close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aumentan 27% secuestro y extorsión en México
La Secretaría de Gobernación asegura que el aumento es fruto de la campaña para impulsar las denuncias, sin embargo, para las organizaciones civiles es una muestra de que los delitos no disminuyen pese a las inversiones millonarias en seguridad.
Por Rafael Cabrera
10 de septiembre, 2013
Comparte
Víctimas Secuestro

En el primer semestre del sexenio de Enrique Peña Nieto se denunciaron en el país mil 032 secuestros. //Foto: Cuartoscuro.

Las denuncias por secuestro y extorsión aumentaron durante los primeros ocho meses de gobierno de Enrique Peña Nieto. Las causas varían, según quien explique: para la Secretaría de Gobernación es fruto de su campaña de denuncias. Para Francisco Rivas, del Observatorio Nacional Ciudadano, es muestra de que los delitos de alto impacto no bajan, a pesar de inversiones millonarias en seguridad.

Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) son claras: de diciembre de 2012 a junio de este año –última cifra disponible-, en todo el país se reportaron  mil 032 denuncias por secuestro. En el periodo anterior, con Felipe Calderón en la presidencia, se registraron 809 casos. Un aumento de 27.5%.

La extorsión sigue la misma tónica. Con Peña Nieto se denunciaron 5 mil 242 denuncias, mientras que durante el año pasado las autoridades tuvieron conocimiento de 4 mil 448 casos. El incremento fue de 17.8%

Las estadísticas forman parte de los reportes “Incidencia Delictiva del Fuero Común”, los cuáles se integran con base en los datos que entregan las Procuradurías estatales al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Eduardo Sánchez, vocero de seguridad de Gobernación, tiene su propia explicación sobre el aumento: es resultado de la campaña del Gobierno federal para que la ciudadanía denuncie.

“Hemos dado cuenta de la gran cantidad de bandas de secuestradores que han sido desmanteladas y de la gran cantidad de personas que han sido liberadas… Nosotros consideramos que esta circunstancia (la campaña) ha logrado su objetivo, que es incrementar la denuncia”, consideró.

Sin embargo, el también Subsecretario matiza: “Lo cierto es que se han incrementado de manera substancial las denuncias de secuestro de secuestro y de extorsión en relación con otros periodos de otras administraciones”.

secuestro_cifras

Para Francisco Rivas, del Observatorio, las afirmaciones del funcionario carecen de bases científicas.

“No hay ningún indicador que nos permita saber si este aumento de las denuncias de verdad se debe a que la gente denuncia más. No han mostrado evidencia científica que así lo muestre”, argumentó.

Sus dudas tienen fundamento: las encuestas sobre el nivel de confianza en las instituciones de seguridad no han reportado aumento. La gente aún desconfía como para presentarse en un Ministerio Público a denunciar.

La incertidumbre en el incremento es mayor: tampoco se sabe si en realidad son todos los casos o son más. Explica: algunas Procuradurías reportan averiguaciones previas, y cada una puede tener, por ejemplo, una o dos personas secuestradas.

“El secuestro y la extorsión son dos de los cinco delitos de alto impacto que más preocupan a la población, pero son los que han tenido un incremento preocupante en estos meses”, agregó Rivas.

El caso de la extorsión es particular, pues la gente no lo denuncia y hay estados donde ese delito es una forma de vida, lo cotidiano.

secuestros_1

Para Leonel Fernández, investigador de México Evalúa, ambos delitos presentaban una tendencia al alza desde antes de que Peña Nieto llegara a la Presidencia.

“El secuestro y la extorsión son dos delitos que han quedado un poco bajo la sombra de los homicidios, pero tienen repercusiones más grandes. Y la tendencia de crecimiento no es de estos meses, sino que ya viene de tiempo atrás, hablamos que viene desde 2010”, explicó.

Otra de las causas en el aumento de la extorsión, agrega, es que el Estado de México comenzó a reportar extorsiones a partir de 2012. Pero, igual que Rivas, Fernández rechaza el argumento de Gobernación: “Las denuncias traen un alza desde antes, no a partir de que la campaña del Gobierno federal”.

¿Por qué no bajan los secuestros?

Los secuestros no ceden. Miles de millones de pesos, reformas, campañas de denuncias y reuniones del Consejo Nacional de Seguridad pasan, pero los casos denunciados no logran reducirse.

El Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto lo muestra: si en el año 2000 se denunciaron 591 casos, para 2009 la cifra repuntó hasta mil 162 casos. Si acaso, el año pasado hubo una ligera reducción: mil 317 casos, 27 menos que en 2011.

Hasta el 31 de julio de este año van 911 casos denunciados. Si la tendencia sigue igual, para finales de agosto se habrá rebasado la línea de los mil.

“Las políticas antisecuestro han fallado”, dice Francisco Rivas, “y habría que evaluar para qué han servido miles de millones de pesos que se destinan cada año a seguridad porque no sabemos cómo lo han usado Estados y Municipios”.

El presidente del Observatorio Nacional Ciudadano tiene sus razones: las Fiscalías Antisecuestros carecen de recursos, sus agentes de capacitación, los equipos son escasos.

Pero hay más, a su juicio: el panorama social y económico causa que sea más fácil dedicarse a la delincuencia.

extorsion_cifras

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
¿Por qué es importante saber que Jesús no era blanco?
Los historiadores están de acuerdo en que Jesús era un judío de Oriente Medio. Sin embargo, suele representarse como un hombre de raza blanca. La académica australiana Robyn J. Whitaker reflexiona sobre esta cuestión.
18 de abril, 2019
Comparte

Me crié en un hogar cristiano. En la pared de mi habitación colgaba un retrato de Jesús, y allí sigue todavía.

Es cursi y bastante chabacano, como solo algo de los setenta puede serlo, pero cuando era pequeña me encantaba.

En la foto, Jesús se muestra tierno y amable; veo amor en su mirada. Tiene el pelo claro, los ojos azules y la piel muy blanca.

El problema es que Jesús no era blanco. Es normal que la creencia habitual sea la contraria si uno se fija en las iglesias del mundo occidental o visita una galería de arte.

Pero, al no haber una descripción física de Cristo en la Biblia, tampoco hay lugar para la duda: el Jesús histórico, el hombre que fue ejecutado por el Imperio Romano en el siglo I, era un judío de piel oscura procedente de Oriente Medio.

Esta afirmación no es para nada controvertida desde el punto de vista académico.

Sin embargo, es un detalle que parecen olvidar los millones de cristianos que celebrarán la Semana Santa estos días.

En Viernes Santo, los devotos peregrinan hasta las iglesias para adorar a Jesús y recordar su muerte clavado en la cruz.

En la mayoría de los templos, Jesucristo será representado como un hombre blanco, con rasgos similares a los de un individuo anglo-australiano (o europeo).

Cristo entre los apóstoles, Mondadori Portfolio

Mondadori Portfolio/Getty Images
Las imágenes de Jesús en los templos le retratan como un hombre con la piel clara.

Piensa por un momento en el apuesto actor Jim Caviezel, quien interpretó a Jesús en la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”. Exacto, es irlandés-americano.

Recuerda también algunas de las obras pictóricas de mayor renombre que tienen la crucifixión de Jesús como tema central. Rubens, Grünewald, Giotto… en todos los autores se puede apreciar la tendencia europea a representar a Jesucristo como un hombre blanco.

Pero, ¿qué importancia tiene todo esto? Pues mucha, ya que, como sociedad, somos plenamente conscientes del poder de la representación y de la importancia de la diversidad de los modelos de conducta.

Referentes

Lupita Nyong’o saltó a la fama tras ganar el Óscar a la mejor actriz de reparto en 2013. Desde entonces, la intérprete keniana ha confesado en varias entrevistas que cuando era joven tenía un sentimiento de inferioridad debido a que todos los referentes de belleza que veía alrededor eran mujeres de piel clara.

No fue hasta que la modelo sudanesa Alek Wek se hizo un hueco en el mundo de la moda cuando Nyong’o se dio cuenta de que siendo negra podía ser igual de hermosa.

Si somos capaces de reconocer la importancia de la diversidad étnica y física en los modelos de conducta que aparecen en los medios, ¿qué nos impide hacer lo mismo con la fe? ¿Por qué seguimos permitiendo que la imagen del Jesús blanco sea la que predomina?

Pintura de Jesús del siglo XIX en Turín.

Getty Images
¿Tienes una imagen de Jesús con rasgos europeos?

Numerosas iglesias y culturas representan a Cristo como un hombre de piel oscura o, directamente, negro.

Los cristianos ortodoxos suelen tener una iconografía que difiere sustancialmente de la que exhibe el arte europeo; de hecho, si visitas una iglesia en África, lo más probable es que te encuentres con un Jesús africano.

Sin embargo, imágenes como esa no se ven habitualmente en las iglesias protestantes y católicas de Australia, mi país (ni en las europeas).

Esta diferencia supone una importante pérdida, ya que permite a la comunidad cristiana predominante separar su devoción por Jesús de la atención compasiva que conceden a aquellos que consideran diferentes.

Desconexión cognitiva

Me atrevería a decir, incluso, que la representación tradicional de Cristo produce una desconexión cognitiva en la que un individuo puede sentir un gran afecto hacia Jesús y al mismo tiempo demostrar muy poca empatía por una persona de Oriente Medio.

Asimismo, la afirmación teológica de que los humanos fueron creados a imagen y semejanza de Dios tiene consecuencias: si Dios siempre es representado como un hombre blanco, por defecto los humanos serán blancos, idea bajo la que subyace un racismo latente.

Históricamente, el blanqueamiento de Jesús ha contribuido a que los cristianos hayan perpetrado algunos de los más terribles actos antisemitas documentados. En la actualidad, se continúa manifestando en países como Australia en la frecuencia con que se trata de etiquetar a los australianos no anglosajones como “los otros”.

Semana Santa, Costa Rica

Kryssia Campos/Getty Images
Las procesiones de Semana Santa tampoco muestran a un Jesús negro.

Dios negro

Esta Semana Santa no podré evitar preguntarme cómo serían nuestra iglesia y nuestra sociedad si se aceptara que Jesús tenía la piel oscura; qué pasaría si nos enfrentáramos a la realidad, que no es otra que el cuerpo clavado en la cruz, abatido, torturado y ejecutado públicamente por un régimen opresor, era negro.

Quizá nuestra actitud cambiaría si comprendiéramos que el injusto encierro, abuso y ejecución a los que fue sometido el Jesús histórico tienen más que ver con las experiencias de los indígenas o de los refugiados que con aquellos que ostentan el poder en la iglesia y que se apropian de la imagen de Cristo.

Puede que suene radical, pero no paro de darle vueltas a qué podría cambiar si fuéramos conscientes de que la persona a la que los cristianos llaman Dios no era blanca, sino que el salvador del mundo fue un judío de Oriente Medio.


*Robyn J. Whitaker es profesora del New Testament, Pilgrim Theological College de la Universidad de Divinity en Australia.

estampas de Jesús en Irak

Chris Hondros/Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.