados Unidos, India, Rusia y Japón a solicitar que no se eliminaran las muestras, según investigó el periodista británico Steve Connor, del diario The Independent.

“Estos científicos creen que el desarrollo de nuevas vacunas efectivas se debe hacer en muestras vivas del virus. Y no se sabe si los llamados terroristas tienen una muestra, por lo que la destrucción de las muestras podría ayudarlos a concretar sus planes de ataque”, escribió Connor en 2002.

Desde entonces, la existencia de las muestras se rodeó de controversia.

Hasta ahora, las dos posiciones contrapuestas se mantienen: están quienes piensan que es mejor destruir los virus de una vez y para siempre para evitar ataques biológicos, y quienes prefieren mantener las muestras para desarrollar nuevas vacunas si hiciera falta.

De hecho, el año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un medicamento para combatir el virus.

¿La razón? Precaución. Las autoridades estadounidenses temen que la viruela pueda utilizarse como arma biológica y quieren estar preparadas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t=69s

https://www.youtube.com/watch?v=iKOxDhRdnj4&t=44s

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.